[Análisis] A Hole New World

0 Flares 0 Flares ×

De la mano de Madgear, compañia española creada expresamente para este proyecto, nos llega A Hole New World, un juego que empezó en una Ludum Dare pero que ha acabado siendo mucho más gracias a su exitoso Kickstarter, y que trata de hacerse un hueco entre la fiebre de los juegos retro, inspirado e impulsado por Shovel Knight.

HISTORIA

A pesar de que en los juegos de este tipo la historia suele ser un mero trámite y que el verdadero jugo está en la jugabilidad y el desafío que supone, siempre viene bien hacer un inciso. A Hole New World nos traslada al mundo de Versee, donde la Diosa Yakshini se ve obligada a dividir el mundo en 2 para evitar el conflicto entre el bien y el mal, sin embargo, el malvado Lord Baduk trata de hacerse con el control de ambos mundos y ahí es donde entramos nosotros. En la piel del héroe Potion Master, recorreremos ambos mundos para conseguir las gemas de poder que necesitamos para derrotar a Lord Baduk y evitar el caos.

Lo que tendremos muy presente tanto en el apartado jugable como artístico serán las numerosas referencias. Tanto Yakshini como Baduk recuerdan a Palutena (Kid Icarus) y al Emperador (Mortal Kombat) respectivamente, además nuestro héroe irá acompañado de un hada (¿Alguien pilla el guiño a Zelda?) que le aconsejará mientras busca las gemas de poder (Puede que en recuerdo a las esmeraldas del caos de Sonic). Así que como podréis comprobar, el juego trata de enamorar a los nostálgicos, no solo por sus gráficos, música o jugabilidad retro, si no que busca rememorar en cada detalle todos esos juego que ya habrán pasado por las manos de los mas veteranos. Quizás el mayor problema en estos casos es saber mantener la identidad propia y no convertirte únicamente en un cebo para los más experimentados que acabará sin pena ni gloria, pero lo cierto es que A Hole New World sabe innovar y crearse una identidad.

JUGABILIDAD

En este apartado es muy complicado no hablar de Shovel Knight, la innegable referencia que se ha tenido en cuenta en todo momento para hacer este juego (incluso los menús son muy parecidos), ya que A Hole New Worlda grandes rasgos, consistirá en avanzar a través de varios niveles 2D plataformeros, mientras hacemos frente a los numerosos enemigos y obstáculos con nuestros poderes, que van desde lanzar pociones, a realizar ataques elementales y sin olvidarnos de las cuchillas de sangre. Son un total de 5 y los iremos desbloqueando derrotando al boss de cada nivel, algunos menos inspirados pero otros muy bien pensados y originales.

Los pilares jugables de A Hole New World son dos, el primero está en su dificultad, que aunque no llega a los niveles de los juegos retro mas hardcore nos hará reintentar los niveles (tranquilos, hay varios checkpoints en cada uno de ellos) y sobretodo los bosses varias veces, lo que nos obligará a gestionar nuestros poderes de la forma que mejor nos convenga, evitando que ninguno se quede obsoleto y dando bastante variedad a la hora de afrontar las situaciones aún tratándose de un juego tan limitado, y se agradece. Esto dará al jugador una sensación de satisfacción muy agradable, ya que la dificultad de determinados tramos del juego puede variar mucho según el poder que decidamos utilizar o que ruta tomar (ya hablaremos de esto último), haciendo las partes más complicadas menos frustrantes.

El segundo gran pilar está en el uso que le da el juego a la existencia de 2 mundos, ya que al avanzar por los diferentes niveles podremos no solo tomar varias rutas, si no que podremos movernos entre ambos mundos con bastante facilidad, ya que estarán conectados por los agujeros de cada nivel (eliminando la posibilidad de morir cayéndonos al vacío) como polos opuestos. Al cambiar de mundo, la cámara estará invertida, haciéndolo algo lioso al principio pero no cuesta demasiado acostumbrarse. Esto nos abrirá varias posibilidades y añadirá profundidad al título, ya que aquí es donde reside su personalidad y lo que lo hace realmente especial. Movernos entre ambas fronteras no solo nos será útil para encontrar diferentes objetos que nos recuperen vida o aumenten nuestra puntuación, también podremos descubrir rutas mas sencillas o aprovechar la inercia entre los cambios de mundo para seguir avanzando.

Aprovechando las distintas rutas, el progreso de nuestros poderes y la posibilidad de repetir los niveles una vez acabado el juego, Madgear ha decidido dar al título un toque Metroidvania, ya que al repetirlos podremos acceder a zonas antes inalcanzables y descubrir algún que otro secreto interesante.

GRÁFICOS Y SONIDO

Podríamos hablar de los gráficos y el apartado técnico de este A Hole New Worldpero lo cierto es que su relevancia es más bien poca, después de todo, no hay que olvidar que hablamos de un Kickstarter que busca acercarse al estilo de los juegos retro de 8-bits, ni sus mecánicas ni mucho menos sus gráficos son innovadores. No hablamos de un defecto propiamente dicho, ya que el objetivo del juego es otro y por lo tanto, podemos extrapolar su apartado artístico. El diseño de niveles está bien logrado, aunque tiene sus altos y sus bajos, con una paleta de colores que recordará a los juegos de la NES y unos fondos dinámicos que serán de lo poco que nos hará darnos cuenta de que no estamos jugando en una.

En lo que se refiere a la estructura de los niveles, también podemos hablar de un buen diseño, además, por suerte para los jugadores, será algo exponencial. A medida que avancemos en el juego los niveles serán cada vez más largos, variados e imaginativos, añadiendo incluso pequeños puzzles. 

La situación de la banda sonora es un tanto curiosa, ya que está hecha por el propio programador al no ser posible conseguir que un músico con más prestigio trabajase para ellos por falta de fondos, pero lejos de hacer un trabajo mediocre, ha conseguido crear melodías muy pegadizas que van acorde al estilo retro del resto del título y que dan ganas de seguir jugando, sobre todo si al empezar el juego, escogemos la opción para optar a la versión mas trabajada de las distintas composiciones.

CONCLUSIÓN

A Hole New World  es un gran título que disfrutarán especialmente los amantes de los juegos retro y los jugadores mas veteranos, pero que ha sabido crearse su propia identidad e innovar. Evita caer en la frustración que pueden llegar a provocar los juegos mas antiguos sin renunciar a ofrecerte un desafío y llega con los textos traducidos a nuestro idioma (algo normal tratándose de un juego nicho), haciéndolo accesible a cualquiera dispuesto a darle una oportunidad.

En definitiva, aun con sus altibajos en el apartado artístico y su corta duración (unas 5 horas si no te atascas en ninguno de sus niveles), lo cierto es que Madgear ha hecho un buen trabajo con su primer proyecto y esperamos que en el futuro puedan disponer de más recursos para ofrecernos grandes obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This