[Análisis] Citrus

0 Flares 0 Flares ×

Antes de comenzar el análisis, aviso a todos aquellos que no hayan visto la serie y estén interesados en hacerlo, que contendrá spoilers. Si únicamente quieres saber si deberías (o no) ver la serie, te recomiendo ver mis primeras impresiones a cerca de ella, te las dejo aquí.

Y bien, si sigues leyendo es porque o bien has visto Citrus o bien simplemente quieres conocer mi opinión, así que recalcaré eso, todo lo que vais a leer aquí es única y exclusivamente mi opinión, puede coincidir o no con la vuestra, pero en ningún momento lo que yo diga será la verdad absoluta. Dicho esto, comencemos.

Girls-love

Citrus ha sido mi primer manga dentro del género yaoi/yuri, y gracias a este, he comenzado a interesarme por el género. De hecho, comencé a leerlo gracias a un compañero de la redacción (gracias, PeterPKO), que me recomendó el yuri y entre unas cosas y otras acabé llegando a Citrus, el que se convertiría, a día de hoy, en uno de los mangas que más me han llegado al corazón. Si queréis haceros con él, Ivréa lo está publicando aquí en España.

Aún recuerdo el momento en el que vi que se anunció que tendría anime, estuve fanboyeando muy fuertemente durante mucho tiempo y, ahora que ha terminado, puedo afirmar que mis esperanzas en este anime no fueron en vano. Cada vez que veo una imagen relacionada con este anime, se me pone la piel de gallina, ha sido capaz de transmitirme lo que el manga también consiguió, aunque no de la misma manera, por desgracia. De todas formas, lo único que puedo hacer además de ofreceros mi análisis de este anime, es desear que el manga avance lo suficiente para seguir leyéndolo y tener suficiente material para hacer una segunda temporada.

Un amor prohibido

La historia nos presenta a Yuzu, una chica que al principio se nos muestra como una chica ligona, con facilidad para tener novio debido a su belleza y su personalidad, pero no hace falta avanzar demasiado para darnos cuenta de que no es para nada lo que dice a sus amigas. En el momento que Yuzu se muda con su madre, debe entrar a una escuela femenina, donde los únicos chicos que encontrará serán los profesores. No reside ahí el problema, sino en que su look no va para nada acorde a las normas de la escuela, por lo que no tardaría en tener problemas con la presidenta del consejo escolar, Mei, quien, sorpresa, es su nueva hermanastra. Pero en ese mismo día, pasa todo lo contrario, y es Yuzu quien pilla a Mei incumpliendo las normas al estar liada con un profesor.

Mei, cuando llega a casa, actúa como si nada con Yuzu, simplemente se dedica a tener una relación completamente formal con su madre y ella, como si no se tratasen de su familia, cosa que desconcierta a nuestra rubia protagonista. Esa misma noche, sin embargo, Yuzu decide sacarle el tema a Mei, quien acaba besándola como si nada, robando el primer beso de Yuzu y, a su misma vez y sin ninguna de las dos ser conscientes de ello, su corazón.

Aquí empieza el motivo por el que mucha gente ha criticado Citrus: la mayoría de los actos con connotación sexual o erótica, al principio, son sin consentimiento por alguna de las dos partes. Es importante hacer énfasis en que esto sucede al principio, ya veremos qué pasa más adelante. Durante los primeros episodios, veremos como Yuzu muestra su incertidumbre por culpa de ese beso que Mei le dio, quien, al parecer, es completamente indiferente a ello. A causa de su preocupación, la rubia se dedicará a tratar de ordenar los sentimientos que su nueva hermana ha removido como un cóctel. Para más inri, su madre les compra una cama de matrimonio para que puedan dormir juntas.

Volviendo a la línea temporal del anime, en el segundo episodio, Yuzu se sube al escenario en la ceremonia de apertura, y ahí revela que hay un profesor liado con una alumna, se presenta como Yuzu Aihara, y llama “abuelo” al director de la escuela, el abuelo paterno de Mei. Esto causa confusión entre la gente y el enfado del director al hablar con tal descaro, aún más siendo una recién llegada.

Esa misma noche, entre unas cosas y otras, Mei decide irse a vivir con su abuelo, cosa que Yuzu no soporta y termina yendo a buscarla ahí. Cuando están en la habitación de Mei, esta última termina con la camisa desabrochada medio tumbada en la cama y Yuzu apoyada sobre ella a punto de besarse, cuando por la puerta entra su abuelo, quien lleno de furia al presenciar esa imagen dice que expulsará a Yuzu del instituto.

Yuzu obviamente se niega aceptar eso, quiere estar con Mei y hará lo que sea necesario para estar con ella, aunque ella se niegue, nuestra protagonista rubia necesita entender ese beso y los sentimientos que ha provocado. A causa de esto, al día siguiente va a hablar con el director, pero en cuanto entra en el despacho se lo encuentra tirado sobre la mesa con la mano en el pecho. Inmediatamente después vemos al abuelo en la ambulancia y a Mei llegando ahí, donde se les informa de que había sido Yuzu quien había avisado a la ambulancia y que si no fuese por ello, podría haber sido más grave, pero que no habian podido avisar a Mei antes al Yuzu no conocer más que su apellido.

Tras ese dramático suceso, Mei decide volver a casa y le dice a Yuzu que se llamen por su nombre, ya que, al fin y al cabo, son hermanas ahora. Pero todos sabemos que hay más que eso, algo ha cambiado para Mei respecto a Yuzu, aquí empieza el cambio de Mei del que hablaré más en profundidad después.

Después se nos van dando a conocer distintas historias, aunque ignoraré la relacionada con Momokino porque no aporta nada más que saber que esta está enamorada de Mei desde pequeñas.

El episodio del padre de Mei es sin duda de los mejores. Cuando llega una carta de él y Yuzu se la da a Mei, y esta no quiere abrirla… Todo apunta a que odia a su padre, pero no. Con avanzar un poco vemos que Mei adora demasiado a su padre, su admiración por él se debe a lo bueno que era como profesor y todo lo que dió por la academia, por lo que en el momento que se fue ella decidió que tenía que cuidar de la academia, por eso decidió ser la presidenta del consejo estudiantil y llevarlo todo tan a rajatabla.

Y llegó el padre de Mei a casa. Ese momento en el que entra por la puerta y no tenemos ni idea de quién es, que entra con un peluche enorme de un oso como si nada y Yuzu se queda flipando, pero después aparece Mei por la puerta y…

– Mei.

– Pro… profesor.

Y FINAL DEL EPISODIO. La cara de Mei en ese momento es de las más expresivas que he visto nunca, toda la piel de gallina en cuanto me doy cuenta de que es su padre, ese al que tanto admira y tanto hacía que no veía. Vuelven a encontrarse. Mágico, único, memorable. Corto se me queda cualquier adjetivo para el que, para mí, es el segundo mejor momento del anime.

De ahí pasamos a otro momento precioso, y es cuando Mei y Yuzu tienen una cita y aprovechando, Yuzu quiere presentarle a su padre a Mei. A priori puedes esperar un momento tenso, pero cuando llegan al cementerio y Yuzu dice “es aquí”… Piel de gallina y ojos preparados para soltar lagrimones. Esto, terminó ayudando a que Mei viese con otros ojos a su padre, y al ir corriendo a despedirle al tren, decide ir cogida de la mano de Yuzu, y una vez se va su padre (llevándose mis lágrimas de nuevo al igual que las trajo), Mei decide que seguirá cuidando la academia pero esta vez será por ella. Y Dios, qué emotivo.

Tras esta preciosa historia, pasamos al siguiente personaje importante: Matsuri. La amiga de la infancia de Yuzu ha vuelto para revolucionar la vida entre las hermanas. Nada más llegar se siente celosa ya que afirma que Yuzu es suya, yo ya por eso la odiaba, soy el primer y máximo amante de la pareja Yuzu-Mei. Total, que hace lo posible para separarlas, comenzando por investigar hasta darse cuenta de que Yuzu quiere a Mei, y a raíz de eso trata de quedarse sola con Yuzu llevándola al karaoke, para al final terminar besándola en cuanto Mei las viese.

Una vez vio que esto no funcionaba, no se le ocurre nada que ir a separarlas por el lado de Mei, chantajeándola. Pero eso le sale incluso peor, ya que intenta separarlas el día de Navidad obligando a Mei a no estar con Yuzu, pero todo termina saliendo mal (afortunadamente) y entre Mei y Yuzu consiguen que Matsuri cambie.

Pero algo tenso pasa, y es que en cuanto están juntas de nuevo, por la noche en Navidad, Mei intenta lanzarse a Yuzu e ir más allá de simples besos, pero ella cree que no tiene en cuenta sus sentimientos y la aparta con desprecio. Con esto vuelve a crearse esa tensión entre ellas que evita que puedan estar bien juntas.

En el peor momento, se van de viaje escolar, donde se encuentran con el tercer personaje importante después de Matsuri y el padre de Mei: Sara. Bueno, también conocen a su hermana Nina, pero esta no toma gran parte en la trama. Desafortunadamente para Yuzu, tras un fortuito encuentro en la estación entre Mei y Sara, esta última queda enamorada de la primera. Casualmente, Sara y Yuzu llegan tarde al tren y tienen el mismo destino, así que van juntas en el siguiente tren, donde Sara le explica que se había enamorado de una chica, la chica de su destino. Poco después de llegar, Yuzu le confiesa a Sara que está enamorada de su hermanastra.

Cuando están en el hotel, Sara y Yuzu van hablándose de sus amores sin saber que lo comparten, y finalmente Sara termina declarándose a Mei, quien accede a salir con ella. Al Nina enterarse de que Yuzu está enamorada de Mei también, trata de evitar que interfiera en la relación de su hermana con Mei, pero en cuanto Sara se enteró de que Yuzu también amaba a Mei al encontrar el carné de la rubia, consideró que lo justo es que ella también se declarase para que tuvieran las mismas oportunidades.

Aquí viene mi escena favorita del anime, y es que, para declararse, en cuanto la encuentra por la noche sale corriendo detrás de ella pero Mei escapa. Incesable, Yuzu no para hasta terminar saltando encima de ella para ahí declararle su amor y decirle todo lo que sentía que necesitaba decirle, para terminar diciéndole que si ella sentía lo mismo, la besase, a lo que Mei responde besándola con el primer osito que le regaló su padre, pero para Yuzu no es suficiente, por lo que acaban besándose como declaración de amor mutuo, mientras yo me fundía entre lágrimas con tan bonita resolución. Finalmente, Sara se da por vencida y rompe su relación con Mei, pero a cambio le pide que vaya de la mano de Yuzu todo el camino de vuelta a casa, en ese camino, Yuzu le pregunta si el beso del día anterior significa que siente lo mismo, a lo que Mei responde “No lo sabré realmente hasta que estemos saliendo”, y ahí es cuando los sensores de cuteness saltan, dándonos por fin el final esperado junto a un nuevo y sincero beso.

¿Te quiero? ¡Te quiero!

Y con el final de Citrus, consiguieron dejar claro lo que habían estado preparando durante los otros 11 episodios. Dos chicas de lo más distintas, cada una con una visión de la vida completamente distinta, de qué es el amor, qué es lo importante, de quién es. Ha sido el final que ha culminado con la evolución de cada una de las chicas que explicaré en el siguiente apartado, pero que ha conseguido que nadie quede decepcionado. El anime se ha llevado muy bien, mostrando los altos y los bajos de una relación, las dificultades concretas que ha tenido la suya por razones lógicas y no tan lógicas, y cómo al final el amor todo lo puede. Por tanto, este final ha levantado pasiones, tanto el que podría haber sido el primer final, cuando Yuzu sale corriendo detrás de Mei para declararle sus sentimientos, como el final verdadero cuando Yuzu ha dicho “Oye, Mei… Dame un beso” y han terminado fundidas en un sincero y apasionado beso. Sin duda, uno de los mejores finales que he podido disfrutar, no tanto por cómo acaba, que también, sino por el significado de este final a través de lo que ha sido toda la temporada.

Como lector del manga, os puedo asegurar que ahora mismo no habrá una segunda temporada porque hace falta que avance bastante, pero a la vez os aseguro que lo que está por venir es incluso tres veces mejor que lo que hemos visto hasta ahora. El último capítulo hasta la fecha, me ha hecho llorar las seis veces que lo he leído, y seguro que si lo vuelvo a leer, volveré a hacerlo. Así que, amantes de Citrus, no dejéis de esperar con ganas una segunda temporada, porque la habrá, y lo mejor está por llegar.

Gracias por tu amor incondicional, Yuzu

Yuzu, la protagonista que al principio nos muestran como una persona que aparentemente es la típica chula deshonesta con sus sentimientos, que no sigue las reglas y es despreocupada. Y eso parece en los primeros episodios, donde es muy impulsiva y no piensa demasiado, por no decir nada, las cosas antes de actuar, se mueve por lo que su cuerpo le dice que debe hacer. Sin embargo, esto empieza a cambiar tras su primer beso, el que le dió Mei. Eso provoca que Yuzu se coma la cabeza: ¿es tan fácil dar un beso que ni siquiera es necesario sentir algo? ¿Qué es realmente el amor? Y muchas más preguntas relacionadas con el tema torturan su cabeza. Pero una vez es consciente de lo que siente por Mei, no parará de tratar de demostrárselo a su fría hermanastra. A medida que avanza la serie, vemos cómo Yuzu comienza a ser más expresiva, no deja atrás sus impulsos en ningún momento puesto que sigue haciendo lo que cree necesario, pero empieza a pensar más las cosas, en pensar cómo se siente la otra persona o en lo que puede pensar. Finalmente, Yuzu, a través de Mei, se vuelve mucho más sincera consigo misma y sus sentimientos, no dejando en ningún momento de luchar por lo que quiere, por Mei. Gracias a esta, es capaz de luchar por sus sentimientos hasta el final, de dar un paso hacia delante en su vida y de sonreír sinceramente, de entender el amor, ese amor que ha persistido desde el primer momento y cuya llama no ha podido atenuar nada ni nadie.

Gracias por tu amor sincero, Mei

Mei, una chica fría, que cree tenerlo todo bajo su control, distante y dominante en aquello que hace; la presidenta del consejo escolar. Todo empieza a cambiar una vez empieza a vivir con Yuzu, a quien besa en la primera noche que pasan juntas como hermanastras. Mei en ningún momento deja de mostrarse seria y distante debido a que lo principal para ella es únicamente sus responsabilidades con la academia que tanto ansía proteger para que sea digna de la vuelta de su admirado padre. Sin embargo, Yuzu va cargándose poco a poco ese sentido de la obligación que Mei posee, al demostrarle todo lo que ella está dispuesta a hacer en todo momento, llegando a invadir la casa de su abuelo, el director, si es necesario. Es entonces gracias a Yuzu que Mei empieza a fijarse en otras cosas más allá de lo académico, vuelve a creer poco a poco en el amor, ese amor que Yuzu le demuestra día tras día y que le hace sentir. Y es que Mei comienza a enamorarse de Yuzu, por cosas como el hacerle cambiar de opinión por completo respecto a su vida, especialmente con el tema de su padre. Sin embargo, hemos podido disfrutar de cómo Mei se vuelve cada vez más abierta, más cercana, más sentimental, más sincera con sus sentimientos, más ella. Y es por eso, que el cambio tan grande que ha dado Mei, es únicamente gracias a su hermanastra, quien la ha hecho enamorarse, quien le ha salvado la vida.

¿Es el amor realmente algo que pueda hacernos cambiar nuestra manera de verlo todo?

La respuesta es muy simple: sí. No puedo decir que Citrus haya creado un cambio en mi vida como tal, pero es obvio que lo que me ha transmitido, pocos podrían hacerlo. A través de la evolución de las chicas, hemos podido ver como el amor real, sea el tipo que sea, puede cambiar por completo a una persona. Siempre llega esa persona que, sin hacer que dejes de ser tú, cambia tu manera de ver las cosas, de actuar y tu personalidad, le da al mundo un color un poco más rosa.

Apartado audiovisual

Mi opinión respecto a la animación no se aleja en ningún momento de la que era en mis primeras impresiones, así que aprovecharé para repetir lo mismo: la manera que tiene Citrus de transmitir los sentimientos a través de los personajes y sus expresiones, me parece brutal, de lo mejor que he visto nunca, y es uno de los puntos más importantes en este anime, donde los sentimientos durante él y las evoluciones de los personajes le dan vida. Por tanto, solo por eso, la animación ya tiene todo mi respeto. Pero no es solo eso, obviamente, los diseños de personajes son realmente buenos y los fondos están bien hechos con tal de dejar que prestemos atención a la acción principal.

De la misma manera, mi opinión respecto a que el opening es de lo mejor, se mantiene. Además de jugar bien con las imágenes que van mostrando, la canción interpretada por nano.RIPE es increíblemente buena y muy adecuada al anime, tanto en ritmo como en timbre y melodía. Lo que sí ha cambiado es mi opinión con las seiyuus, quienes tras acostumbrarme, me ha parecido que la voz de Yuzu era genial y casaba bien con ella. Además, la banda sonora sabe cómo y cuándo meterse en el anime y a la vez en tu corazón.

Resumiendo… ¿Deberías ver Citrus?

Aquí podría ponerme a venderte la moto de lo genial que es el anime aunque no lo sea y tal, pero es que lo es. Por tanto: sí, debes ver Citrus. Independientemente de tus gustos, de tu predilección hacia un tipo u otro de anime, estoy seguro de que si ves Citrus hasta el final, te encantará.

 

Análisis - Citrus

Estudio: Passione

Sinopsis: La historia de Citrus gira en torno a Yuzu, una chica alegre y activa que se traslada a la ciudad junto a su madre con la intención de echarse un novio y vivir la vida en un nuevo instituto. Sin embargo, todos sus planes se verán frustrados y terminará asistiendo a un colegio sólo de chicas. Allí conocerá a Mei, la seria y fría Presidenta del Consejo Escolar que además resulta ser su hermanastra. Yuzu y Mei tendrán que convivir juntas, aunque en el proceso puede que comiencen a despertar en ellas sentimientos prohibidos…

Emisión: 2018-01-06

Director(es): Takeo Takahashi)

Género: Drama, Romance, Escolar, Yuri

  • 9/10
    Historia - 9/10
  • 10/10
    Final - 10/10
  • 8.5/10
    Animación - 8.5/10
  • 8.75/10
    Banda Sonora - 8.75/10
9.1/10

Rave

Amante del manga, el anime y los videojuegos. Ni todas las segundas partes son malas, ni todo lo famoso es bueno. Especialista en dar oportunidades a todo, incluido aquello que nadie quiere ver o jugar. Que la nostalgia nos acompañe.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X