[Análisis] King Oddball

0 Flares 0 Flares ×

¿Qué puede haber mejor que destruir el mundo? Sí, ¡hacerlo por diversión! 10Tons nos ofrece King Oddball, donde podrás convertirte en el rey roca y destruir a los endebles humanos y sus máquinas militares con, obviamente, rocas propulsadas desde tu lengua.

¿Angry King?

Este es un juego de puzzle y pura física, el cual nos recuerda cuando menos a Angry Birds, el clásico de juego de matar cerdos verdes catapultando pájaros contra ellos, por lo que es un juego completamente sencillo donde te dedicarás a recoger rocas con tu lengua calculando cuando soltarlas para que salgan propulsadas hacia los pequeños humanos y sus tanques y helicópteros.

Solo un botón es necesario para jugar, ya que lo único que hay que hacer es lanzar la roca cuando creas necesario, no hay ningún otro control, y podréis pensar que es aburrido, pero cuenta con más de 120 niveles cada vez más difíciles, incluyendo mayor número de enemigos, escudos para ellos y muchísimos escenarios diferentes que te pondrán más difícil el eliminar a los enemigos, aunque también puede favorecerte, lo cual provoca que cada vez los nuevos niveles que te vayas encontrando sean más entretenidos, ¡además de los niveles extra!

Trata de hacer el mayor número de combos que puedas una vez estés eliminando enemigos, ya que si consigues acabar con tres de un solo lanzamiento, ganarás una roca brillante, que no te da puntos extra ni nada, pero oye, brilla. Otra manera simple de tener más rocas es conseguir que después de golpear a un enemigo, la roca que has propulsado acabe entrando en contacto contigo, lo cual te permitirá repetir la tirada con esa sin perder los enemigos que ya hayas destrozado.

Resultado de imagen de king oddball

Lo mejor que le he encontrado al juego es el aumento bien graduado, ya que no pasa de ser un nivel demasiado sencillo a tener que pasarte años para descubrir cómo poder usar las rocas de manera que acabes con todo sin quedarte antes sin qué lanzar, ya que va poco a poco añadiendo las nuevas dificultades que harán que notes un pequeño contratiempo cada vez que avanzas de nivel sin ser excesivo, total, que cuando acabes de completar todos y cada uno de los niveles y eches la vista atrás, verás que te parecerá una nimiedad el primer nivel comparado con dónde has llegado.

Además, es importante destacar lo fácil que se te hace jugarlo horas y horas sin darte cuenta del paso del tiempo, ya que tardarás, como mucho, dos minutos por nivel entre que piensas cómo hacerlo, lo intentas una vez, fallas y repites, es tan sencillo como eso; a no ser que seas un maniático de hacerlo todo de la mejor manera posible y sin errores y repitas el nivel hasta conseguir eliminar todos los objetivos con el mínimo de rocas y que, una vez hecho eso, vuelvas a hacerlo para asegurarte de que no hay una manera más completa aunque sea más compleja de hacerlo, en ese caso, prepárate merienda, cena y por si acaso juega ya allá donde duermas, porque su sencillez te hará pasarte quién sabe cuánto rato en el mismo nivel sin hacer que lo aborrezcas y que no te des cuenta del paso del tiempo, siendo capaz de envolverte en un único nivel y que no se te haga repetitivo.

Gráficos y sonido

Unos gráficos simples pero excéntricos, donde nuestro rey, es decir, nosotros, tendrá un diseño de lo más adecuado al juego y gracioso. El juego de colores es lo mejor, no dejan de ser los mismos colores todo el rato, pero están puestos de manera uniforme, por lo que no se te hará demasiado pesado no ver un cambio en ellos.

Resultado de imagen de king oddball

Respecto a la música, pese a tener unos buenos sonidos para las distintas acciones del juego, la bonita banda sonora que posee pierde mucho cuando no deja de repetirse una y otra vez. Pese a eso, no deja de ser un buen apartado musical que, por cierto, está compuesto por Jonathan Geer exclusivamente para el juego.

Total, me parece un buen apartado audiovisual como tal y que además se adecúa muy bien a la esencia del juego, lo que salva un poco el punto anterior de la repetición de música, aún así, hubiese agradecido un poco más de variedad en cuanto a canciones.

Conclusión

King Oddball es un juego de lo más entretenido y que te permitirá pasar todas tus horas muertas jugando sin preocuparte por si te sobrará tiempo, ya que no podrás parar de jugar. Mi única recomendación: prepara tu propia música para jugar, porque puede acabar agobiándote la que el juego te ofrece.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X