[Análisis] Rememoried

0 Flares 0 Flares ×

Cuando pienso en juegos desarrollados por una sola persona únicamente me vienen a la mente obras de gran calidad como Stardew Valley, Undertale, Iconoclasts… Es evidente que estos desarrolladores tienen que afrontar una gran cantidad de problemas y desventajas por el mero hecho de acatar su proyecto en solitario, pero lo que sí tienden a reconocer estas personas es que la libertad —tanto creativa, como ejecutiva y económica— para realizar su trabajo no podría ser mayor de ninguna otra manera.

I have a dream

Aquí es donde entra en juego Vladimir Kudelka y Rememoried. El desarrollador checo decidió enfrentarse a su propia quimera, en solitario, con una idea fija flotando en su mente, sus sueños. Según ha comentado en diversas entrevistas, desde el principio su meta era darle vida a las imágenes que se proyectaban en sus sueños mediante líneas de código.

Rememoried llegó a PC en agosto de 2015, casi tres años después, el juego ha sido publicado en Xbox One y PlayStation 4. Sumérgete en los adentros del mundo onírico de este peculiar walking-simulator y vive un sueño o tal vez una pesadilla…

Efecto Mandela

Rememoried comienza sin introducciones, sin tutoriales, lo primero que vemos al llegar a este mundo es un bosque sin color situado en un negro infinito, figuras geométricas flotando, pequeñas luces y un sillón blanco justo en el centro. Durante unos segundos, lo único que hice fue girar sobre mi eje y admirar este extraño universo mientras intentaba averiguar a donde dirigirme para seguir con mi camino. Tras seguir unas luces más intensas repartidas por el escenario, me encontré con un muñeco con un máscara blanca que al tocar me trasladó al siguiente escenario, un entorno prácticamente vacío con piedras flotantes en el centro y en su cima un cerezo en flor. Siguiendo la tónica de antes, no hay ningún sendero a seguir por razonamiento lógico y aunque hay algunos niveles, se intuyen mejor que otros, una gran cantidad de escenarios los resolveremos por puro azar. Pero fue en este segundo nivel cuando empecé a comprender mejor las mecánicas de juego, el concepto que envuelve a esta experiencia, nuestra mente puede engañarnos, lo que recordábamos de una manera concreta tal vez no fue así en realidad.

Esta mecánica se explota de una manera muy confusa si no la pillamos de primeras, el escenario cambiará según a donde estemos mirando, es decir, si vemos una piedra en el suelo, nos damos media vuelta y observamos el mismo lugar, veremos que la piedra estará en otra posición, aunque no podremos predecir el continuo cambio del escenario. Además, si fallamos en alguna fase tendremos que volver varios niveles atrás, lo que el juego define como un déjà vu, un concepto que concuerda con el tema principal de la obra pero que no acierta en el ámbito jugable, repetir zonas, algunas muy tediosas, se hace repetitivo y aburrido.

Esta forma de jugar me ha obligado a estar continuamente moviendo la cámara de lado a lado  —en un título en primera persona donde todo está lleno de figuras geométricas y luces— y si a eso le sumamos la desorientación y la impotencia de no saber como avanzar, la sensación de mareo que me ha producido ha sido intensa. Kudelka sabía que esta desagradable sensación podría afectar a muchos jugadores pero decidió seguir el juego bajo su propia visión y no ceder a la corriente principal, según sus propias palabras.

Rememoried destaca en su apartado gráfico, minimalista y basado en los contrastes con tonos muy apagados y otros muy brillantes y coloridos. Pasear por los escenarios que ha creado Kudelka se asemeja más al concepto de consumir drogas alucinógenas que al mundo onírico en sí, lo irreal en el ambiente de este juego tiene química. El estilo de Rememoried me ha recordado al juego de puzles Antichamber, aunque con claras diferencias y estilos muy distintos, ambos comparten ese extraño impacto al verlos por primera vez. En cada escenario me he parado a tomar capturas que bien podrían ser fondos de pantalla, algo de agradecer en un juego donde es tan importante el ambiente.

El apartado sonoro no es gran cosa, piezas muy tenues y poco inspiradas durante toda la aventura y doblajes al inglés que no dan la talla. Tengo que recalcar que el juego viene íntegramente en inglés, audio y textos, sin embargo, no es necesario entender las pocas e irrelevantes líneas de diálogo para terminar el juego.

Conclusión

Rememoried no es un videojuego para todo el mundo. Está repleto de ideas y conceptos bien paridas que con un par de retoques harían de este un juego más accesible y ameno pero que por decisión del autor, quien quería un título más personal, no lo consigue. Debido a la repetición de escenarios al fallar niveles y sus bizarras formas de avanzar termina siendo aburrido y tedioso. Y aunque goza de su propia personalidad y encaja en el tema onírico, hay títulos del mismo género que saben explotarlo mucho mejor, solo lo recomendaría a los valientes que quieran una experiencia muy pausada, onírica y confusa, al resto ni en sueños.

Rememoried - Análisis

Distribuidora: Hangonit

Sinopsis: Rememoried es un proyecto indie, un videojuego de exploración en primera persona surrealista, un lugar virtual donde los recuerdos cambian a los sueños y la única forma posible de seguir es olvidar, un mecanismo para pasar a la siguiente capa de este mundo onírico.

  • 5/10
    Historia - 5/10
  • 5/10
    Jugabilidad - 5/10
  • 7/10
    Gráficos - 7/10
  • 4.5/10
    Sonido - 4.5/10
5.4/10

Leonetix

Me llamo Leo, me gusta ver películas y series, el RAP, leer y sobretodo jugar a videojuegos. Obsesionado con hacer listas. Cada día es un constante aprendizaje.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X