[Análisis] Teslagrad

0 Flares 0 Flares ×

Disponible desde 2013 en PC, Teslagrad ha allanado el camino para un lanzamiento en numerosas consolas en los últimos años, incluyendo PlayStation 3, Nintendo Wii U, Xbox One y mucho más. Desde su lanzamiento, Nintendo Switch se ha convertido una consola que no ha parado de recibir ports de títulos que ya habían visto la luz años antes en otras plataformas, con desarrolladores en todo el mundo luchando por llevar sus títulos a la nueva consola de la compañía de Kyoto. Muchos de estos ports han sido fabulosos, algunos de los mejores de su clase, y algunos probablemente hubiese sido mejor que no llegasen a ver la luz en la eShop. Afortunadamente, Teslagrad es de los primeros, y por tanto, merece la pena echarle un vistazo ya que presenta una jugabilidad combinada con unas imágenes maravillosas y una premisa intrigante para los recién llegados y los jugadores que regresan.

El juego comienza con un niño pequeño que escapa de los soldados de un terrible monarca, que reina en una ciudad que mezcla una agradable arquitectura de principios de los años 1900 con ciudades del este de Europa, con un toque steampunk. La representación más obvia de esta combinación de estilos está encarnada en el enorme edificio en el que el héroe encontrará para refugiarse: la Torre de Tesla. Símbolo del impulso tecnológico de esta civilización industrial steampunk (y parte del título del juego), también será el núcleo en torno al cual girará la historia a lo largo del juego.

No es necesario que las palabras o la cinemática transmitan la historia, sino que se relacionan con obras de teatro y pinturas de autómatas. Hace años, el próspero reino en el que se basa el juego, estaba siendo atacado por potencias rivales que celosas de su avance, querían robar sus riquezas y conocimientos. Ansioso por proteger a su gente, el soberano le pidió al científico más talentoso que desarrollara un arma capaz de repeler a las fuerzas atacantes. Ahora capaz de controlar la electricidad de manera poderosa, la amenaza fue rápidamente repelida. Tristemente, cegado por el poder dañino de esta nueva ciencia, el rey finalmente se convirtió en un tirano y ordenó a sus hombres que persiguieran a los científicos para mantener el control de esta poderosa tecnología. Y ahí es cuando encarnas al hijo de uno de estos científicos exiliados, encerrados en la enorme torre de Tesla.

Visualmente, Teslagrad tiene unos gráficos pintados a mano, con personajes y conjuntos en 2D que recuerdan la estética de los viejos dibujos animados y cómics. El resultado cobra vida en la pantalla con notable delicadeza y logra crear una fuerte identidad visual, siendo capaz de contarnos una historia sin necesidad de palabras. Impulsado por el motor de Unity, el juego ofrece una representación general técnicamente a un gran nivel, cuya atención a los detalles de ciertos escenarios muestran las habilidades del estudio noruego Rain Games. Hay más de 36 pergaminos para encontrar en este juego, que revelan partes secretas de la historia y el saber popular, que se encontrarán mediante diferentes métodos que implican mayor o menor grado de habilidad, o deshacerse de jefes en la parte superior de más de cientos de rompecabezas originales para completar la aventura… Sí, es tal y como estarás pensando, hay mucho que hacer.

Toda la mecánica del juego depende del poder de la electricidad, lo que requerirá que haga uso de mis escasos conocimientos de física de la escuela secundaria. El concepto básico del juego se basa en los campos magnéticos y su control: dos elementos de carga opuesta se atraen, mientras que los que se cargan de forma idéntica se repelen entre sí. Una vez que nos grabamos esta noción en la memoria, la exploración puede comenzar. Como digno representante del género “metroidvania”, la progresión lógica nos llevará regularmente a varios objetos necesarios para progresar en el mapa “mundial”.

Teslagrad trata menos de derribar a los enemigos y más de utilizar nuestro ingenio para superar una multitud de diversos acertijos mientras navegamos por los entornos steampunk. Al principio, nuestro joven héroe rápidamente encontrará un par de guantes que le permitirán alterar la carga magnética de objetos y plataformas. Esto es primordial para resolver acertijos y progresar a través del juego: los bloques rojos se atraerán magnéticamente a los bloques azules (y viceversa) mientras que los bloques del mismo color se repelerán entre sí. El concepto inicialmente puede ser un poco confuso al principio, pero finalmente se convierte en una segunda naturaleza.

Más adelante nos haremos con unas botas que confieren la capacidad de lanzarse hacia adelante para cruzar rejillas y rayos eléctricos mortales, una capucha polarizadora capaz de crear un campo magnético alrededor del personaje y finalmente un “bastón” que puede enviar sacudidas eléctricas desde la distancia. Una gama completa de habilidades para usar y combinar en el momento adecuado para vencer a los retorcidos artilugios y las desconcertantes trampas de la inmensa cantidad de habitaciones que hay en la torre. Cada nueva sala garantiza una gran cantidad de pensamientos y acertijos, a veces complicados al principio, pero cuya resolución siempre será una lógica implacable. Todo lo que tenemos que hacer es acostumbrarnos a los meticulosos controles de polaridad, y así nuestra progresión debería ir sin problemas.

Pero, lamentablemente, una de las principales cualidades de Teslagrad también podría representar uno de sus defectos. Construido alrededor de un elevador magnético central bloqueado por puertas para abrir, en algún momento deberemos deshacernos de algún jefe que no permita el más mínimo error, y estas peleas son por lo general bastante frustrantes. El problema aquí también es la falta de puntos de control apropiados durante estas batallas, ya que morir en el último segundo de un enfrentamiento traerá inexorablemente al jugador al comienzo de la instancia. Sin duda, esta falta de control adecuado será vista como un gran desafío de la vieja escuela para algunos, pero puede ser molesto en algunas salas rebosantes de trampas mortales que tendremos que evitar con una precisión ridícula.

Sin embargo, sería una pena detenernos solo en este punto ya que la calidad general de Teslagrad es excelente. Sin embargo, las escasas 6 a 8 horas de juego que constituyen la aventura principal (o más si quieres obtener todos los pergaminos) son una serie de grandes ideas impulsadas por una dirección artística bien ejecutada, una banda sonora discreta pero totalmente adaptada a la sutileza ambiental de este universo.

Conclusión

Teslagrad es una gran entrada en el género Metroidvania, y demuestra que este pequeño estudio noruego que es Rain Games podría tener un gran futuro en la creación de juegos. Llena de acertijos y desafíos, la mecánica del juego principal es bastante interesante, y su dirección artística es un placer para el ojo y los oídos. Sería una pena perderse esta experiencia en Nintendo Switch, a menos que ya la hayas jugado en plataformas lanzadas previamente.

  • 8.2/10
    Puntuación Final - 8.2/10
8.2/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X