[Análisis] The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

0 Flares 0 Flares ×

¿Quién no ha escuchado hablar de Nanatsu no Taizai? Si sois amantes del manga y el anime, y no os suena de nada la obra Nakaba Suzuki, probablemente hayáis estado viviendo en una cueva en lo alto de una montaña alejada durante los últimos años, totalmente incomunicados. Volviendo al tema que nos compete, The Seven Deadly Sins es probablemente el mejor anime original que ha emitido exclusivamente Netflix nunca, aunque actualmente parece estar apostando con más fuerza por la animación japonesa, y sobre todo, por obras original como Ajin o más recientemente, Violet Evergarden, algo que personalmente agradezco. The Seven Deadly Sins es el típico Shōnenes decir, peleas puras y duras, grandes dosis de acción y poderes sobrenaturales, y alguna que otra fémina de buen ver; aunque no quisiera ahondar aún en la historia, dado que planeo hacerlo unas líneas más abajo.

En cuanto a la distribuidora encargada de llevarlo a las tiendas, el nombre propio es Bandai Namco, reconocida ya mundialmente por apostar enormemente por videojuegos basados en series de animación, tales como Naruto, One Piece, Sword Art Online, o en unos días, Little Witch Academia.

La compañía japonesa a cargo del desarrollo del juego ha sido Natsume Atari, una empresa de la que reconozco que no había escuchado hablar en mi vida, y… sinceramente, no estoy muy seguro de porqué han sido ellos los elegidos para confeccionar un título basado en uno de los animes más queridos de los últimos años, y que está en pleno apogeo con la emisión de su segunda temporada. No me malinterpretéis, no estoy poniendo en entredicho el buen hacer de la desarrolladora en cuestión. El caso, es que echando un vistazo a los títulos que han desarrollado, me he percatado de que aunque han trabajado en algunos videojuegos inspirados en series niponas como TorikoSakigake!! Otokojuku, la gran mayoría no han salido del país del sol naciente. Asimismo, solamente han trabajado en un título de esta generación de consolas antes de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, y ha sido Godzilla para PlayStation 4, un juego que aunque no he tenido el placer (o la suerte) de probar, parece haber cosechado unas calificaciones infames tanto por parte de la prensa como de los propios usuarios. Creo fervientemente que hay otras desarrolladoras más cualificadas para tratar con una saga como esta, que seguramente habrían hecho un trabajo más destacable, pero de todas formas y una vez que he conseguido transmitir mis pensamientos en relación a esto y sin más dilación, demos paso al análisis del juego.

“Estoy buscando a los Siete Pecados Capitales para detener a los Caballeros Sagrados”

La historia nos habla sobre los Siete Pecados Capitales, unos caballeros de élite al servicio del rey Bartras del reino de Liones, que fueron exiliados al ser inculpados de ser los perpetradores del asesinato del Gran Caballero Sagrado Zaratras. A día de hoy, poco se sabe de qué ha sido de los Siete Pecados y su paradero, aunque más pronto que tarde, una joven llamada Elizabeth Liones, tercera princesa del reino, huye del palacio para dar con un muchacho rubio y de baja estatura que regenta un bar junto a su pequeño amigo Hakw, que es un cerdo amante de las sobras. El caso, es que Elizabeth le cuenta que ha huido del castillo en busca de la ayuda los Siete Pecados, ya que los Caballeros Sagrados han tomado el reino bajo su control reteniendo al rey, y se dedican a explotar y maltratar a los ciudadanos. ¿Curioso, verdad? Los protectores del reino pasan a ser los malos de la película, mientras que los presuntos asesinos que están en busca y captura, parecen ser la única opción factible para acabar con esta amenaza y salvar al rey y su gente.

Poco después Elizabeth es atacada por un Caballero Sagrado y, es entonces cuando el tabernero le revela su nombre y, casualidades de la vida, se ha topado con Meliodas, el capitán de los Siete Pecados Capitales, el pecado de la Ira cuyo símbolo es el Dragón, quien se conserva realmente bien a pesar de tener más o menos unos 3000 años. Por supuesto, a Meliodas no le cuesta demasiado deshacerse del bigotudo y fornido caballero. Una vez que lo hace, accede a ayudar a la princesa y ponen rumbo a su aventura para buscar al resto de los Pecados Capitales con el fin de salvar al reino de los tiránicos Caballeros Sagrados.

No hay mucho más que añadir sobre la historia, ya que preferiría no incurrir en posibles spoilers. Lo que debéis saber, es que el juego trata al completo la primera temporada hasta la batalla final. Pero, eh, la cosa continúa y podremos disfrutar de algunas partes más pertenecientes ya a los primeros capítulos de la segunda temporada del anime (aunque no al completo), por lo que si habéis leído el manga y lo lleváis al día, no tendréis ningún tipo de problema, pero si por el contrario aún no habéis empezado esta nueva temporada, o inclusive aunque lo hayáis hecho, podríais comeros algún que otro spoiler al igual que un servidor (aunque bastante predecible)

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia nos cuenta las vivencias de los Siete Pecados y su periplo mediante capítulos independientes en forma de misión, que generalmente conllevan derrotar a uno o varios rivales. Igualmente, hay misiones principales (de color dorado) y otras secundarias (en un tono gris) y aunque no es necesario afrontar las secundarias para completar la historia, si que es altamente recomendable hacerlo, ya que al menos las que están en las ciudades principales sirven para complementar la historia principal. Por poner un ejemplo, es posible que en una misión principal un “enemigo” decida ponerse de nuestro lado por algo que ha pasado, pero que probablemente no hemos visto a menos que hayamos realizado la secundaria en la que sucede ese evento, que ha hecho al contrario tomar esa decisión (a menos que hayamos visto/leído el anime/manga)

Un paseo por Britannia

En el modo aventura nos desplazaremos en el Boar Hat sobre la madre de Hawk por el mapa de la tierra de Britannia, donde encontraremos lugares claves marcado con un círculo dorado, que suelen ser habitualmente zonas importantes de la historia, por las que deberemos pasar para completar la aventura principal. De igual modo, hay otras zonas marcadas con otros colores que representan misiones de campo que nos ayudarán a conseguir objetos, y que son externas a las misiones principales y secundarias relevantes para la historia. Una vez que pongamos el Boar Hat sobre una zona, tendremos acceso a un menú desde el que escoger entre las diferentes misiones que se nos ofrecen, habiendo doradas y grises, tal y como expliqué un poco más arriba.

Todas las misiones importantes son básicamente peleas de uno contra uno, o en ocasiones, dos contra uno o uno contra dos. En otras tendremos que doblegar a hordas de enemigos, y en unas misiones especiales que lleva a cabo Elizabeth junto a su defensor, “el capitán de las sobras” Hawk, se basan en recoger objetos esparcidos por el terreno mientras que hacemos uso de nuestro valiente gorrino para que nos defienda, ya que la princesa únicamente puede recibir dos golpes máximo, porque una vez que eso ocurra habremos fallado en nuestra labor. En casi todas las misiones hay un temporizador, y por tanto, debemos tener esto presente a la hora de dar buena cuenta de los rivales, no obstante, ya os adelanto que no va a haceros falta preocuparos por eso más que en dos o tres ocasiones muy contadas.

Los controles son muy básicos, disponemos de una ataque débil, otro fuerte y uno de disparo, que ojo, no tienen que ser obligatoriamente físicos, ya que también hay personajes más centrados en el uso de magia. Aparte de los ataques normales, cada luchador tiene a su disposición tres tipos de magias diferentes, y un movimiento especial, que hace las veces de ataque final y resulta bastante devastador para la barra de salud del desdichado que lo reciba. Como acciones adicionales, podemos defendernos y saltar, así como realizar una búsqueda fulminante (que es básicamente lanzarse contra el enemigo) un supersalto (para elevarnos) y usar el paso milagroso (un teletransporte a la espalda del adversario). Si buscáis un título de lucha complejo y lleno de combos, esta no es una opción, ya que aquí no hay no encontraréis eso. Lo máximo a lo que podemos aspirar es a dar varios golpes débiles al enemigo, rematar con uno fuerte que lo lance y aprovechar eso para lanzarle algunos disparos antes de que caiga al suelo, pero poca cosa más. No os equivoquéis, ya que esto no es algo malo, simplemente intenta ser un juego de peleas accesible para todo el mundo, incluido aquellos que no somos excesivamente duchos en el género.

Mientras peleamos debemos controlar bien las dos barras que aparecen junto a la imagen de nuestro personaje. La primera de ellas, la de color verde, representa la salud de nuestro luchador, y como es obvio, si llega a 0 perderemos. La segunda, representada en color morado, nos indica el poder mágico, y se vacía al usar los ataques mágicos de los personajes, aunque se rellena con el paso del tiempo. Si este indicador baja al máximo, no podremos golpear de ninguna forma hasta que pasen unos segundos, por lo que os aconsejo no abusar de los ataques mágicos hasta llegar a esos límites. Finalmente, hay un pequeño indicador a la izquierda de la imagen de nuestro personaje que se rellena en color azul al recibir daño, y es el que nos permitirá desatar el demoledor movimiento especial.

Hay que tener otra cosa en cuenta de cara a prepararnos para el combate, y es que desde el Boar Hat, disponemos de un menú que nos permite crear objetos mágicos, que lejos de lo que pueda parecer, nada tiene que ver con crear armas o armaduras para nuestros luchadores, sino que es más bien una especie de gran árbol de habilidades mediante el cual se pueden adquirir ciertas habilidades que nos serán muy útiles para avanzar. Algunas de ellas mejoran la salud de los Siete Pecados, y otros más genéricos, sirven para aumentar nuestros ataques, defensas, o ser algo más resistentes una vez que nuestra salud baja de un porcentaje en concreto; no obstante, otras acciones que podemos desbloquear nos ayudarán a avanzar en el juego, como conseguir que la madre de Hawk sea capaz de cruzar aguas poco profundas. Para poder desbloquear estas habilidades, necesitamos determinados objetos que se suelen conseguir en misiones de campo de las que aparecen desperdigadas por el mapa, bien sea mediante combates, o gracias a la labor de recolección de la princesa. Además, son necesarios cristales mágicos, aunque estos últimos son bastante sencillos de conseguir simplemente andando normalmente por al mapa, o rompiendo partes del escenario como casas, piedras, cajas, etc. Mediante el mismo menú antes comentado, se pueden equipar hasta un máximo de 4 (3 normales y 1 especial)

En cuanto a los escenarios, hay algunas cosas que es importante saber. La primera de ellas, es que hay elementos que pueden destruirse, y digo más, deberías intentar destruirlos siempre y cuando te sea posible, bien golpeándolos o bien lanzando enemigos contra ellos, y explicaré en breves el porqué (aparte del hecho de que destruir cosas siempre es divertido) En ocasiones, de aquello que nos cargamos aparecen cristales mágicos (necesarios para crear objetos mágicos) y otros cristales mayores con forma de rombo, que tienen diferentes colores y efectos, y que se activan al ser golpeados. Para que os hagáis una idea, la mayoría suelen tener efectos dañinos, por ejemplo, los amarillos crean pilares de tierra, los rojos crean llamas, y los verdes curan salud; todo esto en un pequeño rango que aparece marcado con un círculo del color del elemento del cristal.

Al terminar los combates, recibimos una calificación con un máximo de “S” en consonancia a como nos hemos desenvuelto durante la pelea, y aunque son varios los parámetros que se miden, al final todo se basa en la espectacularidad de la pelea. Da igual si agotamos prácticamente todo el tiempo, o si sobrevivimos a la batalla con apenas 2 puntos de salud, lo realmente importante para llegar al ansiado rango S, es destruir, cuanta más cosas rompáis del escenario y cuantos más ataques mágicos, finales y golpes asestéis mejor, pero sobre todo acordaos de romperlo todo, ya que eso aumenta bastante la espectacularidad de la batalla. Seguramente os estaréis preguntando para qué sirve sirve eso de sacar un rango alto, más allá de demostrarnos a nosotros mismos que somos unos pro y subirnos la autoestima, amén de conseguir algún que otro trofeo del juego; simple, a mayor rango, mayor número de rumores llegarán al Boar Hat, y es que al llegar la noche (una vez que terminamos cada combate) vienen aldeanos a nuestro bar, y allí se expanden rumores, que nos servirán para descubrir nuevas misiones en el mapa.

En términos más o menos generales, me parece que el juego es bastante sencillito, ya que los combates no son muy exigentes, y aunque en alguna ocasión puedes estar justo de tiempo en las misiones de derrotar a un número determinado de enemigos, particularmente podría contar esas veces con los dedos de la mano, y mucho menos verme con la salud a 0. Dicho esto, bien es cierto que en la batalla final de la primera temporada del anime (aquellos que la hayan visto sabrán bien a cual me refiero) me he cabreado bastante, y ojo, me encantan los juegos que te retan, Dark Souls es una de mis franquicias favoritas, pero no estoy muy seguro de si a la cantidad vida y al daño que hace ese contrincante, se le puede calificar de reto o de injusticia.

Expandiendo los horizontes de la batalla

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, cuenta además de con el modo principal para un solo jugador, con otro modo llamado “Duelo” enfocado al juego multijugador. En primer lugar tenemos dos modalidades que siguen siendo para un único usuario, en el cual podemos jugar contra la CPU, de manera individual o cooperativa (es decir, Player vs CPU, o Player y CPU contra dos CPU). Aparte de esto, hay juego multijugador local para que con un par de mandos podamos darnos de ostias con nuestros amigos, algo que nunca está de más siempre y cuando tengamos amigos dispuestos a jugar con nosotros.

Pero sin duda, el multijugador online es el más interesante de estos modos, y en el que probablemente invirtamos más tiempo. De nuevo, podemos jugar de forma individual contra otro jugador, o de forma cooperativa emparejándonos con otro jugador al azar que llevará a otro personaje. Debéis tener presente que cuando hay batallas en pareja, tanto en la aventura como en cualquier otro modo, los dos componentes del equipo comparten una misma barra de salud. ¿Pero qué pasa si en vez de luchar contra un jugador random queremos pelear contra otro amigo o formar pareja con él? no hay problema, puesto que las batallas individuales y cooperativas online pueden llevarse a cabo también eligiendo amigos de nuestra lista de contactos de PlayStation.

Sobre el juego en línea no puedo comentar gran cosa, puesto que al no haber salido oficialmente a la venta el juego todavía, apenas pude disputar un par de encuentros. En el primero de ellos, la conexión falló rápidamente, aunque probablemente se debió a una mala conexión del contrario, ya que en mi segundo enfrentamiento todo fue fluido y sin ningún problema de latencia, y por si fuese poco, gané la pelea, ¿qué más se puede pedir?.

Como dato adicional, debéis saber que las habilidades que conseguimos con la creación de objetos mágicos durante la aventura, también pueden equiparse en la modalidad en línea, al menos los tres primeros de los cuatro que pueden equiparse en la aventura. ¿Qué implica esto? Pues básicamente que cualquiera puede fortalecer a sus personajes con estos bonus, y que por ende, si deseas jugar de forma asidua online, es más que aconsejable que realices todas las misiones habidas y por haber del modo aventura, puesto que necesitarás los objetos que se consiguen en estas para desbloquear estas habilidades en el modo de creación de objetos mágicos, ya que no creo que quieras ir a batallar sabiendo que tu adversario puede contar con bonus de hasta un 15% más de ataque o defensa que tú, por ejemplo.

Gráficamente mejorable

El juego se queda un poco corto gráficamente para ser un título de PlayStation 4. Los personajes aparecen bastante estáticos e inexpresivos en la mayoría de las escenas, y tienen una única pose de victoria, y creo que la animación es bastante mejorable, sobre todo en lo que se refiere al modelado de las caras, y sinceramente, unas cinemáticas aunque hubiesen sido extraídas del propio anime no le habrían hecho ningún daño. En los combates, tenemos escenarios en los que se pueden destruir bastantes cosas, y algunos ataques ofrecen unos efectos visuales luminosos bastante interesantes, sobre todo los finales.

En cuanto a la banda sonora, no es que sea excesivamente abundante, pero bueno, no creo que sea tampoco un grave problema. Lo realmente interesante, es que las voces de los personajes están en japonés y no hay opción de cambiar eso, pero igualmente, si sois unos puritanos como yo y os encanta ver las series en versión original, os alegrará saber que están interpretadas por las mismas personas que prestan las voces originales.

Conclusión

En definitiva, he disfrutado de mi viaje por las tierras de Britannia, al menos, en cierto modo. El juego es mejorable en muchos aspectos, y para nuestra desgracia, se vuelve bastante repetitivo en ocasiones, ya que al final toda la aventura se basa en pegarse con todo lo que se mueva por el escenario, ya sea un enemigo o una horda de estos, aunque claro, de eso van este tipo de juegos, ¿no? En cualquier caso, creo que unas cinemáticas como las que presenta Naruto Shippuden: Ultimate Ninja Storm 4 habrían jugado a su favor, en lugar de escenas estáticas con escaso movimiento de los personajes, así como, y ya puestos a pedir, un nivel de diseño al nivel de sus personajes.

 

Si os gusta Nanatsu no Taizai y queréis un juego centrado en el anime, este juego es puro fanservice, y poder pelear con los Siete Pecados y buena parte de los Caballeros Sagrados vistos durante la historia, es una experiencia que a buen seguro disfrutaréis, y más si lo que buscáis es un título de mecánicas simples sin complejos combos que almacenar en vuestra cabeza. ¿Podría haber salido en cómputos globales un título mejor que este? Por supuesto, igual que podría ser incluso peor, pero en vista del catálogo de títulos en el que ha trabajado Natsume Atari, creo que podemos considerarlo como un juego bastante decente, con sus virtudes y sus defectos.

Análisis - The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Distribuidora: Bandai Namco

Sinopsis: Reúne a los Siete Pecados Capitales y lucha para salvar al Reino de Liones en The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia. Basado en el popular manga, The Seven Deadly Sins de Nabaka Suzuki, disfruta de historias de aventura y experimenta toda la acción y emoción del anime. Juega a través de memorables combates con famosos personajes como Meliodas, Elizabeth, Hawk y otros con todos sus estilos de lucha únicos.

  • 8/10
    Historia - 8/10
  • 7.5/10
    Jugabilidad - 7.5/10
  • 7/10
    Gráficos - 7/10
  • 7/10
    Sonido - 7/10
7.4/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

0 comentarios sobre “[Análisis] The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X