[Análisis] Wolfenstein II: The New Colossus

0 Flares 0 Flares ×

Wolfenstein II: The New Colossus es la secuela del Wolfenstein The New Order de 2014, y comienza donde termina el último juego. En Wolfenstein II: The New Colossus se abordan temas difíciles como el racismo, el sexismo, el fascismo e incluso una buena crianza de los hijos y se hace de forma sobresaliente. Este es el mismo juego en el que una mujer embarazada se arranca la parte superior y continúa disparando los dos rifles de asalto que está usando. Es impresionante cómo maneja Wolfenstein y logra trabajar con dos extremos completamente opuestos de cualquier espectro. Está muy bien hecho porque el juego es genuino en todo lo que hace.

Historia

Lo primero que debes hacer es revivir algunos de los horribles recuerdos de William J. Blazkowicz. Cuando era niño, su padre literalmente lo golpeó y aterrorizó y en un incidente su padre dejó inconsciente a su madre, agarró a J. Blazkowicz y lo llevó al sótano, lo ató y lo forzó a matar a su perro. La primera misión es interesante ya que controlas a un J. Blazkowicz roto y maltratado, en silla de ruedas. Él no puede salvar el día en su estado actual. Esto está más que claro, ya que él es incapaz de detener el asesinato de uno de los héroes principales de los juegos.

Aunque normalmente podrías subir escaleras o saltar obstáculos para escapar, ahora no es una opción. En su lugar, debes explorar y encontrar rutas alternativas (que pueden implicar mover engranajes y cintas transportadoras) utilizando una combinación de sigilo y acción para llegar a la ubicación deseada. Es una buena forma de hacer que los jugadores piensen en rutas y tácticas alternativas desde el principio del juego, ya que es mucho más desafiante que su predecesor.

Es la amplia variedad de personajes lo que realmente empuja a Wolfenstein II al siguiente nivel. Sería fácil simplemente escribir que la gran mayoría son personajes unidimensionales, pero a medida que exploras durante el juego, llegas a comprender a los personajes. Desde el mismo J. Blazkowicz, que ya aceptó su propia muerte y solo se esfuerza por crear un mundo mejor para sus hijos por nacer. A la interminablemente racista Hermana Grace, una dama negra que no hace más que aterrorizar e intimidar a la hija de un general nazi que se ve comprometido con tu causa al comienzo del juego.

Tu elenco de personajes secundarios es multifacético. Particularmente especial es la escritura que permite que estos personajes brillen. Las mujeres del juego son increíblemente fuertes y nunca están allí para excitar. De hecho, coloca al elenco femenino de personajes en un papel generalmente ocupado por hombres alfa genéricos del género. Esto incluye a la antagonista principal, Frau Engel, un personaje brutal.

Más que solo los personajes, el mundo también está excepcionalmente bien construido. Esto es una sorpresa en sí misma para un género que está casi completamente desprovisto de la construcción de un mundo interesante. Es un mundo asfixiante y autoritario con un trasfondo de terror en el que podríamos encontrarnos de manera realista, aunque en algunos países ya prácticamente estamos a medio camino de tener algo similar.

En realidad, es el primer FPS desde Bioshock Infinite que me ha dejado con ganas de explorar su mundo más. Las ciudades aparentemente bien administradas e idílicas como Roswell. ¿Qué hay del páramo que es Manhattan, donde el nivel del suelo está lleno de radiación?. También está la ciudad de Nueva Orleans, rodeada por una gran muralla, efectivamente sitiada. En todas estas ciudades, y aparentemente más que nunca hay personas listas para alzarse a las que quisiera conocer.

Jugabilidad

Hay pocas dudas al menos por mi parte, de que Bethesda ha publicado los dos mejores shooters en los tiempos modernos, tanto en el caso de DOOM como ahora con Wolfenstein II. Sin embargo, esto es por dos razones completamente diferentes. Donde DOOM se encontró en ese lugar perfecto con su acción, Wolfenstein II vacila aquí y allá. Como ya comenté un poco más arriba, la jugabilidad no se siente igual en esta segunda entrega en comparación con la primera, ya parece que el sigilo y el pensamiento táctico se recompensan más, y no estoy seguro de si eso es un cambio que me gusta del todo. Todavía tienes la opción de manejar tus armas de forma dual, y aunque eso es divertido, la munición parece ser más limitada y en alguna ocasión me encontré completamente sin balas.

Esto también podría deberse a que tuve problemas para encontrar a los comandantes, NPCs que una vez que consiguen dar la alama están continuamente están pidiendo apoyo hasta que consigamos acabar con ellos, por lo que habrá que luchar contra oleada tras oleada de Nazis. Aunque obtendrás un icono de brújula aproximado y un icono de distancia cuando los comandantes están cerca y no te han visto, es casi imposible encontrarlos una vez que suena la alarma. No hay un icono para ayudar a encontrarlos y todo lo que tienes es un medidor de distancia, no muy útil si el comandante está en otro piso, como pude descubrir de primera mano. La mezcla de todo esto puede resultar difícil de abordar e incluso frustrante en algunas ocasiones, por lo que es altamente recomendable intentar matarlos sin que ellos levanten la alarma.

Por otro lado, tenemos a nuestra disposición una serie de ventajas que rastrean tus acciones y, afortunadamente, no requieren que prestes atención. Mientras juegas normalmente, vas a llenar la mayoría de estos de una manera u otra. O vas a ser sigiloso y llenarás el ataque furtivo consiguiendo ventajas relacionadas con el hacha. O, lo más probable es que salgas con las armas encendidas y acumules rápidamente la cantidad necesaria de disparos en la cabeza y de doble empuje que necesites. Alcanzar los hitos en un beneficio particular te recompensa con algo que inevitablemente hace que jugar de esa manera sea más fácil.

Otras bonificaciones para mejorar las habilidades de combate vienen en forma de mejoras de armas. Un número limitado se encuentran diseminados en todo el mundo. Elige uno y podrás usarlo para mejorar una de las tres áreas particulares de un arma. Todas menos las armas pesadas que puedes recoger en el campo de batalla tienen tres actualizaciones disponibles, como por ejemplo, los silenciadores. Igualmente puedes actualizar las granadas para liberar un pulso electromagnético localizado. Además de esto, hacia el final del juego, se te otorga una de las tres habilidades especiales, aunque no quisiera entrar en más detalles al respecto para evitar incurrir en un spoiler.

Pero incluso en su momento más duros, el combate es increíblemente agradable. Es probable que os tome un poco de tiempo acostumbraros a las mecánicas, al igual que al estilo de juego, pero una vez que encaja, simplemente funciona de maravilla. La capacidad de correr a una sala de nazis y dispararles con ametralladoras de doble empuje nunca es aburrida ni molesta, incluso si terminamos muertos una y otra vez. En cierto modo me ha recordado a DOOM, podrían ser los efectos sangrientos excesivos, podrían ser los sangrientos derribos del hacha o podría ser el movimiento sorprendentemente fluido.

Gráficos y sonido

Afortunadamente, aunque los tiroteos puedan llegar a ser repetitivos en Wolfenstein II, nunca pierde su empuje. Es un testimonio del diseño que cuando disparas contra los nazis puedes ver el efecto que tienen cada bala y explosión. Las piezas de armadura se arrancan de sus cuerpos. Los brazos y las piernas salen volando. Incluso tus manos se cubren con la sangre y suciedad de la guerra mientras empalas a otro nazi en el cráneo con el extremo puntiagudo de tu hacha.

Todo está tan bien diseñado y detallado que es difícil no impresionarse. Nuevamente, particularmente en las áreas más abiertas y variadas. Esto también se aplica al audio, donde el peso desgarrador de los ataques cuerpo a cuerpo se puede escuchar a través del rápido disparo de balas que aterrizan a tu alrededor. Todo establece un tono perfecto que ayuda a dar una sensación de inmersión al juego. Además, la actuación de voz es simplemente genial. Desde la maníaca Frau Engel hasta el tono solemne de J. Blazkowicz.

Conclusión

Wolfenstein II: The New Colossus es un verdadero testimonio del hecho de que no todos los juegos necesitan un añadido al multijugador. No todos los juegos necesitan un sistema de cajas de botín. No todos los juegos deben comprometerse para atraer a un público más amplio. Como Wolfenstein: The New Order y DOOM antes, Wolfenstein II demuestra que con ser el juego que quieres ser es más que suficiente. 

Wolfenstein II: The New Colossus subvierte de los tradicionales shooter de la vieja escuela al presentar un elenco increíble de personajes con personalidades variadas en un mundo que te hace querer explorar más y más de la sociedad que presenta. La jugabilidad es muy atractiva, aunque a veces puede ser mejor que en partes con una mezcla de niveles que van desde lo extremadamente interesante a lo aburrido y lo repetitivo. Sean cuales sean sus defectos, estamos ante un gran juego que bien vale la pena jugar y te hará volver por más mientras purgas a los EE.UU. de los nazis.

  • 9/10
    Puntuación Final - 9/10
9/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X