[Retroanálisis] Star Wars: Bounty Hunter

0 Flares 0 Flares ×

Pocas veces en los videojuegos podemos ponernos en la piel de un auténtico cazarrecompensas. No es inaudito ver en algún título este tipo de personajes, o tener misiones secundarias en las que desempeñamos la labor de mercenario, pero no son comunes los juegos donde encarnemos a un autentico cazarrecompensas inmisericorde y cuya meta principal en la vida sea el dinero como lo es Jango Fett, el protagonista de Star Wars: Bounty Hunter.

 

Conocido ya por cualquier fan de la saga Star Wars, Jango no fue un personaje que tuviese muchos minutos en pantalla ni que se desarrollase mucho; tan solo aparece en una película: Star Wars: El ataque de los clones, donde conocemos que él es el modelo utilizado para dar vida al poderoso ejército de la República que da nombre al juego, y puesto que en esta misma película Fett es asesinado, poco más podemos conocer de él. A menos que, en su día, en los dulces tiempos de PS2 o GameCube, tuviéramos una copia de Bounty Hunter, el videojuego principal sobre este personaje y en el que descubriremos por qué era un perfecto candidato a ser el padre de los clones.

La caza comienza

El argumento de Star Wars: Bounty Hunter no podría ser más apropiado para el título. Jango Fett, experto cazarrecompensas busca sin cesar a las mejores presas de la galaxia, vivas o muertas; tras su último trabajo en las arenas de combate de una estación espacial, un misterioso personaje llamado Lord Tyranus, le propone que encuentre y neutralice a Komari Vosa, la fanática lider de una organización criminal sectaria conocida como el Bando Gora. El precio de la cabeza de Vosa, viva o muerta está valorada en 50.000 créditos, así que desoyendo los consejos de su fiel ayudante, la toydariana Rozatta, Jango parte en su búsqueda.

La historia de este juego puede parecer simple al principio, pero no lo es en absoluto, pues encontrar a Vosa es solo el final de

una larga odisea por obtener información, desentrañar los secretos de su organización y liberar a algún que otro personaje vital para la trama. Durante esta aventura empezaremos a ver en Jango Fett un auténtico guerrero curtido en mil 

batallas que puede hacer frente a toda clase de oponentes, desde simples camorristas a monstruos enormes, y mucho más…

Sin duda me gustaría poder contar más sobre el argumento, pero eso sería arruinarle la experiencia a aquellos que aún no han podido jugar a este título y se plantean hacerlo, porque como comentaremos más adelante, este es un juego fácil de acceder a día de hoy.

“Sólo intento abrirme camino en el universo”

Esta frase de Jango Fett resume muy bien Bounty Hunter. Pocas experiencias en un juego de Star Wars pueden ser más divertidas que la que te ofrece este título. La jugabilidad de este título es increíble, y lo tiene todo. Desde tiroteos contra decenas de enemigos en espacios verticales, a combates contra jefazos finales o luchas a muerte en arenas de combate, junglas y suburbios. Bounty Hunter es un juego de acción en tercera persona con una mentalidad de la época de PS2, donde el juego era tal vez menos realista pero más dinámico. Jango es ágil, muy ágil, o tal vez sea mejor decir que el jetpack le hace ser veloz y escurridizo. Volar es una de las mecánicas principales del juego y estará presente en múltiples situaciones; es la vía para resolver infinidad de partes más plataformeras, pero a la vez es un recurso vital para el combate.

Y esto nos trae de cabeza a hablar a una de las cosas que hacen grande a este título: los combates. Son frenéticos, furiosos y llenos de ráfagas bláster por todas partes. En las secuencias de tiroteos aparecen por lo general un montón de enemigos y todos van armados con algún arma báster, con bastante cadencia y daño, por lo que en términos reales, estaremos muertos enseguida si no nos movemos sin parar y disparamos. Aquí es donde se unen tres elementos fundamentales: la mochila a reacción, que ya hemos comentado, nuestro arsenal, y la fijación de blancos.

 

El arsenal del que dispone Jango es el perfecto y apropiado para hacer de este juego uno muy correcto en lo que a dificultad se refiere, porque tenemos lo justo y necesario para cada momento. Las pistolas serán nuestro arma básica por excelencia por tener munución ilimitada y la que da personalidad a este cazarrecompensas, su cadencia de fuego es la misma que la que nosotros consigamos suministrarle con nuestro ritmo pulsando cuadrado, por lo que la tasa de tiro de este juego acaba siendo demencial, cosa que se agradece. Aquí es donde entra en juego la fijación de blancos, ya que pulsando R1 podemos fijar un solo enemigo sobre el que pivotaremos al movernos y apuntaremos al disparar, una mecánica muy común en la época de PS2 y Xbox. Existe otra fijación que hace Jango automáticamente con las manos para en ocasiones disparar a dos enemigos a la vez, como sabemos que debe hacer cualquier pistolero a dos manos que se precie.

Pero volviendo de nuevo al arsenal, contamos también con un recurso muy interesante: el lanzallamas, cuya munición es también infinita pero que utiliza nuestro combustible (que es el mismo que utiliza el jetpack) hasta agotarse, tras lo cual habrá que esperar un cierto tiempo para utilizarlo, muy útil para acabar con hordas de enemigos orientados al combate cuerpo a cuerpo, pues el lanzallamas mata al instante. Las últimas armas son los dardos y los puños; los primeros son un recurso limitado pero devastador, pues aunque solo contaremos con cinco o diez de ellos según la misión, estos acaban con cualquier enemigo de un golpe a distancia (y quizá alguien los recuerde del segundo capítulo de Star Wars); los puños, o el combate cuerpo a cuerpo, es un recurso para cuando se nos han echado demasiado encima y queremos un combate más cercano.

Existen muchas más armas en el juego que se pueden recoger durante algunas misiones o con las que empezamos, siendo la más destacable de ellas el famosos cohete del jetpack.

 

Vivo o muerto. Cazando por toda la galaxia

Pero no todo son intensos intercambios de bláster, los distintos planetas que visitaremos en Bounty Hunter nos darán algo de espacio para ejercer nuestra labor como cazarrecompensas. Y es que una de los elementos jugables más novedosos e interesantes que introdujo este título fue el de buscar y atrapar a toda la chusma y maleante (o fugitivo y rival político) que mora en la galaxia de Star Wars. Para ello tenemos a nuestra disposición dos gadgets muy útiles que nos ayudarán en esta tarea; el primero de ellos es un dispositivo de lectura facial que nos indica si se ofrece alguna recompensa por el sujeto al que apuntamos, marcando en caso de encontrar a alguien buscado toda la información de esa persona, alienígena o hasta robot, sus delitos o errorres, sus características corporales, su precio, separado en vivo o muerto, etc. Es una mecánica fantástica que solo con utilizarla ya nos sentiremos en los pies de un auténtico cazarrecompensas. Una vez fijado nuestro blanco y determinado si lo queremos vivo o muerto, debemos intentar matarlo o atraparlo con el gancho, el segundo dispositivo que nos ayudará en la caza. Resulta curioso ver como algunas de las presas tienen un precio por su cabeza mayor si se atrapan muertas o nulo si no se les atrapa con vida, pero siempre podremos entender esto en su descripción.

 

Tal vez esta mecánica tenga el problema de que no se siente en absoluto útil en un primer momento, ya que los créditos que nos conceden por atrapar a estos fugitivos no se utilizan durante el juego para comprar nada, sino que se van canjeando en cómics (no traducidos al castellano) de la Editorial Black Horse que nos narran el pasado de Jango como mandolariano. Resulta muy interesante tener un acceso gratuito a este contenido aunque la pega es que no venga traducido, pero para todo  aquel que se desenvuelva sin problemas con el inglés tiene una fantástica oportunidad para conocer la historia del mayor cazarrecompensas de la galaxia.

Una odisea espacial

Como en muchos otros juegos de Star Wars, en Bounty Hunter viajas mucho y por muchos planetas, lo que se traduce en niveles muy variados: desde los suburbios de las zonas más bajas de Coruscant a los desiertos de Tatooine pasando por ciudades fantasma en lunas poco conocidas. Cada nivel de Bounty Hunter se siente único y variado, hay muchos tipos de escenarios con muchos tipos de desafíos, y con gran espacio para la verticalidad, ya que el jetpack permite esto.

En cada nivel solo tenemos 5 vidas, y tenemos que completarlos con estas o nos tocará volver a empezarlo desde el principio, así que las cuotas de dificultad están aseguradas con este elemento bastante arcade pero que funciona y no es excesivamente tedioso y molesto.

La banda sonora oficial de Star Wars, como suele ser costumbre, ayuda a una mejor inmersión en un juego bastante silencioso por lo demás, ya que no hay muchas conversaciones por nivel y solo nos tenemos a nosotros mismos como protagonistas, aunque eso sí, el juego tiene varias cinemáticas bastante conseguidas.

Conclusión

Star Wars: Bounty Hunter fue una joya que se nos brindó hace años y que, sin ser muy popular, seguro que convenció a cualquiera que se hiciese con el en sus días. La posibilidad de ponerse en la piel de un auténtico cazarrecompensas como es Jango Fett es una experiencia única que cabe la pena experimentar. Tal vez lo más achacable al juego sea su sistema de cazas secundarias o su duración, ya que 18 misiones se pueden hacer cortas. Actuamente puedes hacerte con este gran juego desde la store de PS4 por menos de 10€ aunque, eso sí, viene sin traducir al español.

Es también interesante ver la conexión que existe en la forma de jugar con Jango y Boba Fett en Star Wars: Battlefront y su secuela, ya que es notable que sus mecánicas derivan de este título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X