[Análisis] Dragon Quest Builders

0 Flares 0 Flares ×

Confieso que la primera vez que escuché hablar de Dragon Quest Builders, acogí con poca ilusión la noticia de su lanzamiento, posiblemente porque parecía otra copia más de Minecraft, de esas que se sumaban a una extensa biblioteca de plagios que querían beber del néctar del éxito en el que nadaba la obra de Mojang. Dragon Quest Builders no es la primera serie en mezclar su juego con el mundo y entorno de estilo Minecraft, y no será el último, pero, curiosamente y después de varias horas probando el juego, pienso que bien podría ser uno de los más exitosos. La falta de argumento y dirección de Minecraft, se contraponen a la apuesta de Dragon Quest Builders por un enfoque muy práctico y organizado que, aunque de una menor sensación de libertad, lo convierte en una experiencia de juego más optimizada y agradable.

En la superficie, Dragon Quest Builders se parece a Minecraft con una capa del encanto de Dragon Quest por encima, o al menos, eso es lo que yo pensé la primera vez que lo vi, y probablemente lo que aún muchos piensen (de forma erronea). Si bien la afirmación no es totalmente incorrecta, este juego es mucho más que eso, y ofrece una serie de bondades y cuenta con una personalidad tal, que le distancia totalmente de la magnun opus de Mojang. De hecho, habiendo probado Minecraft en varias ocasiones años atrás, nunca llegó a conseguir engancharme y terminaba por dejarlo, no encontraba nada que me alentase a volver. Dicho esto, hay que reconocer que el concepto parecía perfecto, pero necesitaba una dirección, y eso es exactamente lo que es Dragon Quest Builders. Es un spin-off y no necesitas un conocimiento real de la franquicia para disfrutarlo. Inclusive, si nunca jugaste un juego de la franquicia Dragon Quest o al propio Minecraft, este juego es uno en el que sigue mereciendo la pena indagar. Tiene un modo de historia que te mantiene ocupado y que gradualmente te brinda más y más para jugar antes de poder explorar el modo creativo de juego libre.

Historia

Al igual que en muchos JRPG, te despiertas con una voz que te habla y no tienes ni idea de dónde estás o qué está pasando. Descubres que eres el Constructor del que hablan las leyendas, y que es tu trabajo (encomendado por la Diosa) reconstruir el mundo y salvar a todos de la ruina. Dragon Quest Builders ofrece una experiencia original y personal. El viaje que te espera es distinto, ya que una fuerza oscura se apodera de una tierra que alguna vez fue pacífica y la aniquila. Si bien la historia es clara, la forma de lidiar con ella depende íntegramente de nosotros. El nombre de tu personaje, la construcción de tu ciudad, el orden en el que realizas búsquedas y las rutas que utilizas para explorar el mundo dependen enteramente de ti. Disfruté de la libertad que tenía al completar misiones y construir mi ciudad desde cero. Tenía la sensación de poder hacer lo que quería hacer, siempre que quería hacerlo, todo mientras avanzaba la historia.

Aunque la historia es genérica y no es lo que te hará plantearte la compra del juego, la sensación de progreso es un punto focal. A medida que avanzas en las misiones y en los momentos de la historia (como las escenas), tu ciudad comienza a llenarse de NPCs animados. Lo que hacen es realista, así que cuando la población de tu ciudad comience a llenarse, lo notarás de inmediato. Esto hizo que volver a mi pueblo fuera aún más interesante. Los personajes en sí mismos también se destacaron, ya que todos tenían sus propias conversaciones y movimientos típicos, además su diseño se ajusta a ellos con precisión.

En general, diría que la historia no podría impresionarme a nivel narrativo, pero me facilitó la percepción del progreso que he sentido a lo largo de mi partida. Diálogos divertidos de vez en cuando, misiones refrescantes y personajes memorables añadidos a esta experiencia.

Jugabilidad

Los conceptos básicos son (o deberían ser) bastante obvios. Tenemos un mundo similar al que ofrece Minecraft lleno de objetos que podemos separar y colocar en otro lugar a nuestro antojo. Sin embargo, va un poco más allá del mundo simplista de Minecraft, con modelos 3D adecuados para muchas partes del entorno. Este juego no está comprometido con ningún estilo de arte, sino con el desarrollado por Akira Toriyama: los bloques no están ahí como una decisión de estilo artístico, están ahí para funcionar como bloques, simples de colocar y conectar, nada más.

Dicho esto y volviendo sobre mis pasos, Dragon Quest Builders toma un enfoque muy diferente de los juegos similares que han surgido desde la ola de popularidad de Minecraft. En lugar de dejar que los jugadores se pierdan en un mundo para crear sus propias cosas, Dragon Quest Builders les da a los jugadores una lista bastante estricta de misiones para completar, como un juego de rol típico, pero ofrece a los jugadores una libertad creativa en la forma en que se logran estos objetivos. El juego hará que los jugadores construyan un dormitorio, una cocina u otras habitaciones designadas. Los jugadores recibirán reglas simples; las paredes deben tener dos bloques de alto en todos los lados, la habitación debe tener una puerta y algunos muebles esenciales, como un lugar para cocinar en la cocina. Sin embargo, al margen de esas reglas básicas, los jugadores realmente pueden flexionar su creatividad e incluso pueden comenzar a construir estructuras con múltiples salas.

Los muebles adicionales que fabriquemos solo aumentarán la cantidad de puntos de nuestras salas, y esos puntos contribuyen a un nivel general de la ciudad. De repente, el acto de crear un asentamiento o una base de operaciones, similar a lo que muchas personas hacen en Minecraft, tiene una recompensa real en el juego por completarse, y aún da la misma clase de libertad a la que ya estamos acostumbrados. No obstante, eso no quiere decir que sea tan libre. En otras ocasiones, se te dará un plano para que hagas una habitación siguiendo ese modelo en el suelo, y luego tendrás que colocar los bloques y muebles en lugares específicos para completar la misión. Aunque no es tan malo, ya que estos planos no aparecen con demasiada frecuencia y nunca son difíciles de colocar.

Aunque sigo dibujando algunos paralelismos con Minecraft para la construcción, este juego es tanto un RPG de acción como un juego de construcción. Tendrás que matar a varios monstruos de la franquicia de Dragon Quest que están presentes aquí y que se suman al encanto del entorno. Avanzar, atacar, moverse fuera del alcance para esquivar, luego subir y atacar de nuevo. Usas la misma arma para romper y recoger objetos que para atacar, y es tan simple como eso. Haces daño a la vida, ya sea a bloques o enemigos, hasta que son derrotados o los rompes. Más adelante, el rango de armamento incluye todo el repertorio de Dragon Quest tradicional, y también lo hacen los enemigos.

Es, de lejos, la mejor fusión de mecánica de RPG y Minecraft que he visto hasta la fecha, y también la más accesible. Igualmente, la versión de Switch se encuentra en un lugar interesante en comparación con las versiones de PS4 y Vita. Obviamente, permite jugar en casa en la televisión y sobre la marcha, pero la calidad de la imagen acoplada y el rendimiento no son tan buenos como la versión de PS4. Si ya lo habéis disfrutado en PS Vita, no estoy seguro de que tenga sentido hacerlo a menos que quiera volver a reproducirlo con mejor calidad de imagen en una nueva consola portátil. Asimismo, una gran oportunidad perdida con este título en la plataforma híbrida de Nintendo es la falta de soporte de pantalla táctil. Sinceramente, me entristece que en determinados títulos como este, donde la opción táctil hubiese funcionado tan bien, haya quedado en el olvido.

Gráficos y sonido

Visualmente hay altibajos. En el modo portátil, os alegrará saber que funciona a 720p nativo, aunque desafortunadamente, tiene la misma resolución acoplando la consola al dock en su modo TV. Hay algunas diferencias de efectos visuales en ambos modos, pero de lo contrario son intercambiables en su mayor parte. El rendimiento es donde las cosas varían mucho. En el modo acoplado, este objetivo es de 60 fps, pero lo omite con bastante frecuencia durante el movimiento, y además, hay un tartamudeo aleatorio que ocurre al mover la cámara. En el modo de mano, me fue mucho mejor. Esta es fácilmente la experiencia portátil definitiva de Dragon Quest Builders.

Dejando atrás la parte más técnica, la presentación del juego es muy colorida y atractiva a la vista. No obstante, la mayor parte del mundo es casi una copia de Minecraft. Realmente odiaba este enfoque, ya que los personajes y monstruos no muestran debilidades en las elecciones de diseño. El estilo de gráficos pixelados y la simplicidad de la mayoría de los efectos visuales me frustraron a veces.

La banda sonora y el diseño de sonido son bastante buenos, ya que son muy alegres y satisfactorios. Todos los materiales tenían efectos sonoros diferentes, siendo agradables en términos generales.

Conclusión

Dragon Quest Builders es la mejor fusión del estilo de construcción en bloques característico de Minecraft y la mecánica de RPG que he visto hasta ahora, pudiendo incluso ser para muchos jugadores una mejor opción que el juego que inspiró esta mezcla. A esto hay que sumarle su encantador estilo de arte, que se combina con una gran mecánica de elaboración en este delicioso juego de rol. Realmente es el mejor estilo de Minecraft que he visto, y con el encantador estilo de arte de Toriyama y un sistema de progresión más estructurado, es un juego que puedes jugar durante horas sin ningún problema, ya que siempre te invita a volver a su mundo.

 

Análisis - Dragon Quest Builders

Distribuidora: Nintendo

Sinopsis: Hace generaciones, el reino de Alefgrado se vio sumido en la oscuridad. El héroe que estaba destinado a acabar con el traicionero Draconarius, señor de todos los monstruos, fue engañado para unirse a él. Las mágicas maquinaciones de este temible villano consiguieron dispersar a los humanos y despojarlos de su poder de construcción. La creatividad se convirtió en mera leyenda y los habitantes de Alefgrado se han resignado a vagar por las ruinas de su antiguo hogar rebuscando entre los escombros. Has sido elegido por la diosa Pamplín. Conviértete en un Constructor de leyenda en una historia de proporciones épicas y explora el enorme mundo del juego reuniendo materiales, fabricando objetos y construyendo cualquier cosa imaginable. Domina el arte de la construcción, modela tus ciudades, defiéndelas de los monstruos y salva a tus vecinos. Si alcanzas el éxito, habrás reconstruido Alefgrado, el lugar mismo en el que comenzó la serie Dragon Quest. Solo cuando se recupere el don de la imaginación, podrá la humanidad derrotar al malvado Draconarius de una vez por todas.

  • 6/10
    Historia - 6/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
  • 8.8/10
    Gráficos - 8.8/10
  • 8.3/10
    Sonido - 8.3/10
8.0/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X