[Análisis] Blue Reflection

0 Flares 0 Flares ×

De la mano de la veterana compañía japonesa Gust, bien conocidos por ser los padres de la longeva saga Atelier, además de los artífices de Nights of Azure y su continuación que será lanzada el próximo mes en Occidente para PlayStation 4, Nintendo Switch y PC vía Steam, nos llega Blue Reflection, un título con muchas similitudes habituales de la empresa japonesa en sus juegos. El título es una mezcla entre visual novel japonesa y JRPG por turnos, que mezcla la vida escolar de sus jóvenes protagonistas con su lucha por salvar el mundo. ¿Queréis saber más? ¡Acompañadnos a lo largo de nuestro análisis!

 

Persiguiendo el sueño perdido

Durante nuestra aventura tomaremos el rol de Hinako Shirai, una joven amente del ballet que acaba de llegar a su nuevo instituto, y que por azares del destino se ha visto avocada a abandonar su más que brillante futuro en ese deporte por una lesión de rodilla que le ha impedido seguir bailando, influyendo en ella convirtiéndola en una muchacha introvertida y callada que siento haber perdido su meta en la vida y que ha llegado a desear incluso su muerte tras el incidente y su posterior incapacitación para seguir con el ballet. Al poco de llegar se encontrará con una antigua compañera y admiradora, llamada Sanae Nishida, que tras conversar con nuestra protagonista tendrá un problema emocional y de repente, nos veremos teletransportados a un extraño mundo conocido como The Common, un lugar plagado de demonios donde tras pelear contra estos con nuestros nuevos adquiridos poderes con la ayuda de un anillo mágico y unas voces, conseguiremos estabilizar nuevamente a Sanae.

Poco después y tras comprobar que todo lo anterior no había sido un sueño, las hermanas Yuzuki y Lime Shijo arrojarán más luz sobre nuestras muchas preguntas al respecto, contándonos que ellas fueron las voces que nos ayudaron previamente y que ahora, al igual que ellas, tenemos el poder de transformarnos en una Reflector, pero, ¿qué son los Reflectors en realidad? ¿Por qué luchan? Con alguna que otra cuestión en el aire, se nos cuenta que las Reflector deben recolectar Fragmentos de Éter, emociones cristalizadas, ya que son la fuente de los poderes de las Reflectors. Si somos capaces de derrotar a todos los Sephira, podremos hacer realidad nuestro deseo, y nuestra protagonista parece tener bastante claro el suyo, pero… ¿Es cierto todo lo que se nos cuenta? ¿O se nos está ocultando algo sobre todo este asunto?

 

La pausada vida escolar

Una de las premisas interesantes del juego es que nuestra protagonista tiene que lidiar con su vida escolar y además, recolectar fragmentos de sus inestables compañeras a través de The Common, para tras obtener unos cuantos enfrentarse contra los temibles y gigantescos Sephira. No es el primer título que intenta esto, y es que en la franquicia Persona ya hemos podido comprobar que se entremezclan la vida escolar, las relaciones con nuestros compañeros y nuestra vida más enfocada al combate rolero, aunque siempre salvando las distancias entre Blue Reflection y la famosa serie de Atlus.

En la escuela, la mayor parte se reduce a una visual novel, en el que iremos hablando con diferentes compañeras mientras avanzan las clases y los descansos, pudiendo conocer así un poco más sobre su personalidad, sentimientos, etc. Una vez que podamos tomar el control de Hinako, podremos desplazarnos por las diferentes secciones del instituto o bien, facilitándonos aún más las cosas, utilizando un mapa del propio edificio que mediante la selección de la zona concreta a la que deseemos ir, nos lleva directamente mediante un viaje rápido.

 

Lo único que se puede hacer en estos casos, es realizar misiones secundarias, como por ejemplo, hablar con alguna de las chicas de la que hayamos extraído un fragmento para afianzar nuestra amistad con ellas, o bien las míticas misiones de recadero de matar a x enemigo/os o recolectar x objetos. El problema de estas misiones secundarias es que no son tan “secundarias” como me gustaría que fuesen, y es que tras avanzar en la historia principal tendremos un tiempo libre para realizar estas misiones, al completarlas aparte de algún objeto se nos dan unos pocos puntos que sirven para completar una misión secundaria que pide x número de puntos (siempre un mayor número conforme vayamos avanzando en la historia principal) y hasta que no realicemos esa misión “secundaria” no podremos avanzar en la verdadera historia. Es por eso que a fin de cuentas, y es una de las partes que sin duda más he odiado, es que nos impongan estas misiones secundarias como una obligación que únicamente sirve para que al final el título en vez de durar 20-30 horas dure artificialmente 50-60 horas. Además, las misiones tienen una variedad demasiado escasa, puesto que quitando alguna puntual de charlar con las compañeras, el 80% se basan en hablar con una estudiante random que tiene problemas emocionales, mientras pasamos a The Common a matar demonios para completar las misiones y ayudarlas.

 

El teléfono móvil como entretenimiento

En Blue Reflection contamos con un móvil con diversas funcionalidades que os pasamos a explicar a continuación:

  • Table Chat: Un chat para hablar con nuestras compañeras de clase.
  • Jukebox: Aquí podemos escuchar temas musicales del juego.
  • Ako’s Journal: Desde esta app podemos leer algunos de los artículos que escribe nuestra compañera Ako.
  • Dark Cave: Una especie de Tamagotchi, en el cual debemos cuidar a un monstruito para que evolucione.
  • Hide and Seek: Se nos dan pistas para buscar unos ositos por el instituto creados por nuestra amiga Inoue.
  • Dress-up: Sirve para cambiar el fondo de nuestro smartphone.

 

La incesante lucha de las Reflector

La tarea de una Reflector, es recolectar los Fragmentos de Éter que aparecen como respuesta a la angustia en los corazones de sus dueños. Los monstruos siempre están asediando estos fragmentos, y se nos cuenta durante la historia que estos podrían incluso terminar por romperse, desencadenando graves consecuencias para la persona afectada, pudiendo incluso llegar a morir. La tarea de los Reflectores es evitar que esto ocurra, y para ello deberemos viajar a The Common y ayudar a estabilizar los sentimientos de la persona.

 

The Common puede presentarse de diferentes formas, dependiendo de los sentimientos de la persona el escenario puede variar. Dentro de The Common podemos recolectar objetos que se presentan en forma de luces brillantes y combatir contra enemigos al más puro estilo Atelier. Los combates se desarrollan por turnos y la decisión sobre quién ataca antes o después se mide en la Timeline de la parte superior de la pantalla, en la izquierda se encuentran nuestras protagonistas, mientras que en la parte derecha aparecen los enemigos. Cuando alguien consiga llegar a la zona del medio podrá atacar. Dependiendo de que habilidad utilicemos nos desplazaremos más o menos lejos en la Timeline, alejándonos más o menos de la zona central y tardando así más o menos en atacar. Además hay algunos ataques que al impactar pueden obligar al enemigo a retroceder en la Timeline, igualmente ellos pueden hacer lo propio con nosotros.

Siguiendo con el apartado de los combates, hay 5 acciones o 4 dependiendo de la situación:

  • Attack: Concentra todas las habilidades ofensivas, es decir, todos los ataques que dañan a los enemigos, bien sea de forma individual o mediante ataque de área.
  • Support: Aquí se juntan todas las habilidades de apoyo, bien sea curación, resurrección, buffos o debuffos y curaciones de estados alterados.
  • Eter Charge: Pone a nuestro personaje a recargar MP y Reflect.
  • Over Drive: Cuando dispongamos de un 40% o más de Reflect cargado podemos ejecutar un ataque extra o más, dependiendo de la cantidad de Reflect cargada.
  • Escape: Se utiliza para huir de un combate. No puede utilizarse en determinadas batallas importantes.

Una de las cosas que me gusta y que no se da en Atelier, es la separación entre ataques ofensivos y habilidades de apoyo. El caso es que cuando le toque el momento de actuar a nuestras hermosas féminas, tendremos que elegir entre alguna de las acciones que hemos visto más arriba. Sobre que elegir, bueno, eso dependerá de como se esté desarrollando el combate y del número de enemigos a los que estemos enfrentando, quizás si son 3-4 enemigos nos decantemos por la utilización de ataques de área para dañarlos a todos, o si por el contrario nos enfrentamos a un único enemigo, decidamos utilizar un poderoso ataque individual. Es lo mismo en cuanto a las habilidades de support.

 

Centrándonos en temas más específicos, vamos a hablar del Eter Charge. Esta habilidad puede utilizarse durante nuestro turno como sustituto de atacar o usar habilidades de apoyo, y nos ayudará a recargar tanto nuestro MP (necesario para utilizar cualquier habilidad que no sea el ataque básico) como el porcentaje de Reflect. Una vez que el porcentaje de Reflect suba a un mínimo de un 40%, podremos utilizar el Over Drive, una habilidad que a costa de perder porcentaje de Reflect nos da la opción de usar una habilidad más ese turno, pudiendo mezclar por ejemplo un buffo que nos aumente el ataque, seguido de un ataque que resultará más devastador que sin ese aumento de daño. La única restricción es que no se nos permite hacer uso de una habilidad más de una vez durante el Over Drive.

Continuando con el apartado del combate, y como ya hemos comentado más arriba, el título cuenta con varias muchachas pero únicamente controlaremos en combate a tres: Hinako Shirai, Yuzuki Shijo y Lime Shijo, es decir, las tres Reflectors. Pero una vez que ayudemos a otras estudiantes en la aventura principal estas nos prestarán su ayuda en combate en forma de personajes de apoyo o supporters. Se pueden asignar hasta un máximo de 4 supporters a cada una de las tres Reflectors y durante nuestros enfrentamientos contra los asombrosos jefes del juego pueden echarnos una mano lanzando buffos, curándonos o golpeando al rival. Para hacer uso de las compañeras de apoyo debe aparecernos mientras atacamos las supporters asociadas al botón que nosotros hayamos decidido darle a cada una, y únicamente tenemos que pulsar el botón para que haga acto de presencia en el campo de batalla.

 

A partir de cierto punto del juego, se nos da también la opción de hacer uso de un par de habilidades mientras la Timeline avanza y no es nuestro turno. Las habilidades son Guard y Recover, y tal  y como puede deducirse por su nombre, la primera de ellas nos proporcionará una barrera para que cuando los enemigos decidan atacar nos inflijan un daño menor, y la segunda nos permitirá restaurar puntos de vida y MP. Ambas habilidades consumen porcentaje de nuestro Reflect y si se agota no podremos darle uso, por lo que hay que tenerlo en cuenta que el Over Drive no es lo único que consume Reflect. Poco a poco conseguiréis dominar Guard y Recover, junto a la imperiosa necesidad de usar Eter Charge para darle uso tanto a estas habilidades como al Over Drive.

La fuerza se obtiene día a día

Con la experiencia obtenida mediante las batallas y las misiones podemos subir de nivel a nuestras chicas, pudiendo aumentar puntos en los siguientes atributos:

  • Attack: Incrementa Attack
  • Defence: Incrementa HP y Defense
  • Support: Incrementa MP y Luck
  • Technic: Incrementa Agility

Generalmente elijamos lo que elijamos nos subirán puntos en todas las estadísticas, pero obviamente aumentarán más algunos puntos en concreto en consonancia con el atributo que decidamos potenciar. Igualmente se aprenderán nuevas habilidades basadas en los atributos conforme vayamos subiendo esos puntos al subir de nivel, por lo que depende de hacia donde prefiramos enfocar un personaje, deberemos decidir si preferimos potenciar sus habilidades para enfocarlo más a ser un supporter o un fuerte dps con mucho poder de ataque a costa de sacrificar otros atributos.

Hay además un apartado llamado “Fragments” bastante útil. Antes os hablábamos de los Fragmentos de Éter que debemos recolectar en el juego, y es que al ayudar a una de las compañeras del instituto, obtendremos uno de esos fragmentos que podremos equipar a alguna de las habilidades de las que disponen nuestras luchadoras, consiguiendo así que el efecto se lleve a cabo al utilizar esa habilidad en concreto. Estas habilidades suelen dar algún que otro buffo menor. Por poneros un ejemplo, podríamos asignar un fragmento a un ataque de curación en concreto que nos recupere MP cada vez que lo utilicemos. Estos fragmentos de los que os hablamos pueden potenciarse utilizando objetos que encontramos por The Common o mediante el crafteo de esos mismos objetos, y es que dentro de The Common hay lugares que nos permiten unir objetos entre sí para conseguir otros que podríamos utilizar para potenciar los fragmentos.

Las batallas contra los Shepira

Una de las partes más espectaculares del juego es la batalla contra los Sephira, unos jefes gigantes que debemos derrotar para cumplir nuestro sueño. Los Sephira se aparecen en determinados puntos del mundo real, y como no podía ser menos, uno de esos lugares es nuestro instituto. Aparte de su imponente tamaño y sus diseños, estos enemigo se acercan poco a poco a nuestro instituto y debemos enfrentarlos y detenerlos evitando su avance.

Normalmente tienen una parte principal con una gran cantidad de vida, que es el boss en sí y es lo que hay que derrotar, y varias partes que le acompañan y tienen una cantidad menor de vida, como por ejemplo caras o cañones que salen de estos esperpénticos jefes. Por supuesto, es recomendable destruir estas pequeñas partes, ya que así nos evitaremos unos cuantos ataques extra por parte del jefe. Estas partes se recuperan una vez que llegan a la zona central de la Timeline, por lo que los ataques de área son uno de nuestros mejores aliados durante las batallas contra los Sephira.

En estas batallas es en las que más debemos enfocarnos en mantener nuestro porcentaje de Reflect lo más alto posible, dado que Recover y Guard son de mucha utilidad contra los devastadores ataques de los jefes, por lo que haremos uso del Eter Charge continuamente y más aún sabiendo que los ataques de área hacen uso del MP. Al final todo se basa en una batalla de desgaste que bien llevada, no debería darnos quebraderos de cabeza. Finalmente, una vez que derrotamos al Sephira, Hinako inicia una secuencia tras pulsar nosotros un botón cualquiera en la cual despliega unas barreras que reflejan los ataques del jefe contra este acabando definitivamente con él.

 

Gráficos y sonido Made in Gust

Los gráficos son los típicos de los juegos de Gust. Los personajes de las 15 estudiantes están muy bien cuidados y detallados, y las transformaciones de las tres protagonistas en Reflects son un espectáculo de luz y color precioso. El problema está más en los espacios, el instituto se siente repetitivo y algunas zonas están muy planas y no ofrecen demasiado. Los enemigos vuelven a ser escasos y se reciclan, a excepción de los imponentes y trabajados diseños de los Sephira. Igualmente, y aunque los ataques son también un bonito despliegue de luces y colores, creo que son bastante genéricos y en su mayoría no suelen pasar de lanzar una bola de energía o similar, y no se, muchas veces cuando lees el ataque te esperas una animación que tenga algo que ver con el nombre y no pasa de lo antes comentado, creo que estaría bien trabajar más en este apartado.

 

En cuanto al sonido, la banda sonora vuelve a ser una delicia como es habitual en la mayoría de títulos de Gust. Hay una hermosa y amplia colección de música instrumental que generalmente pega bastante bien con la ocasión, bien sea la música de combate, u otras más épicas o tristes dependiendo de la situación. Las voces para nuestra alegría, vienen en la versión original japonesa y los subtítulos únicamente en inglés, y no, no se puede cambiar ninguna de las opciones, aunque al menos es un inglés sencillito y seguramente no tengáis demasiados problemas a la hora de entenderlo.

 

Conclusión

Blue Reflection es otro buen título de Gust que se añade a su colección particular, y es que aunque bien es cierto que la compañía parece cómoda en su zona de confort entre los géneros JRPG y visual novel, es algo que a fin de cuentas le sienta bien y suele cumplir con creces. Es cierto que probablemente pasaremos más tiempo leyendo texto que combatiendo, y que la mayoría de combates serán como un deja vu constante del anterior, pero al menos los combates contra los Sephira valen la pena.

Aunque creo sinceramente que el meter misiones “secundarias” con calzador obligando al jugador a realizarlas para avanzar en la historia principal es algo más que cuestionable, Blue Reflection no me ha parecido en absoluto un mal juego. Obviamente este es un juego de nicho que no gustará a todo el mundo, y es que si no os gustan los títulos pausados probablemente este no sea para vosotros, pero si sois aficionados al trabajo de este desarrollador japonés, y os gustan los títulos como Atelier o Nights of Azure, estoy seguro de que este juego cumplirá vuestras expectativas.

  • 8/10
    Puntuación Final - 8/10
8/10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X