[Análisis] Mary Skelter 2

0 Flares 0 Flares ×

PlayStation Vita ha sido posiblemente una de las plataformas más vilipendiadas de la historia, quizás solamente comparable en estos años con Wii U, con la salvedad de que mientras Nintendo seguía nutriendo el catálogo de la maltrecha híbrida con títulos de factura propia, Sony ya había decidido abandonar su portátil, que tristemente y aunque presentaba más potencia que su competidora directa, 3DS, era incapaz de competir de tú a tú en un mercado dominado sobradamente por el hardware de La Gran N, y es que, si su presencia en el terreno de sobremesa siempre ha sido más irregular, no hay quien tosa a la compañía afincada en Kioto cuando se habla de portátiles.

La sucesora de la PSP recibió un trato injusto por parte de sus creadores, que prácticamente parecían querer fingir que esa máquina jamás había salido al mercado, dando completamente la espalda a sus usuarios. Siempre es triste ver como una buena máquina con tantas virtudes, como era el caso de PlayStation Vita, termina sus días de una forma tan burda.

No obstante, fueron muchos los que disfrutaron de su extenso catálogo gracias a obras como Uncharted: Golden Abyss, Gravity Rush o Tearaway, entre otros muchos. PlayStation Vita se consolidó como la casa de gran cantidad de títulos de corte nipón, desde una buena cantidad de novelas visuales, a un gran número de JRPGs: Persona 4 Golden, Ys: Memories of Celceta, Freedom Wars, Tales of Hearts R o Muramasa Rebirth son algunos de los que me vienen a la cabeza.

Entrando a géneros más nicho, hubo un dungeon crawler que llamó especialmente mi atención, Mary Skelter. La culpa, como no podía ser de otra forma, la tenía el diseño de personajes de Kei Nanameda, por el que como ya sabéis, siente especial devoción. Hoy os vengo a hablar de Mary Skelter 2, aunque en esta ocasión el lanzamiento de Idea Factory es exclusivo de Nintendo Switch (aunque en Asia hay una versión de PlayStation 4). ¿Listos para volver a combatir a los Marchens y Nightmares junto a nuestras Blood Maidens?

 

Intentando escapar del infierno

Nuevamente y como ya se contó en el Mary Skelter original, la historia vuelve a desarrollarse en The Jail (La Cárcel), una prisión que se alimenta de los humanos en su interior. No queda demasiado claro el surgimiento de esta estructura, que parece haberse erigido sobre lo que antaño fueron las tierras de Japón. En cualquier caso, lo que queda patente pronto, es que es un lugar oscuro y hostil dominado por monstruosas criaturas (Marchens y Nightmares) que someten constantemente a los humanos encarcelados a torturas inenarrables. Es básicamente un infierno en la Tierra.

En un intento por dar con una nueva Blood Maiden que se una al plantel y tener así más facilidades para alcanzar la ansiada meta de abandonar The Jail; Red Riding Hood, Otsuu y Little Mermaid se adentran en las mazmorras donde finalmente, consiguen liberar a una gran cantidad de humanos presos entre los que se encuentran Alice y Jack. Al intentar regresar a la base, nuestro grupo se topa con la Nightmare (Pesadilla) que protege esa zona, un monstruo a priori indestructible que intenta atacar a Alice, aunque gracias a la ágil intervención de Jack, este recibe el golpe en su lugar. Es en este instante cuando Alice, tremendamente enfadada comienza a atacar al Nightmare entrando en un estado de frenesí en el que no distingue aliados de enemigos, volviendo a recibir Jack otro impacto en su afán por proteger a Otsuu…

En el fervor de la batalla entre Alice y el monstruoso ser, el suelo colapsa y Otsuu, Little Mermaid y Jack caen. Más tarde, las dos muchachas despiertan para ver como el joven que se había jugado la vida por salvarlas, al igual que a Alice, está al borde de la muerte tras los severos daños recibidos. El debilitado cuerpo de Jack va siendo consumido por una vid que finalmente, lo transformará en un Nightmare, que conservará en parte su humanidad y podrá comunicarse con Otsuu.

Es muy posible que, si habéis podido disfrutar del primer Mary Skelter, hayáis tenido un ligero sentimiento de deja vu al leer unos párrafos más arriba sobre la historia de esta segunda entrega. Efectivamente, es normal, puesto que los primeros minutos van a ser exactamente iguales con la adición de Otsuu y Little Mermaid. ¿Por qué? Bueno, es algo a lo que no puedo dar respuesta sin fastidiaros… Aunque quisiera aprovechar este momento para recordaros que Idea Factory recomienda encarecidamente jugar al segundo título antes de meterse con el primero (siempre y cuando no sea ya demasiado tarde y hayáis jugado en sus versiones de PS Vita o PC), y aunque esto podría sonar confuso o incluso, totalmente falto de coherencia, tiene su explicación al final de Mary Skelter 2.

 

Combatiendo entre sangre y locura

En el plano jugable Mary Skelter 2 es bastante continuista, abrazando las mecánicas de su predecesor. Nuestro equipo puede estar conformado hasta por seis Blood Maiden, que se dividen entre el frente y la parte trasera, siendo aconsejable posicionar delante a aquellas más enfocadas al combate cuerpo a cuerpo y que cuentan con más salud, mientras que la retaguardia quedaría cubierta por aquellas más débiles y centradas en la utilización de magias, ya sea curativas o dañinas.

Las Blood Maiden podrán actuar antes o después según si su estadística de agilidad es más o menos elevada. Otsuu, por su parte, tiene una condición especial como ya la tenía Alice en el Mary Skelter original, y es que, al llevar asociado a Jack, puede llevar a cabo dos acciones repartidas entre ella misma y Jack (puedes usar dos veces a Otsuu o Jack, o una vez a cada uno). El menú de combate es bastante similar al del primer juego, ofreciendo la posibilidad de atacar normalmente, utilizar habilidades de maná, lamer la sangre de una compañera para obtener algún beneficio, defenderse o huir. A esto se le suma el comando “Embrace” (abrazo), que explicaré más en detalle cuando me centre en el papel de Jack en combate.

Durante los combates, la sangre de los enemigos nos salpicará rellenando un medidor en las Blood Maiden que les permitirá entrar en Massacre Mode o, si la corrupción no es purgada antes de que esto ocurra, un temido estado de frenesí conocido como Blood Skelter Mode. El Massacre Mode es muy conveniente, puesto que transforma ligeramente a nuestra luchadora para darle acceso a unas estadísticas mayores y unas Massacre Skills muy poderosas a un coste de maná bastante bajo, que facilitarán nuestro camino hacia la victoria. Si el medidor se llena, pero la sangre aparece en color negro (corrompida), nuestra Blood Maiden entrará en Blood Skelter Mode, una suerte de modo berseker en el que no se distingue entre enemigo y aliado, haciendo que este aumento en sus habilidades pueda jugar en nuestra. Generalmente y siempre que podáis evitarlo, os aconsejaría hacerlo, no obstante, siempre puede usarse como método desesperado, aunque particularmente no me ha dado resultados alentadores.

¿Hay alguna forma de purgar la corrupción de nuestras Blood Maiden? Por supuesto, nuestro buen amigo Jack vuelve a tomar el rol de salvador en este sentido. Su sangre es especial y proyectándola contra nuestras jóvenes, puede purificar esa sangre para impedir así el arriesgado Blood Skelter Mode. Además de esto, Nightmare Jack tiene la posibilidad de sacar a una Blood Maiden del Blood Skelter Mode, aunque esto, repercutirá de forma muy negativa en su medidor de cordura. Entre sus otras habilidades, Jack puede negar la acción de un enemigo durante un turno, pero de nuevo, esto influirá para mal en su inestable salud mental. ¿Qué pasa si Jack pierde su cordura completamente? Bueno, lo mismo que pasaría con el Blood Skelter Mode pero de una forma mucho más agresiva, ya que es un Nightmare y sus envites son tremendamente poderosos. Si esto ocurre, nuestras opciones oscilan entre rezar para evitar bajas e intentar acabar el combate cuanto antes, o el comando “Embrace” de nuestras muchachas, que ayudará a calmar a Jack. Si Nightmare Jack entra en este estado tres veces en un mismo combate, supondrá un Game Over.

Uno de los añadidos en esta segunda parte, es el Kagome-Kagome Effect, un efecto provocado por un arma con Bloodshot, que, tras un daño masivo de sangrado, da la vuelta al contrario haciendo que nos dé la espalda, facilitando así el que reciba un mayor daño.

Una prisión con vida propia custodiada por Nightmares

The Jail se presenta nuevamente dividida en varias secciones con diversas plantas que recorrer en esta cuadrícula, como suele ser habitual en el género. A cada paso iremos descubriendo zonas del mapeado, mientras lidiamos con los enemigos aleatorios, así como otros que aparecen de forma presencial y que suelen estorbar delante de algunos cofres o mecanismos necesarios para avanzar en nuestra desventura.

Por supuesto, no podían faltar una serie de trampas para intentar mermar un poco más nuestra salud, por si los enemigos por si solos no fuesen suficiente. Igualmente, cada Blood Maiden tiene una habilidad propia necesaria para progresar por este tortuoso laberinto. Otsuu, por ejemplo, es capaz de poner unas esferas en redes vacías para no caer al vacío, mientras que Little Mermaid, dispara flechas de hielo capaces de congelar agua o reventar bombas y globos.

En cada zona hay un Nightmare que se encarga de defenderla y con el que posiblemente, vayamos a toparnos en más de una ocasión. Tristemente, si esto pasa nuestra mejor baza será huir, ya que afrontar un combate puede perjudicarnos severamente por la fortaleza que tienen estos monstruosos seres, puesto que, de todas formas, lo único que seremos capaces de hacer será incapacitarlos durante unos segundos mientras aprovechamos para correr (si nos acorralan no nos quedará otra que enfrentarlos). ¿Quiere decir esto que no pueden ser derrotados? No, siempre y cuando acabemos con el núcleo de la mazmorra en cuestión que está en la planta final de esta, habrá opciones reales de derrotar al Nightmare.

Las peleas contra los Nightmare suelen ser exigentes, por lo que es importante ir bien preparado cuando vayamos a explorar y disponer de un buen conjunto de objetos. Estos enfrentamientos se dividen en dos fases. En la primera hay que destruir cada una de las partes del cuerpo del Nightmare, mientras que, en la segunda, suele ir acompañado de algún que otro Marchen y es el momento definitivo de liquidarlo por completo.

Al igual que su precursor, Mary Skelter 2 es un dungeon crawler complicado y demanda del jugador una implicación. No hay autoguardo ni puedes guardar cuando quieras, de hecho, los puntos de guardo son escasos, aunque gracias a la habilidad de Nightmare Jack esto puede subsanarse (crea un agujero de conejo que deja guardar, pero deteriora su salud mental). A menos que guardéis con cierta frecuencia, puede que os llevéis algún que otro susto y perdáis una hora de juego o más (algo que aprendí con rabia y pesar en el primer juego). De hecho, incluso nos podemos complicar más la vida quitando opciones como guardar durante una exploración o bajar nuestras estadísticas, en pos de ganar más oro y experiencia. Las peleas con Marchen son frecuentes, las trampas constantes (y las caídas erosionan de forma especialmente agresiva la salud del equipo) y los objetos finitos, tenedlo en cuenta antes de partir de la base.

 

Es importante prepararse antes de explorar

Desde el pequeño remanso de paz que ofrece nuestro asentamiento, se pueden hacer muchas cosas interesantes, entre ellas, comprar objetos útiles para la exploración desde la tienda, así como armas y armaduras, siendo posible además su mejora siempre y cuando tengamos los materiales necesarios. Tener actualizado el equipamiento es tremendamente importante, puesto que la dificultad del juego va in crescendo piso por piso, y tener más personajes en el equipo puede ser útil, pero la cantidad de enemigos incrementará igualmente.

Igualmente, es conveniente abandonar la base con misiones secundarias, puesto que cumplirlas nos reportará oro y objetos. Asimismo, os invitaría a plantar semillas con frecuencia, que una vez florezcan, nos reportarán importantes beneficios en forma de objetos curativos, dañinos, o incluso, equipamientos ya mejorado que podría venirnos como agua de mayo para sustituir nuestras vetustas armas y armaduras.

En este mismo punto se dan conversaciones y eventos secundarios, ya que aquí se encuentran las habitaciones de las féminas. Es posible comprarles regalos para subir la amistad entre ellas, y remodelar los dormitorios comprando muebles nuevos. Por otro lado, mediante un minijuego de purificación se puede limpiar la corrupción en las Blood Maiden, a costa de desgastar la salud mental de Jack (esto fue censurado en la versión asiática de PlayStation 4 por Sony)

Finalmente, desde la clínica se pueden analizar paquetes de sangre que pueden mejorar algunas características de las Blood Maiden. Además, existe la posibilidad de bajarlas de nivel a cambio de diversos beneficios y, más importante todavía, el poder cambiar de trabajo (siempre y cuando dispongamos del ítem requerido para ello), lo que conlleva un cambio de vestimenta y habilidades.

Cuentos infantiles pesadillescos

A nivel gráfico, los diseños de personajes de Kei Nanameda vuelven a ser lo más destacable, como siempre que está involucrado en una obra. Sus creaciones son preciosas y están muy detalladas, siendo un completo placer disfrutar de las Blood Maiden y sus diversas formas (Massacre Mode y Blood Skelter Mode). Los escenarios, son una deformación grotesca de lo que bien podría ser una representación demoníaca de un cuento de hadas, al igual que los propios Nightmares. Por ejemplo, el escenario de Little Mermaid (La Sirenita) es una especie de acuario lleno de coloridos corales, acompañado de afilados dientes en la parte superior. El Nightmare perteneciente al cuento de Alice (Alicia en el País de las Maravillas), es una terrorífica versión de la Reina de Corazones, mientras que la relacionada con el cuento de Hansel y Gretel, es un ser gordo, monstruoso y ensangrentado con ojos en sus hombros, pero adornado con galletas y caramelos.

La banda sonora ha sido compuesta por un grupo de compositores nipones: Yoh Ohyama, Yoshihiro Kawagoe, Toshimichi Isoe, Kazune Ogihara, Toshiki Katoh. Este grupo ya ha trabajado con anterioridad en las composiciones musicales de otros juegos de Idea Factory como Fairy Fencer F, Dark Rose Valkyrie o el primer Mary Skelter. Mary Skelter 2 consta de 21 temas instrumentales con una duración aproximada de unos 45 minutos. Entre ellos, hay una variedad realmente interesante, desde temas más tranquilos y emotivos, hasta otros más estridentes y mecánicos para insuflar nerviosismo al jugador cuando huye de un Nightmare o pelea contra este. En el título de Idea Factory también hay momentos para el humor, y así queda reflejado con un tema desenfadado que suena durante determinados momentos conversacionales.

El título cuenta con voces en japonés e inglés, aunque yo sin duda, os recomendarías utilizar las originales niponas. Sobre los subtítulos, como ya pasó con la primera entrega y en general con todo lo distribuido por la buena gente de Idea Factory, solamente disponemos del idioma de Shakespeare para guiarnos.

Seguramente os interesa saber que Mary Skelter: Nightmares viene de regalo y podrá jugarse una vez completado este segundo juego o antes si lo descargamos mediante DLC (gratuito). Personalmente, me parece un gesto maravilloso por parte de la compañía, puesto que así la historia no queda incompleta. Si además tenemos en cuenta que el precio de venta será de 39,99€, merece muchísimo la pena.

 

Conclusión

Mary Skelter 2 es un título muy fácil de recomendar, puesto que, si disfrutas con los dungeon crawler mínimamente exigentes, este es (junto a Mary Skelter: Nightmares que va en el pack sin coste alguno) uno de los mejores que puedes encontrar no solo para Nintendo Switch, sino en el mercado de consolas en general.

Sus mecánicas jugables ligadas a las Blood Maiden, Nightmare Jack y The Jail, una prisión con vida propia, hacen de este un título original que va más allá de meros equipamientos y sistemas de trabajos, para ofrecerte muchas más variantes que la mayoría de los juegos del género. Si a esto le sumas la garantía que supone el arte de personajes de Kei Nanameda y el fantástico conjunto sonoro, Mary Skelter 2 debería ser una compra obligada para cualquier fan del mazmorreo con toques de rol.

Por último, podéis echar un vistazo a nuestro unboxing de la edición limitada japonesa del juego en este link.

Análisis - Mary Skelter 2

Distribuidora: Idea Factory

Version analizada: Nintendo Switch

Sinopsis: ¡La pesadilla continúa en Mary Skelter 2! En este juego de exploración de mazmorras en primera persona, encarnarás a varios personajes inspirados en cuentos de hadas, las Damas Sangrientas. Cada una de ellas cuenta con características individuales altamente personalizables. Combate en encarnizadas batallas por turnos y mantén el equilibrio entre poder y locura con un sistema de transformación basado en la sangre. Huye de una cárcel viviente con las indestructibles Pesadillas pisándote los talones.

  • 7.5/10
    Historia - 7.5/10
  • 8.8/10
    Jugabilidad - 8.8/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 8.5/10
    Sonido - 8.5/10
8.3/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X