Fecha de Lanzamiento
26/08/2022
Distribuidora
Bandai Namco
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
Xbox One
Pocos personajes hay más icónicos en la industria del videojuego que Pac-Man. La simpática bola amarilla de Bandai Namco hizo su primera aparición a principios de los 80s en los salones recreativos de todo el mundo con su mítico arcade homónimo, y desde ese momento pasó a ser una de las caras visibles del mundillo del videojuego. Pac-Man fue capaz de superar una enorme crisis que afectó a todas las desarrolladoras de la época, y ha sabido adaptarse a la gran mayoría de cambios que se han dado en la industria. ¿Que los arcades perdían fuerza y comenzaban a destacar las consolas? Pac-Man era de los primeros en aparecer en formato cartucho. ¿Que los gráficos 2D se disipaban con el desarrollo de la tecnología 3D? Ahí estaba Pac-Man para ofrecer un juego que aprovechara este impulso gráfico y tecnológico. Precisamente fue este uno de los mayores cambios que sufrió el personaje, y que consiguió actualizarle de forma adecuada, pues con el lanzamiento de Pac-Man World no solo consiguieron dar forma a un plataformas 3D interesante y completo, si no que además conseguían establecer un nuevo diseño y una nueva comprensión de su universo. Si bien el juego no alcanzaba el nivel de los grandes títulos de plataformas (véase Super Mario 64, la trilogía Crash Bandicoot o los emblemáticos Banjo-Kazooie), sí que conseguía ofrecer un título muy divertido y sólido que rendía un fantástico homenaje a la historia del personaje. 

Pac-Man ha seguido en boca de todos hasta el día de hoy, ya sea por la aparición en proyectos externos (como en Super Smash Bros., o en cintas como Rompe Ralph) o por el desarrollo de proyectos propios. Sin embargo, es cierto que de estos últimos la bola amarilla anda algo escasa, ya que lo último «canónico» que vimos fue Pac-Man Championship Edition 2, lanzado en el cada vez más lejano 2016. Y aunque tuvimos la llegada del divertidísimo Pac-Man 99 a Nintendo Switch en 2021, se echaba en falta el lanzamiento de un juego completo. Parece ser que esto llegó a oídos de Bandai Namco, quienes en un creciente interés por traer de regreso algunos de sus títulos más icónicos decidieron remasterizar el antes citado Pac-Man World. Llega así, casi por sorpresa, Pac-Man World: Re Pac, título que adapta el clásico de PS1 a la actual generación de consolas de una forma similar a como ya lo hiciera la misma compañía hace un par de meses con los juegos principales de la serie Klonoa. ¿Queréis saber si ha funcionado igual de bien que en ese caso, o si no merece tanto la pena esta remasterización? Pues no demos más rodeos, y respondamos a esta duda en el análisis completo, que podéis leer a continuación.

 

Un momento, ¿dónde está mi familia?

Para los que no hayáis jugado al título original, quizá os sorprenda conocer que Pac-Man World cuenta con un modo historia que se plantea como el pilar central que estructura todo el título. Y, aunque es bastante raro pensar que existen juegos de Pac-Man con historia, lo cierto es que la de este título funciona bien gracias a su simpleza y a su carácter desenfadado. Así, en este juego nos pondremos en la (esférica) piel de Pac-Man, quien recibe una desagradable sorpresa el día de su cumpleaños: ¡Toda su familia ha desaparecido! No queda rastro alguno de su esposa, sus hijos o su perro, más allá de una pequeña postal en la que se muestra un evento en la isla de los fantasmas… ¡Donde el evento principal es conocer a Pac-Man! Con esto queda todo más claro, pues es evidente que se trata de una trampa de los fantasmas, sus archienemigos, para atraer a Pac-Man y atraparlo. Sin dudar ni por un instante, nuestro amarillento protagonista decide aventurarse para así rescatar a todos los miembros de su familia, descubriendo por el camino una variedad única de localizaciones. Como os decía, la historia es sencilla a más no poder, y no ofrece nada de sorpresas o giros. Pero… ¿Realmente lo necesita? Para nada, la verdad, pero es su simpatía y su sencillez lo que me han acabado ganando. Es un juego claramente pensado para los más pequeños de la casa, y en este sentido funciona absolutamente bien. Quizás los adultos no encontréis una historia que os consiga enganchar, pero es algo evidente. Quizá si os conquiste más su jugabilidad, pero hablaremos de eso más adelante. 

Pero antes me gustaría hablar brevemente sobre su genial traducción, pues el título nos ha llegado traducido al español y el resultado es, como ya nos viene acostumbrando Bandai Namco, excepcional, permitiendo a cualquier jugador disfrutar del título sea cual sea su edad o su nivel de español. De nuevo, no es un juego en el que tengan especial importancia los diálogos o los textos, pero se agradece que se realicen trabajos así. También me gustaría comentar lo bien adaptada que está la banda sonora, pues a pesar de que algunos temas son algo flojos y repetitivos nos permite disfrutar de nuevo de esta y con un nivel de calidad inédito hasta el momento. Ya os digo, a pesar de que contaba con margen de mejora estoy contento con como se ha mejorado el título a nivel sonoro, destacando sobre todo el ámbito de los efectos sonoros, de lo mejorcito del título sin duda alguna.

 

Rodando y rescatando

A nivel jugable Pac-Man World: Re-Pac se presenta como un título de plataformas en 3D de corte clásico, en el que deberemos completar extensos niveles localizados en seis islas distintas mientras acabamos con los enemigos, obtenemos las frutas de bonus y conseguimos monedas arcade. Ocurre en este título algo similar a lo que ocurría en los Klonoa, y es que a pesar de tener un número de niveles bastante reducido el juego consigue alargar su duración gracias a la gran cantidad de objetos extra presentes en cada nivel y a la posibilidad de desbloquear secciones y modos de juego ocultos. De hecho, diría que este juego es algo más completo que los de la otra mascota de Bandai Namco, gracias precisamente a lo repletos de secretos que están los niveles. Eso sí, el diseño de niveles no es tan interesante y, aunque siguen presentando diseños bastante divertidos y bien pensados, quizá no enganchan tanto como los del bueno de Klonoa. Donde sí que me ha convencido más el juego es en el control del personaje, mucho más cómodo y preciso, destacando la enorme variedad de ataques y movimientos que puede realizar: Pac-Man podrá saltar sobre los enemigos, lanzar bolas amarillas, rodar para coger impulso, transformarse en su versión gigante para devorar fantasmas, transformarse en una versión metálica… Es muy divertido usar a Pac-Man, y cada una de estas habilidades están bien aprovechadas en los niveles. Vaya, he disfrutado bastante de su diseño de niveles y del control del protagonista, pero es que encima el juego consigue ser más accesible que el original gracias a ciertas decisiones que, a mi parecer, son muy acertadas: encontramos mejoras en la precisión de los movimientos y ajustes en la dificultad de ciertos niveles. Es, en este sentido, la ocasión perfecta para que cualquier jugador le de una oportunidad al título, en especial los jugadores más novatos y los más pequeños de la casa.

Sin embargo, a nivel gráfico creo que el trabajo podría haber sido mucho mejor. Y es que si bien se ha realizado un buen trabajo de adaptación de los modelos de los personajes y de las texturas, considero que el resultado sigue quedando muy por detrás de lo visto en los juegos de la actual generación. Por ejemplo, el trabajo realizado en otros regresos de sagas clásicas como Crash Bandicoot N-Sane Trilogy o Spyro Reignited Trilogy es mucho más vistoso y satisfactorio, haciendo que los títulos se vean realmente modernos y visualmente atractivos. Podrían haberse mejorado bastante los efectos especiales, la iluminación o el sombreado, además de ciertas animaciones. El resultado no es lamentable, pero sí que cuenta con mucho margen de mejora. En lo referente a lo técnico el juego funciona mucho mejor, pues no cuenta con bugs o errores reseñables, y su rendimiento es muy destacable, evitando en todo momento caídas o ralentizaciones, que es algo que sí se presentaba en otras remasterizaciones similares.

 

Conclusión: A cazar fantasmas, en mejor forma que nunca

Pac-Man World: Re-Pac es la versión definitiva del clásico título de PS1, que regresa a las consolas de actual generación con un apartado jugable pulido y con un diseño de niveles que se mantiene tan fresco como el primer día, pero que no consigue acercarse al trabajo realizado en otras remasterizaciones en lo referente al apartado gráfico. Es un juego perfecto para los mas pequeños de la casa, quienes disfrutarán de su sencilla historia y su elenco de personajes. Es uno de los mejores juegos del personaje, y aunque no alcance el nivel de los grandes juegos de plataformas de la época, sigue siendo una opción muy divertida. Eso sí, aunque está repleto de contenido, sí que se echa en falta la inclusión de las secuelas, lo que nos da a entender que tendremos nuevas remasterizaciones en un futuro.

7.7
Recomendado
">
Sinopsis
¡PAC-MAN llega a casa por su cumpleaños y descubre que los fantasmas han secuestrado a su familia y a sus amigos, y han arruinado la fiesta! Para rescatarlos, PAC-MAN pone rumbo a la Isla Fantasma.
Pros
Historia sencilla y perfecta para los más jóvenes
Jugabilidad pulida y diseño de niveles formidable
Los efectos sonoros son realmente buenos
Contras
Hay mucho margen de mejora en cuanto al apartado gráfico se refiere
Se echa en falta la inclusión del resto de juegos de la saga