[Análisis] Phantom 81 V2 de KiiBOOM

El mundo de los teclados es, claramente, muy amplio, y tenemos miles de opciones dependiendo del tipo de uso que le vamos a dar. Tenemos mecánicos, de membrana, con luces, personalizables, etc. También podemos elegir según el ruido que queremos que hagan, o la dureza de las teclas, lo que viene siendo importante pensar cual queremos y como lo queremos, y, sobre todo, el presupuesto que tenemos para ello, ya que hay algunos, como del que vamos a hablar hoy, que no es precisamente para todos los bolsillos. El protagonista de hoy es el Phantom 81 V2 de KiiBOOM, un teclado mecánico personalizable  muy completo en todos sus aspectos y que, si no te enamora, es que no tienes ojos en la cara.

 

Características

  • Número de teclas: 82
  • Material: Acrílico
  • Estabilizados: Plate-mounted
  • Tipo de PC: Hot-swappable con 3/5-pin Mechanical Switches
  • RGB: South-facing RGB LEDs
  • ANTI-GHOSTING: NKRO anti-ghosting.
  • Conectividad: USB-C, Bluetooth 5.0, 2.4GHz Wireless
  • Batería: 4000mAh
  • Tamaño: 330x150x35 mm
  • Peso: 1450g

Unboxing

El Phantom 81 V2 viene  muy bien presentado y protegido en una caja de lo más llamativa. La caja es morada y en el frontal no viene una imagen del teclado como tal, que sería lo lógico por como funcionan las compañías de periféricos, sino que vemos una imagen tipo boceto donde vemos el teclado sin las teclas, dando a entender que es totalmente personalizable. en la zona trasera apenas vemos información, solo la imagen y logo de la marca y poco más. Esto hace que el teclado sea una incógnita hasta que lo abres, lo cual hace que la sorpresa de encontrarte el producto sea aún mayor.

Al abrirlo, encontramos una microfibra muy suave que no tengo claro si es para tapar el teclado cuando no lo estemos usando o si es para colocar el teclado encima, aunque no tendría mucho sentido porque el propio teclado viene con almohadillas debajo. Debajo, encontramos el teclado bien protegido por corcho duro negro y una funda de plástico suave. Al principio, y por la imagen de la caja, pensé que iba a tener que montar el teclado yo misma, pero viene perfectamente montado y listo para usar.

En la c aja también encontramos un cable USB-C blanco, y algunas herramientas para la personalización y mantenimiento del teclado: una herramienta para sacar las teclas, una para sacar los switches, un destornillador pequeño, dos switches de repuesto y dos tornillos por lo que pueda pasar. Bastante completo la verdad, incluyendo prácticamente todo lo que vamos a necesitar.

 

Un diseño de lujo

Si hay algo en lo que destaca el Phantom 81 V2 es en su diseño. Partiendo de que lo tenemos en cinco colores diferentes, su carcasa es transparente, dejando ver lo que hay dentro de la montura del teclado, muy al estilo las Game Boy que se pusieron de moda en su día y que, por lo menos a mí, me encantaban. El teclado cuenta con 82 teclas, lo que significa que no tiene el módulo numérico, que se vende a parte, lo cual puede ser un poco inconveniente para algunas personas, en mi caso por ejemplo, estoy acostumbrada a no tenerlo.

Las teclas son transparentes con la tipografía en negro, y tengo que reconocer que quizás sea lo que menos me gusta del teclado, la tipografía usada en las teclas, puesto que es un poco tipo dibujo y, aunque es bonita, le quita seriedad al teclado en sí, que es bastante elegante. Hay que decir también que yo hablo del modelo «Clear», que es el transparente con letras negras, los de colores llevan las teclas del color elegido versión traslúcida con las teclas en blanco.

Otra cosa llamativa del diseño del teclado es la cantidad de configuraciones de luces distintas que tiene, dejándonos con la difícil tarea de decidir cual es la que más nos gusta. Además, contamos con dos configuraciones de luces, la de las teclas en si, y la de la parte que rodea el teclado, que se configuran de manera independiente para que hagamos la combinación que más nos guste. Además, una vez elegido los efectos, también podemos cambiar el color, la intensidad e incluso la velocidad del efecto escogido, dando lugar a millones de combinaciones posibles para los que aman configurar su teclado al máximo.

Por último, a parte de las teclas, contamos con una rueda de regulación de sonido, perfecta para manejar rápidamente esta característica dependiendo de para que función estemos utilizando el teclado en cada momento. Hay que destacar también que el teclado pesa lo suyo, casi kilo y medio, por lo que no es recomendable transportarlo demasiado.

 

Conectividad y comodidad

Una de las primeras cosas que sientes cuando te pones a escribir con el Phantom 81 V2 es la amortiguación de sus teclas. El sonido suena amortiguado y no es tan estridente como en otros teclados mecánicos, y la sensación al escribir es la misma, lo cual crea una sensación de comodidad que es bastante placentera. Pero aún así este modelo tiene una pega en cuento a la comodidad, es más alto que otros teclados y no cuenta con un reposamuñecas incluido, lo cual puede hacer que las sesiones largas de escritura o uso se vuelvan un poco incómodas. Por lo tanto, si estáis pensando en comprar este modelo, os recomiendo comprar a parte un reposamuñecas que se ajuste bien a su altura. También decir que, por lo menos de momento, la marca no da opción a comprar el teclado con otra distribución que no sea la americana, lo cual puede ser también incómodo dependiendo de para qué vayamos a usar el teclado.

En cuanto al uso del teclado, una de las cosas que más destacan es lo bien preparado que está para diferentes conectividades. En el propio teclado contados con dos botones que podemos deslizar dependiendo de la configuración que vayamos a usar. Primero tenemos uno que nos permite cambiar entre sistemas operativos, entre Windows y MAC, lo cual es bastante útil para todo tipo de usuarios, pudiendo adaptar la distribución, atajos de teclado y demás a cada uno de los sistemas. Además, en el otro botón podemos configurar el tipo de conexión con la que queremos usar el dispositivo, que cuenta con tres: por cable, usando el cable tipo USB-C que viene incluido en la caja, por Bluetooth, conectándolo directamente a dispositivos que lo soporten, o con el adaptador mini USB inalámbrico que viene guardado en la carcasa del propio teclado. Estos tres tipos de conectividad hacen que prácticamente puedas usar el teclado con cualquier tipo de dispositivo: ordenadores, móviles, consolas, etc.

Como dato curioso, la latencia cuando se usa de forma inalámbrica o por bluetooth no se nota absolutamente nada, por lo que puedes usarlo de la manera que más cómoda te sea y te convenga.

 

Conclusión

El Phantom 81 V2 es un teclado de lujo tanto por su diseño como su funcionalidad, que se ve un poco trabada por no llevar reposamuñecas y no ofrecer diferentes configuraciones según el país, pero que igualmente merece mucho la pena por la calidad y sonido de sus teclas y las conectividades que ofrece, así como por lo bonito y llamativo que es en general. Eso si, no es un artículo para todos los bolsillos, costando cerca de los 150€ en su tienda oficial.