[Análisis] Slay the Spire

0 Flares 0 Flares ×

Desde hace años he sentido interés por los juegos de cartas, desde simples partidas de tute o siete y media, hasta alguna que otra timba al poker con los amigos. Con el tiempo, esto derivó también en una afición a las cartas coleccionables, con especial hincapié a las Magic, a las que dediqué varios años de mi vida (y, ¿por qué no decirlo? Una buena cantidad de euros…). Asimismo, hace un par de años me introduje también en otro de estos juegos, Force of Will, que no tardó en conquistarme gracias a sus hermosas ilustraciones.

El caso, es que el tiempo pasa inexorable por todos y como es ley de vida, uno envejece y sus hábitos cambian a la fuerza. Cuando comencé en Magic era joven e inexperto, un chaval de instituto con amigos y tiempo libre para jugar de forma presencial cuando las ganas arreciaban. Ahora, las obligaciones y la falta de tiempo han conseguido que tenga que aparcar mi amor por las cartas coleccionables, una triste realidad con la que probablemente más de uno se sienta identificado. Es por esto que ahora, uno debe recurrir a algo más accesible y que permita jugar cómodamente sin necesidad de desplazarse o tener compañeros que coleccionen esas cartas: Hearthstone, Shadowverse o Gwent, pueden ser opciones interesantes.

Sin afán de seguir aburriéndoos con mis batallitas, debéis saber que mi alusión a los juegos de cartas coleccionables no es casual, puesto que el juego del que os hablaré ahora, Slay the Spire, basa su adictiva jugabilidad en un sencillo sistema muy similar a estos para mantenernos enganchados. La idea es sobrevivir y combatir para conseguir más y mejores cartas para nuestro mazo. ¿Os interesa la idea?

 

Sencillo y adictivo a partes iguales

Slay the Spire parte de un concepto básico muy sencillo: tienes un mazo de cartas y una torre generada proceduralmente que hay superar, para avanzar a un nuevo nivel de esta. En el mapa que se despliega ante nosotros se nos dan a escoger diferentes senderos plagados de enemigos y eventos, acompañados en menor medida de cofres, tiendas o zonas de descanso.

Los combates se desarrollan utilizando nuestra baraja, haciendo uso de las cartas de nuestra mano que mejor se adecuen a la situación, teniendo siempre en cuenta que todas tienen un coste propio y nuestro personaje parte con tres puntos. Lejos de la intrincada complejidad de algunos títulos del género, en Slay the Spire todo puede entenderse con facilidad desde el primer enfrentamiento, puesto que las cartas se reducen generalmente a ataque, bloque, buffo y debuffo. Algunas cartas cuentan con efectos adicionales, que están indicados y explicados (mediante pequeñas ventanitas), por lo que es complicado perderse.

Suele desarrollarse todo de forma bastante intuitiva, puesto que el juego nos informa sobre las intenciones de los enemigos (aparece mediante un icono su siguiente movimiento tras finalizar nuestro turno), lo cual ayuda a que nosotros basemos el uso de unas cartas u otras en base a ello. Por ejemplo, si el monstruo va a golpearnos con contundencia, sería aconsejable gastar cartas de bloqueo para reducir o evitar el daño; no obstante, si va a intentar castigarnos con alguna alteración de estado, igual decidimos centrar nuestros esfuerzos en atacar, en base a defendernos cuando la otra parte decida devolvernos la cortesía.

Igualmente, Slay the Spire pone a disposición de nuestro guerrero algunas pociones (que pueden conseguirse en tiendas o como recompensa tras los combates), que pueden ser de utilidad para momentos puntuales del combate, bien recuperando vida, aumentando nuestro ataque algunos turnos, etc. No puedo olvidarme tampoco de las reliquias, unos ítems (se pueden adquirir en tienda o cofres) que generan habilidades pasivas en nuestro personaje.

Al terminar, se nos recompensa con varios objetos, entre los que hay cartas nuevas para nutrir nuestra baraja. Por tanto, nuestro mazo cada vez será mayor y habrá que intentar decidir qué cartas combinan mejor y cuales pueden no tener cabida en nuestros planes. Slay the Spire te da un mazo conformado por cartas muy básicas y con el tiempo, va añadiendo algunas más complejas. De nuevo, no os preocupéis pensando que esto hará del juego algo inaccesible con el tiempo, puesto que no hay grandes combos a desarrollar, aunque bien es cierto que puede que nuestro juego se expanda desde la mano inicial, a la pila o el cementerio.

En la tienda se nos ofrece la opción de deshacernos de cartas que forman parte del mazo, algo que viene bastante bien para sanearlo y deshacernos de aquello que nos suponga más una molestia que una ayuda (eso sí, preparad dinero). Igualmente, se pueden modificar en las hogueras/zonas de descanso, subiéndolas de nivel, lo que lleva asociado un efecto algo mayor a la carta base y/o una disminución de coste al usarla (aumentando su habilidad, sea de daño, robo, etc.). Tened en cuenta que, si os quedáis con esta opción de potenciar una carta, no podréis descansar en esa misma hoguera para reponer salud.

En nuestro periplo por escalar la máxima cantidad de niveles posibles en la torre, nos veremos obligados a enfrentarnos a enemigos de élite y un jefe que aguarda pacientemente nuestra llegada a la última sala de cada piso. Seguramente ya lo habréis adivinado, pero estas batallas (especialmente contra jefes de final de zona), son bastante más complicadas que las que tienen lugar contra enemigos corrientes. No puedo daros muchos consejos salvo que seáis pacientes y observadores, ya que no es raro que tengan algún cambio de fase.

Otra de sus mejores virtudes, radica en el poder escoger entre tres personajes completamente diferentes, con un mazo propio y enfocado a desarrollar su propio juego. El Blindado, por ejemplo, dispone de más salud que sus compañeros y está más centrado en el daño físico; La Silenciosa, es menos dañina en poder físico, pero tiene a su disposición dagas y una envidiable cantidad de venenos para mermar la salud de los adversarios; por último, El Defectuoso, enfocado al daño elemental gracias a sus orbes de poder.

Por último, cabe hay que mencionar que Slay the Spire no está completamente libre de elementos de progresión, pero son mínimos. Cada uno de los tres personajes jugables tiene cinco «niveles» de desbloqueos para ganar, algo que simplemente agrega nuevas cartas y reliquias al conjunto general para futuros intentos en la torre. Aunque esto es bienvenido, no me parece suficiente. Al menos, los desafíos diarios y las tablas de clasificación están ahí para aliviar este sentimiento de estancamiento hasta cierto punto.

Si hay un área donde creo que el juego flojea, es en su presentación. Entiendo que fue desarrollado con un presupuesto modesto, pero en pocas palabras, los gráficos son bastante simples. Hay algunos diseños de personajes divertidos, en particular de los tres héroes principales, pero no por ello son memorables. Lo mismo puede decirse de la banda sonora, que se compone de música orquestal bastante estándar. Se ajusta bien al tono y al estado de ánimo, pero, una vez más, está lejos de ser algo que vaya a quedarse plasmado en nuestra mente. Estamos hablando de un juego de cartas, por lo que imagino que a la mayoría no le importarán estos problemas.

Conclusión

Slay The Spire combina con éxito la estrategia de un juego de cartas con la locura aleatoria de un roguelike, ofreciendo un desafío brutalmente duro que logra apañárselas para ser adictivo y agradable.

Asimismo, su sencillez en la propuesta hace que sea accesible para cualquier jugador, independientemente de si es más o menos ducho en los juegos de cartas, de hecho, incluso si eres un avezado jugador que ha decidido apartarse de la complejidad de algunas propuestas del género, muy posiblemente disfrutes del juego de Mega Crit Games.

 

Análisis - Slay The Spire

Distribuidora: Humble Bundle

Sinopsis: ¡Crea un mazo de cartas únicas, encuentra monstruos de lo más extraño y descubre el inmenso poder de las reliquias en Slay the Spire! ¡Juega bien tus cartas! Descubre cientos de cartas para añadir a tu baraja cada vez que te adentres en el capitel. Elige las cartas que combinan mejor entre sí para eliminar a los enemigos y alcanzar la cima. El interior del capitel cambiará cada vez que te adentres en él. ¡Toma el camino más seguro o arriesgado, enfréntate a distintos enemigos, elige distintas cartas, descubre diversas reliquias y enfréntate a jefes diferentes! En tu camino encontrarás poderosos objetos denominados reliquias que pueden mejorar tu baraja enormemente. Eso sí, para hacerse con una reliquia a veces no basta con el oro...

  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
  • 7/10
    Presentación - 7/10
8.0/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X