[Análisis] The Coma 2: Vicious Sisters

En 2015, Devespresso Games sacó a la luz un juego de terror coreano llamado The Coma: Cutting Class, título al que luego le darían una mejora gráfica y lo llamarían The Coma: Recut en 2017. En este juego de terror coreano llevábamos a Youngho, un estudiante que se quedaba atrapado en el Coma y que tenía que huir de su asesina para salir de la pesadilla en la que se había metido.

Por suerte para nosotros, el título no se quedó ahí y hace poco vivimos el estreno de The Coma 2: Vicious Sisters, un título que continúa la historia y que presenta unas notables mejoras respecto al primero.

 

Historia

En esta ocasión nuestra protagonista será Mina, la mejor amiga de Youngho en el primer juego, la cual está desolada porque su amigo está en Coma desde hace meses y ni los médicos saben por qué. La amargura de Mina le ha hecho bajar las notas y tiene que quedarse hasta tarde en el instituto para mejorar, haciendo que una noche se encuentre con su compañero Seho, y le siga a un misterioso almacén que, normalmente, está fuera de los límites del alumnado.

Bajo este contexto Mina entra en el mismo Coma que su amigo en el primer juego, un mundo que no comprende y en el que se ve perseguida por una asesina que es como su sombra. En él, tendrá que ayudar a los Vigilantes Fantasma, incluida Yaesol, también del primer juego, a acabar con la Hermana Viciosa, que es la que mantiene el Coma y ahora quiere viajar al mundo de los vivos.

Pasaremos por muchas penurias y decepciones durante la historia de The Coma 2, todo nos llevará a una maduración del personaje principal y en general de todos los personajes que encontramos en su día en el primer título y los nuevos de este segundo.

Sinceramente, la historia no tiene desperdicio y creo que funde muy bien cuentos de terror clásicos coreanos con una modernidad inminente en la propia corea, dejándonos un título entretenido, y con ganas de saber siempre que va a pasar.

Si bien es verdad que, en mi opinión, le falta algo de originalidad en algunos puntos, ya que vemos muchos reflejos del primer juego y, como en él, no se les saca punta bien y no nos enteramos de algunas de la historias secundarías que están en el juego pero no se explican en condiciones. Aunque también creo que han sabido jugar con algunos conceptos que se te dan en el primer juego pero no se explotaron entonces, como los Vigilantes Fantasma.

Jugabilidad

Hay que tener en cuenta que esta segunda parte añade muchas cosas a la jugabilidad que nos serán totalmente nuevas, mientras recupera algunas cosas básicas del primer juego. Lo primero es tener claro que nos encontramos en un título de desplazamiento lateral y que nuestro mayor problema es que nos sigue una psicópata asesina a la que no podemos matar, por lo que viviremos escondiéndonos de ella. En el primer juego, teníamos la posibilidad de agacharnos en silencio en la oscuridad para que no nos viera, esto ya no es así, sobre todo era muy poco creíble que con agacharte ya no te viese así que me alegra que lo hayan cambiado. A cambio, nos han puesto más estructuras donde escondernos, como debajo de mesas. Eso sí, hay que tener en cuenta que según el tipo de escondite haremos más o menos ruido al respirar y, si nos están persiguiendo, tendremos que superar QTE más complicados primero si estamos más cansados y segundo si nuestro escondite es más visible (ejemplo: haces menos ruido dentro de un armario cerrado que debajo de una mesa).

En el caso de fallar por primera vez un QTE o simplemente que la asesina te pille por banda, tendremos la opción de defendernos con otro QTE siempre y cuando llevemos un spray de pimienta en el inventario, objeto muy útil y que no ocupa espacio en la mochila, pero solo podremos llevar uno por vez. Hablando de objetos, en la mochila tendremos cuatro espacios desde el inicio y dos más que podemos desbloquear a lo largo del juego encontrando un objeto en particular. Entre los objetos que podemos tener se encuentran: comida para recuperar salud, bebidas para recuperar la resistencia, incluso algunas que tendrán diversos efectos en Mina, como que se canse más despacio o directamente no se canse. Otros objetos importantes son las vendas y el antídoto, que nos ayudarán a curarnos de los efectos que nos procuran los monstruos del Coma. Estos objetos podemos encontrarlos en los MUY numerosos cofres y cajas que hay por los escenarios y comprando en las máquinas expendedoras, ya os voy comentando que encontramos muchos más objetos que en el primer juego y bastante más dinero también.

Otra cosa importante a tener en cuenta en esta entrega es que ya no solo veremos al monstruo en el suelo que te puede crear sangrado y a la planta que te causa veneno (para estos sirven las vendas y el antídoto que antes comentaba), ahora también nos caerán cadáveres del techo y te podrán crear sangrado unos bichos que también están en el techo, por lo que hay que tener mucho cuidado. Para sortear a estos monstruos podremos correr en el caso de los del techo y usar la barra espaciadora para esquivar a los del suelo. Pero, cuidado porque también habrá otros monstruos que se muevan como la asesina. Uno de ellos es el acechador sombrío, al cual tendrás que esquivar o quemar con una cerilla espectral., también habrá otros como el carnicero, pero prefiero no explicarlos mucho porque algunos hacen spoilers de la historia.

En general, en el juego hay mucho aspecto coleccionable, igual que en el primero tendremos una serie de notas repartidas por los escenarios que nos contarán diversas historias y nos dará información sobre los personajes. Eso sí, para conseguirlas todas más vale que repaséis bien los escenarios e incluso volved cuando tengáis herramientas como, por ejemplo, la barra de hierro que nos dejará abrir puertas bloqueadas por maderas. Algo muy cómodo es que el juego nos incluye las «madrigueras» que nos deja volver entre las diversas localizaciones, porque esa es otra novedad, no solo estaremos en el instituto, también iremos a diferentes sitios dentro de la ciudad, como el mercado, el metro o el hospital.

Otro tema importante en el juego es que hay varias maneras de pasárselo. Puedes simplemente ir despreocupadamente por la historia, aunque os aseguro que el escenario final os será bastante complicado si vais de esta manera, pero vaya, podéis pasároslo así. La otra opción es ayudar a los Registradores, espíritus atrapados por la Hermana Viciosa que te ayudarán a crear objetos a cambio de algo que perdieron en vida. Estos objetos nos ayudarán a escapar de la asesina durante la historia, ya que si no los hacemos, Mina irá perdiendo PERMANENTEMENTE barras de vida, hasta que, en la última pantalla, solo tendrá una barra si no hacemos ninguno de los objetos. Los Registradores nos darán las instrucciones para conseguir estos objetos, y cuidado porque es fácil pasarse a alguno de ellos, tened en cuenta que cada escenario tiene un Registrador, si no lo habéis encontrado, buscadlo.

Otro de los muchos añadidos del título es la interacción, mucho más frecuente que en el primero, con otras personas vivas, entre ellas Yaesol, a la que ya conocemos bien. Yaesol nos ayudará en varias ocasiones, igual que otros vigilantes fantasma, y nos dará dos objetos bastante interesantes: uno de ellos es un móvil Nokia de esos del año de la polca que nunca se rompían, única herramienta para comunicarte dentro del Coma con otros vigilantes; el segundo son las cerillas espectrales, que nos permitirán quemar a los acechadores, evitar que nos ataquen los bichos del techo y, muy importante, abrir cofres con agarraderas, así que intentad tener siempre un buen acopio de ellas. En algunas máquinas expendedoras se venden bastante baratas y por los escenarios suele haber sueltas, así que no las perdáis.

En general, hay muchas cosas ocultas en el juego que no comentaré para no destripar nada, pero todo da una sensación de querer visitarlo todo, mirarlo todo y enterarte de todo lo que ocurre en el Coma, así que recomiendo mirar bien los mapas de las localizaciones, intentar memorizar que escenarios tienen puertas selladas con tablones para volver cuando consigáis la herramienta y ese tipo de cosas.

Como podéis ver, la jugabilidad es una experiencia mucho más disfrutable que en el primer título, añadiendo todo tipo de entresijos y objetos que tendremos que descubrir y experimentar para, una vez más, huir de esos tacones malditos que nos persiguen por todas partes. Otra cosa que se agradece es que la IA de la asesina está mucho más mejorada que en el primer título, y te encuentra mucho antes, por no decir que a veces parece que sabe donde te escondes, incluso empieza a hacerse más pesada cuantas más páginas coleccionables encuentras.

Gráficos y sonido

Como habéis ido viendo en las capturas, The Coma 2 tiene un estilo tipo dibujo que mejora mucho desde el primer título. Es un modo gráfico muy chulo y que le pega mucho a la historia y a la jugabilidad, sinceramente, a mi me ha encantado. Además, hay que fijarse mucho que, en cada escenario, aunque parezcan parecidos, siempre hay detalles que cambian, y eso es un trabajo bastante grande, teniendo en cuenta el estilo de dibujo y que las imágenes e ilustraciones están hechas a mano.

También me gusta como cambio gráfico, que cuando los personajes hablan entre sí, ya no son estáticos, se mueven y gesticulan, no una barbaridad, pero le da mucho dinamismo a las conversaciones y lo hace todo más notorio y llamativo para el jugador. Habría también que nombrar la mejora del diseño de los personajes, ya que creo que Mina, por ejemplo, en este segundo juego tiene una estética mucho más atractiva y profunda que en el primero.

En cuanto al sonido, la verdad es que el juego es una maravilla sonora. No por sus canciones, sino por sus efectos, prácticamente todo en el juego tiene su efecto, hasta los distintos tipos de suelo: por ejemplo, en el metro, vacío, huevo y subterráneo los pasos de Mina se escuchan muchísimo; mientras que en zonas llenas de sangre podemos escuchar pasos encharcados. También oiremos muchos sonidos de ambiente que, muchas veces, harán que se nos ponga el corazón en la boca.

 

Hay que comentar que, aunque resalte sus efectos de sonido, también tiene una serie de melodías muy bien escogidas, con mucha profundidad y, normalmente, va por escenarios y por personajes. Hay que tener en cuenta que jugar con música es una dificultad añadida, ya que escucharemos menos los efectos y los pasos de nuestra amiga la asesina, pero siempre podremos desactivarla si nos pone muy nerviosos.

Conclusión

Siempre me ha gustado el terror asiático, y Corea es muy buena en el género. A eso hay que sumarle una mejora en jugabilidad y gráficos importante del primer título a este, y una subida de dificultad que merece ser mencionada. Ya recomendaba el primer juego, pero este lo recomiendo aún con más ganas, te guste el estilo que te guste, deberías darle una oportunidad.

Lo malo es que solo podemos disfrutar The Coma 2 en PC, aunque más adelante saldrá en consolas, no sabemos aún la fecha exacta. Otro aspecto a tener en cuenta es que nos llega completamente en español con voces en coreano, algo que puede animar a mucha gente a probar ambos títulos. Así que ya sabéis, a darle una oportunidad, que no queréis cabrear aún más a la asesina…

[Actualización] El juego está disponible desde el 4 de septiembre en Xbox One, siendo además un título Xbox Play Anywhere.