[Análisis] Utawarerumono: ZAN

La franquicia de Utawarerumono puede aparentar no ser tan popular entre mucha gente, pero en realidad tiene su público. Siempre ha sido un juego de estrategia (al estilo Fire Emblem), pero en Utawarerumono: ZAN han querido hacer un lavado de cara. Ahora, en vez de tener que pensar cómo atacar, nos enfrentaremos a hordas de enemigos, huiremos de ellos y se harán muchas más cosas que detallaremos en este análisis.

Todo por el poder de una máscara

Empezaremos la aventura controlando a Haku, un joven que carece de memoria y acaba en un lugar que no reconoce. Entonces aparece Kuon, quien ayudará a nuestro protagonista a salir vivo del bosque y saber todo lo que le ha pasado para llegar allí.

El problema de esta nueva entrega es que no tiene  ninguna historia diferente a lo visto anteriormente en la saga, no aparecen personajes nuevos y empezamos en el mismo sitio que en el último juego de Utawarerumono.

La acción de este título está bien, pero lo que viene siendo la historia, ha sido una copia descarada de Mask of Deception y esta vez, no te da tiempo a simpatizar con los personajes. Por mucho que se juegue, acabas saltándote lo más rápido posible la parte de historia para llegar a tener 5 minutos de acción.

Diferentes maneras de acabar con los enemigos

En Utawarerumono: ZAN vamos a tener distintas formas de jugar. No se basará todo en el modo historia y ya, aunque si que haría falta una ampliación o secundarias, ya que acaba llegando a unas 10 horas máximas de juego en este modo. Lo bueno viene con lo demás, en el que amplia la aventura y le da un ápice de luz.

Las misiones secundarias no salen dentro de la historia en si, sino que es un nuevo modo de juego. El primero que desbloquearemos son los retos de la arena, donde podremos repetir partes en concreto de la historia y nuevas misiones con una dificultad superior, únicamente controlando a un solo personaje. Es una buena manera de adaptarse a jugar con todos, ya que podremos controlar un total de 12 personajes distintos.

Para el otro método son misiones libres, las cuales te ponen en un escenario de combate o un lugar en concreto y tienes una gran variedad de misiones, aunque la mayoría son de relleno, como recoger flores o huir de los enemigos.

Aunque con todos estos modos puedes estar entretenido, el punto fuerte reside en que hay cooperativo online de 4 jugadores. En esta ocasión, usaremos solo un personaje, y se pueden hacer las misiones libres o el modo historia. Hay algunas misiones libres bastante difíciles en la máxima dificultad, así que con ayuda de amigos o algún desconocido, todo es posible.

Equípate para las batallas

A medida que nos pasemos niveles adquiriremos una moneda del juego. Con estas monedas, podemos ir a una tienda, que tiene un rango de drop de cada una. Al principio solo podremos conseguir cosas que nos mejoraran ligeramente los ataques o habilidades, pero cuando completemos misiones, desbloquearemos mejores cosas para completar todo sin inconvenientes.

También existen las medallas militares, que son condecoraciones o logros que recibiremos por matar a un cierto número de enemigos, gastar objetos en batalla, usar monedas y más. La mayoría de premios son monedas para usar, pero encontraremos alguna skin que otra para alguno de los 12 personajes o técnicas nuevas para derrotar a todo ser viviente.

El cambio de estilo de juego

Como hemos dicho con anterioridad, Utawarerumono: ZAN ha cambiado su manera de jugar completamente. Antes era muy estratégico, usaba casillas para mover personajes y atacar y defender, pero ahora es un musou, o más bien un intento de musou. Nos esperan mapas pero son muy pequeños, y los enemigos no son ilimitados, sino que tendremos misiones de derrotar a 50, 100 o un número específico de adversarios y nos tocará movernos a otra parte del mapa, buscar el haz de luz y activar la siguiente misión. La otra misión suele ser derrotar a 50 más o a 3 de los enemigos que son un poco más duros, y al llevar de 3 a 5 misiones, aparecerá un boss en escena y tendremos un cara a cara con él.

Una cosa que ha mejorado considerablemente del juego es que ahora tiene escenas en 3D para presentar enemigos o los lugares donde estaremos. Aunque mayoritariamente, veremos al personaje en 2D hablando en un cuadro de dialogo. El apartado gráfico se sigue manteniendo igual que las otras entregas, no se nota una gran mejora, y la música característica de Utawarerumono sigue siendo algo que encanta, pero no hay mucha novedad y casi todo es reciclado.

¿Ha llegado a un buen nivel?

Utawarerumono: ZAN ha intentado innovar con un nuevo género en el que nunca se había involucrado, y a veces es para bien y otras para mal. En esta ocasión, la balanza se declina negativamente, tiene mucho de visual novel, pero sin poder decidir, y el musou no acaba llegando a lo que se necesita. Muchos jefes finales se acaban repitiendo y te enfrentas a ellos muchas veces durante la aventura, los mapas son pequeños y la trama de la historia no es ninguna novedad.

Pero no todo es negativo, ya que el modo online es algo que puede ayudar a mantener viva la llama de este juego por mucho tiempo, todo ello con el querer subir a todos los personajes y hacerte con las medallas para equipar. Es un reto, pero no imposible.