[Análisis] XIII

[Análisis] XIII

Fecha de Lanzamiento
10/11/2020
Distribuidora
Microids
Plataformas
PlayStation 4 y Xbox One
Versión Analizada
PlayStation 4
Allá por 2003, en pleno apogeo de PlayStation 2, un juego sorprendió a propios y a extraños con su historia de espionaje y acción, pero sobre todo, con su impresionante apartado gráfico cel shading. En ese año salió a la venta XIII, un título que años más tarde se convertiría en una obra de culto. Las aventuras del agente XIII fueron disfrutadas y alabadas por mucha gente, aunque no dejaba de ser una obra latente dentro de la comunidad de jugadores.

Así pues, podéis imaginar la sorpresa de muchos cuando hace un tiempo se confirmó que XIII volvería a nuestras consolas en forma de remake. Muchos, incluido yo, pensaron que este era el momento para probar aquel juego del que tanto habían oído hablar. Una obra con un poderoso apartado visual, un gameplay divertido y una historia interesante. Pero como siempre en estos casos una cuestión flotaba en el aire: ¿Cumpliría el remake con las expectativas de los fans y de la comunidad general de jugadores? La respuesta a esta pregunta está bajo estas mismas líneas. Bienvenidos al análisis de XIII.

 

Recuerdos borrados

XIII nos cuenta la historia de un agente secreto, un experimentado comando que pierde sus recuerdos tras recibir un tiro en la cabeza. Nuestra única pista es un tatuaje en su pecho, un número XIII. Sin embargo, tras ser rescatado en una playa, nuestro agente recibirá una desagradable visita, una horda de sicarios que abrirán fuego sin pensárselo dos veces. A partir de entonces, y siguiendo un tenue hilo de pistas, tendremos que recomponer nuestra historia, limpiar nuestro nombre y acabar con la corporación que amenaza nuestra vida.

Estamos ante una historia la mar de clásica, llena de tropos que ya hemos visto hasta la saciedad. Aún así, la trama se desarrolla con un buen ritmo, dejando al jugador en constante tensión de que pasará después. Los personajes, sin embargo, bajan el listón, pues la mayoría son planos y carentes de cualquier tipo de atractivo. El doblaje al español, realizado con voces conocidas y concordante con la personalidad de los personajes, ayuda a una buena sensación general, pero los nuevos modelados (de los que ya hablaremos) restan enteros a una interpretación que se queda en lo pasable.

Si os gustan las historias policiacas o los thriller de acción seguro que disfrutáis de la trama de XIII. El juego recuerda a obras del género del sigilo y la acción como Splinter Cell, pero sin llegar a acercarse al tremendo carisma y calidad que estas ofrecen.

 

Lo nuevo no siempre es mejor

En cuanto a su apartado jugable huelga decir que en un remake siempre se espera una evolución positiva, una jugabilidad y experiencia más depuradas, divertidas y satisfactorias. Y este, rotundamente no es el caso de XIII.

El juego cumple con sus mecánicas de acción, infiltración y sigilo, pero estas se ven lastradas de manera enorme por el rendimiento y la falta de pulido del producto final. Las colisiones de las armas a melé son aleatorias, absurdas y disfuncionales, dado que el sistema de colisiones del juego está completamente roto. Los disparos de nuestras armas de fuego parecen no tener impacto en los enemigos y la inteligencia artificial es simplemente bochornosa. Más de una vez hemos podido perder a nuestros perseguidores solo cambiando de habitación, o hacer que colisionen con una pared donde se quedaban atascados. Su comportamiento tampoco mejora en las fases de sigilo, siendo incapaces de detectarnos incluso aunque corriéramos a su lado sin ningún pudor y claramente en su campo visual.

En cada uno de los niveles podremos encontrar distintas armas y equipamiento que nos servirán no solo para defendernos, sino para acribillar de manera indiscriminada a decenas de enemigos o para infiltrarnos en lugares protegidos. Sin embargo, una vez más, gracias a la falta de balance y equilibrio del juego estas opciones quedan casi en segundo plano. Los controles llegan a ser tan tanque que algunas veces la mejor opción es liarse a puñetazos, incluso cuando te están disparando con ametralladoras. Tu personaje aguanta tanto daño y las animaciones son tan inexistentes que compensa correr hacia los enemigos como si fuéramos el mismísimo Hulk.

 

Un apartado técnico totalmente roto

Y hablando de animaciones… estas son casi inexistentes en el juego. Nuestro personaje es casi un robot, y la falta de animaciones o la total absurdez de algunas de las que sí existen rompen totalmente la inmersión. Acciones tan básicas como subir una escalera carecen de su propia animación, por ejemplo, y es difícil describir lo poco creíbles y absurdas que son las acciones de ataque con algunos objetos del entorno. Además, y por si esto fuera poco, el framerate probablemente sea uno de los más inestables que he visto nunca, sucediendo de manera continua microcongelaciones y efectos gráficos desagradables. Un auténtico desastre.

Por otra parte, quisiera hablar del renovado apartado gráfico del juego, apartado gráfico que ha dado que hablar. El título original presentaba un marcado y efectista apartado artístico basado en la técnica de cel shading, no obstante, en el remake nos encontramos de lleno con modelados 3D. Con toques tipo cómic, es cierto, pero muy lejos del efecto preciosista alcanzado en obras como Borderlands. El toque especial de la obra original se pierde en pos de unos modelados tridimensionales que, en harmonía con las robóticas animaciones, crean unos personajes planos y carentes de vida.

Es cierto que el conjunto, visto de lejos, llega a quedar bonito ante la cámara, pero mejor no acercarse mucho a los detalles.

En cuanto a su apartado sonoro… vuelvo a coger aire, porque únicamente tengo un mazazo que dar. He jugado casi la totalidad del gameplay con el audio totalmente bugeado. Efectivamente, parece ser que algunos archivos de audio del juego están dañados, por lo que algunos jugadores (entre ellos yo) hemos experimentado problemas con este apartado del juego. En mi caso me sucedió en la tercera misión. De repente, tras una carga, el audio comenzó a petardear, las conversaciones ya no se oían, y acabé escuchando únicamente ruido e interferencia. Esto se mantuvo durante todo mi recorrido, daba igual cuanto apagara juego y consola y volviera a cargar partida.

Hasta entonces la banda sonora era muy correcta y los actores de doblaje eran lo único que salvaba a unos personajes totalmente faltos de emociones. Me es imposible valorar más el apartado sonoro del título… ojalá pudiera.

 

Conclusiones y promesas

Tras la avalancha de críticas que le han llovido a Playmagic, la empresa ha pedido públicamente perdón por este desastre, asegurando que ya se encuentran trabajando en un parche para solucionar todos estos errores. Sin embargo, la compañía asegura que la situación mundial actual les ha golpeado muy fuerte, por lo que no pueden asegurar cuándo podremos descargar dichos arreglos. Es una auténtica lástima, pues tras todos los errores y fallos que presenta el juego podemos vislumbrar un producto que puede llegar a despuntar en calidad.

No obstante, y debido al lamentable estado actual del juego, me es imposible recomendar su compra en las circunstancias en las que lo he podido probar. Una verdadera pena.

3
Insuficiente
">
Sinópsis
En XIII encarnaremos al amnésico y letal agente "XIII", un hombre sin pasado que necesitará huir para limpiar su nombre, a la vez que se salva a sí mismo, a los Estados Unidos... e incluso a su propia identidad. Un renovado aspecto gráfico y una acción desenfrenada son el ariete con el que XIII busca ganarse el corazón no solo de los nuevos jugadores, sino de todos los nostálgicos que ya lo recordaban con cariño, ¿Lo conseguirá?
Pros
Bajo la enorme capa de errores y fallos de equilibrio puede vislumbrarse un producto realmente notable
Contras
Múltiples errores de colisiones y animaciones robóticas e inexistentes
Fallos catastróficos de audio
Framerate completamente roto
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X