[Análisis] Yo-kai Watch Blasters

Primero de todo os informo que Yo-kai Watch Blasters (puedes ver más sobre la franquicia aquí) es el primer juego de la franquicia al que he jugado, y por lo tanto, no voy a realizar comparaciones con títulos anteriores. También os diré que es un juego al que le tenía echado el ojo, ya que los RPG me gustan por encima de otros juegos, y si además me ofrecen la posibilidad de exploración y coleccionismo cumplen casi todos mis requisitos para ser uno de mis juegos imprescindibles.

 

Historia

En este juego acompañaremos a Jibanyan y sus amigos en su camino hacia convertirse en el mejor equipo de Blasters que existe. Empezaremos como un equipo de cobardes capitaneados por Whisper, incapaces de protegerse a sí mismos, ya no digamos a otros Yo-kai. En vista de estos acontecimientos, llega Capi-Cachas al cuartel de los Blasters para entrenarlos y ayudarlos a mejorar.

Este es el marco en el que transcurre la historia, que se basa en la realización de misiones por parte el equipo de los Blasters, pueden ser tanto misiones de exploración como de derrotar a Yo-kai problemáticos, y de este tipo existen tanto Yo-kai comunes y corrientes como jefazos que nos pondrán las cosas un poco más difíciles. Así, poco a poco iremos avanzando en la historia, completando misiones principales, y un poco más adelante, secundarias también.

Otro lugar importante donde pasaremos mucho tiempo y donde podremos realizar muchas acciones del juego es el cuartel de los Blasters. Se trata de un edificio de varias plantas donde reside nuestro equipo cuando no está realizando alguna misión. Cada una de estas plantas contiene diferentes instalaciones pensadas para mejorar nuestro equipo de Blasters. En el Salón, por ejemplo, está Felisonte, un Yo-Kai que nos permite gestionar los miembros de nuestro equipo para cada misión. También tenemos la tienda de Nomevén, en la que se puede comprar o vender objetos de combate de toda clase, además, también nos permite crear y mejorar nuestros propios objetos con los materiales que obtengamos realizando misiones. En la entrada podremos canjear regalos y recompensas. Y casi la más importante de todas, la sala de mando, desde la que elegimos qué misión hacer. Estas son algunas de las instalaciones que podemos encontrar, pero no todas la que hay, que se pueden desbloquear realizando misiones principales y secundarias.

Cabe destacar también que en el juego hay algún que otro guiño a un clásico del cine, Los Cazafantasmas, y donde mejor se aprecia es en la cinemática que aparece cuando salimos a una misión.

Jugabilidad

Este es uno de los puntos más fuertes a mi parecer que nos ofrece el juego. Principalmente, como ya he explicado, se trata de ir completando misiones, que se dividen en principales y secundarias, pero esto es solo una pequeña parte de lo que nos ofrece Yo-kai Watch Blasters.

Empezaré comentando algo más sobre las misiones para luego profundizar en el resto de posibilidades que nos ofrece el juego. Cada capítulo de la historia nos ofrecerá misiones principales y secundarias, que nos permitirán buscar diversas recompensas, ganar experiencia y conseguir más Yo-Kai. En ambos casos tenemos un tiempo preestablecido para explorar la zona y cumplir la misión. Aparte, y según vayamos avanzando en la historia, desbloquearemos dos tipos de misiones diferentes a las que encontramos en el modo historia, la primera es el modo patrulla, en el que podemos andar por las calles sin límite de tiempo, donde podremos realizar encargos por la zona y buscar nuevos compañeros Yo-kai. El otro modo es lucha contra jefes, dónde podremos volver a enfrentarnos a los jefazos que hayamos derrotado con anterioridad en la historia.

Asimismo, este juego nos ofrece bastante más que simplemente realizar misiones, que como hemos visto tampoco es escaso en opciones. A los más fans de la saga, y como una servidora, maniáticos del coleccionismo, nos ofrece la friolera de 400 Yo-kai distintos para conseguir. Además, algunos de ellos no se pueden obtener simplemente patrullando la zona y trabando amistad con los Yo-kai, sino que los obtendremos en las máquinas «expendekai» situadas en la azotea de nuestro centro de mando. Para ello necesitaremos orbes oni, la moneda de cambio en el juego, ya que básicamente se usa para casi todo; o monedas especiales, que se obtienen como recompensa de las misiones. También podremos renovar el aspecto de nuestro centro de mando, así que como veis, nos ofrece múltiples opciones complementarias para completar el juego. Igualmente, Yo-kai Watch Blasters nos ofrece un modo de juego cooperativo, tanto local como online para hasta cuatro jugadores.

Otro punto a destacar del título son los combates a tiempo real y no por turnos, en los que llevamos a un equipo de Yo-kai, un líder, que es el personaje que controlamos por defecto, y tres compañeros, a los cuales podemos manejar también, ya que es posible ir cambiando el personaje que controlamos. Dicho esto, para combatir sacando el máximo partido a las posibilidades que nos ofrece el juego, hay que tener en cuenta el rol de cada uno de los Yo-Kai, que se dividen en cuatro: atacante, tanque, sanador o comando. Lo mismo que la tribu a la que pertenecen, las habilidades, y los elementos a los que son fuertes y débiles. En cuanto a cuál es la mejor combinación, dependerá de nuestra dinámica de juego y el jefe (ya que son los escenarios que mayor dificultad plantean en el juego) al que nos enfrentemos. No existe la combinación perfecta, pero siempre suele dar buen resultado tener un equipo equilibrado.

Tampoco debemos olvidar de ir subiendo el nivel de nuestro equipo en el gimnasio, ya que a medida que se avanza en la historia las misiones van requiriendo un mayor nivel por parte de los Yo-kai. Por último y no menos importante, hay que tener en cuenta el equipamiento de nuestros Yo-kai, ya que en este caso no se trata de algo puramente estético, sino que nos otorga mejoras en las estadísticas de nuestros personajes.

 

Gráficos y sonido

Los gráficos son desde luego coloridos y muy bonitos, están cuidados los detalles y los mapas de las zonas donde se realizan las misiones son intuitivos y fáciles de aprender.

Los iconos que se usan en los mapas son fáciles de interpretar, cosa que nos ayuda, y bastante, a realizar las misiones con fluidez, consiguiendo optimizar el tiempo de realización y obtener el máximo de recursos posibles. Las animaciones para los combates son simples pero visualmente estéticas, además te ayudan a intuir y prever los ataques para así poder esquivarlos. Adicionalmente, los controles también son muy visuales, ayudándonos mucho a usar mejor y con más precisión los ataques especiales.

En cuanto al sonido, destacar que las frases de los Yo-kai son graciosas, y por supuesto, muy bien adaptadas al castellano, aún así en algunos casos se hacen un poco repetitivas. Como en muchos juegos la música es divertida pero no trascendente, acompaña y anima la historia, las canciones tienen su encanto y el resultado es bastante agradable.

Las cinemáticas, especialmente las creadas para los jefazos, son divertidas y detallistas. Me ha encantado el diseño de los personajes, y especialmente los toques de humor que tienen algunos de ellos. Además los nombres de los Yo-kai son de lo más divertido en muchos casos.

Conclusión

Me ha parecido un juego cuanto menos interesante que nos ofrece horas de diversión, y desde luego, una infinidad de posibilidades de rejugabilidad, una amplia gama de Yo-kai para coleccionar y con el modo cooperativo la posibilidad de jugar con amigos nos asegura pasar buenos ratos.

En cuanto a la dificultad, nos ofrece un nivel moderado, que hace posible su disfrute para jugadores novatos y jugadores más avezados. Desde luego, es una muy buena opción para dedicarle horas explorando el mundo de los Yo-kai. Además es un buen juego para iniciarte en los RPG, ya que su sistema para subir de nivel no te exige centrarte únicamente en algunos personajes, y el hecho de poder ir cambiando de personaje durante las misiones te permite experimentar personajes con distintos roles.