[Análisis] Aquanox: Deep Descent

[Análisis] Aquanox: Deep Descent

Fecha de Lanzamiento
20/10/2020
Distribuidora
THQ Nordic
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One y PC
Versión analizada
Steam

La idea de sumergirnos en un ambiente acuático no es nada innovadora en esto de los videojuegos, hemos pasado grandes aventuras en este terreno, como en el mítico Templo del Agua de Legend of Zelda: Ocarina of Time o en el gran azul de Abzû por ejemplo. Aquanox: Deep Descent transcurre en un mundo marino, y aunque en lo más profundo del mar esté Fondo de Bikini, antes de llegar hay muchos peligros a los que temer.

 

La oscuridad nos envuelve

Nos involucraremos en el mundo de Aqua, que es nuestro planeta Tierra, pero con la variante de que casi todo está sumergido, lo único que queda es agua por todos lados. La superficie terrestre es inviable por la radiación que hay en el poco terreno que queda por encima del nivel del mar. La raza humana ha tenido que optar por construir sus propias bases submarinas para sobrevivir.

Tras despertarnos de un largo sueño criogenizado y sin saber nada de lo sucedido, descubrimos que fuimos pilotos, así que nos pondremos al mando de nuestra nave acuática para saber qué ocurrió para llegar hasta aquel estado y resolver los problemas que se nos pongan por delante, sin embargo no todo será lo que parece, y después de escapar de un tiroteo submarino nos pondremos a salvo en la que será nuestra base de operaciones de ahora en adelante.

 

Bajo el mar

Lo primero es asentarnos tras encontrar la nave donde estableceremos nuestra base de operaciones, donde realizaremos todas las tareas. Para recibir una misión tendremos que hablar con uno de los diferentes tripulantes y decidir qué contestarle, aunque no tendrá ningún tipo de consecuencia en el desarrollo de la historia. Luego, pillaremos el volante de nuestra nave y nos embarcaremos hacia el lugar indicado para hacer lo que nos manden, que casi siempre será salvar a alguien de un tiroteo con varias naves enemigas o recoger materiales. Una vez finalizado todo, nos iremos al punto donde hablamos con la persona y se dará por finalizada la misión. Lamentablemente, este esquema jugable se hace repetitivo y fácilmente nos da la sensación de estar haciendo de recadero.

A los mandos de nuestro submarino, tendremos que saber movernos con la mayor rapidez posible y estar preparados para cualquier peligro que nos podamos encontrar. El movimiento en 360 grados nos permite rotar sobre nuestro eje para atacar u observar nuestro alrededor, eso sí, con una lentitud más que notable. Más allá de cumplir los distintos objetivos no habrá mucho que ver, Aquanox: Deep Descent no es un mundo abierto y los espacios están claramente delimitados, dejando casi de lado la exploración.

 

Pillando todo lo que nos encontremos

Durante el transcurso del juego no solo haremos misiones, de vez en cuando podemos encontrar algún evento para conseguir más dinero para modificar la nave. Siempre es recomendable llevar una o dos armas, que nos equiparemos antes de salir de la nave principal, donde también haremos la puesta a punto y la mejoraremos para que sea la más resistente y mortífera del mundo de Aqua.

Hay bastantes tipos de armas y demás equipamientos, y cada uno de ellos puede subir de nivel para poder alcanzar el máximo de su potencial. Es posible personalizar la nave, pintarla a nuestro gusto, y desbloquear otros modelos con mejores stats más adelante. No hay materiales difíciles de encontrar, aunque necesitaremos una cuantiosa cantidad de cada uno y dinero para seguir mejorando.

 

Un apartado gráfico y sonoro al borde de la nada

Aquanox: Deep Descent no destaca visualmente, ya que casi todo lo que veremos a nuestro alrededor será un entorno desértico, agua y oscuridad. De vez en cuando habrá algún pez o planta marina, junto a alguna roca para detener nuestro avance, pero en general presenta un mundo muy vacío al que le falta mucho por añadir para llegar a ser atractivo.

En cuanto al tema sonoro, más allá del ambiente que haya y los disparos, poco escucharemos, así que si queremos, podemos ponernos nuestra propia banda sonora, o cantar para al menos alegrarnos el día.

 

Se inunda el barco

Aquanox: Deep Descent no consigue ser un juego entretenido siquiera, debido a su exagerada repetitividad, poca exploración, mundo vacío y pocas opciones a nivel de gameplay. Podría pasar si buscamos una experiencia submarina algo distinta bajo el agua, pero tampoco mucho, es fácil aburrirse con él. De hecho, da la impresión de que lo han sacado a la venta de forma precipitada, en vez de esperar un poco más para llegar a pulirlo, ampliarlo y conseguir un título mejor.

5.5
Aceptable
">
Sinopsis
Destruimos y abandonamos la superficie de la Tierra, poblamos los océanos. Ahora nuestro hogar es el mar: Aqua. Pilota naves de combate personalizadas y explora un distópico fondo marino marcado por la lucha por la supervivencia. Sumérgete en el inolvidable mundo de Aquanox Deep Descent.
Pros
Variedad en la modificación de la nave
Contras
Poca variedad de enemigos, materiales y lugares
Las misiones te hacen sentir un recadero
No hay exploración en el mundo y la movilidad es lenta
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X