Fecha de Lanzamiento
30/09/2021
Distribuidora
Dear Villagers
Plataformas
PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X|S, Nintendo Switch y PC
Versión analizada
Nintendo Switch
Artisan Studios en colaboración con dos gran de los videojuegos como son Kazushige Nojima y Hitoshi Sakimoto, nos traen un nuevo JRPG con una estética preciosa y una historia madura y profunda. Por supuesto, estoy hablando de Astria Ascending, un juego de corte clásico donde nos volveremos a reunir con las batallas por turnos, el movimiento 2D lateral y un mundo lleno de color y distintas razas que pasa por lo que podría llamarse una de las mayores crisis que han tenido en años.

 

La armonía en peligro

Nos encontramos en Harmonia, una ciudad donde conviven diferentes razas y en cuyo centro encontramos la Torre donde vive la diosa Yuna y los ochos semidioses elegidos. Cada tres años, personas de todo el mundo son elegidas como semidioses, un auténtico honor para su familia, que recibirá una gran compensación por la elección, que, al mismo tiempo, tiene un lado más oscuro: a los tres años, la vida de los semidioses se acaba, es el precio a pagar por recibir los poderes de un semidios, pero es una ingrata tarea que la mayoría de los ciudadanos completan con mucho honor. En nuestra historia, tomaremos el control de la promoción 333 de semidioses, a los cuales solo les quedan tres meses en activo, a punto de acabar su ciclo, y su vida.

Los ocho semidioses a los manejaremos pertenecen a las distintas razas que existen en este mundo, y cada uno tiene un papel bien definido en el grupo. La líder del mismo es Ulan, una Meryo, el equivalente a los humanos, que siempre intenta mantener al grupo unido y estable. Estos semidioses están a las órdenes de la diosa Yuno, una chica cuya seguridad depende en gran medida de la armonía, un estado de calma en el que se encuentra el mundo.

La armonía puede mantenerse gracias a una fruta llamada «Harmelón» y que suprime los instintos naturales de las personas para vivir en calma, esto hace que las razas depredadoras no ataquen a los más vulnerables, pero también que razas voladoras no puedan volar más allá de una altura concreta.

En general, todo parece bastante idílico, las razas conviven y no hay peligros reales en las ciudades. Los únicos peligros conocidos son las llamadas discordancias, monstruos que viven fuera de la armonía fuera de las ciudades y que los semidioses mantienen a raya. Hasta que un día la paz se ve truncada, las discordancias entran por primera vez en la ciudad de Harmonia, poniendo en peligro a sus habitantes, algo que los semidioses no pueden permitir.

Al poco tiempo, descubren que estas discordancias son invocadas por un grupo de personas que se opone a la armonía y que creen que les han robado sus derechos naturales y sus vidas. Todo este lío se vuelven aún más personal cuando varios de los semidioses descubren caras conocidas entre las filas de los refractarios, el grupo que intenta acabar con la armonía.

Durante la historia se tratan muchos temas bastante serios que harán a cualquier jugador plantearse de que lado está realmente, así como de las vidas de los propios semidioses que no ha sido un camino de rosas. Descubrir la verdad, acabar con los que quieren que desaparezca la armonía, tratar de salvar el mundo, la promoción 333 de los semidioses tiene demasiado trabajo que hacer y pocos meses de vida por delante.

 

Un JRPG clásico

Ponernos a los mandos de Ulan en Astria Ascending nos recordará en gran medida a los títulos clásicos JRPG. Lo primero con lo que nos encontramos es con un movimiento lateral 2D que nos permitirá investigar, linealmente, un mundo lleno de luz, color, pero también mucha oscuridad.

Voy a hablar primero del sistema de batalla, sinceramente no es que no me guste, de hecho me parece bueno dentro del sistema de turnos, pero me parece francamente injusto con el jugador el 90% de las veces. El sistema de turnos es normal, sin barra de acción por lo que más o menos tendremos que tener en mente el orden que, después de unas cuantas batallas nos quedará bastante claro, y actuar en consecuencia. En cada batalla empezaremos con cuatro de los ocho personajes en activo, podremos elegir que cuatro en el menú, pudiendo cambiar a los personajes en mitad de la batalla, pero teniendo en cuenta que perderemos el turno de uno de nuestros personajes activos. El grupo es importante, además, en este título es mandatorio tener a un personaje que cure en todo momento. Es cierto que el juego da muchas posibilidades a la hora de crear grupos de batalla, aunque la mayoría las iremos consiguiendo poco a poco. Ulan, por ejemplo, aunque es tanque, y da unas buenas zurras, también tiene la habilidad de curar, por lo que es un personaje balanceado, pero no todos son así. Si me tengo que quejar de algo, es que la muchos de los personajes tienen estadísticas que se corresponden muy poco con su raza. Por ejemplo, si nos concentramos en Dagmar, es un Arktan, la raza más fuerte del juego, y, sin embargo, al ser su papel del de hechicero, es el que menos vida tiene prácticamente del grupo, ya que, normalmente, querrás subir su PM sobre su PV, para poder usar sus magias que, ya que estamos en el tema, gastan una cantidad absurda de PM, y te quedas rápidamente sin ellos.

Aún así las batallas son llevables, pero, siguen siendo injustas. Esto se debe a que los enemigos pueden acabar rápidamente contigo y no, no os hablo de un jefe difícil ni nada por el estilo, cualquier enemigo. Pongo un ejemplo: los personajes son bastante débiles contra los estados alterados y, aunque más adelante en el juego vas a poder tener dinero suficiente para comprar accesorios que los protejan contra ellos, al principio será imposible. Si entras en una partida, el primer turno es del enemigo y este causa confusión a todos tus personajes, estás muerto, porque durante la confusión se atacarán los unos a los otros y se acabarán matando, por no hablar de que estos estados durante de entre 3 y 5 turnos de tus personajes. Otra situación injusta que se me ha dado es entrar en una batalla con la friolera de 7 enemigos a la vez, y que TODOS ataquen antes que tus personajes, y cuando llega tu turno ya están todos muertos.

Además, a lo dicho anteriormente le sumamos el auto guardado, que guarda en ocasiones muy específicas, así que si no quieres perder la mitad de la partida, aconsejo ir guardando manualmente, lo cual podemos hacer desde el menú, cada cierto tiempo.

Por supuesto, si no quieres acabar penando, vas a tener que farmear experiencia como si no hubiese mañana y, por desgracia, los combates son bastante lentos en cuanto a que no puedes evitar las animaciones de todos los ataques y, algunas son especialmente largas. Aún así, es cierto que el juego si que te da bastante configuración en cuanto a la dificultad de los combates y la exploración. En el menú de configuración podemos decidir si queremos que se muestren o no las debilidades de los enemigos al atacar, si queremos que todo el grupo reciba experiencia en la batalla aunque no combatan y que porcentaje de experiencia queremos que reciban, ya os aconsejo que lo pongáis al 100% porque si no no vais a acabar nunca de subir de nivel, y también la propia dificultad de los combates que, no me escondo, a mitad del juego tuve que poner en fácil porque era imposible de avanzar.

Todo esto está perfecto, en cuanto a que, quitando las situaciones injustas, el combate puede personalizarse para cualquier tipo de jugador para que todos podamos disfrutar de la historia y la jugabilidad, algo que se agradece.

Cuando hablamos de subir de nivel, está claro que estos nos van a subir las estadísticas de nuestros personajes, pero hasta más importante que el nivel diría que son los Puntos de Experiencia. Estos puntos nos van a servir para evolucionar a nuestros personajes a través de sus árboles de habilidades. Cada uno de los personajes tendrá sus propios PE y los podremos gastar como buenamente queramos, habrá cristales más caros y algunos más baratos, y otros necesitarán unos orbes especiales que, por lo menos yo, nunca me he quedado sin ellos ya que los enemigos dan bastantes. A parte del árbol de habilidades inicial de cada personaje, con el avanzar del juego podremos poner un trabajo primario, uno secundario y uno de apoyo. Hay que tener en cuenta que al trabajo con el que empezamos, el de capitán en el caso de Ulan, por ejemplo, se le llama trabajo base, cuando avancemos en la historia, podremos empezar a poner trabajos primarios, cada personaje tendrá tres elecciones de trabajos primarios, escogeremos una y desbloquearemos tanto su apariencia como su árbol de habilidades completo, sin embargo, cuando podamos elegir un trabajo secundario, que será uno de los dos que quedaron después de elegir el primario, de ese trabajo solo podremos desbloquear las habilidades, el resto del árbol quedará bloqueado.

En cuanto a la exploración, esta se hará de forma lateral y, sinceramente, el mapeo de las mazmorras es un dolor de cabeza. Los paisajes se parecen mucho dentro de las mazmorras así que es fácil perderse si no miramos el mapa, pero es el que el mapa está creado de una forma 3D extraña con un sistema de puertas e hilos que salen de ellas, algo poco intuitivo, la verdad. Eso si, en el mapa podremos elegir que aparece marcado, pudiendo ver la localización de los teletransportadores, jefes, cofres y objetivos de caza. Por supuesto, siempre que hayamos entrado a la localización en sí. Durante la exploración en los distintos templos, conseguiremos invocaciones para Alasia y poderes elementales que nos ayudarán a pasar los puzles de cada templo.

A parte de las misiones de historia, podremos conseguir una serie de misiones secundarias hablando con los personajes que encontremos en las ciudades, normalmente estos personajes tendrán un símbolo de exclamación arriba y serán misiones con más de una etapa, algunas etapas pueden ser incluso inalcanzables en el momento que te dan la misión pero como no caducan las puedes ir acumulando. Además, en los gremios, podremos coger misiones de matar enemigos específicos que nos dirán donde están y en que condiciones aparecen para que los matemos y ganemos recompensas.

También encontramos, a parte de todo esto, dos minijuegos que nos entretendrán durante nuestra partida y nos darán un respiro de tanto combate y exploración. El primero es el J-Ster, el «juego de cartas» que en realidad en vez de cartas utiliza fichas, con el que podremos retar a otras personas y ganar sus fichas en base a una serie de reglas. Las fichas también las soltarán los propios enemigos e incluso podremos usar la habilidad de Arpajo para intentar convertir a los enemigos en fichas durante la batalla. Con el avance de la historia hasta desbloquearemos un Coliseo donde podremos mostrar nuestra valía como jugadores.

El otro minijuego es un shoot-em-all con Fedorah un Heavelion, en resumen, un animal medio león medio ángel, que nos ayuda llevándonos en sus lomos de un sitio a otro. Para llegar a sitios más lejanos o complicados, Fedorah necesitará pasar una serie de enemigos en el aire a los que podemos disparar con diferentes elementos para llegar a un jefe final y, al terminar toda la fase, llegar a donde queremos. Sinceramente, de los peores minijuegos que he podido encontrar en un JRPG, no porque esté mal hecho, sino porque no me gustan este tipo de juegos y, por desgracia, no es como el J-Ster que es un juego opcional, sino que este es obligatorio para continuar la historia.

 

No vas a poder dejar de mirar

¿Es Astria Ascending el juego más bonito que he visto este año? Seguramente. No puede negarse que puede pinchar en otros aspectos pero en cuanto a su diseño tanto de personajes como de ciudades y enemigos es una locura. Desde el minuto uno no puedes dejar de admirar los detalles gráficos del juego, que muchas veces tiene intrincados detalles de los que no te darás cuenta si no te fijas. Además, en cuanto a otros juegos de este estilo, el diseño de los enemigos, sobre todo del os jefes, son bastante extraños y al mismo tiempo atractivos, dejándonos con un elenco de figuras tremendamente bien hecho en todos los puntos del juego. Además, aunque es cierto que antes he dicho que las mazmorras explorables eran muy parecidas, lo que son las ciudades principales del juego también tienen una arquitectura muy pensada y a la que se le nota que le han dado muchas vueltas, que casa perfectamente con la raza que habita el lugar, los colores, el tiempo, etc.

Obviamente todo esto no es de extrañar teniendo detrás de su diseño a Akihiko Yoshida y a Hideo Minaba, dos grandes nombres en el mundo del diseño de personajes que no dejarán a nadie indiferente.

Pero no todo acaba en el escritor de la historia y los diseñadores, también tendremos en la producción a un compositor musical de lujo como es Hitoshi Sakimoto, que nos regalará una serie de temas que irán cambiando dependiendo de donde estemos o del tipo de batalla estemos teniendo, haciendo especialmente mención a las de los Astraes, o las invocaciones, cuya música es exquisita.

 

Conclusión

Astria Ascending es un JRPG de corte clásico donde encontraremos batallas por turnos y una exploración de mazmorras que se juntan con un diseño gráfico increíble y una música inmejorable. Por supuesto, tiene varios aspectos mejorables y algunos problemas técnicos como que se te cierre el juego sin avisar, o se te buguee el personaje principal y no pueda moverte ni hacer ninguna acción, pero tengo la esperanza de que ese tipo de problemas cesen con futuros parches.

En general, una historia muy madura, no para todos los públicos y un tipo de combate bastante injusto, hacen de este juego todo un reto para aquellos amantes de los JRPG clásicos.

7.5
Recomendado
">
Sinopsis
Explora un enorme mundo al borde del caos en este JRPG maduro y conmovedor. Vive una historia épica con un gratificante sistema de combate por turnos, numerosas opciones de personalización y unas espectaculares imágenes en 4K hechas a mano.
Pros
Un diseño impecable
Historia madura con temas bastante serios
Elenco de personajes diverso
Contras
Batallas injustas
Bugs que hacen que se te cierre el juego
El minijuego shoot-em-all the Fedorah
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X