[Análisis] Beast Quest

Beast Quest no es la primera adaptación que lleva a cabo Torus Games, pero al ser una adaptación de una serie de libros tan aclamada (fuera de España al menos, ya que aquí no han llegado las novelas traducidas) nos da una sensación de esperanza y se nos vienen a la mente títulos de grandes sagas de fantasía que han salido muy bien parados recientemente. ¿Será Beast Quest una adaptación mediocre hecha para ganarse el bolsillo de los fans de las novelas como tantos otros, o destacará y será un título de calidad que incluso puede llegar a introducir a los jugadores en la saga de Adam Blade?

Historia

Nuestra épica aventura comenzará en Avantia, donde un chico llamado Tom será elegido por el mago Aduro para salvar el reino. La misión de nuestro joven muchacho será encontrar a cuatro salvajes bestias que protegen el mundo y liberarlas de un poderoso hechizo realizado por el mago oscuro Malvel.

He de decir que desconozco el universo de los libros, por lo que no puedo opinar sobre cuán buena adaptación es. La historia que nos plantea Beast Quest es simple, llena de clichés y sobre todo aburrida, tanto lo es que a veces nos tentará la opción de saltar escenas o diálogos, ya que no revelan información interesante y se hacen pesadas, suerte que no abundan.

Justo después de la introducción de la historia, Tom recibirá una espada de hierro y un escudo, y al acercarnos lo suficiente a los primeros enemigos veremos una pequeña transición (al más puro estilo JRPG) y empezará la lucha.

Jugabilidad

Tom puede realizar dos tipos de ataques básicos, tajos rápidos y tajos potentes, y cada uno de ellos se puede cargar para obtener uno más potente pero mucho más lento. También podremos alternar entre ataques rápidos y lentos para hacer combos simples.

Pero Tom no estará indefenso frente a la ofensiva enemiga, podremos utilizar nuestro escudo para bloquear golpes durante un tiempo ilimitado, e incluso esquivar hacia los lados. Utilizar el escudo simplifica en gran manera el combate aún habiendo ataques que no podremos bloquear. El juego nos premiará por utilizar la esquiva a tiempo, teniendo así la opción de realizar un devastador golpe como contraataque.

Nuestro protagonista contará con diversas habilidades basadas en el dominio del hielo, tierra, fuego y viento. Éstas van desde imbuir la espada en fuego para que nuestro próximo ataque sea más poderoso, lanzar un ataque congelante a todos los enemigos, o reducir el escudo de nuestro rival durante un tiempo limitado, etc. Las magias costarán puntos de valor, y nuestra barra de valor se rellenará a base de dar golpes a los enemigos o con pociones.

Finalmente, nuestro joven contará con la ayuda de compañeros durante la aventura que intervendrán en el combate en forma de ataque devastador al llenar un medidor que tardará varios combates en llenarse.

Durante un combate no podremos movernos a nuestro libre albedrío, sino que podremos alternar entre posiciones pre-establecidas por el escenario. Situarnos por el escenario nos vendrá bien para esquivar ataques, para darnos tiempo para realizar un ataque más complejo e incluso en contadas excepciones, lo haremos para superar algunas batallas contra jefes.

Beast Quest es también una aventura de mundo abierto, podremos avanzar por las distintas zonas del mundo descubriendo hogueras. Las hogueras funcionan de manera similar a como lo hacen en la saga Souls, nos servirán como punto de guardado, podremos usar el viaje rápido entre ellas y nos llenarán la barra de salud sólo al descubrir una nueva hoguera, como diferencia, las pociones no se rellenan ya que las vamos encontrando por el mundo o en combates.

Para lograr acceder a ciertos lugares de Avantia, tendremos que resolver pequeños «puzles» (si se les puede llamar así) donde moveremos bloques por raíles, estos no abundan en el juego y no tienen ninguna dificultad, cuando veamos el acertijo por primera vez sabremos al instante su solución, son un mero trámite para hacer que nuestra búsqueda sea algo más variada.

Las secciones de plataformas tampoco son el fuerte de Beast Quest, de hecho, el control del personaje es tosco e impreciso, podremos llegar a morir varias veces en ridículos saltos por culpa del delay que experimenta Tom al saltar.

Beast Quest, aparte de la historia principal, tiene muchas misiones secundarias y cofres esparcidos por todo su mundo, pero prácticamente todas ellas tienen los mismos objetivos, conseguir un número de X material u objeto. Los objetivos secundarios en Beast Quest no aportan absolutamente nada a la trama, lo único que consiguen es alargar la vida del título artificialmente y aportarnos los suficientes puntos de experiencia y dinero para llevar a nuestro personaje al 100%.

Como buen RPG, Tom tiene un árbol de habilidades donde podremos mejorar las estadísticas salud, defensa, ataque y probabilidad de crítico, y desbloquear las magias, que son casi todas iguales a diferencia del elemento.

También tendremos objetos que mejorarán las estadísticas de Tom, pero realmente son algo insignificante, tanto lo son que las armaduras sólo se diferencian en los estético.

Apartado visual y sonoro

Beast Quest es un juego que podría haber salido hace dos generaciones, malas animaciones, popping, texturas irrisorias, bugs gráficos y de iluminación y caídas de framerate, tanto en combate como en la exploración del mundo, pero sobretodo, en una de las primeras zonas del título. El diseño de personajes es pobre y no hay una gran variedad de bestias y enemigos.

En el apartado sonoro el título tampoco destaca, no hay ninguna melodía que recordaremos de la aventura de Tom. El doblaje en inglés de algunos personajes llega ser vergonzoso. He de destacar que el juego está subtitulado al español.

Conclusión

Beast Quest es un mal videojuego, una aventura con toques de RPG que no satisfacerá al jugador en ninguno de sus apartados. No hay variedad en las misiones, enemigos, armas, equipamiento o pociones, los gráficos son de generaciones atrás, la historia es mediocre y las secciones de plataformas son imprecisas.

 

El título se quedará corto para aquellos que busquen un RPG decente, y si lo vemos enfocado como un título infantil, hay mejores juegos para este tipo de público. Beast Quest no vale la pena.