[Análisis] ChargePlay Clutch para Switch de HyperX

[Análisis] ChargePlay Clutch para Switch de HyperX

La compañía HyperX, famosa por la gran calidad de sus dispositivos gaming, tiene una gama un poco menos conocida llamada ChargePlay, donde podemos encontrar cargadores inalámbricos para móviles, auriculares y, ahora, para nuestra Nintendo Switch con el ChargePlay Clutch para Switch que nos trae la marca, perfecto para largos viajes, o simplemente no tener que estar enchufados a un cable mientras jugamos.

Ficha Técnica

Estuche de carga

  • Capacidad de la batería: 6000 mAh
  • Entrada: 5 V ⎓ 1,5 A Máx.
  • Salida: 5 V ⎓ 2 A Máx.
  • Peso: 400 g
  • Dimensiones:
    • Longitud: 273,9 mm
    • Ancho: 40,2 mm
    • Altura: 114,1 mm

Cable

  • Tipo: Cable de carga USB tipo C
  • Longitud: 1,8 m

Unboxing

Cuando nos ponemos frente a la caja del ChargePlay Clutch vemos lo clásico en la marca HyperX, una caja blanca y roja con una imagen general en la parte delantera y un par de características importantes. En la parte trasera otra vista del producto ya con todas sus utilidades, mientras que en los laterales encontramos de nuevo características y otra imagen en detalle de una parte.

 

Una vez abierto, todo está bien encajado para que no se mueva ni se dañe, hay que tener en cuenta que la batería llega cargada a la mitad, así que es buena idea sacar el cable USB tipo C que viene en la caja y ponerlo a cargar, aunque yo a veces uso el propio cable de la switch para ello.

 

Una solución algo pesada

Una de las principales quejas que tengo como usuaria de Switch es la poca batería que tiene en modo portátil, puesto que difícilmente me suele durar una sesión entera de juego y, con el modo espera, muchas veces cuando vas a echar mano de ella ya te da el aviso de poca batería. Para este problema, desde luego el ChargePlay Clutch es una solución bastante útil, ya que nos dará 5 horas más de juego siempre que tenga la batería totalmente cargada, aunque esto va a costa de añadir peso a una portátil, y se nota bastante, por lo menos en mi caso. Hay que tener en cuenta que el producto pesa, según la compañía, 400 gramos, mientras que la Switch en modo portátil pesa unos 400 gramos también con los Joy-Con acoplados, según Nintendo, por lo que estamos duplicando el peso de la misma.

 

Aún así, la veo una opción muy interesante, ya que no solo nos da 5 horas más de batería, algo que podríamos conseguir fácilmente con una batería externa, que incluso las hay de más capacidad, sino que también nos da un nuevo soporte para nuestra consola, más robusto y cómodo de utilizar.

Si usamos el ChargePlay Clutch completo, con las secciones para los Joy-Con, nos quedará una estructura muy segura y bien acoplada para la consola, que veo perfecta tanto para los que les parezca francamente pequeña la estructura de la consola, o incluso para que los niños puedan agarrarla con más sencillez. Pero eso no es todo, también podemos usar la estructura principal en la pantalla y las secciones para los Joy-Con de forma individual, creando un nuevo soporte para los mismos, seguro y dándonos una nueva forma de poner el modo pantalla de la consola, con un soporte mucho más robusto que la pestaña que trae nuestra Switch por defecto.

El ChargePlay Clutch lleva por detrás una serie de cuatro LEDs que nos indica el nivel de carga que le queda, junto al botón de encendido que tenemos que pulsar para usar la batería. Esto nos da la posibilidad de usar el soporte sin gastar la batería externa, simplemente para utilizar la robustez que nos ofrece a la hora de jugar, y ya encender la batería cuando la necesitemos.

Algo que me gusta mucho del producto es que deja los gatillos libres, por lo que no tendremos que usar ningún botón que no sea de la propia consola, no perdiendo la adaptabilidad que tenemos a la misma, y no influenciando en nuestra manera de jugar y manejar los Joy-Con.

Es importante tener en cuenta que el ChargePlay Clutch funciona con las Nintendo Switch normales, tanto la original como la que tiene la batería mejorada, pero no funciona con la Switch Lite, ya que no tiene el mismo tamaño.

Conclusión

El ChargePlay Clucth para Nintendo Switch es una buena solución, no solo por la batería externa, sino por las posibilidades de soporte y agarre que nos ofrece en general y que veo muy útil, sobre todo si tenemos niños que juegan con la consola, puesto que es mucho más funcional. Eso si, es cierto que por lo que vale (65€ en Amazon), podemos sacarnos baterías externas con muchas más horas de capacidad, pero claro, no nos ofrecería lo que es la estructura que tenemos en el ChargePlay Clucth.

Al final la decisión de invertir o no en este producto depende mucho de la utilidad que nos vaya a dar y de lo que busquemos, ya que si solo buscamos batería extra, no es tanto una buena inversión como si lo queremos para mejorar la jugabilidad externa del aparato en sí.

 

 

escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X