Fecha de Lanzamiento
18/09/2020
Distribuidora
Crytek
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Versión analizada
PlayStation 4
Ports, ediciones completas, remasters, remakes, reboots y secuelas. Solo con esta escueta frase se puede describir un buen porcentaje del panorama actual del mercado del videojuego. Tomar esta suculenta decisión por parte de las compañías es totalmente obvia, no se les puede culpar por querer sacar el máximo provecho sin el esfuerzo que requiere una nueva idea. Y es que, relanzar tu título ya terminado (rentabilizado) al mercado cada X año es una elección vaga, pero también tremendamente lucrativo.

Los jugadores, por nuestra parte, no paramos de comprar nuestro juego favorito una y otra vez en distintas plataformas, simplemente porque una pared que no se ve, ahora se ve mejor, o porque mi muñeco, por fin, tiene dos polígonos más. Las desarrolladoras saben la fuerza que tienen algunos de estos títulos en la comunidad y no dudan en sacar tajada de algo, llámalo nostalgia, llámalo interés o incluso, si te apetece, llámalo estupidez. El problema radica cuando los refritos que sobresaturan el mercado no son más que eso, simples refritos, cutre-ports, corta y pega, (llámenles como prefieran) sin añadidos, mejoras notables, opciones y demás aportes.

Con estas palabras parece que odiara cualquier juego que no sea pura innovación y lamentablemente —o no— nada más lejos de la realidad. Algunos —otros no— de estos regresos me parecen “justificados”, sobre todo desde el punto de vista de dar a conocer obras del pasado que una gran cantidad de nuevos jugadores no pudieron probar por diversas razones y que a día de hoy son prácticamente imposibles de jugar a menos que cuentes con el juego original y su respectiva consola. Gracias a esta práctica se han llevado a un nuevo público —de peor o mejor manera— grandes títulos como la serie Yakuza, Shadow of the Colossus, Crash Bandicoot, Resident Evil, Wipeout, The Legend of Zelda Link’s Awakening, Halo, etc. Y eso es bueno, ¿no?

 

Can it run Crysis?

Nada más y nada menos que trece años después de su lanzamiento original, Crysis llega a PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch gracias a su revisión remasterizada de la mano de Saber Interactive, Crysis Remastered, donde vemos una mejora con respecto al original, pero ¿será suficiente este lavado de cara para aconsejar su (re)compra?

Crysis es un shooter en primera persona de ciencia ficción que salió en 2007, desarrollado por el estudio alemán Crytek y distribuido por Electronic Arts. El juego cosechó muy buenas críticas en su momento, llegando a alcanzar un 91 en Metacritic según la prensa, donde se halagaba un sistema jugable muy abierto con multitud de opciones y libertad para afrontar las diferentes situaciones propuestas, aunque sobre todo se endiosó el uso de su poderoso motor, CryEngine 2, y su espectacular y exigente apartado técnico. Tan puntero fue que marcó el techo de la generación durante años, consiguiendo que las tarjetas gráficas más potentes del momento intentaran mostrar su potencial corriendo el juego lo mejor posible. A tal punto llegó el fenómeno que se estableció una pregunta clave entre los usuarios para determinar la capacidad de los equipos de la época: Can it run Crysis?.

 

Crysis Remastered

La historia del juego comienza en un hipotético año 2020, cuando el ejército norcoreano toma el control de las Islas Lingshan y a través de una llamada de socorro sabemos de la existencia de un equipo de arqueólogos estadounidenses que queda atrapado allí. El equipo de élite Raptor, equipado con unos novedosos nanotrajes que les proporcionan con una serie de habilidades sobrehumanas, será enviado a la zona en una misión de rescate. Un extraño incidente hará que uno de ellos, Nomad, se separe del resto del grupo al aterrizar en el archipiélago, por lo que deberá reagruparse a sus compañeros sorteando a las tropas enemigas, para terminar descubriendo una serie de misteriosas criaturas alienígenas hostiles que están arrasando el campo de batalla.

El argumento no es especialmente revolucionario, lo hemos visto multitud de veces, sin embargo es adecuado para el tipo de historia que se quiere contar y presentando algún buen momento durante la trama. Está lejos de tener una narrativa brillante, pero podemos decir que sí que es correcta, pero para la época, no para los estándares actuales.

Es evidente quién desarrolla el juego, porque hay mucho del primer Far Cry (2004) en Crysis. Desde la ambientación tropical muy similar en ambos juegos a la amplitud de los escenarios que se alejan de los shooters más pasilleros. No obstante, el gran aspecto diferenciador entre estos dos títulos se debe a la temática de ciencia ficción de Crysis y el uso del nanotraje de Nomad.

La increíble armadura que portan los protagonistas les permite hacer uso de superfuerza, con la que agarrar objetos y lanzarlos con gran potencia, y supervelocidad, con la que hacer un sprint temporal muy rápido. Del mismo modo, este traje cuenta con un blindaje que se recarga con el tiempo y la capacidad de hacerse totalmente invisible. Con estas herramientas el jugador podrá planear estrategias para hacer frente a los enemigos, y será necesario ir con cabeza ya que hasta en las dificultades más bajas es fácil morir si vamos pegando tiros a lo loco.

El escenario será otro factor primordial a la hora de acatar ciertos desafíos, pues será común encontrar patrullas por carretera, soldados descansando o asentamientos a lo largo de todo el mapa. Las coberturas y los emplazamientos más tácticos nos proporcionarán una gran ventaja en combate, incluso podremos encontrar armas y dispositivos que nos facilitarán la tarea sobremanera si exploramos bien el entorno.

El control del personaje y el gunplay se queda a medio camino entre el pasado y el futuro, teniendo en cuenta que Nomad dispone de un nanotraje hiperavanzado, se echan en falta opciones de movilidad a las que estamos acostumbrados en shooters actuales, como un movimiento más ágil o la capacidad de deslizarnos. Del mismo modo, los disparos se sienten algo anticuados para los estándares modernos, ya sea porque los enemigos son a veces frustrantes por ser auténticas esponjas de balas y detectarnos a kilómetros de distancia o por el propio diseño del gunplay que no es nada satisfactorio. La falta hitmarkers o los errores de autoapuntado, hacen que se note una experiencia más cruda de lo deseado.

Las misiones se situarán en las diferentes zonas que iremos visitando a lo largo de la aventura, contando con una serie de objetivos en cada una de ellas, principales o secundarios, que se muestran en todo momento en nuestro mapa. Aunque la mayoría de conflictos se resuelven a tiros, hay misiones que dotarán de pluralidad al título, como ataques en vehículos, fases en zonas antigravitacionales o momentos de infiltración. Aunque, la variedad en el gameplay de Crysis dependerá principalmente de cada jugador, de cómo quiera actuar en cada momento y de si quiere probar vías distintas para resolver las diferentes situaciones. En el juego de Crytek es posible atacar una base enemiga montado en un tanque, acabando con los enemigos a tiros, mediante la infiltración, acometiendo con un francotirador desde una posición alejada, etc. Hay muchas posibilidades, no todas igual de bien resueltas, pues es cierto que el sigilo es casi inviable por culpa de un mal diseño.

 

¿Un remaster a la altura?

Lo esperable ante un remaster de un título como Crysis, adalid de los gráficos en su día, era ver un remaster que nos dejara boquiabiertos, y lamentablemente, no es el caso. Crysis Remastered ha superado al original notablemente, tiene mejor iluminación, texturas renovadas, mejoras en las explosiones y físicas, y sin embargo, no llega ni de lejos a ser de lo mejor que hemos podido ver estos años atrás en cuanto a gráficos se refiere. Y no hay que irse al top de la gen con algo como Red Dead Redemption 2, porque Call of Duty: Modern Warfare o Battlefield 1 ya se ven muchísimo mejor que este remaster.

El juego mantiene su banda sonora original, con una buena calidad en temas específicos, el resto es más bien aceptable, sin mucho más que comentar. Me gusta el tono bélico que evocan ciertas melodías con ese aire épico tan característico, algunas más grandilocuentes, otras más cautelosas para acompañar al misterio. Los efectos de sonido no siempre son correctos, hay fallos de sincronización, cortes, explosiones que no se oye, etc. El doblaje en castellano también es el mismo que en 2007, no es memorable a día de hoy aunque sí que cuenta con un buen reparto de voces que reconoceremos al instante.

Si hablamos de solidez y estabilidad, Crysis Remastered no da la talla. Hay bajones de frames habituales, sobre todo concentrados en momentos de destrucción masiva, parones de un par de segundos al llegar a los puntos de guardado, bugs tales como enemigos que se quedan totalmente quietos o se meten en el suelo, o fallos de sonido que reducen el volumen general. Un título con estas características debería funcionar a la perfección en las máquinas actuales y esta serie de errores son una absoluta falta de ganas a la hora de optimizar y pulir por parte de los desarrolladores.

En cuanto a opciones, la versión de PlayStation 4, que es a la que hemos tenido acceso, es exageradamente escueta, incluso inaceptable. Más allá de ajustar el brillo, activar el HDR y el motion blur, no hay ningún tipo de opción más. Por supuesto, no es posible cambiar el FOV, ni ningún tipo de opción gráfica o de accesibilidad, de hecho, no se puede ni cambiar el tamaño de los subtítulos que es muy pequeño de serie. Nos consta que las versiones de Xbox One X y PlayStation 4 Pro sí cuentan con la posibilidad de intercambiar entre modos de rendimiento y resolución.

 

Conclusión

Es innegable que Crysis marcó una época en 2007, estableciendo un techo técnico que pocos podían alcanzar y una jugabilidad que para el momento era más que notable. Sin embargo, Crysis Remastered es un producto algo anticuado en su propuesta que no consigue destacar en su apartado gráfico, con una jugabilidad inadaptada a los tiempos que corren y una serie de problemas técnicos sin sentido que no hacen más que ensuciar el resultado final.

5
Aceptable
">
Sinopsis
El shooter clásico en primera persona de Crytek ha vuelto con un gameplay lleno de acción, un mundo abierto y las emocionantes batallas épicas que te atraparon la primera vez; ahora con gráficos remasterizados optimizados para una nueva generación de hardware.
Pros
Libertad a la hora de afrontar enfrentamientos
Diseño del nanotraje y sus habilidades
Contras
Bajones de fps habituales, bugs y errores de IA
Insuficiente mejora visual
Falta de opciones gráficas
Gameplay, narrativa y ritmo anticuados
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X