Fecha de Lanzamiento
10/12/2020
Distribuidora
Bandai Namco
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One, PC y Google Stadia
Versión Analizada
PlayStation 4
A diferencia de muchos, yo no llegué a conocer a CD Projekt Red hasta un año después (aproximadamente) del lanzamiento de The Witcher 3. Había oído que el juego tenía muy buenas críticas, que era una obra maestra, a pesar de que también había leído que tuvo un lanzamiento algo polémico en base a downgrades y bugs que los jugadores habían encontrado. Sinceramente, no esperaba mucho del juego, pero una vez me hice con él y lo jugué…

Entendí por qué había gustado tanto a la gente. No era solo el rico e interesante universo creado por Andrzej Sapkowski (os aseguro que lo he escrito sin buscar, todo un logro personal) lo que te atrapaba al iniciar la partida, sino la calidad de sus diálogos, el desarrollo de sus personajes o su inmersivo mundo, siendo uno de los pocos juegos que me ha dado la posibilidad de sentirme realmente como su protagonista, cazando monstruos y moviéndome como un susurro en ese enorme mundo. Los sistemas de exploración, equipamiento y combate eran muy buenos, algo clichés puesto que se apoyaban mucho en lo que ya nos habían presentado otros juegos, pero conseguía mejorarlos y otorgarles una profundidad mayor gracias a, por ejemplo, el uso de los poderes de brujo en relación al combate. En general, The Witcher 3: Wild Hunt era la gran obra de rol, acción y aventuras de corte fantástico y medieval de la generación, de la misma forma que The Elder Scrolls V: Skyrim lo fue en la pasada generación, y como no, a un servidor le fascinó. Desde ese momento me mantuve muy atento a lo que hacía la compañía, jugando a los juegos anteriores y viendo cuáles serían los próximos proyectos del estudio polaco. Y entonces lo vi. En ese momento entré, por primera vez, en contacto con Cyberpunk 2077.

Como gran admirador de la obra de Philip K. Dick, de la adaptación de su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? al cine con esa obra maestra titulada Blade Runner de Ridley Scott, y en general de toda obra con una ambientación futurista y enmarcada en el género de la ciencia ficción, este juego me emocionó y “hypeó” al instante. Las promesas que hacía el estudio al respecto no hacían más que alimentar mis deseos de sumergirme en esa ciudad decadente y hostil mientras los personajes que voy encontrando a lo largo de mi travesía me hacen cuestionarme ideas relacionadas con el sentido de la existencia o el transhumanismo. Y todo pintaba muy bien: las apariciones en ferias como el E3, con el gran Keanu Reeves como maestro de ceremonias de un proyecto que apuntaba a ser el evento más grande del videojuego moderno, solo alimentaban nuestras ganas de conocer más a fondo esa Night City frívola y decadente. De hecho, yo mismo pude observar de primera mano a una presentación a puerta cerrada del título, donde nos ofrecieron un extenso vistazo sobre las posibilidades que este ofrecía de cara a plantear de una forma u otra las misiones. Y la verdad, me quedé impresionado ante todo lo que nos podía dar, dando la sensación de que nos encontrábamos ante la mezcla definitiva del RPG occidental con el shooter en primera persona y el sandbox más cercano a juegos del estilo de Metal Gear Solid V o los Grand Theft Auto, todo ello aderezado con una ambientación hipnótica e interesantísima a más no poder. Es entonces cuando llega 2020, y con ello el caos.

No hay duda de que este ha sido un año horrible que ha afectado a todo el mundo de una manera u otra, y parece que a la gente de CD Projekt Red también, pues en cosa de unos cuantos meses el juego ha llegado a retrasarse dos veces… ¿Ha sido a causa de la situación de pandemia mundial, v-verdad? Creo que no soy el único que en algún momento llegó a dudar del proyecto. Quizá lo están retrasando tanto porque, bueno, no es el mejor momento para desarrollar nada, y además ya lo decía Shigeru Miyamoto, “un juego que se retrasa finalmente será bueno, un juego apresurado siempre será malo”y Miyamoto nunca se equivoca… ¿V-verdad? Los tráilers y vídeos que el estudio polaco iba lanzando conforme se acercaba la fecha de lanzamiento auguraban un juego revolucionario, el sueño parecía cada vez más real. Pero cuando comenzaron a salir los primeros análisis… Algo olía mal, muy mal, ya que no solo se repartieron muy pocos códigos de análisis, sino que encima los que se dieron eran de la versión de PC, impidiendo a nadie ajeno al estudio conocer cómo sería la versión de las consolas de la actual (¿podemos decir ya pasada?) generación. Y bueno, creo que si estáis leyendo esto ya sabréis lo que pasó después.

El día 10 de diciembre ya tenía mi copia del juego para PS4 instalándose. Hasta la noche no pude jugarlo, pues entre la instalación y el pesado parche del día uno se había pasado toda la tarde… Y tras jugarlo, entendí muchas cosas. Entendí los comentarios de los jugadores, el porqué de la forma de actuar de CD Projekt Red en las últimas semanas, y en general todo el revuelo que había causado el juego. Y comprendí, además, que el título representaba el ideal del sueño americano que buscaba satirizar. Pero esto, junto a mi opinión sincera del título en su estado actual y mi recomendación de si haceros o no con él a todos los que penséis en jugarlo en PS4 y Xbox One, lo encontraréis a continuación en el análisis de Cyberpunk 2077.

Antes de comenzar, enfatizar en que la versión que he jugado ha corrido en una PS4 estándar, nada de Pro ni de revisiones, y con los dos primeros parches instalados. Dicho esto, espero que os guste el análisis y que os pueda ayudar a la hora de decidiros si jugarlo o no.

El golpe del siglo (y del futuro)

La premisa de Cyberpunk 2077 es muy, muy interesante. El título nos traslada al mundo neo-futurista creado en su día por Mike Pondsmith para el juego de mesa Cyberpunk 2013, pero muchos años después. Así, nos pondremos en la piel de V, un o una joven que buscará labrarse su destino y hacerse un nombre en la ciudad a través de una serie de métodos no muy legales. Dependiendo del origen que elijamos, teniendo como posibilidades Nómada, Street Kid o Corpo, tendremos un prólogo distinto y una serie de pequeños cambios que no alterarán mucho el porvenir de la trama. Aquí encontramos la primera mentira del estudio, ya que en su día comentaron que la elección de cada pasado supondría una serie de cambios sustanciales que daría pie a una mayor rejugabilidad del título, cosa que para nada es así.

Pero sigamos, y es que dejando esto a un lado… La trama tiene una calidad bastante alta. A nivel de ritmo es trepidante y en ningún momento pega bajones, en todo momento mantiene al jugador expectante y con ganas de saber más. Todo está muy muy bien escrito y el juego te atrapa desde el primer minuto, lo que hace que en todo momento sintamos que sí que nos encontramos ante el siguiente juego de la gente que en su día nos trajo The Witcher 3. Se trata de una trama directa, muy clásica y sencilla a nivel estructural, suponiendo una perfección de lo que hemos estado viendo a lo largo de los últimos años. Es cierto que al principio deja a un lado cualquier tipo de subtexto filosófico o crítico, abogando más por un discurso algo macarra y más cercano a lo que podríamos ver en un GTA (sin ánimo de criticar esta saga, ojo), pero más adelante todo esto gana mucha fuerza y se acerca en ciertos aspectos a la literatura de grandes autores como Philip K. Dick o Asimov, algo digno de aplauso. Las tramas secundarias tienen mucha profundidad, no son la gran revolución que el estudio anunciaba (segunda mentira del estudio) pero sí es cierto que son la conclusión lógica del desarrollo de la secundarias en los juegos de mundo abierto. Aunque, bueno, estaría bien que se consiguieran explorando la ciudad en vez de que te las den simplemente por teléfono.

El plantel de personajes es increíble, todos están plagados de una personalidad arrolladora y resultan muy interesantes, queriendo llegar a conocerlos más a fondo debido a lo bien escritos y presentados que están. Y normalmente esto solo podría aplicarse a los personajes principales, pero lo cierto es que el equipo de narrativa de Cyberpunk 2077 ha conseguido que los personajes secundarios y la propia ciudad tengan un encanto y generen un interés que he podido ver en muy poquitos juegos. Jackie, T-Bug, Judy, Dexter Deshawn… Todos son únicos, profundos, tienen una enorme cantidad de historia detrás y su destino, de una forma u otra, nos afecta a nosotros, los jugadores, de formas que pocas veces había visto. Mención especial, como no, para Johnny Silverhand, sin lugar a dudas el personaje más profundo e interesante del juego, y mucho de esto se debe a la genial actuación de Keanu Reeves. En cuanto a la ciudad, y para que os hagáis una idea, Night City está tan viva y es tan interesante que si no fuera por ciertos problemas de los que os hablaré más adelante posiblemente podría entrar en una de las localizaciones más inmersivas, únicas y originales que he podido ver en un videojuego. Las sensaciones que tuve la primera vez que vi la ciudad fueron similares a cuando en Bioshock observé la belleza decadente de Rapture o cuando llegué al primer reactor de Midgar junto a los chicos de Avalancha en Final Fantasy VII. La construcción del mundo y de los personajes de este juego alcanza un nivel enfermizo, y solo puedo aplaudir al equipo de escritores que han hecho uno de los mejores trabajos que he visto en cualquier juego. Sin embargo, todo esto no termina de funcionar como debería, debido a un problema muy sencillo: el juego está roto.

Todas las promesas se perdieron, como lágrimas en la lluvia…

¿Por qué digo que el juego está roto? Bueno, creo que no sorprendo a nadie diciendo esto, al fin y al cabo ya se ha podido comprobar por internet que el juego está en un estado lamentable, principalmente en las versiones de PS4 y Xbox One. Sobre la versión de PC, si bien corre bastante mejor tanto a nivel de rendimiento como en cuanto a errores se refiere, lo cierto es que tampoco se libra de bastantes errores, más de lo que se debería permitir. Mis expectativas con el título se fueron al traste cuando, en las primeras misiones del juego, observaba cómo la mitad de las acciones que realizaba tenían muchísima ralentización o no funcionaban, cómo en algunos de los momentos más impactantes a nivel narrativo las armas simplemente no aparecían y el personaje disparaba con la mano, cómo iniciaba partida y mi personaje aparecía sin la ropa que le había equipado en la partida anterior, o cómo los personajes atravesaban paredes, mantenían un estado de alerta constante o huían por nada. Esto, unido a los crasheos, ruptura de las partidas guardadas, y otros errores más fuertes, hace que a día de hoy el título sea muy difícil de tratar en consolas.

Me duele, no solo por las expectativas, sino porque el juego tiene mucho potencial que se rompe con su apartado técnico. No entiendo qué ha podido ocurrir, sinceramente. No sé si habrá sido a causa de la presión de los altos directivos de CD Projekt Red, si ha sido a causa de ser muy ambiciosos con el proyecto (recordemos que ni siquiera había salido y ya se habían anunciado los planes para lanzar varios DLCs, misiones gratuitas y un modo multijugador online) o si simplemente se debe a la inexperiencia de los desarrolladores, pero el caso es que se ha lanzado un juego roto y se ha mentido al respecto. Ni la compañía ha hablado acerca de ello, afirmando incluso días antes del lanzamiento que no habría bugs, ni la prensa, que curiosamente se ha retractado en cuanto la voz de los jugadores ha comenzado a elevarse. El resultado que CD Projekt Red ha dado a los jugadores de consola, que llevaban esperando el juego durante toda la generación no es solo lamentable, sino vergonzoso y ridículo. La única esperanza que queda es que ocurra como con No Man’s Sky, un ejemplo sublime de redención y de cómo, a pesar del resultado inicial, han podido ofrecer un producto de calidad y a la altura de lo que presentaron originalmente (encima siendo un estudio mucho más novel y pequeño), pero aun así siempre quedará el hecho de que han mentido a la cara a toda su comunidad.

Pero bueno, pasemos a hablar un poco de su jugabilidad. Cyberpunk 2077 se presenta en sociedad como un juego de rol y acción en primera persona, donde los niveles y el equipo que llevemos serán más importante que la puntería que tengamos. Pero… ¿esto es así? Ya os adelanto que no, que esto no es un Fallout, y el juego tiene menos de rol de lo que se podría pensar. Tenemos niveles, habilidades que podemos desbloquear, y una enorme variedad de piezas de equipo que modificarán nuestras defensas y estadísticas. A nivel progresión no está nada mal, aunque ocurría como en The Witcher 3, siendo un juego de acción enmascarado tras una capa no muy profunda de rol. No se siente tan cercano al juego de mesa y de rol original tal y como decía el estudio (otra mentira más del equipo polaco), sino más bien como a una especie de mezcla entre el juego de Geralt de Rivia y Far Cry/Metro. ¿Y qué tal funciona como juego de acción? Pues lo cierto es que se siente muy bien, a pesar de lo roto que está. Si le quitas los bugs y los errores nos encontramos ante un juego de acción sólido al que le sienta muy bien el componente de rol. Hay una variedad impresionante de armas y una buena cantidad de posibilidades en cuanto a plantear los enfrentamientos se refiere, aunque este aspecto se ha visto muy reducido con respecto a lo que el estudio decía durante el desarrollo. ¿Entrar a saco y disparar a todo lo que se mueva, hackear las armas y personajes, o entrar a sigilo? ¿Y por qué no mezclar todo? El juego es divertido, la verdad, pero no es revolucionario. El diseño de niveles es decente, pero tampoco es algo que te deje con la boca abierta, presenta conceptos que por lo general ya se han visto en otros juegos. Y todo esto hablando acerca de los componentes más lineales, es decir, de las misiones principales y secundarias. Pero, ¿qué ocurre con el mundo abierto?

Con todo el dolor de mi corazón, y a pesar de que conceptualmente me gusta mucho la idea, creo que el título no debería haber sido planteado como un sandbox. Muchas de las ideas que habían planteado en relación a la narrativa y a la estructura de las misiones rompían mucho con los conceptos del género sandbox, y de muchos de estos conceptos no han alcanzado el juego final debido a que se ha preferido presentar la exploración del mundo abierto. ¿Y para qué? Realmente el escenario, a pesar de lo bonito e hipnótico que es, está completamente vacío y sin nada que hacer. Hay misiones secundarias a realizar, y algunos objetos para encontrar. Y poco más. Y si a eso le añades que en PS4 hay ralentizaciones constantes, errores, y en general se dificulta mucho la exploración del entorno… No entiendo por qué hacer el juego como un sandbox. Esa linealidad que muchas compañías parecen evitar por miedo a que los jugadores rechacen el producto final podría haber dado pie a un juego mucho más interesante e innovador. Pero qué le vamos a hacer…

Neo-Tokio, Nueva Los Ángeles y ahora… Night City

A nivel gráfico, el juego es vergonzoso en las versiones de PlayStation 4 y Xbox One. Hay una distinción muy clara entre los modelos de los personajes principales y las armas, que se ven realmente bien realizados y con un nivel de detalle bastante alto, y el resto de elementos del juego, que no alcanza ni siquiera unos niveles mínimos de calidad. Las texturas son horrendas, los carteles son imposibles de distinguir debido a que tienen un nivel de resolución bajísimo, en todo momento la pantalla cuenta con una capa de grano de película que, incluso quitando la opción en el menú, sigue sin desaparecer, las animaciones de los NPCs no solo se repiten hasta la saciedad sino que están hechas una forma muy floja y carente de personalidad… En general, se ha hecho una traslación nefasta de lo presentado en los PCs de alta gama, y entiendo que pueda tratarse de un juego muy ambicioso como para ser trasladado a una consola de la ya pasada generación, pero lo cierto es que habiendo tenido tanto tiempo de desarrollo es lamentable que no se haya podido adaptar con un mejor nivel de calidad. Y es una pena, ya que a nivel de diseño artístico el juego es increíble, todos los personajes, elementos del mundo, escenarios y objetos tienen una enorme creatividad y nivel de detalle, es fascinante y simplemente da gusto observar el arte conceptual o los diseños del título. Es algo que merece ser disfrutado en condiciones, y tristemente los jugadores de estas consolas es algo que no podremos comprobar.

Por último, en cuanto al sonido, lo cierto es que posiblemente sea el único apartado del título que no se cae por algún lado. Más allá de algún que otro bug ocasional, el título es muy potente a nivel sonoro, contando con uno de los mejores doblajes que he visto en años (y que combina de una forma excelente el doblaje castellano con el doblaje latino), una banda sonora muy buena que acompaña a la perfección los momentos más impactantes del título y una selección de temas que ambientan a la perfección con todo lo que se nos presenta. La dirección de sonido es impresionante, y ayuda a esa inmersión que, lamentablemente, arruinan los múltiples errores con los que carga el título.

El sueño americano

Cyberpunk 2077 era la gran promesa de la generación, el título elegido que demostraría que los milagros son posibles y que cerraría la generación con broche de oro. Se trataba de un proyecto construido a base de promesas, promesas que a día de hoy pueden ser alcanzadas por muy pocos mientras que el resto debemos lidiar con una versión repleta de promesas vacías y mentiras. Es el equivalente al sueño americano, la historia de una venta basada a base de mentiras y que se destruye una vez nos adentramos en ella. Es duro, pero no cabe duda alguna de que el juego necesita muchos cambios y actualizaciones para poder alcanzar, en cierto modo, una parte de lo que se presentó en su día. El juego está repleto de buenas ideas, de elementos increíbles especialmente a nivel narrativo, artístico y sonoro, pero está totalmente lastrado a nivel técnico y jugable. Las versiones de consolas son injugables por el momento, y considero que si pensáis haceros o no con ellas optéis por jugar a otra cosa, no merece la pena hacerse con el juego a día de hoy y más teniendo en cuenta todas las mentiras que se han lanzado a los jugadores. Espero que la gente de CD Projekt Red pueda redimirse y nos ofrezcan el título que en su día nos prometieron, aunque esto pinta a ser un futuro más distópico que el que presenta el propio juego.

4.9
Insuficiente
">
Sinopsis
Cyberpunk 2077 es una historia de acción y aventura en mundo abierto ambientada en Night City, una megalópolis obsesionada con el poder, el glamur y la modificación corporal. Tu personaje es V, un mercenario que persigue un implante único que permite alcanzar la inmortalidad. Podrás personalizar las mejoras cibernéticas, las habilidades y el estilo de juego del personaje para dar forma a un mundo y a una historia que depende de tus decisiones.
Pros
A nivel narrativo el juego es excelente
El diseño artístico y la dirección sonora cumplen con creces
Contras
Está plagado de errores, bugs y fallos bastante serios
La versión de consolas trae tantos problemas que hace muy difícil disfrutar de cualquier cosa
El mundo abierto está vacío
El apartado gráfico está muy mal trasladado
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X