[Análisis] Devious Dungeon

0 Flares 0 Flares ×

Cuatro años después de su lanzamiento para dispositivos móviles, Devious Dungeon ha llegado a nuestras consolas de la mano de Ratalaika Games, encargada del port, y Ravenous Games, quienes lo desarrollaron originalmente para Android e iOS.

En Devious Dungeon nos encontramos con un roguelite de corte medieval con desarrollo RPG en el que deberemos salvar a nuestro reino de un malvado dragón. A primera vista, vemos claramente influencias de Rogue Legacy en este título, ¿será este un título original y atrevido o se quedará a la sombra en esta avalancha de juegos procedurales de los últimos años? Baja a las mazmorras del castillo y descúbrelo.

Tortuoso deber

La Corte se encuentra en peligro, un poderoso dragón ha despertado de su sueño en las catacumbas del castillo y sólo el guerrero más valiente y fiel al rey podrá acabar con él.

Esta es la premisa de Devious Dungeon, nuestro deber será limpiar las mazmorras debajo del castillo y detener al temible dragón. Como es norma en este tipo de juegos, el breve prólogo de la historia para darnos un contexto será prácticamente todo lo que sepamos de ella.

En nuestra hazaña encarnaremos a un leal caballero más, genérico, el prototipo de guerrero que todos podemos imaginar, un tipo fuerte, armado con su espada y… ¿pixelado?

Caballero Píxel

Devious Dungeon es un roguelite de acción y plataformas, por tanto, avanzaremos de nivel en nivel a través de mazmorras generadas aleatoriamente luchando contra todos los enemigos que se interpongan en nuestro camino.

La manera de acabar con nuestros enemigos es a base de espada, no disponemos de magia o algún objeto con el que herir a los enemigos. Aunque nuestra arma principal puede ir siendo sustituida por otras mejores en la tienda, todas tendrán el mismo set de movimientos, sólo cambian en la apariencia del arma y sus stats de velocidad y daño.

El movimiento es más de los mismo, podremos avanzar y saltar, y aunque sea extremadamente preciso, se queda escaso. El mapa favorece al plataformeo, se recompensa explorar el nivel y buscar paredes falsas donde podremos encontrar cofres escondidos, que nos darán una gran cantidad de oro, o libros, que proporcionan una cantidad inmensa de experiencia para subir de nivel a nuestro personaje y mejorar sus atributos de fuerza, salud o crítico.

La base del juego en general es simple, entramos en una mazmorra y recogemos una llave escondida por el mapeado para abrir una puerta hacia el siguiente nivel, todo esto mientras acabamos con enemigos, evitamos las trampas con pinchos del suelo y recogemos el máximo oro posible. Cuando completemos tres niveles accederemos a una tienda donde podremos mejorar nuestro equipo (arma, armadura, anillo, colgante o pociones) y curar nuestras heridas por un módico precio. Repetiremos esta secuencia cada vez acumulando más dinero y mejorando nuestras stats para llegar al jefe final del “mundo”.

La historia está formada por más de 60 niveles y cinco jefes finales distintos a lo largo de cinco secciones. Dichas secciones no están diferenciadas entre sí más allá que por algunos enemigos específicos y el jefe final de la zona, siendo ésto un rasgo negativo para un título en el que la variedad debería ser primordial.

El juego no nos exige una gran habilidad, todos los enemigos tienen un patrón de ataque muy básico, no nos hacen mucho daño y los jefes finales no son en absoluto complicados, tienen normalmente dos ataques distintos y nos dejan tiempo de sobra para acertarles de pleno entre ataque y ataque. Si eres un jugador menos habilidoso, te bastará con subir niveles y conseguir mejor equipamiento. Yo he conseguido superar la historia del juego en unas seis horas, si quieres desbloquear todas las armas y demás, necesitarás unas diez.

Pixelotes

En el apartado visual podemos ver el píxel art que nos muestra el juego, uno no muy detallado pero bonito y simpático, agradable a la vista. La variedad de enemigos no se me ha hecho insuficiente, tenemos un plantel que va desde caballeros y magos hasta minotauros y ojos demoníacos, y el diseño de algunos de ellos está bastante logrado. No puedo decir lo mismo de los escenarios, que son todos muy parecidos a diferencia de la paleta de color. Un buen detalle de este título es que todas las armas y armaduras son completamente distintas, dando así un poco de frescura al título.

El apartado sonoro es correcto, las melodías de corte medieval acompañan bien al ritmo de juego, pero no encontraremos ninguna que recordemos al dejar de jugar.

Conclusión

Devious Dungeon tiene el síndrome de la poca personalidad, no es un mal juego, pero al jugarlo sólo se me viene a la mente Rogue Legacy, que lo supera en todos los ámbitos, no presenta nada que no hayamos visto antes, pero es un juego de acción y plataformas sencillo y divertido con el que uno puede entretenerse durante unas horas.

Análisis - Devious Dungeon

Distribuidora: Ratalaika Games

Sinopsis: Ambientado en la Edad Media, Devious Dungeon es un título de plataformas y acción roguelite. Bajo las órdenes del Rey, asumirás el control de un caballero al que se le ordenó adentrarse en las profundidades de las catacumbas de castillo para acabar con todas las malvadas monstruosidades que se encuentran en la oscuridad. ¡Debes aventurarte en las profundidades de las mazmorras para eliminar la amenaza! Mata monstruos, recoge botín, sube de nivel y mejora tu equipo. ¡Solo un verdadero campeón saldrá victorioso!

  • 4/10
    Historia - 4/10
  • 6/10
    Jugabilidad - 6/10
  • 6/10
    Gráficos - 6/10
  • 5.5/10
    Sonido - 5.5/10
5.4/10

Leonetix

Me llamo Leo, me gusta ver películas y series, el RAP, leer y sobretodo jugar a videojuegos. Obsesionado con hacer listas. Cada día es un constante aprendizaje.

No Responses

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X