[Análisis] Dragon Star Varnir

0 Flares 0 Flares ×

Varneria, ese gran lugar en el que conviven humanos, brujas y dragones. Bueno, más que conviven, quizás debería decir coexisten, porque la relación entre ambos forma un triángulo, pero cuyas líneas están trazadas por el odio y el miedo, sin dejar ningún tipo de lugar al amor o el pacifismo.

Por un lado nos encontramos a los humanos, quienes, en aspectos generales, podríamos decir que son los que mayor poder tienen, puesto que pueden vivir tranquilamente la mayoría de tiempo y sin preocuparse por absolutamente nada, ya que hay dos ejércitos que los protegen. El primero de ellos es el de los caballeros, el cual sirve directamente al emperador Pharisaeus, quien es la mayor voz de Varneria, haciéndose su ley sea cual sea la que imponga, pero prácticamente nunca aparece en público, por lo que todo lo que quiera transmitir será a través del cardenal Sehrud y de la comandante de los caballeros: Corberia. Los caballeros suelen ser los buenos, ¿verdad? Y podríamos decir que desde un punto de vista humano, sí, lo son, pero… su mayor vocación es asesinar brujas, algo a lo que la despiadada Corberia se dedicará en cuerpo y alma pues lo disfruta como nadie, y se esfuerza en transmitir el mismo odio que ella siente a todos sus lacayos.

Por otro lado pero aún siendo humanos, nos encontramos con los Ravens, un ejército de legalidad cuestionable, pero que tienen un pacto de no agresión ni intromisión con los caballeros que les permite campar a sus anchas siempre que no obstruyan alguno de sus planes. Estos se dedican a la caza únicamente de dragones, a los que torturan y utilizan para desarrollar nuevos artilugios que les permita ser mucho más poderosos. Pese a no sentir precisamente afecto hacia las brujas, acordaron no atacarlas siempre que los caballeros no atacaran a los dragones y así cada uno podía seguir con sus propias presas, por lo que a priori no supondrán un peligro para las brujas, pero todo puede pasar si los implicados son los cazadragones liderados por Ruby Eye, quien nos guardará más de una sorpresa, y sus fieles Durandol y Jaiga.

Ahora pasamos a los dragones, los seres que atemorizan tanto a humanos como a brujas, pero que por suerte para todos, no acostumbran a salir de los bosques en los que viven, aunque si alguien se topa con uno sin tratar de hacerlo, probablemente termine deseando haberse quedado en casa. Hay muchísimos tipos de dragones, dragones pequeños, dragones elementales, dragones gigantes… pero la cuestión es, ¿de dónde salen los dragones?

 

Y aquí es donde entran nuestras protagonistas, las brujas. Las brujas tienen el mismo aspecto que los humanos, pero se diferencian de ellos porque nacieron con una semilla de dragón dentro que les otorga poderes mágicos, pero a la vez les condena. Todas son víctimas de la maldición de los dragones, que para no caer en un infierno de locura se ven forzadas a alimentarse mayoritariamente de carne y sangre de dragón, pero que a su vez, al comer esto, alimentan al dragón que habita en ellas, y una vez alcanza el punto necesario, termina consumiéndolas y estas se convierten en dragones.

Por suerte o por desgracia, quedan menos de diez brujas vivas en Varneria: Minessa, Karikaro, Laponette y Charlotta, quienes serán nuestras principales protagonistas; la extraña Zuba; y las hermanas pequeñas Faria, Monet, Pio y Chiquita. Todas ellas viven en una guarida, la única que queda habitada, pues la enorme mayoría de brujas existentes fueron asesinadas en el carnaval de la muerte de hace seis años, donde una bruja traidora prendió fuego a todas las que se encontraban ahí, siendo Minessa la única superviviente de todas ellas.

Pero, de repente, todo cambia el día que Minessa y Karikaro ven cómo Zephy, un joven caballero, está a punto de ser asesinado por un dragón, terminando bastante malherido. Ante esa situación, Karikaro pretende dejarlo morir, pero Minessa le convence para tratar de salvarlo de manera desesperada: dándole sangre de dragón, la cual se supone que mata a los humanos, pero en vez de eso, convierte a Zephy en brujo. Podéis imaginar la situación, ¿no? Un caballero salvado por las brujas y convertido en una de ellas, a las que tanto odia… pero ya no puede volver con los caballeros, quienes acabarían con él o lo usarían para investigar su cuerpo, algo casi peor que la muerte. Por tanto, tras un par de sucesos, Zephy decide quedarse con las brujas, y aquí comienza nuestra aventura.

 

La historia de Dragon Star Varnir es tan adictiva y atrayente, que creo que no daré más detalles acerca de la trama, pues aunque podáis pensar que solo ha sido una «puesta en situación», os he revelado de manera explícita mucho más de lo que parece, y lo descubriréis según vayáis avanzando. Lo que si que puedo deciros, es que os toparéis con una historia más cruda de lo que ya puede parecer, porque no únicamente tendremos que lidiar con todos los problemas que la maldición de las brujas puede acarrear, sino que deberemos distinguir entre el bien, el mal, y lo necesario; las constantes disputas con dragones, caballeros y Ravens nos harán plantearnos quien es poseedor realmente de la verdad, quien lucha por unos ideales dignos, y dónde están los límites del egoísmo.

Y bueno, pasando a hablar del juego como tal, nos encontramos con un cruce entre visual novel y JRPG, donde prácticamente toda la trama se dará con el típico patrón de texto en pantalla con imagen del personaje o personajes implicados, a excepción de unas cuantas escenas animadas y cinemáticas, las cuales son de lo mejorcito. Siguiendo con el apartado visual novel, sí, de vez en cuando tendremos que tomar decisiones, pero estas más bien se centrarán en qué opinión tiene Zephy de alguien o de alguna situación concreta, por lo que no afectará a la trama in situ, pero sí que veremos afectado nuestro nivel de locura, ¿y en qué afecta esto? Al final del juego, que si no tenemos cuidado y terminamos llegando al 100% de nivel de locura, podría llegar antes de lo esperado y deseado, así que, tratad de meteros en la piel de Zephy y decidir si pensar lo que él haría o lo que haríais vosotros, pero no dejéis de tener en cuenta que no por vivir en un mundo de locos, estar loco implique estar cuerdo.

Acercándonos ya al JRPG pero sin entrar de lleno en ello, tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestras hermanas pequeñas, pero tranquilos, nada de sacarlas a dar un paseo o jugar con ellas, únicamente tendremos que gestionar su alimentación, tratando de alejarlas lo máximo posible de la locura pero a la vez sin alimentarlas en exceso para que así no terminen convirtiéndose en dragones. En caso de que lleguen a uno de los dos extremos, preparaos para hacer de tripas corazón porque nos las terminaremos encontrando en cualquier punto del mapa y deberemos combatir con ellas para, bueno, librarlas de su sufrimiento. Por suerte, yo no he llegado al punto de tener que hacerlo, pero si se diese el caso, creo que no estoy emocionalmente preparado, se les coge demasiado cariño.

También y por último antes de entrar en zona de combate, tendremos un… ¿simulador de citas? Bueno, obviamente exagero, pero no demasiado, porque podremos ir a las habitaciones de las diferentes brujas a tratar de engatusarlas a base de regalos. Habrá varios niveles de satisfacción, y cada vez que alcancemos uno, nos mostrarán una escena en la que empieza a florecer o evoluciona la relación entre ambos personajes, lo «bueno» es que podéis jugar a tantas bandas como queráis hasta que topéis con la que realmente os llame a quedaros con ella, pero recordad: todo lo mostrado en pantalla es una obra de ficción, por favor, por el bien de vuestra integridad moral y ética, no hagáis esto en casa.

 

Bien, vamos ahora con la chicha. El sistema de movimiento por las mazmorras es bastante clásico dentro de lo que es el mundillo de los JRPG, sobretodo en sagas como Tales of The Legend of Heroes, es decir: usaremos a una de las brujas para movernos por el mapa y los enemigos irán apareciendo en pantalla, para entrar en combate con ellos, debemos entrar en contacto, ya sea por voluntad propia o porque no hemos podido volar lo suficientemente rápido como para lograr escapar de ellos.

Pese a tener un rol bastante más secundario, el cambio entre qué bruja controlamos será bastante constante, puesto que nos cada una tendrá una habilidad que nos permitirá o sortear según que obstáculos, o conseguir objetos especiales, o incluso protegernos de los enemigos durante un tiempo limitado. Aunque generalmente podremos ir con la que más nos guste, siempre está bien que te «fuercen» a ir variando entre todas. Por cierto, consejo: no paséis por alto ningún cofre (no os preocupéis, excepto los ocultos, estarán todos señalados en el minimapa), ni dejéis ningún objeto rompible por golpear, puesto que os droppearán varios objetos que a la larga terminan siendo bastante útiles.

El combate ha sido algo que, honestamente, cuando lo vi por primera vez sin haber podido probarlo, pensé que iba a ser una catástrofe o, como mínimo, algo bastante pesado. Craso error. Es algo que se me ha hecho tan entretenido hasta el punto de que he terminado buscando yo voluntariamente a los dragones del mapa para enfrentarme a ellos sin necesidad de grindear o droppear objetos, simplemente por pura satisfacción. De todas formas, os lo explicaré por encima y os dejaré un par de vídeos para que lo veáis más claramente: la zona de combate está dividida en tres pisos por los que tanto nosotros como los enemigos nos podemos mover a nuestras anchas (a excepción de los enemigos que ocupan más de un piso, que se encuentran con alguna limitación obvia), y tendremos pocas restricciones para atacar, únicamente que para un ataque físico deberemos estar en el mismo piso, pero para el mágico es indiferente.

Ahora, aunque parezca que no, será de lo más importante tanto quiénes pelean como quienes están de reserva de cada una, puesto que es una distribución de tres en combate con un apoyo cada bruja que puede intercambiarse en cualquier turno propio sin gastar acción. También el hecho de estar siempre cada uno en pisos diferentes es muy recomendable, ya que los ataques no son únicamente hacia un enemigo, hay ataques así claro, pero también los hay que afectan a un piso entero, a una zona de él o incluso a todos los pisos, aunque esto último es menos común, pero vaya, siempre que podáis esforzaos en manteneros en pisos distintos, además, según cómo os coloquéis podéis recibir bonus en alguna estadística.

 

Ahora nos centraremos en los ataques, tanto mágicos como físicos, se obtienen de la misma manera: devorando dragones. Para ello deberemos usar el comando de devorar antes de derrotarlos, excepto con los jefes, que no se pueden devorar durante el combate pero al derrotarlo se hace automático. Cada vez que nos comemos a uno, el grupo o el individuo según el caso recibe el núcleo, y cada núcleo nos ofrecerá tanto mejoras de stats como nuevos ataques a cambio de puntos que iremos acumulando ganando peleas.

Los ataques mágicos tendrán distintos elementos: fuego, agua, roca, viento, luz y oscuridad, donde los cuatro primeros forman un círculo de ventaja y desventaja en este orden, y luz y oscuridad son eficaces contra el otro mutuamente. Cada bruja tendrá un elemento propio por lo que si usamos ataques con ella de su elemento, serán más poderosos, pero eso no implica que no pueda tener ataques de cualquier tipo (cosa que recomiendo), ya que la clave será que cada pareja tenga tantos tipos de magia distintos como sea posible y, que no se os olvide, mínimo gastar dos espacios para poder sanar y revivir, hacedme caso, lo agradeceréis.

En cuanto a los ataques físicos, no tienen gran complicación, cada bruja tendrá un tipo de arma distinta y ese tipo de arma será eficaz contra unos enemigos u otros, sin un patrón concreto. Recuerdo de nuevo que ambos tipos de ataques pueden afectar tanto a zonas completas como a enemigos únicos, por lo que lo deberéis tener en cuenta a la hora de seleccionar con qué ocupáis los cinco espacios de cada uno. Por el tema de consumo de SP no os preocupéis, a menos que únicamente utilicéis a las tres brujas con las que entréis a combate (algo poco inteligente, y aburrido, si se me permite decirlo), no os encontraréis prácticamente nunca con escasez de ellos. Además, otro punto positivo de tener una bruja de «recambio» para cada una, es que de vez en cuando estas nos cubrirán reduciendo o nulificando el daño enemigo, harán un ataque extra añadido al nuestro o un counter cuando seamos atacados.

A medida que vamos realizando acciones de combate, se va cargando un medidor que encontraremos a la derecha de nuestro indicador de personaje, cuando esté llegue a su punto máximo, las brujas se transformarán en su modo Dragón, el cual aumentará mucho sus stats y nos durará una cantidad considerable de turnos. Además, la carga de este medidor es acumulativa, por lo que no es mala idea tenerlo casi al máximo para cuando vayáis a enfrentaros a un jefe.

 

Ahora sí, os dejo con los vídeos de combate, el primero es un poco más corto y el segundo algo más largo:

 

 

Ahora uno de los apartados más maravillosos del juego, y mira que hasta ahora el juego estoy poniendo por todo lo alto al juego (más que merecidamente), pero el apartado artístico en cuanto a lo estático se refiere es, sencillamente, espectacular. Los personajes están diseñados por un popurrí de personas: Riruru Meikyu, Manamitsu, Katsuyuki Hirano, Tsunako y el gran Kei Nanameda, quien ya se encargó del diseño de Mary Skelter y de Death End re;Quest y ofreció un trabajo sobresaliente; eso sí, absolutamente todos los artistas están a la altura, tanto que si no fuera por la ficha técnica del juego, a pesar de que se notan las variaciones pequeñas en estilo y acabados, no habría puesto la mano en el fuego a que fuera obra de alguien más que de Nanameda, pues todos son sublimes, tanto en su forma normal como en su forma dracónica, la cual se asemeja a las formas Blood Skelter y Glitch de los juegos anteriormente mencionados.

Las imágenes en estático que nos encontramos son, de nuevo, arte. Os dejo aquí unas pocas para que juzguéis por vosotros mismos, pero solo hay que fijarse en el sombreado, que es lo suficientemente bueno como para cumplir el verdadero objetivo de las sombras: destacar aún más el juego de luces, y para ver esto, os recomiendo fijaros en la imagen de la bruja y las llamas. El problema se haya cuando comenzamos a movernos por el mapa, que pese a estar bien, no pasa de eso. Los escenarios en movimiento no están a la altura del resto del arte, a pesar de que en comparación con las entregas anteriores, notamos una mejora, pero claro, mejorar no te hace excelente, y en este apartado aún queda por trabajar y pulir, pero viendo el ritmo que se lleva, no dudo que próximamente no veremos este problema.

 

No solo visualmente es una gozada, sino que también nos dejará con la boca hecha agua musicalmente. De hecho, mientras escribo este análisis estoy escuchando en bucle su banda sonora, que nos la ofrecen en la galería para escuchar cada pieza musical según se desbloquea. Por lo general tendremos una melodía propia de cada zona de Varneria en la que estemos, pero luego según la situación sea una u otra, irán variando las melodías a escuchar, y todas saben casar con la situación en la que nos encontramos, y a pesar de lo variadas que son entre sí, todas mantienen una armonía similar que nos transmite el mensaje general del juego.

Aunque si de alguna debo hablar especialmente, es del maravilloso opening del juego, titulado «When I» e interpretado por la preciosa voz de la joven Rico Sasaki, mientras que la letra está escrita por NAKO y Shogo Onishi se ha encargado de los arreglos de la canción. Esta nos transmite fuerza las primeras veces que la escuchamos, pero a medida que avanzamos en la trama, cada vez notamos un mayor grado nostalgia y tristeza cuando se reproduce, a pesar de ser una canción de tono medianamente alegre. Y para ir calentando motores con ella, os la dejo aquí, id acostumbrandoos a no empezar a jugar con tal de oírla un par de veces.

 

Conclusión

Idea Factory está tomando un rumbo que no puede gustarme más. A pesar de que su saga insignia es y será Neptunia, lleva una racha de sacar muy buenos juegos en la que cada título que sale supera al anterior. En este caso, me atrevo a decir que Dragon Star Varnir es el mejor juego de la compañía hasta la fecha, a pesar de tener otros de gran renombre. La trama engancha incluso desde antes de conocerla del todo, y una vez te sumerges en ella no podrás salir, pues a cada nuevo hecho que te desvela más te preocupa lo que está sucediendo dentro del juego y más quieres avanzar para seguir sabiendo la verdad acerca de la maldición de las brujas y cuál será su desenlace.

El sistema de combate también es de lo más innovador y está gestionado de muy buena manera para que debas estar pendiente de todo en cada momento, además de ser de lo más entretenido. Esto se ve acompañado por un diseño de personajes espectacular que hará que tengamos varios de nuestros fondos de pantalla ocupados por imágenes del juego (señoría, me declaro culpable), y por una banda sonora que cumple con creces su cometido, siendo más que digna de un juego de este calibre.

Por tanto, si estabas dudando en si comprar o no este juego, deja de hacerlo y saca la cartera, estoy seguro de que no te arrepentirás de ello.

 

Análisis - Dragon Star Varnir

Distribuidora: Idea Factory

Sinopsis: Brujas malditas que dan a luz Dragones, cazadores de brujas, cazadores de Dragones, destinos entrelazados, luchas contra el imperio, traiciones y mucha dosis de acción vertical y estrategia… Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en Dragon Star Varnir para PlayStation 4, un RPG de aventuras y acción donde deberemos luchar hasta la extenuación para cumplir con nuestro deber.

  • 9/10
    Historia - 9/10
  • 8.75/10
    Jugabilidad - 8.75/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 7.75/10
    Sonido - 7.75/10
8.5/10

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X