Fecha de Lanzamiento
04/04/2024
Distribuidora
Galaxy Trail
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
Nintendo Switch
Hace ya unos cuantos años que dejé atrás el discriminar los juegos de Sonic the Hedgehog para tratarlos como lo que son: grandes juegos de plataformas que, con sus más y con sus menos, son de lo mejorcito que uno se puede encontrar en el medio. Al menos si hablamos de las entregas en 2D, claro está. De las entregas en 3D… Bueno, supongo que aún me queda mucho para aceptar ciertos títulos. Sea como sea, es innegable que las entregas más clásicas del erizo azul siguen siendo algunos de los juegos más icónicos e influyentes de la industria, siendo su sombra tan alargada que difícilmente ha habido ninguna otra IP que haya podido servir como su heredero más directo. Y es que… ¿Realmente puede alguien superar la maravillosa mezcla de velocidad y plataformas presentes en Sonic the Hedgehog, o el excelente diseño de niveles presente en Sonic 3? ¿Y qué hay de la obra maestra que supone Sonic the Hedgehog 2, aclamada pero nunca superada? Quizá ahora parece que SEGA se ha puesto manos a la obra para continuar tal legado con juegos de la talla de Sonic Mania o Sonic Superstars, dignos herederos que mantienen un alto nivel, pero… ¿Qué os diría si durante muchos años la compañía japonesa ha intentado por activa y por pasiva evitar lanzar otro juego del estilo? Más allá del fracaso que supuso Sonic the Hedgehog 4, SEGA ni se planteó hacer otro juego en 2D durante casi una década.

Por supuesto, en la industria del videojuego hay una filosofía muy curiosa: si una gran compañía no quiere desarrollar un videojuego, ya saldrá un estudio independiente a realizarla para deleite de los fans. A lo largo de los últimos años hemos visto toda clase de revivals indie que, a pesar de no contar con la licencia de las grandes marcas, han conseguido enganchar a los fans de estas al entregar todo lo que pedían junto a un más que necesario toque de nostalgia. ¿Qué SEGA no desarrolla un nuevo Jet Set Radio? Sin problema, ya llega Team Reptile con el genial Bomb Rush Cyberfunk bajo la manga. ¿Qué Konami no saca un nuevo Suikoden? Pues Rabbit & Bear poco tarda en lanzar Eiyuden Chronicle. En este sentido, uno de los juegos que más destacó fue Freedom Planet, un título de plataformas y acción en 2D que homenajeaba (e igualaba en algunos aspectos) a los juegos más clásicos de Sonic. El título tuvo una gran acogida, lo que hizo que el estudio Galaxy Trail se pusiera manos a la obra con su secuela, juego que por fin aterriza en Switch, pasando a estar disponible en todas las consolas actuales y en PC. ¿Queréis saber qué tal está el título, y si merece o no la pena? ¡Pues dentro análisis!

 

Salvando el mundo a velocidad hiperespacial

A diferencia de la mayoría de títulos enmarcados dentro de las plataformas en 2D, la serie Freedom Planet se ha caracterizado por contar con una narrativa algo más profunda y compleja. Por tanto, si esto ya se daba en el primer juego, el segundo no se iba a quedar atrás. Freedom Planet 2 nos traslada al mundo de Avalice (no confundir con Ivalice, el reino de Final Fantasy XII) 3 años después de los acontecimientos del primer juego, en donde el trío protagonista conformado por Lilac, Carol y Milla impidieron una peligrosa invasión alienígena. La destrucción de la Kingdom Stone ha despertado a un ser ancestral que aguardaba en lo más profundo del océano, lo que llevará a nuestras heroínas a unir fuerzas con su antigua rival, Neera, para salvar una vez más al mundo. Si os soy completamente sincero, la profundidad del lore es tan grande que de primeras puede echar para atrás tanto a fans como a recién llegados. Hay tantos reinos, seres ancestrales y personajes secundarios que puede llegar a abrumar, si bien esto no quita que todo lo que se cuenta sea realmente interesante. La forma en la que se construye el universo de Freedom Planet resulta tan satisfactoria como llamativa, resultando así un mundo atrapante que, además, recompensa enormemente a los jugadores que provienen de la primera entrega al traer de regreso a ciertos secundarios, entornos, e incluso situaciones.

De hecho, el juego recompensa tanto a los jugadores veterano que quizá los recién llegados puedan sentirse algo desplazados, puesto que el título no hace ningún esfuerzo real por volver a introducir a los personajes y las situaciones ya vistas en la primera entrega. En este sentido, nos encontramos ante una secuela directa muy continuista y dependiente de su predecesora, siendo ideal para los fans de la serie pero no tan recomendable para quienes llegan de nuevas. Y es una pena, puesto que la historia resulta muy interesante y atrapante, ofreciendo un desarrollo de los personajes principales ejemplar y presentando un catálogo de personajes secundarios memorables. Por otro lado, este título llega a nuestro territorio con una decente traducción al español, lo que permite que cualquiera pueda disfrutar del juego independientemente del idioma.

 

Sin habilidades especiales no se puede avanzar

Sin lugar a dudas, lo primero que llama la atención en Freedom Planet 2 es la enorme cantidad de opciones de personalización que ofrece el título, lo que unido a su selección de personajes hace que el juego gane una profundidad y una variedad que pocas veces se ven en proyectos similares. Si, en juegos como Sonic 3 y Knuckles podemos elegir a varios personajes, pero ninguno de estos cuentan con movimientos tan originales y creativos como los de las chicas protagonistas del juego de Galaxy Trail. A fin de cuentas, estas no solo cuentan con animaciones originales, si no también con saltos, habilidades especiales y ataques completamente únicos, haciendo que recorrer un mismo nivel con cada una se sienta como algo completamente distinto. Me han gustado mucho cada una de las protagonistas, contando además con un control realmente cómodo que solo chirría en la velocidad, pues a la hora de realizar ciertas piruetas y secuencias (como correr por paredes y techos) se siente algo lento. El diseño de los niveles no está nada mal, explotando en cada uno de estos ideas originales y muy divertidas, si bien considero que mantienen el mismo problema de la primera entrega: los niveles llegan a sentirse realmente largos debido en parte a la excesiva cantidad de elementos e ideas que se ponen sobre la mesa. Quien mucho abarca poco aprieta, y si bien se agradece la ambición y las ganas por sorprender del estudio, siento que se podría haber limitado un poco todo lo que se muestra en los niveles. Los combates contra los jefes sí que resultan realmente satisfactorios e interesantes, mientras que el nivel de dificultad está realmente bien medido. La experiencia general es positiva, y aunque no siento que se alcance la maestría de diseño y movilidad de los Sonic clásicos, es innegable que esta es una de las propuestas que más se acercan.

Visualmente encontramos una suerte de evolución del tratamiento gráfico presente en los juegos clásicos de SEGA Génesis, presentando un pixel art realmente precioso y cuidado en el que el uso del color brilla con especial fuerza. Los colores vivos inundan cada uno de los niveles, presentando estos un catálogo de ambientaciones realmente variado. Me ha gustado mucho el trabajo de animaciones y los diseños de los personajes, a pesar de que no suelo ser fan de este tipo de diseños. Mención especial para, una vez más, el tratamiento de los jefes, pues son realmente memorables y convincentes. En lo técnico no he encontrado problema alguno, siendo la versión de Switch una realmente cuidada y revisada, mientras que en lo sonoro me he quedado realmente satisfecho. Las composiciones presentes en los niveles son muy agradables y memorables, encajando bien dentro del contexto de cada nivel.

 

Conclusión: Una secuela que es más y mejor, pero que aún no alcanza a su referente

Freedom Planet 2 es una secuela más que decente, que expande todo lo visto en el original y continúa todo lo que este hizo bien, algo que encandilará a los fans… Si bien los que lleguen de nuevas pueden llegar a sentirse muy perdidos con sus personajes y su historia. La variedad de protagonistas y habilidades es excelente, y aunque los diseños de niveles tienen margen de mejora, no cabe duda alguna de que se trata de un juego de plataformas divertido que gustará especialmente a los fans del erizo azul.

7.5
Recomendado
">
Sinopsis
Regresa al variopinto mundo de Avalice para luchar contra una ancestral amenaza en la esperada secuela de Freedom Planet. Han pasado años desde los hechos del juego original y nuestras tres heroínas han perfeccionado sus distintivas habilidades hasta llegar a ser formidables. Aprovecha la velocidad de Lilac con su Impulso Dragón, llega más alto que nunca con el Disco Bumerán de Carol o adopta un enfoque más prudente con el escudo de Milla.
Pros
Historia interesante y mucho más compleja que la mayoría de las que se ven en el género
Genial reparto de personajes principales y excelente variedad de movimientos y habilidades especiales
Excelente tratamiento artístico y sonoro
Contras
El lore y el universo del juego pueden llegar a abrumar, además de que los recién llegados se sentirán muy perdidos en la historia
Los niveles pueden llegar a resultar algo largos y recargados, teniendo demasiadas mecánicas e ideas