[Análisis] Lapis x Labyrinth

0 Flares 0 Flares ×

Nippon Ichi Software nos trae Lapis x Labyrinth, una colorida y simpática aventura a través de multitud de mazmorras laberínticas. Elegid vuestras clases favoritas, formad un grupo y adentráos en el laberinto, siempre en busca de una mayor recompensa.

Lapis x Labyrinth se define a sí mismo como un RPG, pero estamos ante uno muy especial. Los laberintos, las hordas de enemigos, la acción contra reloj y su Modo Fiebre hacen del juego algo nunca visto en el género.

 

Sus marcadores, puntuaciones, tiempo y coloridos efectos convierten a Lapis x Labyrinth en una suerte de fusión entre un RPG y una máquina de pachinko (Dios me salve por esta comparación). Puede que a priori esta comparación os parezca algo imposible, pero creedme, estamos ante una experiencia sumamente adictiva y divertida.

Sin más, quiero daros la bienvenida al Laberinto, dentro análisis.

Historia

Probablemente el apartado más desatendido de Lapis x Labyrinth, y no de forma casual. Al contrario de lo que podríamos pensar, y como ya he comentado, este no es un RPG al uso. Lapis basa su atractivo en su componente jugable única y exclusivamente.

Existe una historia, y un trasfondo, que están ahí, pero que poco importan para el progreso del juego o el interés del jugador.

Al principio del juego tendremos que elegir una clase de entre las ocho disponibles y dar un nombre a nuestro personaje. La personalización es totalmente anecdótica, pudiendo variar solo la voz del modelo preestablecido.

La trama nos sitúa a la entrada del Laberinto, en un poblado antaño importante, pero ahora olvidado. Será en este poblado donde podamos aceptar misiones, reclutar nuevos miembros para nuestro grupo o mejorar nuestro equipo, un main HUB de toda la vida vamos.

Aquí, la alcaldesa del pueblo nos instará a explorar las galerías y mazmorras del Laberinto, con el fin de alcanzar el final del mismo y devolver la gloria al pueblo. No necesitaremos más, y poco más se nos explicará. Al completar zonas, enfrentarnos a jefes, o alcanzar nuevos niveles habrá momentos en los que tengamos una breve charla con la alcaldesa, pero la información que nos brinda es tan escasa y tangencial que no puede llamarse a eso historia.

 

Jugabilidad

El formato jugable de Lapis x Labyrinth está basado en misiones independientes que se activan y preparan desde el main HUB del pueblo. Cada misión está formada por uno o varios niveles que se desarrollaran en distintos escenarios del Laberinto. Así pues, tendremos que abrirnos paso entre hordas de cientos de enemigos hasta llegar a un combate final. Estos laberintos, siempre con un desarrollo en 2D, juegan muy bien con su verticalidad, dando muchas posibilidades al movimiento libre.

Hay que destacar que el propio Laberinto está formado por varios biomas que iremos desbloqueando a medida que avancemos en las misiones. Cada bioma cambia completamente no solo el diseño de niveles, sino también los enemigos o la manera de afrontar el plataformeo. Esto le da frescura al título a medida que avanzamos, por lo que no tenemos la sensación de repetir siempre lo mismo. Y esto, aunque no lo parezca, es muy importante en Lapis. Muy importante porque, al final, en cada nivel, siempre estaremos haciendo lo mismo.

Para avanzar en cada uno de los niveles que conforman cada misión tendremos que recorrer el laberinto buscando unos nodos violeta. Al destruir un cierto número de nodos se nos abrirá el portal al siguiente nivel. Sin embargo, el diseño de los niveles, siempre laberínticos, nos pone en cierto apuro para encontrar los nodos, y es que los pasillos y plataformas no nos lo pondrán nada fácil.

 

Luces, colores y una sensación de frenetismo cercana a las máquinas tragaperras nos asaltarán en cada nivel de Lapis

También estarán ahí para dificultar nuestro avance las criaturas que pueblan el Laberinto. Decenas y decenas de enemigos irán saliendo a nuestro paso, formando un bestiario de lo más variado y colorido. Para hacer frente a estos peligros, podremos valernos de nuestros ataques y habilidades. Nuestros ataques básicos los realizaremos con el botón Y, mientras que las habilidades básicas las ejecutaremos con la X. Las habilidades conjuntas, que realizaremos con el apoyo de nuestros compañeros, se ejecutarán con A y R.

Los combates serán frenéticos, llenos de efectos, luces y colores. Al realizar todo tipo de acciones, como golpear enemigos o destruir objetos, se irá llenando el medidor de fiebre. Cuando este medidor llegue al máximo entraremos en Modo Fiebre y podremos ver una de las características más vistosas del juego. En Modo Fiebre seremos totalmente invulnerables durante unos segundos, haciendo que aparezcan estallidos, explosiones, colores, monedas y gemas de todo cuanto golpeamos. Estos momentos serán tan confusos que apenas veremos a los personajes en pantalla, lo cual resulta un poco irónico. Además, en este modo podremos golpear objetos del escenario para hacer aparecer aún más monedas y gemas, todo ello acompañado por sonidos similares al de una máquina tragaperras. El estado Fiebre también potenciará la aparición de objetos y «loot», por lo que de cada escenario sacaremos una gran cantidad de equipamiento.

 

Un RPG único donde no se pierde el factor rolero

Y aquí entra otra parte importante de la jugabilidad de Lapis x Labyrinth; el componente RPG. Para salir victorioso será tan necesario el equipamiento y la mejora de nuestro grupo como nuestra habilidad con los joystick. A medida que avancemos en el juego se desbloquearán en el poblado nuevas formas de progreso. Podremos reforjar nuestras armas con poderosos hechizos, comer en la cantina para ganar efectos de estado o entrenar nuestras habilidades pasivas en el dojo. Todo con el fin de alcanzar el fondo del Laberinto.

Nuestro mayor enemigo, no obstante, será el tiempo, pues solo dispondremos de unos minutos para completar cada nivel. Una vez que el tiempo haya pasado, un persistente demonio vendrá en nuestra busca. Si ese demonio nos toca fracasaremos nuestra misión. Y creedme que llegaremos a temer a este ser, pues atravesará paredes, se teletransportará frente a nosotros y tendrá un tamaño gigantesco.

 

Ocho aventureros totalmente distintos entre si

A pesar de que todo el juego se desarrolla sin pausa, con avance continuo y combates en tiempo real, vencer requerirá de cierta táctica. Tendremos que formar un grupo equilibrado, valiéndonos para ello de las ocho clases distintas existentes en el juego:

  • Nigromante: especialista que se valdrá de la magia negra y el uso de familiares para realizar devastadores ataques, tanto a distancia como cuerpo a cuerpo. Su arma serán las guadañas.
  • Cazadora: ágil y rápida, posee además una cantidad de puntos de vida envidiables. Utiliza dos dagas para atacar a melé, con unos movimientos rápidos y frenéticos.
  • Pistolero: usa sus armas de fuego para mantenerse a rango dentro de lo posible. Sus armas básicas serán dos pistolas pero utilizará armamento de gran calibre para desatar sus ataques más poderosos.
  • Hechicera: usuaria de magia, puede generar ataques en área devastadores que diezmarán a nuestros enemigos. Utiliza varitas para desatar sus poderes.
  • Destructor: portador de un enorme espadón. Su vitalidad puede ser de las más bajas de todas, pero su increíble poder destructivo lo compensan de sobra.
  • Guerrero: un combatiente equilibrado pero centrado en la defensa. Usará un hacha y un escudo para servir como muro defensor. Sus puntos de vida son altísimos y puede utilizar armaduras grandes.
  • Obispo: una hábil combatiente utilizando la lanza. Puede realizar múltiples ataques a la velocidad del rayo además de poderosos ataques a distancia. También serán muy útiles sus habilidades de curación.
  • Sirvienta: puede que la clase más llamativa de todas. Utiliza una sartén para derrotar a sus enemigos. Es una experta utilizando conjuros de debilitación para los enemigos a la vez que fortifica las características de nuestros aliados.

Podremos alternar entre cada uno de los miembros de nuestro grupo con solo tocar un botón. Las habilidades de cada personaje serán completamente diferentes entre si, necesitando de combinaciones de varios para salir airosos en según que situaciones.

 

Apartado artístico

En el apartado sonoro, Lapis x Labyrinth se desenvuelve con soltura. Sin embargo, acostumbrados a RPGs más al uso, donde la banda sonora cobra gran importancia y tiene más peso en los momentos de historia, el juego parece flojear. Escucharemos un tema para cada escenario, además de la música de batalla contra jefe y el tema característico del Modo Fiebre. Las composiciones serán muy básicas, nada a la altura de lo visto en cualquiera de los RPG que puedan compararse con Lapis. No obstante, cada una de las melodías resulta muy pegadiza y realmente acompañan a los momentos del juego.

Pero si algo nos enamora del juego es su apartado gráfico. Los diseños de los personajes, así como de la aldea principal y los monstruos son una auténtica pasada. Con un estilo chibi cartoon muy definido, el juego destila carisma por los cuatro costados. Los diseños de las mazmorras en si, así como el arte de las mismas, sin embargo, se quedan un poco atrás en este sentido.

Es una pena que en los combates contra jefes, donde esas criaturas deberían brillar y destacar con una presencia más imponente, la cantidad de enemigos y efectos haga que, literalmente, haya veces que ni siquiera podemos ver al jefe. En el bestiario, desde luego, podemos apreciar todos estos diseños sin obstáculos, pero que en batalla no podamos disfrutar de estos aspectos es una auténtica lástima.

El rendimiento, por su parte, es totalmente sólido. Tanto en modo dock como en modo portátil el juego se mueve de manera fluida, no presentando prácticamente nunca algún bajón de frames.

 

Conclusión

Lapis x Labyrinth no es un RPG al uso, y aquellos que vengan buscando eso no están ante el juego adecuado. Sin embargo, su jugabilidad, frenética y adictiva, con rasgos inequívocos de los juegos de rol clásicos, pueden mostrar a los escépticos que el juego puede ser realmente divertido.

El diseño de sus personajes, con una apariencia tan «cuca» y unos rasgos y habilidades tan definidos son marca de la casa y resultan realmente atractivos.

En mi opinión, si la historia hubiera sido algo sólido el juego habría ganado muchos enteros.

Análisis - Lapis x Labyrinth

Distribuidora: Nippon Ichi Software

Sinopsis: Prepara tu equipo, forma tu grupo y adéntrate en las profundidades más inexploradas del Antiguo Laberinto, una zona olvidada hace eones y en la que moran todo tipo de criaturas de leyenda. Desata las habilidades únicas de ocho intrépidos aventureros y combina dichas habilidades para diezmar a hordas de enemigos.

  • 3/10
    Historia - 3/10
  • 8.5/10
    Jugabilidad - 8.5/10
  • 8/10
    Gráficos - 8/10
  • 6.5/10
    Sonido - 6.5/10
6.5/10

David Hress

Mi nombre es David, soy Ingeniero de la Edificación y Arquitecto Técnico de profesión y jugón y freak de corazón. Mi tag es Hress y yo tampoco se como se pronuncia, por encima de todo me gusta el Rol y el "chinofarmeo". Me ponen bastante burro Geralt de Rivia y Sephiroth y mi novia no lo entiende.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X