Fecha de Lanzamiento
25/08/2021
Distribuidora
Xbox Game Studios
Plataformas
Xbox Series, Xbox One, PS4 y PC
Versión Analizada
Steam
Como ya he hecho en otros análisis anteriores, os quiero pedir antes de empezar que hagamos un pequeño viaje en el tiempo. Tranquilos, no es necesario hacer las maletas, va a ser muy breve. Remontémonos al año 2005, uno de los años más interesantes dentro de la industria del videojuego gracias al lanzamiento de grandes obras maestras de la talla de Resident Evil 4, Metal Gear Solid 3: Snake Eater (en territorio europeo, por supuesto), Fire Emblem: Path of Radiance o el primer Forza Motorsport, todos estos pertenecientes a franquicias que, de una forma u otra, han moldeado la forma en la que se han desarrollado la gran mayoría de títulos de sus respectivos géneros a lo largo de los últimos años. Sin embargo, hay un título muy especial que también fue lanzado este año y que, a pesar de tener un nivel de calidad similar a los juegos antes citados, no tuvo el mismo nivel de éxito. Os hablo de Psychonauts, ese extraño y original título de plataformas en 3D lanzado por Double Fine (estudio conformado por ex miembros de Lucasarts y liderado por el carismático Tim Schafer) que nos ponía en la piel de Razputín Aquato, un joven chico amante de las historias de ciencia ficción y, más concretamente, de los psychonauts, un grupo de agentes secretos con habilidades psíquicas capaces de entrar en las mentes de las personas. Ocultando sus poderes debido al rechazo de su familia, en el primer título Raz acababa ayudando a algunos de los más importantes agentes de esta agencia para rescatar a una de las figuras clave de la misma, demostrando su valía y su enorme potencial. Si bien no consiguió ser un gran éxito de ventas (vaya, llegó a ser considerado un fracaso en este sentido), sí que acabó siendo considerado un título de culto, una joyita que pocos conocían pero que, quienes lo habían jugado, habían acabado amándolo. Pasó el tiempo, y la buena gente de Double Fine pasó a realizar otros proyectos alejados de esta IP. Obtuvimos así el genial Brütal Legend, un título de acción y plataformas donde controlábamos a un rockero interpretado por el grandísimo actor Jack Black, o Costume Quest, cuya secuela vimos recientemente, además de otros títulos que regresaban al género de la aventura gráfica como The Cave o el aclamado por la crítica Broken Age, que ya jugueteaba con el modelo de mecenazgo a través de páginas como Kickstarter.

Y es que a pesar de la enorme calidad con la que cuenta el equipo de Schafer nunca han llegado a lograr que alguno de sus título acabe resultando un gran éxito de ventas, siendo un estudio productor de obras de culto. Esto hizo que tuvieran que recurrir en más de una ocasión al antes citado modelo de mecenazgo, destacando especialmente el caso del título del que hoy os vengo a hablar: Psychonauts 2. Esta ansiada secuela tuvo un gran número de cambios durante su desarrollo, pasando de tener una producción que peligraba por asuntos económicos a ser un título triple A en toda regla, demostrando un enorme nivel de producción. ¿Y a qué se debió esto? Pues a que durante el desarrollo de este título el estudio fue comprado por Microsoft, y claro, si por algo es conocida la empresa de Bill Gates es por saber apoyar económicamente los proyectos que les resultan interesantes. Pychonauts 2 recibió un impulso económico espectacular gracias a la empresa estadounidense, permitiendo a la buena gente de Double Fine tener los medios necesarios para plasmar su visión única sobre este título. Así, tras varios años de espera, por fin nos llega Psychonauts 2, y ante tal situación solo nos queda preguntarnos… ¿Qué tal está el juego? ¿Mantiene el nivel con respecto al original, o decae en comparación? ¿Y como se ve reflejado el curioso y pintoresco estilo artístico de la franquicia con la tecnología actual? Pues preparad vuestras habilidades psíquicas, y adentrémonos en el análisis completo de Psychonauts 2, que podéis leer a continuación.

 

Razputín ha vuelto, convertido en todo un… ¿Becario?

La historia de Psychonauts 2 continúa de forma directa lo narrado en Psychonauts in the Rhombus of Ruin, una especie de secuela lanzada originalmente para PS VR y otros dispositivos VR en PC, siguiendo justo donde acababa este. Así, nos volvemos a poner en la piel de Razputín Aquato, un joven con cualidades psíquicas que se ve inmerso en la peligrosa misión de adentrarse en la mente del vil doctor Caligosto Loboto para así averiguar quien estaba detrás del plan de secuestrar y envenenar al líder de la organización, Truman Zanotto. Esta misión les llevará a averiguar que, dentro de la organización, existe un topo que ha estado conspirando para acabar con esta y, al mismo tiempo, resucitar a una oscura fuerza del mal que no solo conecta con el pasado de los Psychonauts, sino también con la historia de la familia del pequeño Razputín. Evitando contar más para no hacer ningún tipo de spoilers, la trama de Psychonauts 2 se presenta como una de las más divertidas, emocionantes y mejor escritas que he visto dentro del género. Por lo general, los títulos de plataformas no suelen ser los más trabajados en cuanto a historia se refiere, pero con Psychonauts la cosa cambia mucho, demostrando la maestría de Double Fine en relación a la construcción de personajes y creación de guiones, gracias en parte a su historia como maestros de las aventuras gráficas. La historia de este título te atrapa desde el primer minuto, hayas o no jugado al título anterior (el juego hace un trabajo excelente para contarte los acontecimientos previos y para presentarte a los personajes de una forma dinámica), y ofrece una historia que no decae en ningún momento, siendo interesante y muy, muy creativa. Y es que ese me parece uno de los puntos más trabajados e importantes del título: Su enorme creatividad a la hora de presentar los mundos que generan las mentes en las que entramos, que representan de una forma muy digna ciertos conceptos relacionados con el ámbito de la salud mental (siendo mucho más respetuoso en este sentido que el título anterior). No os voy a engañar, me he quedado flipando al ver ciertos conceptos, ciertos mundos y el cómo se desarrollaban en cuanto a la historia, dando pie a una construcción de personajes increíble y para nada evidente. Hay pequeños detalles en cada mundo, secretos, que nos cuentan más y más sobre estos personajes. Y cuando un título consigue que queramos conocer más y más sobre cada personaje, es porque algo han hecho bien. Volviendo con la historia, esta cuenta con un ritmo excelente, muy adecuado para su duración, que ronda las diez horas. Más allá de un par de veces que he sentido que el ritmo se entrecortaba (aunque muy brevemente), el resto del juego se pasa volando. Los giros de guion son muy interesantes y algunos no los ves venir, algo que me ha gustado mucho.

El casting de personajes principales que encontramos en este juego me ha parecido de los mejores que he podido encontrar en un título del género, pues como ya os contaba hace un momento, su desarrollo es excepcional y sorprendente. Los secundarios, como Milla, Sasha o Lili mantienen el excelente nivel del título anterior, al mismo tiempo que conocemos mucho más sobre ellos. Son personajes muy interesantes y que, cada vez que aparecen en pantalla, se vuelven los auténticos protagonistas. Los nuevos personajes que encontramos en esta entrega también son muy interesantes y están muy bien escritos, como ocurre por ejemplo con Hollis Forsythe, agente psíquica y mentora dentro de la sede central de la agencia de nuestro joven protagonista, aunque hay otros personajes que no me han terminado de convencer, como los compañeros becarios de Raz. En cuanto a este personaje… ¿Qué os puedo decir? Me ha fascinado, resultando un protagonista muy divertido, del que es fácil encariñarse y que tiene una evolución muy buena. Es un chaval bueno y simpático, que aún tiene mucho que descubrir de la vida y de sus propios poderes. Y ver esa evolución es uno de los mejores puntos de la historia de este título, ofreciéndonos una historia cercana al género “coming of age” que le sienta de escándalo. Psychonauts 2 continúa y mejora lo visto anteriormente en cuanto a la historia, ofreciéndonos una historia interesante, original, creativa y muy bien escrita que nada tiene que envidiar a otros representantes del género. Y es que, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que pocas veces hemos visto un nivel de escritura similar en el género. En este sentido, chapó por Double Fine.

 

Quema, dispara, viaja y sumérgete en las mentes ajenas

A nivel jugable Psychonauts se presenta como un videojuego de plataformas y acción 3D con un punto de vista en tercera persona, donde deberemos avanzar a través de niveles que se dividen entre el mundo real y los mundos que surgen de las mentes de aquellas personas en las que entramos. Psychonauts 2 es una aventura lineal, que nos presenta un desarrollo alejado del mundo abierto aunque esto no nos impide que encontremos escenarios amplios llenos de misterios, secretos y coleccionables. Su diseño de niveles me ha resultado muy curioso, ya que supone una mezcla perfecta entre los títulos de plataformas más recientes (del estilo de Super Mario Odyssey) y los míticos collectathon, que fueron clave durante la época de Nintendo 64 (con Banjo-Kazooie como gran referente). El diseño es bestial, invitando al jugador en todo momento a investigar los lugares más recónditos de las mentes humanas para conocer los secretos que ahí se ocultan, y cada nivel se siente realmente único y fresco. A pesar de su linealidad, gracias a cierto aparato al que podemos acceder en la base de los Psychonauts (que actúa como una especie de gran lobby en el que podemos descubrir un sinfín de secretos y mejorar nuestras habilidades) podremos regresar en cualquier momento a las mentes y visitadas, pudiendo así conseguir cualquier elementos que hayamos dejado atrás. Y creedme, querréis volver para poder observar de nuevo lo bien desarrollados que están los niveles, que nada tienen que envidiar al resto de títulos del género.

Para poder avanzar a través de estos increíbles niveles, Raz tendrá que esforzarse al máximo y hacer uso de todas las habilidades, psíquicas o no, que estén a su alcance. Así, como en cualquier otro título del género, podremos saltar (contamos con doble salto), golpear y esquivar, y además de esto contaremos con las habilidades psíquicas, que serán necesarias para poder proseguir en ciertos puntos del juego, resolver muchos de los puzles y desvelar muchos de los misterios que se esconden tras cada esquina. Entre las habilidades encontramos la piroquinesis, que nos permite quemar un área concreta (ideal para destruir cuadros y desvelar pasadizos secretos); La psicoquinesis, que nos permite coger objetos a distancia y lanzarlos hacia donde queramos; o la videncia, permitiéndonos ver el mundo a través de los ojos de otra persona o criatura (ideal para descubrir ciertos secretos). Hay un buen número de habilidades disponibles, todas ellas muy distintas entre sí (mi personal favorita la que te permite rodar sobre una bola psíquica, pues es muy divertida de usar), aunque siento que hay un problema con esto que habría tenido una solución muy sencilla en la versión de PC: Al contar con cuatro huecos de habilidades, para usar el resto hay que abrir un menú y cambiar las habilidades seleccionadas. Habría preferido, al jugar en teclado, la opción de que cada tecla sirviera para usar una habilidad, pero por desgracia esto no es posible. Siguiendo con los puntos que menos me han gustado, cabe destacar que el control de Razputín no es todo lo preciso que me habría gustado, especialmente con los saltos, los golpes y los esquives. El título cuenta con el mismo problema que tienen algunos de los Sonic en 3D, que es que en más de una ocasión es complicado saber dónde se va a aterrizar tras un salto, lo que es una lástima. Esto, junto a la poca precisión de los esquives (parecen ir con un cierto retraso, lo que asegurará que nos golpeen en más de una ocasión) hace que sienta que se debería haber pulido un poco más el movimiento y control de nuestro protagonista. Y es que, aunque el juego no es injugable (todo lo contrario, vaya) sí que hecho en falta una mayor comodidad en cuanto al manejo del pequeño Raz. Dejando eso a un lado, el título se siente como un muy digno y divertido título de plataformas, con un excelente diseño de niveles y una gran cantidad de secretos y desbloqueables que harán que queramos volver  jugarlo una y otra vez. 

 

Explorando lo inexplorado con un nuevo motor gráfico

Tras más de 15 años con respecto al lanzamiento del primer título, Psychonauts 2 se presenta con un nuevo motor gráfico que, a pesar de mejorar por mucho lo visto en ese primer juego, sigue manteniendo de forma fidedigna el aspecto artístico y visual característico de la franquicia. Esos diseños y modelos abstractos, extraños y cercanos a la estética burtoniana se ven aquí representados con un nivel de calidad y detalle increíble, estableciendo un muy alto nivel. La calidad de las texturas, los efectos y los scripts que encontramos en los diferentes mundos mentales es impresionante y digno de aplauso, y todo ello acaba siendo más impresionante si tenemos en cuenta que en ningún momento decae el rendimiento del título, manteniendo de forma constante los 60 frames. No sé como irá en las versiones de consola, pero en PC corre de escándalo. No encuentro ningún aspecto negativo dentro de este apartado, pues me ha dejado realmente satisfecho y, si bien creo que ciertos elementos podrían haber dado más de sí (especialmente en el cuartel general), a fin de cuentas considero que el apartado gráfico es excelente.

Por último, en cuanto al sonido, cabe destacar el excelente nivel que hay tanto con el doblaje (maravilloso trabajo tanto de los actores de voz que regresan como de los que se incorporan al reparto) como en la banda sonora, que se presenta como una BSO digna de una superproducción de grandes empresas tales como Disney. Compuesta por temas melódicos, estos se amoldan a la perfección a los ambientes y lugares que se muestran, siendo el acompañamiento perfecto a las secuencias que se presentan en el juego. No os miento si os digo que la banda sonora de Psychonauts 2 es de las mejores que he escuchado en lo que llevamos de año, resultándome excepcional.

 

Conclusión: Un magnífico regreso al interior de la psique humana

Psychonauts 2 se trata de un maravilloso título de plataformas y acción que recupera todo lo que hizo grande al título original, al mismo tiempo que continúa de forma directa lo narrado en la secuela VR. No se trata de un juego perfecto, pues hay pequeños aspectos que deberían mejora (como el control del personaje), pero sí que se alza como uno de los grandes exponentes del género en la actualidad. Sinceramente, he acabado muy satisfecho con este título, ya que en general me ha gustado todo. Pocos juegos hay a día de hoy tan interesantes y creativos como este, y me ha dejado con ganas de no solo jugar más dentro de esta serie, sino de jugar más títulos de Double Fine, que sin duda alguna se alza con esta entrega como uno de los estudios más potentes de Microsoft. Solo el tiempo dirá si este título acaba cosechando un éxito mayor que la primera entrega, algo totalmente merecido, pero ya os adelanto que, si os gustan los juegos de plataformas y acción en 3D, este es vuestro juego. Os gustará, creedme. 

9
Imprescindible
">
Sinopsis
Psychonauts 2 es un juego de plataformas que combina misiones extravagantes y conspiraciones misteriosas con un montón de poderes psíquicos personalizables. Psychonauts 2 ofrece peligro, emoción y risas a partes iguales mientras los jugadores guían a Raz en una aventura a través de las mentes de amigos y enemigos para derrotar a un malvado villano psíquico.
Pros
Historia interesante y repleta de personajes inolvidables
Su banda sonora es de un muy alto nivel, similar a la de las superproducciones de Disney
Gran apartado artístico y visual, destacando especialmente los diseños de los mundos
Es, posiblemente, el título de plataformas más creativo de los últimos años
Contras
El control de Raz es algo tosco y poco preciso
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X