[Análisis] Sword of the Necromancer

[Análisis] Sword of the Necromancer

Fecha de Lanzamiento
28/01/2021
Distribuidora
JanduSoft S.L
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Versión analizada
PlayStation 4
El pesado de los indies está de vuelta con otro análisis, y no podría estar más feliz por ello. Cada vez que analizo uno de los juegos selecciono en los indies más interesantes del mes, me invade la felicidad. Esta vez, analizo la obra del estudio español Grimorio of Games, Sword of the Necromancer. Tenemos delante un dungeon crawler, que lejos de lo común dentro del género, se centra en contar una buena historia protagonizadas por dos maravillosos personajes.

 

La bandida y la «princesa»

La historia de Sword of the Necromancer comienza con una desesperada Tama llegando a la cripta del nigromante con el cadáver de Koko. Según las leyendas de su mundo, allí descansaba el nigromante, y con él, el poder de resucitar a los muertos. Tama dejará en el pedestal su cadáver y se adentrará en la cripta donde reposan los restos del mago oscuro con la capacidad de resucitar a los muertos. Además, también descansa su espada ahí, la cual le ayudará muchísimo en su propósito, ya que tiene el poder de devolver a la vida a cualquier monstruo que derrote, y con suerte, también podrá revivir a Koko.

Durante el trayecto, a la vez que vamos avanzando planta a planta por la cripta, iremos viendo flashbacks sobre Tama y Koko.  En ellos veremos muchos detalles sobre estos personajes y lo que pasó para que terminaran en esta situación tan trágica. Tama era una bandida a la que atraparon robando en el templo de Euda, donde Koko ejercía como sacerdotisa de Euda, y tenía una vida cómoda como la más joven descendiente de los Nodam. Todo empieza cuando Koko quiere iniciar un peregrinaje a través del mundo y para ello, no le queda otra que contratar como guardaespaldas a la bandida que acaba de asaltar su casa, Tama, para que la proteja durante su viaje. Es durante este viaje cuando su relación se va fortificando más y más. La ineptitud de Koko al no haber salido nunca del templo de Euda hace que Tama se burle de ella llamándola «princesa».

 

Es imposible no empatizar con Tama y Koko

Lo que más me ha impresionado es como con relativamente poco texto han conseguido plasmar unos personajes tan puros y desarrollarlos hasta el punto de lograr emocionar al jugador. El desarrollo de la relación Tama-Koko, las historias de su increíble peregrinaje y su trágico desenlace justo antes del comienzo del juego, son historias que merecen la pena ser experimentadas. Es imposible no empatizar con la relación y los sucesos que vivirán en su viaje Tama y Koko. Al resto de personajes se les trata poco tiempo en pantalla, pero esconden un lore oculto interesante.

Además, podremos leer parte de su historia oculta en otros textos que iremos encontrando por la cripta, que ayudarán a conocer más sobre este mundo que han creado. La verdad, sabemos bastante poco, a parte de algunos nombres de ciudades y algunas leyendas baldías. No sé cuál será la intención de Grimorio of Games, pero aprovechando el tema de los dos grandes personajes que han creado, podrían perfectamente para contar otra historia en ese mismo mundo acerca de ellas.

 

Trae de vueltas a los monstruos que derrotes

Sword of the Necrocromancer nos presenta una aventura roguelike poco común, ya que mezcla elementos con el género roguelite. En este tipo de juegos iremos normalmente recorriendo una mazmorra de generación planta a planta mientras vamos venciendo enemigos y consiguiendo nuevos objetos que nos faciliten el avance, el cual será más duro mientras más abajo estemos. En este juego controlaremos a Tama, y quizás lo que lo haga más especial es la existencia de la espada del nigromante. Con este arma, Tama podrá traer de vuelta a la vida a cualquier enemigo que venza, exceptuando a algunos puntuales de los que hablaremos más tarde, y estos nos ayudarán cuando los invoquemos. Estos monstruos podrán ir ganando experiencia y subiendo de nivel, y además, pueden tener características especiales como tener más vida o más ataque de lo normal.

Dicha la característica diferenciadora de este juego, tengo que hablar sobre el resto de ellas. Tendremos a nuestra disposición una serie de estadísticas que irán mejorando conforme vayamos subiendo de nivel: vida, alma, ataque, magia y defensa. Además de estos, tendremos una serie de resistencias de estado y elementales que nos ayudaran en nuestro camino. El alma es algo parecido a lo que llamamos en otros juegos estamina o mana, solo que se va recargando solo con el paso del tiempo. Necesitaremos alma para ejecutar nuestro esquives, ataques cargados, usar magia o invocar monstruos.

Durante nuestro recorrido por la cripta, iremos encontrando en cofres armas de todo tipo, espadas, lanzas, grimorios y demás, cada uno con un estilo de combate distinto. Asimismo, hay accesorios de varios tipos que nos darán protecciones o incluso habilidades pasivas especiales, como conseguir más experiencia. Solo podremos llevar cuatro armas o accesorios a la vez. Las armas y los accesorios, exceptuando la espada del nigromante, podrán ser usadas en la forja para añadirle otras características, como daño elemental, mejorar su daño básico, u otras diferentes. Para ello necesitaremos materiales, los cuales iremos consiguiendo poco a poco destrozando cajas y vasijas del interior de la cripta.

 

Podremos modificar las reglas del juego

Al final de cada piso tendremos que enfrentarnos contra un jefazo, aunque estos no serán aleatorios como los monstruos que pueblan la mazmorra. Para poder llegar al jefazo de cada planta necesitaremos la llave que estará custodiada por un monstruo mejorado que no se puede reclutar, o incluso en alguno de los múltiples cofres dicho piso. La generación del mapa, como ya hemos dicho, es procedural, al igual que los monstruos.

Todo está bien planteado, pero, ahora es cuando llegan las complicaciones… No todo iba a ser tan fácil, ¿verdad? Cada vez que muramos en nuestro intento de alcanzar el final de la cripta, perderemos todo nuestro equipamiento y la mitad de nuestros niveles. Para hacer esto menos anodino, al vencer a un jefazo podremos usar el inventario. Este enlaza con el inventario que tenemos en la base, y lo usaremos si queremos reservar algún equipamiento o monstruo para otro momento, o utilizar algunos de los códigos que nos provee Grimorio of Games para crear algunos accesorio o monstruo que nos sirva en nuestro trayecto. También tendremos la opción de salir después de vencer al jefe, con el objetivo de conservar nuestro nivel actual o forjar alguna mejora para nuestro equipamiento. Asimismo, podremos simplemente ganar nivel con algún objeto de mejora de experiencia, con un riesgo menor al haber menos dificultad.

Aún así, si el juego nos parece demasiado complicado y solo queremos disfrutar de la historia, o si por el contrario, nos parece demasiado fácil, tendremos un selector de dificultad entre fácil, normal y difícil. Igualmente podremos modificar las reglas del juego, eliminando algunas características roguelike, como la de perder niveles al morir o perder el equipamiento, haciendo que nuestra aventura sea un poco más roguelite, al poder usar objetos que vamos consiguiendo en intentos posteriores. Estas opciones no se activarán a menos que muramos 3 veces en una sesión de juego. Por el momento, el juego cuenta con la posibilidad de poder ser disfrutado por dos jugadores a la vez, gracias a un objeto especial que podremos conseguir de diversas formas.

 

El juego sacrifica parte de su complejidad en pos de contar una buena historia

Empecemos ya con las cosas que me gustaron menos, y lamento decirlo, pero me pareció algo escaso en variedad de enemigos, armas y objetos, básicamente por la «mala costumbre» que nos han arraigado en el género juegos como The Binding of Isaac, con cientos de enemigos y de objetos diferentes. Es injusto también para Grimorio of Games tal comparación, básicamente porque creo que su objetivo era crear una aventura más escueta y directa, con una historia definida con el fin de llegar a emocionar a sus jugadores por sus diálogos.

También veo un número escaso de jefes, aunque eso sí, todos ellos tienen una historia detrás que descubriremos en los diarios que encontramos. Básicamente, la mayor crítica que se le puede hacer a Sword of the Necromancer es que sacrifica parte de la complejidad de su gameplay en pos de contar una buena e interesante historia protagonizada por dos grandísimos personajes. Me veo obligado también informaros sobre el futuro del juego, ya que Grimorio of Games se encuentra realizando una actualización gratuita. Esta incluirá nuevos modos como un Coliseo, una Boss Rush o un editor de niveles.

 

Las voces en inglés de Tama y Koko realizaron un trabajo excepcional

Toca hablar un poco del apartado artístico de Sword of the Necromancer, empezando por el apartado gráfico. Mientras que durante los diálogos disfrutaremos de unas detalladas ilustraciones hechas a mano relacionadas con el momento en cuestión, cuando estemos al control de Tama veremos unos gráficos pixelados de buena calidad. Cada enemigo y cada arma tiene su animación pixelada propia, y bueno, el diseño de los jefazos es una delicia.

Pero donde el apartado artístico destaca de verdad es en su apartado sonoro, tanto vocal como musicalmente. El juego nos permite elegir entre doblaje en inglés y japonés, aunque solo puedo hablar de las voces inglesas. La voces de Tama y Koko son increíbles. Son interpretadas por Morgan Berry y Abigail Turner respectivamente, ambas con cierta carrera en doblaje de anime y videojuegos, haciendo un trabajo excelente. Sobre el apartado musical, compuesto por Dale North, he de decir que ha habido varias temas que me han gustado bastante. Los que más me gustaron fueron «Let’s End This» o «Moving heaven and earth» entre otros, son muy buenos. Toda la banda sonora acompaña las acciones y situaciones del juego de una forma adecuada.

 

Tama y Koko protagonizan algunos de los mejores diálogos que he jugado en mucho tiempo

En conclusión, Sword of the Necromancer cuenta una bonita historia de amistad entre sus dos grandes protagonistas. Tama y Koko protagonizan algunos de los mejores diálogos que he jugado en mucho tiempo. Eso sí, comparándolo con otros roguelike quizás sea un poco corto en contenido. La característica diferenciadora de este roguelike es la de poder resucitar a los enemigos derrotados gracias a la espada del nigromante. El doblaje en inglés y su banda sonora son dignas de halago. En definitiva, un juego con el objetivo de contarnos una historia emocional, con un gameplay llevadero estilo roguelike que no dejará a nadie indiferente.

8
Recomendado
">
Sinopsis
Sword of the Necromancer es un juego Action RPG de exploración de mazmorras con elementos de Rogue-like en el que puedes revivir a los enemigos derrotados para hacerlos luchar a tu lado. Convierte a tus enemigos en aliados utilizando los poderes prohibidos de la Espada de Nigromante y ayuda a Tama a alcanzar las profundidades de la mazmorra para conseguir suficiente poder y traer a Koko de entre los muertos. Crea un pequeño ejército de monstruos, equípate con armas y reliquias y aumenta de nivel para enfrentarte a los guardianes que se interponen entre tu objetivo y tú.
Pros
La dupla de protagonistas derrocha personalidad
La historia hará que sintáis emociones fuertes
Los diálogos están escritos de una manera increíble
El doblaje en inglés es de alta calidad
Contras
Algo falto de variedad en monstruos, armas y objetos para ser un roguelike
Escasa variedad de jefes