[Análisis] The Longest Five Minutes

Hoy queremos hablaros de un JRPG atípico de estilo añejo llamado The Longest Five Minutes, que nos ha llegado de la mano de la reconocida compañía japonesa NIS America, empresa que saca una buena cantidad de títulos al mercado a lo largo del año, y que lleva apoyando a Switch desde sus comienzos. Syupro-DX es la desarrolladora que ha realizado el título, y debo confesar que no había escuchado hablar de ellos en mi vida. Investigando un poco por su web oficial (en perfecto japonés) podemos ver que se dedican principalmente a la creación de juegos para dispositivos móviles Iphone y Android, y que buena parte de ellos son de estilo 8 bits, por lo que queda claro que están acostumbrados a trabajar con este tipo de creaciones, lo cual, bueno… siempre da cierta seguridad. Dicho esto, ¡comenzamos!

La dichosa amnesia está de vuelta

La amnesia es ya un cliché, algo que se utiliza hasta la saciedad en animes y juegos de rol mayormente japoneses, una excusa tan conocida como la del perro que se come los deberes. ¿Quién no se ha puesto a los mandos de un protagonista que al iniciar su aventura no sabe ni de donde viene, ni su pasado, ni siquiera su nombre? El caso, es que en esta ocasión hay algo muy curioso, y es que esta alteración de los recuerdos llega en los momentos finales del juego, que representan los inicios de nuestra partida.

Intentaré explicarme mejor, ¿os imagináis llegando a la batalla final contra el típico «rey demonio» de turno, y en mitad de ese combate a vida o muerte en el que nos jugamos el destino del mundo nuestras memorias se esfuman? Pues eso es lo que le pasa exactamente a Flash, nuestro héroe. Él no sabe que co** está pasando, ni porqué está delante de eser ser gigantesco e infernal, es más, de hecho, sus propios amigos le piden que termine el combate con su gloriosa habilidad definitiva, y no tiene la más remota idea de qué es eso ni de como llevarla a cabo.

Es entonces cuando nuestros compañeros de party deciden sacudir el avispero, para intentar que las avispan salgan a atacar furiosas. Básicamente, intentarán alentarnos a recordar todo aquello que hemos olvidado, en mitad del combate final y ante el desconcierto de un rey demonio que probablemente no sepa donde meterse ante una situación así. En cualquier caso, poco a poco iremos reconstruyendo la memoria de Flash gracias a la ayuda de nuestros amigos, y una vez que esté restaurada al 100%, empezará el verdadero combate contra el maligno jefe final.

Un viaje por el baúl de los recuerdos

El juego se desarrolla mediante esos flashbacks que tiene el héroe, y que nos teletransportarán (al menos mentalmente, ya que se supone que estamos en medio de una pelea) junto a nuestros compañeros a todo el trayecto que hemos seguido hasta llegar a nuestro punto actual (la batalla contra el rey demonio) Estas misiones que vamos haciendo son las habituales de cualquier juego del género: matar monstruos, ir de un sitio a otro haciendo de recaderos para llevar objetos, hablar con algunos personajes, etc.

En cada una de estas secciones memorísticas, debemos cumplir con varios objetivos para desbloquear esa memoria en concreto. Por poner un ejemplo, una de ellas dice: «esto es cuando le pedimos a alguien que nos ayudase a cruzar el océano a cambio de vino»; a partir de ahí ya sabes que la finalidad es encontrar a un personaje (probablemente un capitán de barco) que te ayude a cruzar dicha masa de agua, y que, en vista del texto, seguramente te pedirá que a cambio le consigas un vino en concreto. Es por tanto bastante intuitivo el saber que hacer en cada momento, ya que aún no contando con un minimapa ni unas flechas que nos guíen a aquello que buscamos, se nos ofrecen pistas al comenzar cada misión.

En cada fragmento hay aparte de un objetivo principal, varios secundarios que nos ofrecen experiencia extra para nuestros personajes, y que son muy sencillos de cumplir, por lo que os recomendamos que los tengáis en cuenta antes de cumplir la misión principal. Asimismo, es importante que sepáis que podemos reexperimentar cada uno de los niveles que ya hemos cumplido, por lo que si os saltáis alguna de ellas, tampoco tenéis que preocuparos demasiado. Dicho esto, añado que no en todas las ocasiones nos encontraremos con estas secundarias, ya que hay algunos recuerdos generalmente cortos, en los que tenemos que hablar con alguien y poco más, por lo que no hay más propósito que eso.

Aparte de lo comentado, tenemos otros habituales de los juegos de rol; como una bolsa para guardar objetos como hierbas y agua (para recuperar vida y magia); un menú de equipamiento donde podemos cambiar el arma, pechera, cabeza y un accesorio de cada uno de los integrantes del grupo. Con el oro que vayamos consiguiendo por nuestro camino, tendremos la posibilidad de adquirir ítems últiles y armas.

Los combates son bastante básicos. En primer lugar, se desarrollan por turnos y contamos con los cuatro miembros de la party, cada uno de ellos con su barra de vida y magia. Tenemos las siguientes acciones:

  • Ataque: Un ataque físico básico.
  • Magia: Hay de diferentes tipos, desde las que infligen daño al enemigo, a las que nos servirán para sanar a nuestros aliados, o servir como asistencia para estos.
  • Guardia: El modo defensivo por antonomasia, sirve para recibir menos daño de los enemigos.
  • Objeto: Posibilidad de usar objetos durante las batallas.
  • Correr: Para intentar huir del combate.
  • Auto: Algo que me ha recordado a muchos juegos de móvil, y nos sirve para que los personajes peleen solos sin tener que hacer nosotros nada. Se nos ofrece un modo balanceado, otro de ataque 100%, centrado en la sanación y uno final que busca conservar la magia tanto como pueda.

¡Nos gusta lo retro!

Como ya he comentado al principio, el estilo artístico está cimentado sobre los 8 bits, un título con una estética como la de antes, que seguramente apetece a muchos de los que ya tenemos una edad, pero que puede echar para atrás a otro tipo de público. El trabajo con los sprites está muy bien hecho y cada personaje y área está bien representado. Utilizaron muchas expresiones faciales que dieron vida a los personajes y consiguieron hacer que los personajes me agradasen más de lo que esperaba. Algunos de los diseños del enemigo también son geniales y los disfruté, así que, en general, el arte simplemente habla por si mismo.

Si bien la mayoría de los efectos de sonido en el juego son genéricos, la banda sonora es excepcional. Sin una voz que actúe para hablar, el juego depende de su banda sonora para ayudar a llevar el estado de ánimo, y hace un buen trabajo. Ha pasado mucho tiempo desde que escuché unos chiptunes clásicos de tal calidad. Destaco por encima del resto el tema de la batalla contra el jefe final, ya que es la que se ha quedado grabada en mi cabeza con más fuerza desde que comencé a jugarlo, gracias sobre todo a ese tono épico, triunfante y decidido que te anima a luchar.

 

Conclusión

Llegados a este punto, ¿qué nos queda? Creo que The Longest Five Minutes es un buen título, que aunque no reinventa el género ni mucho menos, ofrece una historia cuanto menos curiosa donde la amnesia no representa el principio del viaje, sino el final. La jugabilidad no tiene demasiado que ofrecer, aunque creo que la opción Auto es de agradecer, sobre todo para aquellos que prefieran centrarse sobre todo en la narrativa y no tengan ganas de combatir manualmente contra cada enemigo que nos asalte. Sin duda, la parte más destacable se encuentra en lo audiovisual (más lo audio que lo visual) donde se nota un trabajo realmente excelente por parte del estudio encargado de su desarrollo. Eso si, su elevado precio de salida (39,99€ en la eShop) hace que me resulte un poco complicado recomendarlo, al menos por ahora, pero si de todas formas os interesa lo que habéis estado leyendo hasta ahora, no dudéis en darle una oportunidad al juego.


 

Análisis - The Longest Five Minutes

Distribuidora: NIS America

Sinopsis: Nuestro héroe se enfrenta al origen de todo mal, al mismísimo Overlord, pero de pronto pierde todos los recuerdos de su aventura. Sus movimientos especiales, el nombre de su ciudad natal e incluso la razón por la que está intentando derrotar a Overlord, todo se ha esfumado. Nuestro héroe siente que está decepcionando a sus aliados… En medio de la batalla, las palabras de sus aliados y las burlas de Overlord desencadenan flashbacks, devolviéndole sus recuerdos pedazo a pedazo. Nuestro héroe trata de recuperar sus preciados recuerdos antes de que sea demasiado tarde pero Overlord está frente a él y su poder es inquebrantable. ¿Qué pasará en The Longest Five Minutes!?

  • 6.5/10
    Historia - 6.5/10
  • 6.8/10
    Jugabilidad - 6.8/10
  • 7.3/10
    Gráficos - 7.3/10
  • 8.4/10
    Sonido - 8.4/10
7.3/10
X