[Análisis] Verses of Enchantment

Fecha de Lanzamiento
01/08/2023
Distribuidora
Nachtvlam
Plataformas
PC
Versión Analizada
Steam
Uno de los recuerdos más bonitos que tengo de mi etapa en el instituto fue el descubrir Hearthstone, ya que partida a partida me fui sumergiendo en el enorme universo de World of Warcraft. Por aquel entonces no lo sabía, pero este sería el inicio de una preciosa relación con uno de los géneros más adictivos e infravalorados del ámbito del videojuego. Por supuesto, os hablo de los juegos de cartas y construcción de mazos, aquellos títulos centrados en conformar los equipos ideales de cartas aprovechando las sinergias de cada unidad para destrozar a nuestros rivales con poderosos combos. El título más icónico de este género, tanto en el contexto del videojuego como de los juegos de mesa, es Magic: The Gathering, una apuesta tan divertida como cara. Sí, no era fácil para un adolescente hacerse con un mazo en condiciones de Magic, ya que solo conseguir tierras suponía gastarse dinero en bastantes sobres. Por este motivo me enganché al juego de Blizzard, ya que me permitía jugar todo el día sin coste alguno. Con el tiempo he ido descubriendo juegos que me han enganchado más (como el reciente Marvel Snap, que es de lo más adictivo que me he encontrado en años) y menos (como es el caso del Gwent, que comenzó como un minijuego de The Witcher 3 y que acabó siendo lanzado de forma independiente), pero por norma general todos conseguían ofrecer una experiencia de juego divertida, amena y desenfadada.

Además, muchos de estos juegos permitían algo que, personalmente, me fascinaba: el poder conocer poco a poco a ciertos artistas gracias a la representación visual de las cartas, así como poder descubrir personajes, eventos y entornos de universos de ficción tales como Marvel, el antes citado WoW o The Elder Scrolls. Esto ha hecho que, para que un juego de cartas me enganche, deba tener dos aspectos clave: una jugabilidad variada con multitud de opciones y un repertorio artístico trabajado y atrapante. Precisamente ambas cosas parecían darse en el juego del que hoy vengo a hablaros, Verses of Enchantment, pues combina los combates de cartas, el rol y el arte clásico en un pack tan curioso como llamativo. Desarrollado por el estudio independiente belga Nachtvlam en exclusiva para PC, Verses of Enchantment busca ofrecer una pincelada alternativa a un género ya de por sí único. ¿Queréis ver qué tal ha salido el juego? ¡Pues dentro análisis!

 

Magia en forma de poemas

En Verses of Enchantment se nos presenta una versión alternativa de nuestro mundo en el que la magia existe, siendo esta cultivada por eruditos a través de sus poemas. Así pues, nos encontramos en el siglo XVIII y nuestro protagonista, un mago en potencia, decide aventurarse al mundo para desarrollar sus habilidades enfrentándose a otros magos. Como podéis observar, el juego prescinde por completo de contar una historia compleja o detallada, siendo esta una simple excusa para presentar un modo para un jugador en donde nos podamos enfrentar a varios enemigos. Puedo entender que el estudio optara por dejar a la historia en un segundo plano, pero siento que la ambientación y el trasfondo dan juego para presentar muchas más historias e ideas. A fin de cuentas… ¡Hablamos de una versión alternativa de una de las épocas más interesantes de la historia de la humanidad! Imaginad la de situaciones y personajes que podríamos haber conocido… Pero no, aquí solo encontraremos NPCs poco memorables que referencian ciertos conceptos del arte clásico y que no trascienden más allá de su combate.

Lo que sí que resulta algo más interesante es la presencia de poemas a lo largo de cada enfrentamiento. Por motivos que os explicaré en el siguiente apartado, durante los turnos se irán presentando diversos poemas, y lo cierto es que estos destacan tanto por su variedad como por su belleza. Puede parecer raro de primeras ya que es algo caótico, pero la clave está en pararse a leerlos, en comprenderlos y disfrutarlos. No todos los días se ve un juego que busca dar tanto foco a la poesía, y sin duda se agradece… A pesar de que muchos jugadores no podrán disfrutar de los poemas, ya que el juego no cuenta con una traducción al español. Esto es una auténtica pena, pues no solo se pierde la gracia de las poesías si no que hace que sea algo más complejo conocer el funcionamiento de determinadas cartas, haciendo así que se genere una barrera difícil de superar para aquellos que no controlan bien el inglés.

 

¡Es hora del du-du-du-duelo!

Pasando a hablar de la jugabilidad de Verses of Enchantment, lo cierto es que nos encontramos ante un título mucho más sencillo de lo que podría parecer en primera instancia, y no solo por su estructura de «niveles». Durante nuestro recorrido por el mundo tendremos que ir eligiendo determinadas rutas, llevándonos la mayoría de estas a diversas poblaciones. Lo importante no está en estos sitios, si no en los caminos, puesto que será en ellos donde encontraremos a los rivales que tendremos que derrotar. No hay mucho que hacer ni mucho que descubrir, siendo su componente de exploración una verdadera decepción a la que le exigiría mucho más. Lo importante es que el sistema de combate es tan profundo y dinámico como el resto de juegos del género, y todo ello gracias a su variedad de cartas y estados. ¿Cómo funcionan los combates? Estos se dividen por turnos, y durante el nuestro robaremos varias cartas de las cuales solo podremos usar tres. Si bien esto limita nuestras acciones, también aporta un componente de tensión y estrategia realmente interesante, y cada turno puede ser letal. Nuestro objetivo es reducir a cero la barra de vida de nuestro rival, y para ello podremos usar cartas de ataque, cartas de estado o una mezcla de ambas, pues muchas de nuestras cartas dañarán más si el enemigo ya cuenta con una alteración de estado. Además, también tendremos cartas de curación y cartas de apoyo, lo que ofrece una variedad bastante decente. He disfrutado mucho de sus combates y, si bien creo que la dificultad está algo desequilibrada (el juego es en todo momento demasiado sencillo), lo cierto es que a nivel general no cabe duda de que se trata de una experiencia de cartas y rol muy entretenida y memorable.

Donde también atrapa por completo es en su apartado visual, pues al igual que hacían títulos de la talla de Four Last Thing se utilizan obras de arte clásico para representar a los personajes, las cartas y el escenario. El resultado, que recuerda mucho a los segmentos animados de los Monty Python, es bastante agradable e interesante, pues da un foco de atención a toda clase de obras de una calidad inconmensurable. Como experiencia artística es una gozada, y cabe destacar que su rendimiento es bastante fluido. No he encontrado ninguna caída de frames durante mis sesiones de juego, aunque esto es algo lógico puesto que el juego no es para nada exigente a nivel técnico. En cuanto al tratamiento musical el juego cumple, si bien considero que se podría haber hecho algo más memorable.

 

Conclusión: Historia del arte y de las cartas

Verses of Enchantment es un juego pequeño pero encantador, que ofrece menos que los grandes juegos del género pero engancha tanto como estos. Como experiencia de cartas es variada y mucho más sencilla que sus competidores, y como experiencia visual cumple con creces gracias a su genial uso del arte clásico. Eso sí, se le podía exigir mucho más a nivel sonoro y narrativo, así como en su exploración.

7.3
Recomendado
">
Sinopsis
Verses of Enchantment es un juego de cartas y creacion de mazos ambientado en una versión mágica y fantástica del siglo XVIII. Viaja a través del mundo y aprende la magia en forma de cartas por parte de un sinfín de personajes y magos de toda clase. ¡Conviértete en uno de los magos más grandes del mundo mientras conoces más sobre el misticismo y la poesía en Verses of Enchantment!
Pros
La presencia de los poemas es certera
Gran sistema de combate, que destaca por su variedad
Buen tratamiento artístico y visual
Contras
El universo del juego y la historia están muy poco aprovechados
Se echa en falta una traducción al español
Musica olvidable y exploración nula