[Análisis] World of Final Fantasy Maxima

0 Flares 0 Flares ×

Aunque soy un gran aficionado al rol japonés, he de confesar que estoy muy lejos de considerarme un fan acérrimo de Final Fantasy, de hecho, mi experiencia con la famosa franquicia de Square Enix ha sido cuanto menos intermitente. Igual esto está ligado en parte al hecho de que generalmente siempre me hacía con la sobremesa de turno de Nintendo, comenzando con la Nintendo 64 (todos sabemos la historia de Final Fantasy VII y el punto de inflexión que supuse que la consola de La Gran N apostase por los cartuchos, perdiendo así este y el resto de títulos principales que fueron saliendo al mercado) Como digo, podría contar con los dedos de una mano los Final Fantasy que he jugado y ojo, nada tiene que ver con que no me guste la saga ni nada similar.

Hoy, como podréis deducir por mi mención a la saga nipona, vengo a hablaros de Final Fantasy, más concretamente de World of Final Fantasy Maxima, la versión definitiva del simpático spin-off que llega con todo el contenido adicional aterrizando en consolas y PC (siendo la primera vez que Xbox One y Switch reciben este juego).

 

Historia

World of Final Fantasy es la historia de Lann y Reynn, dos hermanos gemelos que llevan una apacible vida en Colina Nonarboleda hasta que un día todo cambia cuando conocen a la enigmática Enna Kros, y a la que será nuestra primera e inseparable compañera de aventuras, Tama. Enna Kros se encargará de sembrar más preguntas que respuestas en nuestras cabezas, mientras que la carismática Tama tomará el relevo para explicarnos que somos unos Custodios de Mirages, y no unos cualquiera, unos tremendamente poderosos que habrían podido someter con facilidad el mundo a sus pies, no obstante, los hermanos han perdido sus poderosos Mirages y con estos sus recuerdos. Con la esperanza de recuperar esos recuerdos perdidas y descubrir más sobre su pasado, Lann y Reynn se aventuran a través de un portal creado por Enna Kros que los llevará a Grymoire, la tierra donde se desarrollará la aventura.

Una vez que ambos llegan a Grymoire, más pronto que tarde descubren que la malvada Federación de Bahamut está sometiendo a los Mirages y al resto de naciones. A este problema, se le añade el nombre de Lusse Farna, una leyenda en el dominio de Mirages que resuena en la cabeza de nuestros muchachos y podría tener algún tipo de relación con ellos…

Al contrario que en muchos títulos de la rama principal, la carga narrativa no es lo más destacable del título, por lo que no esperéis una historia fascinante que os deje anonadados. Esto es algo que se acusa desde el principio, cuando nuevamente, un juego de rol japonés decide partir del manido cliché de los héroes amnésicos que salen en busca de respuestas, para toparse con gente que parece conocerlos, mientras siguen ciegamente una profecía que les señala directamente y decidirá el destino de todos.

No obstante, y a pesar de lo dicho, aplaudo el humor y el buen rollo que destila el juego, gracias en buena parte a las interacciones entre los protagonistas, siendo Lann un tipo jovial, enérgico y muy tontorrón, poniendo Reynn, la mayor de los dos, ese tono más serie y maduro (aunque tiene sus momentos de gloria en el festival del humor). Otros personajes como Tama, Serafie, Revisor Cactilio o algunos protectores, también hacen de las suyas para intentar arrancarnos alguna que otra carcajada.

Jugabilidad

Aunque la estructura de combate por turnos típica de los juegos de rol japonés tradicionales se “mantiene” (es más bien una barra de acción que va cargándose en el lateral) en World of Final Fantasy, Lann y Reynn no combaten utilizando magias y ataques normales, o al menos, no de la forma que uno podría pensar, sino que lo hacen utilizando Mirages y formando unas torres para combatir a los enemigos intentando sacar partido a los tres componentes de esta estructura.

Para intentar simplificar las cosas, los hermanos deben atrapar unos seres llamados Mirages (al más puro estilo Pokémon), que son un elenco de viejos conocidos de la franquicia, enemigos concretamente, tales como el Chocobo, Cactilio o Begimo. Para capturarlos, hay que cumplir una condición específica según el monstruo en cuestión, pudiendo ser simplemente bajar su barra de salud o provocándole algún estado alterado, para acto seguido lanzarle un ítem e intentar sumarlo a nuestro plantel.

Los Mirages tienen tres tamaños diferentes: S, M y L. La torre de combate debe conformarse por uno de cada tamaño, teniendo siempre en cuenta que los hermanos ocupan uno de esos espacios, es decir, un protagonista y dos Mirages. Lann y Reynn son especiales, ya que pueden variar su altura entre Pezqueco (M) y Koloso (L), dependiendo únicamente de nosotros el disponer de ellos en un tamaño u otro, en base a los Mirages que deseamos llevar en el equipo y su altura.

Una vez formada nuestra torre, el combate se desarrolla haciendo uso de ataques básicos o habilidades mágicas que consumen nuestra barra de maná. El esquema es el habitual, utilizar objetos, atacar, defenderse, huir, etc. Hay que tener presente que la estructura de tres miembros puede terminar por ceder si nos golpean demasiado y nos desestabilizan, haciendo que los componentes de la torre caigan y queden inconscientes un breve lapso de tiempo, siendo más vulnerables (ya que cada uno tiene su barra de salud por separado, al contrario que cuando son una única estructura, por ende, son más sencillos de aniquilar). Dicho esto, siempre se puede volver a formar dicha torre en el momento que uno de los afectados pueda actuar.

Hay un componente táctico en todo este entramado de torres, puesto que los Mirages pueden aprender habilidades con la experiencia cosechada en combate, y más importante, pueden evolucionar, algo que en principio se antoja como una opción ante la que cualquiera cedería (¿Por qué tener un Charmeleon pudiendo tener un fantástico Charizard?). El caso, es que estas transfiguraciones cambian el tamaño de nuestros Mirages, pudiendo descolocarnos un poco los esquemas, aunque por supuesto, puedes mantener la versión que prefieres o incluso evolucionar y escoger nuevamente su versión anterior, por lo que, si deseas mantener tu formación actual, igual prefieres dejar a ese pequeño S en su tamaño actual y no transfigurarlo.

Aunque antes comentaba que había tres tamaños de Mirages, no es del todo correcto, ya que hay algunos especiales, los Mega Mirages. Estos seres gigantescos y muy poderosos son tamaño XL, y no se pueden posicionar en las torres como si de un S, M o L se tratase. Pueden ser invocados en combate a cambio de un alto consumo de maná, y, por tanto, su estadía en el campo de batalla es limitada, aunque durante ese período, controlamos a un único ser con una buena cantidad de vida y unos ataques mágicos poderosos (al menos, hasta que se agote el maná y se vaya).

A las posibilidades en la batalla se suman las invocaciones de iluminados/protectores, que son básicamente los protagonistas de otras entregas de Final Fantasy en su adorable forma chibi. Para que estos portentos hagan acto de presencia y ayuden a decantar la balanza a nuestro favor con sus poderosas habilidades, hay que usar energía (se consigue luchando normalmente y los costes de estos van de 1 a 3). Para más inri, se pueden adquirir además de los Emblemas de Protector, los Protectolitos de estos, pudiendo equipárselo a los hermanos para que pasen a ser ese mismo personaje, ganando algunas habilidades mágicas poderosas, pero perdiendo la oportunidad de invocar protectores al combate.

Gráficos y sonido

Salta a primera vista que lo más destacable a nivel gráfico es el estilo chibi elegido para los personajes del título (muy habitual en muchos de los títulos del catálogo de 3DS), dotándolos de una adorabilidad difícil de describir con palabras. Ver a los carismáticos gemelos, así como un amplio repertorio de héroes de la franquicia de Square Enix en una versión de cuerpo pequeñito y cabeza grande, gesticulando y haciendo movimientos, puede llevarnos a un problema de salud relacionado con la subida de azúcar, ya sabéis, por exceso de amor por lo presente.

Cuando pasamos a forma Koloso, Lann, Reynn, y otra serie de personajes se ven en un formato tridimensional muy pulido, que no desentona. La fusión de estos dos estilos de arte funciona tremendamente bien. Hay algunas escenas tipo anime que, aunque escasas, son fantásticas y muy disfrutables.

La dirección artística del juego es magnífica y se ha porteado realmente bien a Nintendo Switch. World of Final Fantasy Maxima se ve realmente bien en el modo portátil, algo que me preocupaba, ya que muchos juegos como Xenoblade Chronicles 2 son un desastre irregular en el modo portátil. El juego también tiene un rendimiento excelente a sabiendas de que el hardware de la Gran N es inferior a PlayStation 4. Los tiempos de carga de batalla son muy rápidos, sin caídas en las tasas de frames, en general estoy muy impresionado.

Musicalmente el resultado es muy alentador, como no podría ser de otra forma en un título de Final Fantasy. Hay algunos temas tradicionales de la serie que se utilizan aquí con gran efecto, y cada pieza musical se combina perfectamente con lo que está sucediendo dentro de cada escena. Incluso las pistas que están totalmente creadas para este juego son excelentes.

Se puede seleccionar entre las voces en inglés y en japonés, algo que considero más que necesario en un JRPG, y que, aunque pueda parecer absurdo, fue un DLC de regalo con la Day One Edition cuando el juego base llegó al mercado. Asimismo, sabed que World of Final Fantasy Maxima dispone de subtítulos en castellano.

 

Conclusión

World of Final Fantasy es un magnífico homenaje a la serie Final Fantasy en su conjunto. Sin embargo, el juego no se conforma simplemente con serlo, presentando un profundo sistema de batalla, protagonistas carismáticos a los que es fácil coger cariño, y una presentación audiovisual que es simplemente maravillosa.

Si eres un recién llegado que necesita un curso intensivo de Final Fantasy, un veterano que busca volver a pisar sus entornos favoritos, o simplemente quieres un JRPG sólido para perder el tiempo, World of Final Fantasy Maxima marca todas esas casillas y algunas más. Los propietarios de Switch estamos de enhorabuena, y es que, es fácil enamorarse de su inteligente jugabilidad, su encanto superior y la gran variedad de monstruos adorables para coleccionar.

Como colofón, os adjunto una galería de imágenes del título que he evitado repartir por el texto para no sobrecargarlo demasiado. ¡Disfrutadlas! (Todas ellas han sido realizadas en el modo portátil de Switch)

 

Análisis - World of Final Fantasy Maxima

Distribuidora: Square Enix

Sinopsis: ¡El asombroso mundo de World of Final Fantasy llega a Nintendo Switch con el título World of Final Fantasy Maxima! El juego cuenta con nuevos personajes de la saga Final Fantasy y más monstruos, llamados mirages, para acompañarte en tu aventura. ¡Podrás incluso cambiar de look y transformarte en uno de los héroes de la saga para disfrutar de los combates más que nunca!

  • 7/10
    Historia - 7/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 9/10
    Sonido - 9/10
8.5/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

No Responses

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X