[Análisis] Yonder: The Cloud Catcher Chronicles

Yonder: The Cloud Catcher Chronicles es muy posiblemente uno de los juegos más agradables de PlayStation 4. Realizado por el pequeño desarrollador indie Prideful Sloth (que afirma realizar juegos «micro triple A»), es un título poco ambicioso que fusiona la exploración del mundo abierto con un sistema de artesanía y elementos agrícolas. Toma una clara inspiración de diferentes títulos como Harvest Moon y The Legend of Zelda, pero es capaz de formar su propia identidad a través de un estilo de arte encantador y un juego sorprendentemente adictivo.

¡BIENVENIDOS A LA PRECIOSA ISLA DE GEMEA!

Justo al comienzo de nuestra aventura se nos presenta una pantalla de creación de personajes. Las opciones son bastante limitadas, pero podemos elegir ser hombre o mujer, y antes de darnos cuenta, la nave en la que estamos viajando es destruida por una tormenta. Despertaremos en la isla de Gemea, donde nos encontraremos con unos pequeños sprites (unas hadas) que las personas normales no pueden discernir, pero que nuestro protagonista si, y tendremos que encontrar y ayudar al resto de ellas.

Al reunir a estos simpáticos seres que están dispersos por todo Gemea, seremos capaces de disipar la «oscuridad», una sustancia sombría que envuelve partes de la isla. Como tal, la purificación de la tierra se convierte en nuestra principal prioridad, y en el proceso, descubriremos la verdad de sus orígenes. Completar la historia principal solo nos llevará alrededor de cinco horas o poco más, pero la estructura de mundo abierto de Yonder, permite esencialmente seguir jugando durante el tiempo que deseemos, y hay un montón de coleccionables y otros secretos para aquellos que aspiran a conseguir el 100% del juego.

[wonderplugin_gridgallery id=299]

 

La isla de Gemea es un entorno ambientalmente, diverso y vibrante. Los campos verdes se conjuntan con montañas nevadas en el norte, y hay una isla desierta más pequeña al este. Es una tierra maravillosa para explorar, y el título cuenta con un sistema meteorológico dinámico que está asociado con un magnífico día y un ciclo de noche, algo que sin duda dota al juego de una belleza aún mayor. Y lo que es más, las temporadas pasan a medida que continuamos jugando, y es difícil no quedar atrapados en la atmósfera de una soleada tarde de verano o una tempestuosa noche de invierno.

Cuando no estemos mirando embelesados hacia las puestas de sol, es probable que estemos completando misiones. Los personajes que nos encontraremos dispersos en toda la isla nos pedirán ayuda, pero casi todas las tareas se reducen a la misma cosa: buscar elementos. Muchas misiones ofrecen pequeñas historias, pero aparte de la intriga narrativa, no hay mucho para evitar que nuestro diario termine convirtiéndose simplemente en una larga lista de productos que necesitamos conseguir. Poco a poco, la repetición se asienta y la alegría de descubrir nuevos lugares y explorar Gemea se va perdiendo. Dicho esto, hay una calidad adictiva a la hora de realizar búsquedas, elaboraciones o comerciar con los elementos que requiere cada misión. Una vez que tengamos herramientas y nos encargemos de cosechar materiales básicos específicos, necesarios para posteriormente combinarlos con otros objetos más complejos.

Sin embargo, esto no quiere decir que Yonder: The Cloud Catcher Chronicles sea un juego difícil. Está claramente diseñado con la accesibilidad en mente, es el típico videojuego que cualquiera puede adquirir y jugar. No hay ningún combate del que tengamos que preocuparnos y el juego está lleno de grandes menús y cuadros de texto, por lo que es una recomendación fácil para los más pequeños de la casa y aquellos que posiblemente no son jugadores demasiado asiduos.

Una vez más, me gustaría hacer hincapié en que hay un montón de cosas que mantienen el juego vive y que nos dejarán enganchados durante varias horas. Por ejemplo el sistema agrícola que comenté con anterioridad, lo que nos permite construir una serie de granjas en las cuales podemos tener animales. Los animales se pueden encontrar en toda la isla, con diferentes regiones ostentando su propia vida silvestre única. Si los alimentamos con su comida favorita nos seguirán de regreso a su nuevo hogar, donde periódicamente producirán productos como leche y pieles, que luego se pueden utilizar para la artesanía o el comercio. Ciertamente no es el sistema de «farming» más profundo que jamás hayamos visto, pero se ajusta perfectamente a la estructura accesible de Yonder y nos da algo en lo que trabajar cuando estamos un poco aburridos de llevar a cabo búsquedas de items.

[wonderplugin_gridgallery id=300]

 

CONCLUSIÓN

Yonder: The Cloud Catcher Chronicles es un pequeño y encantador juego que puede atraer a jugadores de todas las edades y niveles de habilidad. La preciosa y completa isla de Gemea con su clima atmosférico y ciclo estacional, paisajes, animales y habitantes hacen de esta el destino perfecto si lo que estamos buscando son unas relajantes vacaciones virtuales. Acepta misiones, descansa observando el cielo o simplemente la flora y la fauna que tienes delante, pesca o haz que los animales vengan hasta tu granja, o simplemente dedícate al crafteo de materiales y a la creación de otros nuevos mientras ayudas a los paisanos de la isla y completas tu «enciclopedia personal» sobre la isla… ¡Las opciones son la mar de variadas!