Fecha de Lanzamiento
2022
GÉNERO
ARPG
DESARROLLADORA
Natsume Atari
DISTRIBUIDORA
505 Games
PLATAFORMAS
PlayStation 5, Xbox Series, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Hace ya un buen tiempo que los fans del JRPG perdimos la esperanza de sorprendernos con el desarrollo de un nuevo Suikoden, la mítica franquicia de rol por turnos japonesa en la que destacaban sus épicas historias y su enorme plantel de personajes jugables. El motivo de esto es lógico: la compañía detrás de esta serie es Konami, y todos sabemos que no han destacado en los últimos años precisamente por mantener vivas a sus sagas principales. Con la negativa del gigante japonés por seguir esta mítica franquicia fue el turno de los fans (y de algunos desarrolladores destacados en la industria) de devolverla a la vida… Con otro nombre. Es así como el 27 de julio de 2020 apareció en Kickstarter el proyecto Eiyuden Chronicle: Hundred Heroes, secuela espiritual de la serie desarrollada por Rabbit and Bear Studios que buscaba ganarse un hueco en la industria al mismo tiempo que daba pie a una nueva serie. El proyecto finalizó planteando un nuevo récord de recaudación en la web, siendo uno de los proyectos más rápidamente financiados que se han visto hasta el momento y demostrando el interés que existe en el público por este tipo de sagas. Como el juego es realmente ambicioso y en el estudio buscan dar pie a una nueva franquicia, más pronto que tarde se anunció el lanzamiento de un juego precuela que, experimentando con otros géneros, permitiría a los jugadores acercarse a la nueva propuesta gráfica de la serie y conocer a algunos de los muchos personajes que pueblan su mundo.

Este juego es el título del que hoy os vengo a hablar, Eiyuden Chronicle Rising, un JRPG de acción con desplazamiento lateral centrado en la exploración de mazmorras con un cierto componente metroidvania que tiene planteado su lanzamiento a lo largo de este año. A diferencia de los más de 100 personajes jugables que podremos encontrar en Hundred Heroes, aquí se presentan solo tres personajes controlables con los que podremos explorar mazmorras y ayudar a reconstruir todo un poblado, aunque más adelante se podrán desbloquear más. Gracias a 505 Games he podido participar en una beta cerrada que me ha dado acceso a la primera hora y media de juego, y en esta he podido comprobar que tal se mueve el título, como funcionan sus mecánicas de combate y exploración y de qué trata exactamente su historia. ¿Queréis saber lo que me ha parecido, y si me ha dejado con más o menos expectativas que antes? ¡Pues pasemos al texto completo, que podéis leer a continuación!

 

¡Bienvenidos a Nueva Neveah, cazarrecompensas!

La historia de Eiyuden Chronicle Rising nos presenta a JC, una joven buscadora de tesoros que llega a la aldea de Nueva Neveah en busca de fortuna y fama. Sin embargo, lo que encuentra es un lugar destrozado por los terremotos que se ve asediada por la llegada de enemigos y de cazarrecompensas. Cansados de tal situación, la alcaldesa Isha encarga completar una serie de misiones a la joven JC para que sea aceptada en el lugar, ayudando en el proceso a reconstruir la ciudad y mantener una mayor estabilidad en el lugar. Estas misiones le llevarán a explorar lugares peligrosos plagados de enemigos, misterios y tesoros, para lo cual JC se equipa con sus ganchos de escalada, armas poco comunes pero muy fiables. Su viaje no será uno solitario, ya que pronto conocerá al silencioso y misterioso Garoo y se les unirá más adelante la ya citada Isha. Y… poco más se desvela de la trama en la parte que he podido jugar. Como presentación de la trama no está nada mal, y la caracterización de los personajes me ha resultado llamativa e interesante de primeras. Su ambientación también me ha gustado, y el mundo de Eiyuden parece ser realmente interesante. Sin embargo, creo que el problema parece tener un problema de ritmo que, la verdad, espero que solo sea cosa de las primeras horas de juego: sus largos y aburridos diálogos, sus misiones sin chispa y la lentitud para presentar ciertas cosas que tiene el juego evidencian un problema de ritmo constante, y más si tenemos en cuenta que un juego de este estilo debería ser mucho más frenético. De hecho, he encontrado una sensación muy extraña mientras jugaba: al inicio sentía que estaba en un RPG por turnos lento, cuando realmente estaba en un JRPG de acción. Pero todo es muy pausado, tarda mucho en arrancar, y eso no me ha terminado de convencer.

Pero ese es el único problema que veo dentro del apartado narrativo, ya que el resto sí que me ha convencido: tengo ganas de seguir viendo hacia donde avanza la historia, y quiero saber como conectará este juego con el otro gran título que se aproxima de la franquicia. Creo, simplemente, que no se ha elegido la mejor sección del juego para presentar el título en una beta, ya que se pasa uno más tiempo dialogando que disfrutando del combate y la exploración. Por otro lado, el juego llegará traducido al español, y parece ser que el trabajo realizado es más que decente. Ninguna frase me ha resultado fuera de lugar, y en ningún momento he encontrado errores gramaticales. 

 

Acaba en pocos golpes con los enemigos

A nivel jugable el título me ha sorprendido mucho porque, al menos en los primeros compases del título, su sistema de combate es realmente simple, dejando utilizar solo un par de golpes normales (sin combos a la vista) para golpear a los enemigos y unas pocas opciones de movimiento para desplazarnos por las mazmorras. Quiero pensar que esto es algo propio de las primeras horas y que más adelante en el juego se podrán desbloquear mejoras y habilidades, pero no he visto esa opción por ningún lado. En fin, al menos se incluye la opción de utilizar una habilidad (única de cada personaje) y un ataque de compañero siempre y cuando no vayamos solos. Lo bueno es que, a pesar de las escasas opciones, el juego sí que acaba resultando muy adictivo. No se si será su diseño de niveles o su simpleza, pero es verdad que cuando menos lo esperemos estaremos enganchados a su sistema de exploración y de combate. Es como lo que pasaba con los primeros YS, que la gracia estaba en lo adictiva que era su simple sistema jugable. Echo en falta más opciones de control y de combate, pero he disfrutado cada enfrentamiento. Eso sí, espero una mayor dificultad y originalidad en los jefes finales, ya que los que he encontrado han sido demasiado fáciles y predecibles. 

Lo que sí que me ha gustado mucho más es el diseño de niveles, tanto en las secciones de exploración como en las secciones de combate. Y es que en ambas podemos desplazarnos lateralmente mientras interactuamos con los personajes y el escenario, descubriendo nuevos caminos, rutas secretas y misterios. En las secciones de combate podemos, además, saltar y golpear tanto a los enemigos como a parte de los elementos del escenario, y según el personaje que controlemos podremos romper ciertos objetos y acceder a algunos pasadizos ocultos. Vaya, el uso de los distintos personajes y la exploración pintan realmente bien, y como decía antes el juego engancha de lo lindo. Lo único que mejoraría es, este sentido, las posibilidades del sistema de combate, ya que es algo lento, tosco, y está falto de posibilidades.

 

Un precioso apartado gráfico lleno de fantasía

No os voy a engañar: he disfrutado de lo lindo con el apartado gráfico del juego, a pesar de sus inconvenientes. ¿A qué me refiero con esto? Pues a que, a pesar de que el estilo pixelado de los personajes no me ha terminado de convencer por su falta de detalles y sus problemas a la hora de animarlos, lo cierto es que el conjunto es una delicia visual. Los escenarios están cuidados hasta el más mínimo detalle, destacando especialmente su iluminación cuidada, su genial uso de la profundidad de campo y la enorme cantidad de elementos visibles en cada pantalla. Los diseños también son realmente buenos y creativos, y tienen un toque añejo que me ha gustado especialmente. Sorprende muchísimo, y más viniendo de un juego precuela de un título «indie», ya que se compara de forma directa con otros títulos de mayor presupuesto y alcance. No he visto ningún tipo de problema a nivel técnico, lo que también me ha gustado mucho. ¡Ojalá siga así la cosa!

Por último, no tengo mucho que comentar a nivel sonoro. Lo poquito que he oído me ha gustado, y parece demostrar que hay una buena variedad sonora en la que cada tema parece encajar bien con el escenario o la situación plasmada. ¡Quiero oír más para poder opinar, pero lo que he podido escuchar ha estado bastante bien!

 

Conclusión: Hay margen de mejora, pero también hay ganas de explorar el mundo de Eiyuden

Eiyuden Chronicle Rising me ha dejado un buen sabor de boca a pesar de que considero que hay muchos elementos que mejorar. En su situación actual el juego peca de ser demasiado simple y de contar con un ritmo algo lento e inconsistente, pero al menos el título acaba resultando adictivo como pocos y demuestra tener un nivel gráfico y artístico enorme, a la altura de las grandes producciones de la industria. Como aún queda tiempo para mejorar, no dudo en seguir atento al progreso tanto de este título como de la saga, y creo que todos los fans de los JRPGs y de la fantasía deberíais hacer lo mismo ya que podríamos estar ante el próximo gran fenómeno del género: su apartado artístico, su creativo mundo y su genial banda sonora lo evidencian. ¡El billete hacia Eiyuden aún está disponible, haceos con él antes de que el vuelo despegue!