Fecha de Lanzamiento
07/04/2020
Distribuidora
Capybara Games
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One y PC
Versión Analizada
PlayStation 4
¿Sabéis esas experiencias con las que conectáis desde el primer instante? Ya sea una película, una novela o un videojuego. Catar de primera mano una obra y que desde su inicio te enganche, saber que al terminar se convertirá en algo que te ha marcado de alguna forma. Seguro que alguna vez lo habréis sentido, amor a primera vista. No esperar nada y encontrar justo lo que buscabas. Pues siento advertiros que este no ha sido mi caso con Below, sino todo lo contrario. A continuación, la oscuridad os consumirá, estad preparados para lo peor.

 

Descenso a los infiernos

Below es un roguelike de acción con vista isométrica desarrollado por Capybara Games y publicado originalmente en Xbox One y PC a finales de 2018. Hasta aquí, todo me pareció bien. Estaba bastante agradecido de tener la oportunidad de analizar un roguelike más, uno de los géneros que más he jugado en los últimos años. Sin embargo, Below me dio a probar de su propia —y dolorosa— medicina nada más empezar. Y es que, la secuencia inicial del título es una cinemática de varios minutos donde vemos cómo la cámara se acerca muy lentamente hacia el protagonista de la aventura, del que no sabremos nada en ningún momento. Me quedó claro, Below es un juego muy lento.

Concluida dicha escena, se nos pondrá al fin a los mandos de un pequeño personaje, pequeño por la lejanía del punto de vista que tenemos de él que no por su mero tamaño. Poco podremos hacer por el momento, atacar y defendernos armados de espada y escudo, lanzar un par de flechas con un arco y realizar un pequeño esquive. Tras avanzar por una desolada playa encontraremos una hoguera. Tras encenderla solo nos quedará avanzar hasta llegar a unos repechos que tardaremos en escalar un tiempo considerable, Capybara sigue regodeándose del pausado ritmo de su obra.

Tras superar el ascenso, vislumbraremos una pequeña luz en el centro de una inmensa explanada. La recogeremos y esa será nuestra acompañante indispensable durante la dura travesía, una linterna. Al explorar un poco más daremos con la entrada a una cueva, y por fin, comenzará nuestro descenso a los infiernos.

Si ya conocéis el planteamiento de los roguelikes, Below no dista mucho de ellos, pues consiste en bajar pisos atravesando una serie de salas aleatorias repletas de enemigos y trampas. Me considero versado en el género, no obstante, las dos primeras horas que pasé en Below fueron un suplicio, tanto que si no fuera por tener la obligación de analizar el juego lo hubiera desinstalado automáticamente sin ningún tipo de miramiento, ni mucho menos remordimientos.

Surge la pregunta, ¿tan difícil es Below? La respuesta es más complicada de lo que parece, pues sus sistemas por separado no son para nada algo fuera de lo común entre los títulos más exigentes. El combate es simple en manejo y los enemigos —a excepción de los niveles más profundos— no suponen un grandísimo reto. El avance por los propios escenarios tampoco necesitan más que una atención y un ritmo cauteloso pues las trampas son muy traicioneras. La supervivencia, tal vez sí que sea algo más frustrante, ya que tendremos que estar pendientes de nuestros medidores de sed, hambre y frío. Es la unión de todo, además de algunas características abusivas, lo que hace que Below sea tan duro. Si te sientes perdido y no sabes cómo continuar, Below no te guía. Si mueres, Below te castiga. Si te lo curras y te preparas, Below no te ofrecerá apenas recompensa. Below es cruel con el jugador, Below no perdona.

Más abajo

A partir de aquí, profundizaré en ciertas características del gameplay que tal vez quieras conocer por ti mismo (o no), no son spoilers en sí, pero avisado quedas.

El juego cuenta con un sistema de crafteo extremadamente simple, tres huecos donde poner tres objetos. El problema radica en que desconocemos cualquier tipo de receta de elaboración y habrá que probar distintas combinaciones —casi al azar— porque la mayoría no son precisamente intuitivas. Gracias a esta opción, podremos crear vendas, armas, antorchas, trampas y demás elementos que nos ayuden.

Si continuamos desgranando, encontramos la “moneda” del juego. Dicho recurso caerá de los enemigos derrotados (con unas físicas propias), siendo muy común que se deslicen, se precipiten al vacío y lo perdamos, sin tener el jugador ningún tipo de culpa. Esta especie de gemas se utilizará para hacer funcionar la linterna, sin la cual no veremos absolutamente nada en muchas situaciones. También se podrán canjear por objetos en unas tiendas aleatorias y bastante raras de ver. Por último, al reunir una buena cantidad se nos dará la posibilidad de establecer un punto de guardado en la hoguera que hayamos visitado. Dicho checkpoint será de un solo uso, una vez que muramos y aparezcamos en él, desaparecerá. Así que, como podéis observar, la gestión y estrategia es algo inherente al título pues prácticamente nunca iremos sobrados.

Como seña de identidad de los roguelikes, al morir perderemos todo progreso conseguido, y Below lleva esto un paso más allá, ya que, aparte de tener que volver al inicio (o a un punto de control en el mejor de los casos), tendremos que buscar nuestro cadáver para recuperar el contenido del inventario, y para más ensañamiento, la linterna. Así que si pisamos una trampa —instakill— en uno de los últimos niveles, habrá que bajar sin siquiera ver a dos palmos de nosotros, a menos que fabriquemos antorchas. El juego permite facilitar este problema con algunos atajos o salas especiales donde guardar el equipo, aunque la sensación que mejor define todo el proceso es: hastío.

Algo bueno que ha incluido el título en actualizaciones es la opción de elegir entre distintos modos de juego, dependiendo de si quieres la experiencia pura del juego o una algo más relajado (aunque tampoco mucho).

Oscuridad y silencio

El apartado artístico del juego está muy cuidado y consigue perfectamente asfixiar al jugador, hacerlo sentir indefenso en un mundo gigante repleto de peligros. Por esa parte, me recuerda a Shadow of the Colossus incluso. Las físicas también están muy bien trabajadas, los efectos de iluminación están realmente conseguidos y los contrastes de color son una bendición entre tanto pasaje sombrío. Lástima que tantísima oscuridad no permita ver más allá de nuestros pies.

Sonidos como pasos, gotas golpeando charcos o la misma hierba, son los que romperán el silencio del juego. Estás solo y ni siquiera tendrás la compañía de una melodía potente, pues la banda sonora del título es más bien atmosférica, con algunos temas remarcables. El ambiente opresivo y confuso de su estética sumado a su escueto apartado sonoro proporcionan ese factor misterioso que necesita la aventura.

Conclusión

Below es de esas experiencias que requieren mucho por parte del jugador, no pide excesiva habilidad pero necesita calma, paciencia, perseverancia y muchas ganas, pues el mismo juego te irá excluyendo de su mundo y tendrás que aferrarte a él para no abandonarlo. Un título verdaderamente hardcore para los más valientes, aunque os aviso, Below no es un souls, es otra cosa. Tiene una personalidad definida y es admirable la gallardía de sus desarrolladores al saber que el 90% de usuarios lo dejarán en menos de dos horas y no hacerlo más amigable.

6.5
Aceptable
Sinopsis
Pon a prueba tu temple de aventurero en los laberintos subterráneos procedurales de La Isla. Explora tu propio infierno repleto de trampas mortales, enemigos y una sombra que te acecha. Sobrevive, o muere en el intento. Exploración, supervivencia, descubrimiento y muerte, eso es Below.
Pros
Buena atmósfera opresiva
Personalidad propia
Premisa valiente
Contras
Se hace muy repetitivo
Exige mucho al jugador y ofrece poca recompensa
Sistema de combate demasiado simple
Share This
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X