Fecha de Lanzamiento
08/06/2021
Distribuidora
Deep Silver
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series, PlayStation 4, Xbox One y PC
Versión Analizada
PlayStation 4
Con el auge de los streamings hubo una oleada de títulos multijugador que comenzaron a ganar un cierto interés y una fama (más o menos merecida). Fue con este con el que vimos nacer géneros tales como el popular battle royale, que ahora cosecha millones de jugadores gracias a títulos como Fortnite o Call of Duty Warzone, o propuestas más minimalistas pero intensas, como ocurre con Among Us. Pero antes de estos juegos ya hubo otros títulos que lo rompieron tanto en popularidad como en originalidad, proponiendo sistemas de juego originales y enormemente divertidos. Cuando digo esto es imposible que no se me venga a la cabeza el genial Chivalry, juego lanzado en el ya lejano 2012 y basado en un mod de Half Life 2 que nos permitía controlar a un guerrero medieval anónimo que, acompañado de su fiel arma y de sus compañeros, debía acabar con los jugadores enemigos, ya sea defendiendo un poblado o fortaleza o asediándolo. El juego era muy sencillo, colocando un esquema de control similar al que proponen los The Elder Scrolls pero anulando cualquier toque de RPG que pudiera tener, dando paso a un juego totalmente arcade y frenético, además de ser una experiencia inmersiva única gracias al uso de la visión en primera persona y a la dirección de sonido. Su éxito fue más que claro, siendo un título que tras casi diez años después tiene una base de fans consistente y fiel.

Sabiendo esto, es más que lógico que el estudio detrás de este título, Torn Banner Studios, decidiera lanzar una secuela de su juego más preciado. Así, tras varias sesiones de juego en beta, por fin ha visto la luz Chivalry II, título que busca superar a su antecesor en todo, siendo además un título intergeneracional ya que se lanza tanto en PS4/Xbox One como en PS5/Xbox Series X y S, además de en PC. Con todo esto en mente, es normal que nos surjan algunas dudas… ¿Qué novedades trae este título con respecto a su antecesor? ¿Qué tal se mueve en la anterior generación de consolas? ¿Y cómo funciona el online? Los años que han pasado entre ambos juegos son más que suficientes para saber como mejorar la base del título original y poder ofrecer un juego a la altura de las expectativas. ¿Lo habrán conseguido? Pues veamos que tal en el análisis completo, que podéis leer a continuación.

 

¡Arriba esos escudos!

Lo primero es lo primero, ¿Qué novedades nos trae Chivalry II? Pues para empezar, podemos destacar que el número de jugadores por partida ha ascendido hasta 64 en ciertos modos de juego, lo que nos permite participar en auténticas batallas campales donde no tendremos ni un minuto de descanso, teniendo enemigos por todas partes, objetos con los que interactuar, objetivos que completar y flechas que esquivar. Estas partidas son realmente frenéticas y locas, siendo muy fácil morir o perderse entre tanto caos. Pero esto no quita que sea emocionante como pocos juegos online y realmente divertido, además de ser una experiencia absolutamente inmersiva. A esto ayuda que, en esta ocasión, se haya intentado dar un trasfondo narrativo a todos los conflictos que se presentan en el título. ¿Y cómo se ha conseguido esto? Pues en esta ocasión nos encontramos ante dos ejércitos bien diferenciados, los caballeros de Agatha y la orden de los masones, que se diferencian por sus colores y sus acciones. Al iniciar el juego y completar el tutorial (del que os hablaré más adelante) se nos presentará una cuidada y sencilla cinemática en la que se nos habla de los conflictos que han dado pie a la enemistad actual de ambos ejércitos, y cada partida en la que participamos supone alguno de los grandes choques que se cuentan en la historia de la lucha entre ambas fuerzas. Así, al iniciar cada partida veremos una pequeña escena donde se nos busca presentar un pequeño esbozo de historia que, si bien no resulta muy interesante ni cuenta nada nuevo, sí que sirve a la perfección para sumergir de lleno al jugador en su propuesta.

Siguiendo con el tema de la inmersión, un detalle que puede parecer baladí pero que ha supuesto un paso enorme en este aspecto, es la mejorada capacidad de expresión de nuestros personajes, ya que ahora podemos decir un buen número de frases y de gestos para expresarnos tanto con nuestro equipo como con los enemigos. Así, por ejemplo, es posible incitar a un enemigo a participar en un duelo 1 vs 1 en mitad de la guerra mediante las frases, pudiendo burlarnos de él o mostrarle respeto. Y esto ayuda a que haya un juego de roles realmente interesante y divertido, aportando aún más a la idea de sentirnos un soldado más en un conflicto medieval. Aunque este sistema no es perfecto, especialmente en consola, donde es algo tosco el elegir la expresión que queremos realizar y considero que se podría haber simplificado un poco más. En cuanto a los modos de juego, encontramos aquí un considerable paso atrás con respecto al título original, ya que solo encontramos 3 modos de juego principales: Team Objective, que consiste en avanzar completando unas serie de objetivos concretos (ya sea atacando o defendiendo), Team Deathmatch, donde habrá que luchar contra el equipo enemigo acabando con un número concreto de jugadores (el primer equipo que llegue a 0 pierde) y Free-For-All, en el que los jugadores se pegarán entre sí sin pertenecer a ningún equipo (no hay aliados que valgan en este modo). Los modos están bien, son muy divertidos y en el tiempo que llevo jugando no me han cansado, pero sí que siento que se podrían haber incluido muchos más modos de juego o mapas, ya que solo contamos con 8 mapas: 5 del primer modo de juego citado y 3 de los otros dos. En este sentido, el contenido que trae el juego es algo escaso, dando a entender lo inevitable: Habrá más contenido en el futuro, con el objetivo de mantener el juego vivo y estable durante el mayor tiempo posible. Y me parece bien esta estrategia, pero quizá por el precio al que sale el juego se le podría haber incorporado algo más de chicha. Echo en falta, especialmente, inclusión de algún modo extra para un solo jugador, ya que solo contamos con el tutorial (que está muy bien realizado y permite conocer a la perfección los distintos movimientos del juego) y con un modo de prueba de los modos de juego. Quizá algún modo extra no le habría venido mal… ¡Ah, y mucho ojo al jugar en PS4 o PS5, que hay que tener una suscripción activa al servicio PS Plus para poder jugar al título! Si no la tienes, ni siquiera puedes acceder al menú, lo que me parece algo excesivo.

 

Cuatro clases distintas, con sus pros y sus contras

Siguiendo con el sistema de combate del juego, encontramos aquí una mejora sustancial con respecto al original, ya que se ha buscado crear un sistema de combate intuitivo y profundo que no genere brechas de dificultad entre los jugadores más experimentados y los más novatos, ya que este era uno de los errores que más pesaban sobre el título original. Así, en esta ocasión contamos con diversos tipos de ataque que se ejecutan con distintos botones y cuya intensidad variará según el tiempo que pasemos pulsando el botón. Tenemos una estocada, que se ejecuta con R1 y que dará un golpe directo a todo lo que tengamos enfrente; Un corte lateral, que se ejecuta con R2 y que podrá golpear en un mayor rango si nos movemos mientras; Un corte vertical, que se ejecuta con L1 y que requerirá de una mayor precisión que el resto de ataques debido a su rango y alcance; Y un ataque especial, que se realiza con el triángulo. La combinación de estos movimientos permite realizar una serie de combos algo toscos pero interesantes debido a la cantidad de opciones disponibles. También contamos con un botón para bloquear los ataques, L2, que será fundamental dominar para poder sobrevivir en el campo de batalla más de un minuto. Este bloqueo cuenta con un medidor que se irá agotando con el tiempo y con los ataques enemigos, y si se agota… digamos que acabarán contigo en nada. Es interesante la inclusión del parry, pues si al bloquear un ataque utilizamos nosotros un movimiento ofensivo podremos romper la defensa del rival y asestarle un duro golpe, permitiendo además encadenar la jugada con otro golpe y generar así combos. Todo esto que os cuento sirve para 3 de las 4 clases disponibles en el juego, ya que en estas tendremos armas como espadas, mandobles, hachas y alabardas, mientras que en la cuarta clase prescindimos de este tipo de armas, pues contaremos con un arco que nos ayudará a acabar con los enemigos a larga distancia. El manejo de este es similar al de otros títulos, pudiendo disparar la flecha con distintos niveles de tensión según el tiempo que presionemos el botón de ataque. La diferencia entre clases es un poco superficial, pues salvo la clase centrada en arcos, el resto se diferencia principalmente en ciertas modificaciones en las estadísticas y en las habilidades únicas, que se van cargando a lo largo de la partida y que permiten, por ejemplo, curar a varios miembros del equipo o lanzar bombas de fuego. Al no ser un juego muy competitivo, lo ideal es que juguéis con la clase y el arma que os sintáis más cómodos, adaptándoos a la situación de la partida y a vuestros gustos. 

Conforme vamos completando partidas iremos subiendo tanto el nivel general como el nivel de cada clase, lo que nos permite desbloquear nuevas subclases (hay un total de 3 por clase, lo que eleva el total de subclases a 12) y nuevas armas, que podremos ir equipando antes de cada partida. Aquí tengo sentimientos encontrados, ya que hay una buena variedad de armas y elementos para desbloquear, pero muchos de estos dependen de las microtransacciones, especialmente cosas tan banales como las modificaciones en el estilo de nuestros personajes. Se pueden comprar con monedas de oro que se obtienen conforme jugamos, sí, pero el número de monedas que se obtiene es muy escaso para la enorme cantidad de cosas que se pueden comprar. Siento que el sistema es algo abusivo, y aunque son cosas muy opcionales, quizá sobraba un poco.

 

Problemas técnicos dignos del medievo

Pasando de lleno al apartado técnico y visual del título, cabe destacar que esta reseña está siendo realizada con la versión de PS4 en mente, una versión bastante inferior a la vista en las consolas de nueva generación y PC, donde el título corre con una tasa de frames más estables y con una mayor resolución. En la versión de PS4 encontramos algunos problemillas técnicos que, si bien no arruinan la experiencia de juego, sí que demuestran que se podría haber pulido algo más el título. Encontramos así constantes dientes de sierra, algunas caídas puntuales de la tasa de frames, y múltiples bugs gráficos (bueno, hay bastantes bugs en general, desde los inofensivos y graciosos hasta los más peligrosos que pueden arruinar una partida). El juego se ve bien, a nivel artístico es bastante detallado, pero sí que es cierto que deja algo que desear en lo técnico. Sinceramente, no le habría venido mal un último repaso en este aspecto.

En cuanto al sonido, este es fundamental en el juego, pues sumerge al jugador de lleno en la acción y el caos de cada partida. La dirección de sonido es excepcional, habiendo elegido a la perfección cada sonido del título (es realmente épico escuchar el choque de las armas, o el sonido de los instrumentos de guerra), y el doblaje de los personajes (en inglés) me ha resultado más que convincente. 

 

Conclusión: El honor se encuentra en el campo de batalla

Chivalry II se trata de una muy interesante propuesta que coge las bases del primer título e intenta llevarlas a un nuevo nivel, ofreciendo una mayor profundidad en su sistema de combate, en sus mapas y en sus modos de juego. También busca ampliar el número de jugadores, y lo consigue con esas impresionantes partidas de hasta 64 jugadores que, además, cuentan con juego cruzado entre las diversas versiones del título. Sin embargo, considero que quizá es un juego al que se debería entrar algo más adelante, debido a que a día de hoy se siente algo falto de contenido, lo que lo hace estar algo atrás de sus competidores, como el genial Mordhau. Chivalry II es un juego con un potencial enorme, divertido y épico como pocos, pero al que le falta algo más de tiempo en cuanto al nivel técnico y al contenido se refiere.

6.8
Aceptable
">
Sinopsis
Chivalry 2 es un videojuego en primera persona centrado en el modo multijugador inspirado en batallas épicas de películas medievales. Los jugadores son transportados a los momentos de acción más icónicos de la época, desde cargas de caballería y tormentas de flechas en llamas hasta asedios a castillos y mucho más. Domina campos de batalla gigantescos de hasta 64 jugadores.
Pros
Es épico y divertido como pocos juegos
Su jugabilidad es mucho más profunda, y los mapas están muy trabajados
La dirección de sonido es excepcional
Contras
Hay una clara falta de contenido
Deja mucho que desear en el ámbito técnico
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X