[Análisis] Death end re;Quest 2

[Análisis] Death end re;Quest 2

Fecha de Lanzamiento
18/08/2020
DISTRIBUIDORA
Idea Factory
PLATAFORMAS
PlayStation 4 y PC
VERSIÓN ANALIZADA
Steam
Si sois jugadores asiduos de títulos de rol japonés, a buen seguro que conocéis de sobra a Idea Factory, distribuidora y desarrolladora nipona comúnmente asociados a varias franquicias del género, siendo Neptunia la más conocida. No obstante, es importante recalcar que Idea Factory cuenta con dos subsidiarias bajo su paraguas. Compile Hearts, cuya labor se centra en la creación de aventuras de rol en su mayor parte (Neptunia, Fairy Fencer, Mary Skelter o Dragon Star Varnir, entre otros) y Otomate, que se dedica a las visual novel de corte otome como Code: Realize o Collar x Malice, aunque estas últimas solamente son publicadas en Japón por Idea, puesto que de la distribución occidental suele ocuparse Aksys Games.

Death end re;Quest 2, la obra que protagoniza este texto, ha sido desarrollada por Compile Heart (Galapagos RPG) y publicada por Idea Factory. Esta, se engloba dentro de una especie de género que la compañía está expandiendo desde que fuese lanzado Mary Skelter: Nightmares para PlayStation Vita tres años atrás (casi cuatro en Japón). Posiblemente, salvando las distancias de ambos medios, Mary Skelter y Death end re; Quest sean algo similar a un mahō shōjo de temática oscura y gore, aunque los poderes de las protagonistas no provengan realmente de la magia. Mucho más acertado sería el género “niñas monas que sufren” acuñado por mi señora para hacer referencia a series como Puella Magi Madoka Magica o Yūki Yūna wa Yūsha de Aru, al hablar de los títulos antes citados. Sinceramente, confiese estar bastante en sintonía con este tipo de trabajos, puesto que se distancian en gran medida de las historias y mundos coloridos y felices que muchas veces suelen predominar en la industria, en una búsqueda por ofrecer un producto descafeinado e incapaz de presentar el más mínimo atisbo de, al menos, intentar incomodar al jugador mostrándole que su esfuerzo, en ocasiones, puede ser fútil, y que, al final de la aventura, sus malas decisiones han podido tener consecuencias nefastas…

 

Le Choara, esa siniestra ciudad…

Se sobreentiende que Death end re;Quest 2 tiene lugar tras el “final bueno” de Death end re;Quest. En esta ocasión, encarnamos a Mai Toyama, una joven que tras años continuados de maltratos a manos de su padre, termina matándolo en una trifulca en defensa propia, por lo que los servicios sociales entran en acción para reubicarla en un orfanato de una pintoresca ciudad de Europa, Le Choara. Que termine aquí no es pura casualidad, y es que, May está buscando a su hermana pequeña, Sanae, que fue vista por última vez en esa ubicación. En su búsqueda por hallar pruebas que puedan arrojar algo de luz sobre Sanae, May se percata de que ese apartado pueblo rural fervientemente religioso, no es precisamente normal, y es que, cuando llegan las 12 de la noche, las calles quedan completamente vacías y amenazantes monstruos campan a sus anchas.

Por si esto fuese poco, pronto comienzan a sucederse misteriosas desapariciones y muertes extrañas entre algunas de las chicas que conviven en dicha institución. ¿Qué misterios esconde la ciudad de Le Choara? May tendrá que investigarlo a fondo y para ello, contará con la inestimable ayuda de su compañera de habitación, Rottie, y una pequeña recién llegada al orfanato, Liliana. A estas se unirá también una vieja conocida, Shina Ninomiya, que se ha desplazado hasta Le Choara en busca de su compañero y mentor en Enigma, Arata Mizunashi. ¿Cómo terminará todo esto? Bueno, eso es algo que tendréis que descubrir por vuestra propia cuenta.

Si la historia del primer Death end re;Quest ya era turbia, esta no solamente no se queda a la zaga, sino que la supera en ese aspecto. No obstante, hay algunas cosas negativas y es que, aquellos que hayáis jugado y completado la obra original, no tardaréis en llenar vuestra cabeza de preguntas en base a elementos que carecen de sentido, cosas que pasan en el primero y en el segundo son diferentes pero no hay explicaciones… en fin, hay bastantes lagunas y claro, si juegas a mezclar mundos y a ser Dios (en el sentido más literal de la palabra), presentando personajes, poderes y otra serie de elementos que no son explicados suficientemente en profundidad, te quedas con un sentimiento extraño, como si te faltase información o incluso, hubiese incongruencias manifiestas entre ambas obras. Realmente quisiera explicar varias dudas que tengo al respecto, pero no quiero incurrir en spoilers. De todas formas, estoy seguro de que si completáis los dos, acabaréis con la misma sensación agridulce que yo… aunque todo apunta a que puede que estos se resuelvan en una futura entrega, puesto que efectivamente, todo apunta a que habrá continuación. Por cierto, si me aceptáis un consejo, dadle al botón de “continuar” cuando hayáis terminado vuestra primera partida.

 

Combatir, más simple y fácil

Death end re;Quest 2 es muy conservador en lo jugable, puesto que el sistema de combate no presenta cambios realmente reseñables, al menos, no para mejor, puesto que sí hay algo que se pierde en todo este proceso. En este título no disponemos de las habilidades de hackeo de Arashi, por lo que uno de los planteamientos más interesantes a la hora de dar vida a las peleas, como era la posibilidad de invocar jefes o hacer cambios en el género jugable, han desaparecido. La única novedad que hay se reduce al sistema Overkill, que te proporciona mayor cantidad de experiencia si eres capaz de aniquilar al enemigo haciendo descender su barra de salud varias veces. Para que quede todo más claro, los rivales tienen una única barra de salud, si la bajamos morirán, no obstante, si golpeas con suficiente fuerza, puedes bajarle otras barras extra. El inconveniente asociado a esto, es que cuando quieres darte cuenta has subido una cantidad importante de niveles. Cuando en 20-25 horas de juego el único enemigo que te causa un mínimo de problemas es el jefe final, sabes que algo no anda bien.

Aunque quizás en parte sea debido al sistema Overkill y la mayor obtención de experiencia ligada a este, hablando siempre de la dificultad estándar, los combates se han vuelto más sencillos en esta segunda parte. Los Cursed Bug repartidos por la arena de batalla, son mucho más beneficiosas que en el título anterior, puesto que si bien aumentaban las estadísticas y la corrupción (necesario para entrar al Glitch Mode), generalmente siempre te costaban parte de tu salud, pero ahora, pocos son los que restan salud y los que lo hacen, elevan hasta un 20% tu nivel de corrupción. Es decir, pisarlos solamente genera efectos beneficiosos y pocas veces repercute negativamente en los personajes, por lo que hay barra libre para aspirar a entrar en el Glitch Mode y subir stats.

Se echa en falta la inclusión de más personajes al plantel, teniendo en cuenta que el original disponía de seis que iban incorporándose al equipo conforme la historia progresaba. Aquí solamente se unen May, Rottie y Liliana. Es cierto que pronto se suman las chicas del juego original, pero lo hacen de forma artificial y muy extraña, ya que Shina regala a May las IA de los personajes de World’s Oddysey para que luchen con ella si así lo desea. Esto se antoja realmente raro si tienes en cuenta que solamente Shina está en Le Choara y, claro está, no es esa Shina la que combate, sino su personaje, que por alguna razón se controla de forma autónoma sin necesidad de que su propietario lo utilice. ¿Tiene esto algún tipo de sentido? No para mí, incluso conociendo todos los finales posibles del original. Y cuando llevéis varios capítulos, no solamente seguirá teniendo poco sentido, sino que se sumarán otra serie de acontecimientos de la historia que harán que esto sea más raro todavía. Uno se pregunta si era realmente necesaria la introducción de los antiguos personajes o ha sido meramente para dar más opciones al jugador aprovechando que los modelos y los ataques ya estaban creados.

Otro añadido es la aparición del Berserker, una figura humanoide esbelta y de color negro que aparecerá de vez en cuando durante nuestros paseos nocturnos por la ciudad para intentar complicarnos la vida. Si os topáis con ella, la única opción a vuestro alcance será huir, puesto que si consigue pillaros, Game Over. Ocasionalmente, puede aparecen durante un combate, si esto ocurre, tocará derrotar a todos los enemigos lo antes posible mientras nos alejamos de su área de influencia, puesto que un golpe de este ser equivale a un instakill.

 

Luces y sombras en la noche

Si bien la obra de Idea Factory conserva la doble división entre momentos visual novel y momentos RPG, cuyo corte tiene lugar entre el día y la noche, lo hace de forma menos atractiva. El cambio de contrastes entre las vivencias de Shina en World’s Oddysey y las de Arata en la realidad, era muy atrayente, puesto que había una sensación constante de amenaza en ambos y, además, se añadía un interesante elemento de investigación entre lo que aparecía en el mundo del videojuego y el real, manifestándose nuestras acciones para que Shina y compañía pudiesen avanzar. Esto se diluye aquí, puesto que nuestras relaciones se comprimen únicamente a la ciudad de Le Choara y, más concretamente, a las chicas que viven en el orfanato. Conocerlas y relacionarse con ellas resulta menos interesante que cambiar de un mundo a otro para investigar, puesto que los momentos más turbios e interesantes de la historia suelen tener lugar por la noche, por lo que de día todo suele reducirse a charlas mayormente sin importancia.

Gráficamente, el mundo de Le Choara es mucho menos atractivo que el de World’s Oddysey, aunque tiene sentido si uno tiene en cuenta que el segundo es un videojuego RPG, por lo que da mucho más juego a la hora de dotar a este de una variedad de escenarios como volcanes, palacios, bosques y demás. La exploración se limita a esta ciudad, por lo que las zonas en las que se divide son similares entre sí, tanto en sus tonos apagados y oscuros, como en la representación de la destrucción de edificios, coches y similares. En cualquier caso, la labor de Nanameda Kei como diseñador de personajes vuelve a brillar, y es que, reconozco sin tapujos que siento devoción por su trabajo, que se plasma a la perfección en Death end re;Quest o Mary Skelter.

Asimismo, la banda sonora vuelve a estar bien surtida de composiciones acordes a la temática del título, reciclando algunas del primer juego y aportando otras tantas nuevas. Mención especial al opening y su tema Bug Fixer, interpretado por el grupo musical Gesshoku Kaigi. En cuanto al idioma, los subtítulos están en la lengua de Shakespeare, igual que el anterior y que todos los juegos de Idea Factory, por lo que esto no supondrá sorpresa alguna para el jugador acostumbrado a los JRPG, aunque os interesará saber que volvemos a contar con un doblaje en japonés muy bien realizado. Sorprende, eso sí, que hayan cambiado al doblador nipón de Arata Mizunashi, puesto que es posiblemente el personaje más importante de la franquicia.

 

Conclusión

Es una obra con una historia interesante y más turbia que la de su antecesor, que pese a decaer un poco en lo jugable, goza de algunos personajes entrañables y muchas más incógnitas que sumar al mundo de la saga de Idea Factory. Si os habéis pasado el primer juego, no lo dudéis y dadle una oportunidad, puesto que seguramente disfrutaréis de este. Eso sí, preparaos para terminar con dolor de cabeza, puesto que si el final del original ya era enrevesado y tenía algunos que otros flecos, este no iba a ser menos. Si venís buscando respuestas, mentalizaos, solamente extraeréis otro puñado de incógnitas.

 

7
Recomendado
">
Sinopsis
Mai Toyama busca escapar de su traumático pasado. Ella se inscribe en Wordsworth, una suerte de orfanato para chicas situado en la pequeña ciudad montañosa de Le Choara, donde se rumoreaba que su hermana, Sanae, fue vista por última vez. Esperanzada, Mai intentará recavar información sobre ella, pero pronto se topará con habitantes aterradores que acechan por toda la ciudad después del anochecer. Por la noche, las calles de Le Choara están llenas de Shadow Matter, un grupo horrible de criaturas amenazadoras. Mai descubre que su esperanza de encontrar a su hermana se esconde detrás de los secretos enterrados que acechan a Le Choara.
Pros
Su historia consigue enganchar fácilmente
Se agradece la implementación del viaje rápido entre puntos de guardado desde el inicio
El diseño de personajes de Nanameda Kei
Contras
Solamente hay tres nuevas incorporaciones frente a las seis del primer juego
El combate, mucho más fácil y sin las habilidades de hackeo de Arata
Los escenarios de Le Choara son menos llamativos que los de World’s Oddysey
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X