[Análisis] Disgaea 2

El 3 de noviembre de 2006 Nippon Ichi Software nos traería a PS2  la segunda entrega de la saga Disgaea, Disgaea 2: Cursed Memories, que más tarde, en 2010, sacaría para el sistema PSP con el título de Disgaea 2: Dark Hero Days.  Ahora los usuarios de PC están de enhorabuena ya que desde el año pasado la compañía empezó a traer sus juegos a Steam, siendo el último Disgaea 2, este pasado enero.

HISTORIA

La oscuridad ha vuelto. El Overlord Zenon ha maldecido la tierra y ahora Veldime se ha transformado en un mundo maldito. Los recuerdos se han esterilizado, los cuerpos demonizados, el mundo se sume en el caos. El único que no ha sido afectado es un joven llamado Adell. Él luchará contra la maldición, pero las cosas nunca van según lo planeado. Nadie puede predecir que pasará en el mundo de Disgaea.

La verdad es que uno de los puntos fuertes de la saga son sus historias, a cada cual más ridícula y absurda, tanto que no deja de sorprender al jugador con gags y chistes horriblemente malos, por no decir las penurias que tiene que pasar el pobre protagonista, desde viajar con la hija de su archienemigo hasta aguantar a sus propios hermanos pequeños.

La historia hace que te olvides un poco de esos RPG con historias profundas y serias y te rías de las tonterías de los personajes, es desinhibida y hace las delicias de mayores y pequeños, aunque claro, ahora jugando al juego siendo un poco más mayores, te das cuentas de que muchos chistes no son comprensibles por mentes infantiles.

Adell es un protagonista poco carismático, eso hace que Rozalin, hija del Overlord Zenon no lo tome en serio y que sus propios hermanos pequeños quieran ayudarle a mejorar. Todo esto empeorado por una madre que solo piensa en salir de la maldición que tiene, sin preocuparse por la seguridad de sus hijos/marido.

Si os gustan las historias cómicas no lo dudéis, esta es vuestra saga.

JUGABILIDAD

Disgaea es un RPG táctico, como lo es Fire Emblem o Final Fantasy Tactics. Quizás, en comparación a esas dos otras franquicias, la jugabilidad de Disgaea sea un poco más repetitiva y pueda hacerse algo pesado si no eres un gran fan de este tipo de juegos.

En el juego tienes la oportunidad de reclutar a muchos tipos de luchadores para tu equipo, sin necesidad de elegirlos previamente ya que los desplegarás cuando quieras durante la batalla desde un punto de invocación situado en el mapa. Diría que este es uno de los problemas y de las ventajas del juego a la vez. Es decir, los personajes no tienen un punto de inicio predefinido como en Fire Emblem sino que todos empiezan en el mismo sitio. Esto es bueno si eres de los jugadores a los que les gusta crear formaciones estratégicas propias, pero quizás es un poco pesado si eres un jugador algo más ocasional y quieres disfrutar más del RPG que de lo táctico.

Como en todo buen RPG, tendrás que decidir que armas y accesorios vas a poner a cada luchador y que habilidades usarás en el juego, teniendo en cuenta la clase y la ocupación que tendrán en la batalla, si lo vas a usar o no, porque, como dije antes, hay demasiados tipos entre los que elegir.

GRÁFICOS Y SONIDO

Sobre los gráficos no hay realmente mucho que decir, hay que tener en cuenta que son gráficos de PS2 y, obviamente, no podemos esperar que tenga la misma nitidez que el Disgaea 5. Si algo puede gustar de estos gráficos es la nostalgia de volver a ver como eran los juegos anteriormente, cuando no se tenían tantos recursos y aún así, los disfrutábamos sin criticarlo porque no nos importaba nada de eso, solo nos importaba jugar.

Si tuviera que destacar algo, sería el diseño de personajes que, a pesar de tener ya unos años, eran ya geniales desde los primeros juegos. Todos los personajes tienen algo propio y eso es algo complicado. No solo las personalidades te sorprenden, sino que el diseño te dice mucho de ellos y hace que te encariñes con unos más que con otros.

Sobre el sonido, solo diré que el doblaje inglés es horriblemente malo bajo mi punto de vista, lo primero que debería de hacer todo el mundo es cambiar las voces a japonés ya que tienen mucha más personalidad y puedes entender mucho mejor lo característico de los personajes.

También es importante nombrar los efectos de sonido que son muy de arcade y desde luego hace que sientas mucha añoranza por aquellos juegos a los que jugabas de pequeño en PSX y PS2.

CONCLUSIÓN

Jugar al segundo título de la saga cuando has jugado también a la quinta entrega es algo curioso y recomendable. Hace que vuelvas a la infancia o que tengas la oportunidad de experimentar como eran los juegos en aquel entonces cuando no todo eran los gráficos y los fps que tenía un juego.

Ahora, con la adaptación a PC y el anuncio de Disgaea 5 para Switch, muchos más fans de los RPG tácticos podrán disfrutar de esta franquicia tan querida por muchos y que no todos tuvieron oportunidad de jugar por las pocas plataformas desde las que eran accesibles.