[Análisis] Dragon’s Dogma 2

Fecha de Lanzamiento
21/03/2023
DISTRIBUIDORA
Capcom
PLATAFORMAS
PlayStation 5, Xbox Series y PC
VERSIÓN ANALIZADA
PlayStation 5
En medio de la sobresaturación de lanzamientos en el medio, con franquicias que tienen en muchos casos lanzamientos anuales o cada pocos años, es raro ver que un videojuego reciba una secuela doce años después, pero eh, en los videojuegos casi cualquier cosa es posible. Así pues, Dragon’s Dogma 2, la secuela del clásico de Capcom que consiguió conquistar a una enorme base de jugadores, finalmente está aquí, doce años después del lanzamiento del original, que se dice pronto. Dos generaciones han pasado desde que se lanzara en PlayStation 3 y Xbox 360, y si bien esta arriesgada secuela de Capcom que no parecía que fuese a ver nunca la luz ya está en nuestras consolas de nueva generación y PC, no ha estado exento de cierta polémica, pues la compañía japonesa esperó a la publicación de los primeros análisis en medios para destapar una serie de micropagos que incluían objetos como tiendas de campaña para acampar en el juego o piedras de viaje rápido, presentes ambas, pero ciertamente escasas, especialmente las segundas. Por supuesto, las reacciones por parte de la comunidad no se hicieron esperar y, si bien yo mismo pensaba tener esto en cuenta a la hora de darle un merece tirón de orejas en nuestra review, debo decir que con las horas de juego, lo que desde fuera parecía un atropello a los usuarios, quizás no sea tan grave como se podía creer al principio en caliente, justo cuando se compartió dicha información.

Si bien es posible que, y con cierta razón, haya gente que ponga en duda que después de tanto tiempo una secuela sea capaz de capturar la magia del primer lanzamiento, debo apuntar que Dragon’s Dogma 2 no tiene ese problema, pues es un fantástico juego de rol de acción ambientado en un mundo hermoso y exuberante lleno de peligros, secretos, un montón de interesantes misiones por cumplir, monstruos gigantes y mucho más. Asimismo para los que arquean la ceja al pensar si deberían o no dar el salto a este título sin haber disfrutado de la experiencia del original, señalar que este cumple una doble función como una especie de visión remezclada del primer juego y una secuela, pero afortunadamente, no tiene ningún bagaje de franquicia que obstaculice la bienvenida a nuevos jugadores (de hecho, pese al nombre el 2 no aparece en ningún momento por el menú principal del juego).

 

Si te descuidas te usurpan el trono…

De nuevo, Dragon’s Dogma apuesta por la clásica narrativa del «elegido» con un dragón como telón de fondo, pero con giros cautivadores que consiguen mantener tu atención, haciéndole sentir familiar y a la vez fresco, ya que la trama añade suficiente intriga al tropo estándar para hacerlo agradable. Nuevamente, como Arisen, encarnas a un héroe creado por el jugador que ha llamado la atención del dragón de turno por erigirte como un combatiente resistente en una lucha inigualable contra él. Su recompensa por tu tenacidad es que consume tu corazón, dejando tu cuerpo intacto y aparentemente inmortal. Como beneficio adicional, solo tú tienes la suerte de tener la habilidad de comandar peones (compañeros creados por los jugadores que seguirán a los Arisen), con quienes completarás tu grupo de cuatro aventureros. Hasta aquí nada nuevo, pero esta vez, el Arisen también hereda el título de Sovran, el gobernante de facto de este mundo. El problema es que cuando consigues escapar de tu presidio y eres informado sobre tu papel y la situación actual del mundo, descubres que un supuesto «Arisen» ya ocupa el trono de Sovran que, en principio, debería de pertenecerte a ti. ¿Qué está pasando? Aquí comienzan las intrigas políticas. Si bien la profecía dicta que los Arisen deben enfrentarse al dragón una vez más en un combate mortal y esta es nuestro principal objetivo, desenmascarar al falso «Arisen» y sacar a la luz toda la verdad será tu prioridad inicial durante las treinta y cinco o cuarenta horas que puede llevarte completar la historia.

 

Arisen y Peones, amigos por «Vocación»

La primera tarea en Dragon’s Dogma 2 es crear a nuestro Arisen que, en esta ocasión, además de ser humano existe la posibilidad de crearlo mediante una nueva raza, Beastren, una suerte de bestias felinas. Jugar como esta nueva especie en la serie también tendrá consecuencias a la hora de lidiar con las tensiones raciales en este mundo, lo que supone un bonito toque de importancia más allá de la mera estética. Poco puedo decir sobre el creador de personajes en sí a estas alturas, ya que probablemente hayáis podido ver las extrañas y maravillosas creaciones que los usuarios han estado compartiendo por las redes sociales. Las opciones son impresionantemente amplias, aunque por supuesto, también hay ciertas opciones preestablecidas para aquellos que no desean modificar cada mínimo detalle del personaje y les vale algo más estándar para saltar directamente a la acción. Al buscar ajustes preestablecidos, sus selecciones abren ajustes preestablecidos adicionales según lo que hayas elegido, lo que significa que puedes limitar una identidad única simplemente barajando las opciones disponibles. Esto significaba que todavía dispones del beneficio de un personaje personalizado, pero también podrías saltar al mundo del juego en apenas unos pocos minutos. De nuevo, si eres de los que prefieren invertir hora y media en crear un protagonista altamente detallado, te interesará saber que es posible incluso decidir qué dientes individualmente ha perdido el personaje, si así lo deseas (para hacerse una idea de la complejidad a nivel de personalización). Por supuesto, tendrás también que elegir tu propia Vocación, aunque podrás cambiarla a placer más adelante.

Como Arisen, cuentas con la lealtad de seres conocidos como peones. Estos humanoides sin emociones ganan poder y habilidades junto a ti y te ayudan en tu misión, que es básicamente vencer al dragón. Cuando inicias Dragon’s Dogma 2, puedes elegir una de las cuatro clases, o Vocaciones, que definen tus habilidades y roles en el combate. El luchador golpea cosas con espadas y usa un escudo para protegerse, pero es inútil a distancia, el arquero utiliza ataques a distancia y herramientas para eliminar enemigos desde lejos, pero es débil en combate cuerpo a cuerpo, el mago puede ofrecer tanto apoyo como ataque con magia, pero es débil en general, y por último, el Ladrón es rápido y ágil, puede entrar y salir del combate, causa un daño masivo, pero también es un poco frágil. Puedes contratar hasta dos peones además de tu peón principal, formando un equipo de cuatro guerreros de sus respectivas Vocaciones. En cuanto al peón principal, también podrás personalizarlo al completo con el mismo creador de personajes utilizado para la creación de tu Arisen.

Y ya que hablaba de las Vocaciones un poco más arriba, las nuevas Vocaciones híbridas son muy divertidas. El Arquero Mágico es la única clase híbrida que regresa, pero se siente mejor aquí con un enfoque mucho mayor en diferentes tipos de flechas e incluso la capacidad de curar a larga distancia. El Duelista Místico te permite girar como una peonza (también lo hace el ladrón, pero verticalmente) y al mismo tiempo te permite teletransportarte. El Ilusionista usa incensario para luchar y puede conjurar un clon y hacer todo tipo de cosas complicadas. Luego está el Adalid, que tiene puede usar cualquier arma y aprender habilidades de cualquier otra Vocación, pero como contrapunto tiene estadísticas más bajas. Hablando de estadísticas, en el original, tus estadísticas se basaban en la Vocación que tenías a medida que subías de nivel, y era un infierno minimizar y maximizar una build. Aquí, simplemente cambias tus estadísticas base a medida que cambias de vocación, y es mucho mejor. El combate se siente genial sin importar con qué clase juegues, y cada clase exige algo un poco diferente de ti. De hecho, el juego te invita a experimentar constantemente, pues no te desbloquea todas las Vocaciones desde el principio, por lo que cambiar entre una y otra siempre es recomendable, tanto en tu caso como el de tu Peón (aunque este no tiene acceso a las Vocaciones mencionadas en este párrafo). ¿El único limitante real a la hora de experimentar? El dinero para comprar armas y armaduras en condiciones y no acabar en la ruina en el intento.

 

Combatiendo contra goblins y mantícoras

En cuanto al combate, uno de los principales pilares de la experiencia, se siente familiar respecto al original, sí, pero también se nota que ha habido un esfuerzo por parte de Capcom para hacerlo más dinámico y épico al mismo tiempo haciendo que la experiencia de control sea más ágil. Hay nuevas Vocaciones para desbloquear, pero también muchas que regresan, e incluso algunas habilidades de esas clases que están de vuelta y te resultarán tremendamente familiares. En el lado positivo, el combate sigue siendo tan atractivo como en el juego original. Ya sean pequeñas peleas con goblins y bandidos, o batallas más grandes contra Mantícoras y Ogros, la mayoría de las peleas lograrán mantenerte alerta y obligarte a utilizar las diversas habilidades de armas que tienes a tu disposición. También hay muchas oportunidades para usar el entorno a tu favor, incluida la opción de guiar a los enemigos hacia puentes de cuerda inestables y luego colapsar el puente, haciendo que todos caigan hacia su perdición. El trabajo de física en Dragon’s Dogma 2 es bastante sorprendente en general y, al igual que el juego original, genera algunos momentos sorprendentes a lo largo de tu aventura.

Así pues e intentando añadir algo más de información, el combate se puede dividir en dos tipos: combates normales y combates contra enemigos grandes. En el combate normal, te enfrentarás a un grupo de enemigos y los eliminarás en un combate de hack-and-slash. Si bien son «estándar», las peleas aún evolucionan y cambian orgánicamente a medida que el enemigo puede pedir refuerzos, los peones errantes y los guardias pueden unirse, o el terreno mismo puede obstaculizar o ayudar en la pelea. Aunque no son tan exigentes como las batallas contra los enemigos gigantescos, estos encuentros estándar no deberían de tomarse a la ligera, ya que un exceso de confianza podría llevarnos a morir, y es que, requieren algo de pensamiento táctico por nuestra parte, ya que los enemigos más inteligentes, son capaces de elaborar trampas y tender emboscadas, todo mientras intentar mantener a los combatientes a distancia lejos de la acción. Si no eliges bien tus objetivos, puedes pasar por momentos difíciles. Algunos enemigos también pueden necesitar armas o elementos específicos para derrotarlos, por lo que vale la pena prepararse ¿Y qué pasa con los enemigos de gran tamaño? En primer lugar, los enemigos gigantes suelen tener una gran barra de salud visible en la parte superior de la pantalla. Estas peleas actúan como una especie de combates contra jefes, y al igual que en Monster Hunter, una de las principales características de la serie es la capacidad de saltar sobre estos grandes peligros y escalar por su cuerpo con afán de alcanzar puntos débiles clave, como cortar trozos de armadura o acuchillarles en la cabeza.

 

Andando que es gerundio

Explorar el vasto mundo de Dragon’s Dogma 2 es absurdamente emocionante y está lleno de peligros por doquier. El ciclo continuo día/noche que se encuentra en el primer juego está de vuelta, junto con todo el peligro que conlleva intentar viajar de noche. Hay muy poca luz ambiental para ayudarte a guiarte en el camino, por lo que debes estar equipado con una linterna, junto con aceita de sobra para dicha linterna para tener alguna esperanza de ver el camino a seguir. Incluso entonces, tu visión será extremadamente limitada y es probable que varios enemigos salten de la oscuridad en cualquier momento, lo que hace que sea muy peligroso avanzar al amparo de la oscuridad. De hecho, la noche es peligrosa en cualquier caso, incluso cuando decides utilizar el viaje en carreta para acortar distancias, generalmente los ataques enemigos suelen darse en la oscuridad de la noche. Durante mis primeras horas de juego subestimé los peligros de viajar de noche y cuando quise darme cuenta, tenía delante de mi un ogro que estaba a literalmente diez pasos de distancia (algo que habría visto de lejos fácilmente de día), al que a su vez se sumaron, después de escuchar su funesto aullido, cinco o seis lobos. Cuando quise darme cuenta ya había dos peones derrotados en el suelo y mi única opción viable fue la de correr por mi vida (ya os adelanto que salió mal). Dicho esto, poder ver a tu enemigo durante el día no necesariamente facilita las cosas. Es más probable con monstruos grandes cuando te desvías de la carretera principal, y hay muchas buenas razones para hacerlo. También hay una gran cantidad de caminos alternativos, atajos, cuevas y otras estructuras para explorar, lo que te invita a tomar ese riesgo y enfrentarte a esas peleas más duras con la esperanza de encontrar un mejor botín u otros secretos.

Sin duda, la exploración de Dragon’s Dogma 2 es lo que ayuda a elevar el juego en comparación con otros ARPG de mundo abierto. Hay muy poco apoyo visual para el jugador y, si bien hay muchas misiones secundarias que encontrar que te ayudarán a guiarte a algunos de los lugares más lejanos del mapa, incluso esas misiones secundarias pueden ser difíciles de descubrir a veces. Realmente te ves obligado a buscar, hablar con cada NPC que salga a tu paso y revisar cada rincón de cada ciudad que encuentres para exprimir todo lo que puedas de esta experiencia. Puede que eso no sea para todos, pero es algo que ha conseguido enamorarme y que constituye su mayor fortaleza. Disfruté haciéndolo y hay mucho que explorar. La sensación de libertad que ofrece y de constante descubrimiento, es algo que solamente he vivido en algunos juegos muy contados como Skyrim o la dupla Breath of the Wild/Tears of the Kingdom, por lo que su mundo y la forma de descubrirlo está ya dentro de mi Olimpo personal. Sí, podría echarse en falta el viaje rápido, que está disponible pero es bastante limitado, pero se suple con el viaje de carretas y, ¿la verdad? Cada vez que viajaba de una ciudad a otra andando, siempre acababa topándome con alguna novedad por el camino, algo que no había visto en su momento, y creo que aquí está la magia de todo esto. No me malinterpretéis, también ayuda que el combate sea increíble, y si bien los miembros de tu grupo de peones podrían ser un poco mejores en cuanto a IA, cuando se unen y combinan con tu estilo de combate, se siente inmensamente satisfactorio.

 

Un mundo majestuoso que espera ser explorado

Si bien el juego es visualmente impresionante gracias al uso del motor RE Engine, el resultado no es tan bueno como en el remake de Resident Evil 4. Hay algunos fallos gráficos menores, pero lo realmente preocupante es que, pese a estar capado a 30 fps en consolas, el juego todavía experimenta caídas moderadas de frames, especialmente en las ciudades y durante algunas escenas cinematográficas. Volviendo a los gráficos, el resultado es una delicia, desde la bulliciosa ciudad de Vermund hasta los soleados desiertos de Battahl, cada centímetro de este mundo vivo y lleno de secretos está diseñado minuciosamente, combinando el estilo artístico propio con esos tonos y estilos apagados propios del original, pero con una fidelidad mucho mayor y florituras notables gracias al uso del RE Engine. Hasta las armaduras y armas están plagados de detalles en su conjunto. ¿Y qué decir del magnífico uso de la iluminación? Gracias a la oscuridad de la luna que baña las noches, utilizar tu linterna hace que cada pequeña fuente de luz o columna de humo que sube en el horizonte señalándote que hay una hoguera cerca para descansar, tengan realmente un sentido. Además, los cortes en los enemigos crean grotescas abrasiones fáciles de ver en los enemigos más grandes e incluso, los cadáveres de los mismos suelen quedarse en los caminos dejándose notar el paso del tiempo y la descomposición de los mismos.

 

Conclusión

Dragon’s Dogma 2 es uno de esos grandes triunfos para el medio, una obra que basa el éxito de su propuesta en los cimientos de su predecesor a la vez que ofrece una experiencia refinada con una jugabilidad más profunda y un mundo cautivador. Hideaki Itsuno y su equipo quieren que te tomes tu tiempo y veas todo lo que puedas, ofreciendo una experiencia que engrandece la exploración y la lleva a su máximo exponente, dejando que el jugador descubra cada vez más y más en sus idas y venidas. Serás constantemente apartado de tu camino por una nueva cueva, una misión aleatoria, un cofre que uno de tus peones ha encontrado, peleas aleatorias, y por supuesto, todo esto es parte de esta maravillosa experiencia.

Si bien puede que no sea perfecto por algunos temas relacionados con la IA o la estructura de ciertas misiones de la historia principal que hacen que todo parezca bastante inconexo a veces, no deja de ser uno de los mejores juegos de rol de acción de esta generación. Una obra maestra fácil de recomendar e increíblemente satisfactoria de experimentar, tanto para los que ya disfrutaron del original como para los que comienzan directamente desde aquí.

9.3
IMPRESCINDIBLE
">
Sinopsis
¡Parte hacia tu gran aventura, Arisen! Dragon’s Dogma es un juego de rol y acción basado en historia y para un jugador que te permite elegir tu propia experiencia: desde el aspecto de tu Arisen, a tu vocación, tu grupo, cómo afrontar las diferentes situaciones y mucho más. Ahora, en esta esperada secuela, el increíblemente detallado mundo de fantasía de Dragon’s Dogma 2 está aguardando a que lo explores. En tu viaje, te acompañarán los peones, unos misteriosos seres de otro mundo, en una aventura tan especial que te sentirás como si otros jugadores se hubieran unido a tu misión.
Pros
El creador de personajes ha dejado verdaderas maravillas gracias a su gran cantidad de opciones
Combates emocionantes y variedad de Vocaciones con las que experimentar
Como juego de exploración ofrece una experiencia a un nivel muy alto que premia a los jugadores curiosos
A nivel visual el mundo, los personajes, los enemigos, la iluminación y, en general todo, están magníficamente diseñados
Contras
Pese a estar capado a 30 fps en consolas, todavía experimenta algunas caídas de frames en determinados momentos
Es una pena que, al igual que en el original, solamente puedas crear un peón propio