Fecha de Lanzamiento
1/12/2020
Distribuidora
Paradox Interactive
Plataformas
PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
Versión Analizada
Steam
La buena gente de Paradox ha estado demostrando a lo largo de los últimos años que son unos auténticos maestros a la hora de lanzar grandes títulos de estrategia o gestión, teniendo gran parte de su catálogo de manera exclusiva en PC, que es en la plataforma en la que más jugadores lo disfrutan. De este estudio asentado en Suecia, ya os hablé durante mi análisis de uno de los grandes títulos de estrategia del años, Crusader Kings III, que podéis leer pulsando aquí y donde dejaban claro la enorme calidad que rezuman sus títulos. Pero ese no era el último juego en el que están involucrados que iban a lanzar durante este año, y es que, en esta ocasión han dejado a un lado la época medieval y han unido fuerzas con el equipo de Romero Games para crear un interesante juego que mezcla lo mejor de los juegos de gestión, estrategia y rol occidental en un entorno único y oscuro, la Chicago de los años 20, durante el alza de la ley seca.

Pero… ¿quiénes son Romero Games? Quizá por el nombre os suene de algo, y es que, se trata del estudio creado por dos figuras legendarias de la industria del videojuego, John y Brenda Romero, siendo el primero uno de los padres de Wolfenstein 3D y DOOM, y la segunda una de las precursoras del género rol, habiendo creado la saga Wizardry (que serviría como inspiración a, entre otras sagas, The Elder Scrolls o Dragon Quest). Si bien se trata de un estudio muy joven y sin ningún gran título a sus espaldas, la presencia del matrimonio Romero y de diversos desarrolladores indies que se han unido a este durante los últimos años hacen que se pueda tener muchas esperanzas tanto en los próximos títulos que lancen como en el título que hoy analizo, Empire of Sin. Sin duda, este se trata de un juego realmente ambicioso que reúne lo mejor de tres géneros con el objetivo de ofrecer la experiencia definitiva a la hora de ponerte a los mandos de una organización criminal, pudiendo manejar a un gran número de líderes criminales (tanto reales como ficticios) atacando negocios, extorsionando gente y acabando uno a uno con todos nuestros rivales. ¿Habrá alcanzado las expectativas? ¿Cómo acaba saliendo la unión de todos estos géneros? ¿Es muy distinto jugar con cada personaje? Todas estas preguntas tendrán su respuesta en el análisis que podéis leer a continuación.

 

Una oferta que no podrás rechazar

La premisa de Empire of Sin resulta muy interesante: ponte en la piel de uno de los principales líderes mafiosos y criminales de la época de la ley seca y mueve tus hilos para poder llevar a tu organización al punto más alto, convirtiéndote en el criminal más poderoso de toda la zona. Pero lograr esto no es nada sencillo, por supuesto, y habrá otras grandes figuras del crimen organizado que buscarán lograr ese mismo objetivo, por lo que deberás acabar con ellos ya sea a través de grandes guerras, pequeños golpes o alianzas. Dentro del juego podremos elegir entre un total de 14 personajes, cada uno con sus propias habilidades y trasfondo. Esto me ha resultado muy interesante, ya que nos permite conocer en cada partida nuevas e interesantes historias. La historia base del juego es algo cliché pero buena, y la asemejaría con lo que nos han presentado sagas como Fallout o Wasteland, en donde se nos presenta una historia principal interesante repleta de misiones secundarias que son las que brillan con más fuerza, siendo uno de los puntos más fuertes del juego. Y es que, es muy interesante como, conforme avanzamos en el juego, nos vamos encontrando eventos y misiones secundarias que nos aportan no solo un mayor conocimiento sobre la ciudad y sus bandas, sino también sobre los personajes que conforman nuestra banda, algo que me ha parecido genial y que aporta un mayor interés y cariño con los personajes que nos acompañan. Además, estos tienen sus propios intereses personales y se llevan mejor o peor con otros personajes secundarios, lo que los hace sentirse únicos y originales. En general, el tratamiento de los personajes está muy bien llevado, algo que no se suele ver mucho en un juego de gestión y que demuestra que el título tiene más de rol tradicional que de otra cosa, a pesar de la curiosa mezcla de géneros que se da en este.

Muy interesante es, además, la forma en la que el mundo y los personajes que lo habitan reaccionan ante los actos que realiza el jugador. Por ejemplo, si empiezas a expandirte, llamarás la atención de ciertos personajes y deberás elegir cómo actuar ante estos. Esto hace que el jugador se sumerja aún más en lo que presenta el título, haciéndote sentir que, en efecto, estás creando un imperio de la nada. Si los personajes rivales reaccionan ante tus acciones, habrá que responder, ¿no? Para ello, podremos elegir la vía de la violencia (atacando sus locales y a su personal, llegando hasta a la persona que está al mando) o podremos negociar. Y es que, el juego está repleto de diálogos y de momentos en los que deberemos elegir qué decir, y según lo elegido, ocurrirán cosas distintas. ¿Queremos negociar con una banda enemiga para aliarnos y atacar a una tercera banda, consiguiendo así el control de una zona y sus locales? ¿O prefieres no pactar con el enemigo y acabar con todos los que se te pongan por delante? La elección es tuya, y todo depende de las frases que elijamos en momentos concretos. Sin embargo, no todo es tan bueno como puede parecer. Debido a la enorme cantidad de personajes, tanto principales como secundarios, se da en muchas ocasiones la repetición de diálogos o la falta de profundidad en estos. Es algo totalmente comprensible en una obra que abarca tanto contenido, pero es cierto que se deberían haber ampliado las posibilidades a la hora de los diálogos y misiones o se debería haber dado una mayor profundidad a los arcos argumentales de los personajes principales, que al cabo de varias partidas se acaban sintiendo más como skins que como personajes individuales.

 

No es nada personal, solo son negocios

Para hablar del apartado jugable del título, veo necesario dividir esta sección en tres partes. Así, voy a comenzar hablando de los aspectos más propios del RPG que encontramos en el juego, que son muchos. Y es que, en el título podremos movernos por distintas partes de la ciudad de Chicago de forma libre interactuando con distintos personajes o edificios que podremos visitar o atacar, entre otras opciones algo más secundarias. Los personajes que controlamos cuentan con una enorme profundidad jugable, contando cada uno con sus propias habilidades, armas y objetos. Conforme vamos completando misiones y derrotando enemigos, estos podrán ir desbloqueando una lista de nuevas habilidades de la que nosotros, como jugadores, deberemos seleccionar con cuál quedarnos, lo que hace que cada personaje se pueda amoldar a nuestro propio estilo de juego. También podremos conseguir o encontrar armas con distintos niveles de daño o rareza que podremos equipar a los personajes que puedan llevarlas. ¿Quieres llevar en tu equipo a un experto en pistolas, un matón con nudillos de acero y a una francotiradora experta? Puedes hacerlo, ya sea contratando a los personajes adecuados o modificando a alguno de los que conforma tu pelotón. Sobre la contratación de personajes, dentro del juego podremos encontrar una lista de hasta 55 personajes que podremos ir contratando si cumplimos ciertos requisitos. ¿Y cuáles son estos requisitos? Pues tener un cierto nivel de mala fama, que se consigue atacando clubes, cumpliendo misiones, o acabando con nuestros enemigos. Es algo parecido a un sistema de niveles de toda la vida, pero aplicado a la ilegalidad. Este nos permite, además de contratar nuevos personajes, conseguir otros elementos como elevar la categoría de nuestros personajes, lo que hará que aumente su moral y su lealtad. Me parece un concepto muy interesante que sí que está muy bien llevado, y de nuevo, ayuda en cuanto a la inmersión se refiere, ya que el ver que tu nivel de mala fama aumenta conforme realizas actos criminales hace que sí que sientas que estás progresando.

Siguiendo con los aspectos estratégicos del título, aquí encontramos dos secciones del juego muy concretas: la guerra entre bandas y el combate. Con la guerra de bandas me refiero a la forma en la que se organiza el mapa: cada banda criminal cuenta con el control de una pequeña parte de un barrio, por l0 que en cada barrio “conviven” varias bandas. Teniendo esto en cuenta, el componente estratégico reside en observar el entorno y elegir por donde vamos a movernos, qué misiones vamos a hacer o qué vamos a atacar. El simple hecho de elegir qué hacer se siente como un juego de estrategia, en el que un paso en falso puede llevarnos a una guerra contra una banda o al mismísimo fin de nuestra organización. Me ha gustado mucho esto, dando una sensación clarísima de peligro cosas tan sencillas como acceder a la zona de una banda desconocida o hacer misiones lejos de tu zona. En cuanto al combate, es muy similar a lo que se nos presenta en la saga Wasteland, pues pasamos a un escenario dividido en cuadros por los que deberemos mover a nuestros personajes. Durante el turno de cada personaje, estos tendrán por defecto dos posibilidades de acción que podremos dividir en una o más acciones según el coste de estas. Algunas acciones, como disparar una pistola, solo cuestan una acción, pero otras como disparar un rifle cuestan dos. Además de atacar, también deberemos elegir muy bien donde colocamos a nuestros personajes, ya que afecta mucho si están o no tras una cobertura. Y si matan a alguno de tus personajes… Adiós muy buenas, ya que no hay reaparición. El sistema de combate es sencillo e interesante, pero algo injusto en algunas ocasiones, debido a que muchas veces el porcentaje de acierto de los tiros es muy bajo. Sea como sea, es muy divertido y uno de los puntos fuertes del título.

Por último, y para acabar con el apartado jugable, encontramos también en el título aspectos de gestión que nos permitirán controlar el avance y el estado de nuestra organización, algo clave para poder alcanzar el puesto más alto como jefe criminal. Así, deberemos hacernos con distintos tipos de negocios (licorerías, burdeles, u hoteles, por poner algunos ejemplos) para poder ganar dinero o licor. Con estos nos hacemos atacándolos o comprándolos, y una vez están en nuestro poder, deberemos ir mejorándolos para hacerlos más eficientes y atractivos de cara a la clientela. Usar la cabeza es primordial, colocando ciertos negocios cerca puede ayudar a que se ayuden entre sí y den más beneficios. Además, habrá que colocar cuerpos de seguridad para impedir el ataque de bandas rivales, pues conforme vayamos creciendo llamaremos la atención tanto de estas como de la policía. En general, este apartado me parece que, aunque está bien llevado, es el más flojo de los tres, siendo algo tosco e incluso aburrido. No me malinterpretéis, no me parece una mala inclusión, pero quizá se podría haber llevado de una manera mejor o más profunda.

 

Luces de la ciudad

A nivel visual el título destaca principalmente por su dirección artística, que me ha parecido excepcional. Los diseños tanto de los personajes como de los edificios tienen un muy buen nivel, y en general, todo se siente como una superproducción de cine negro. El arte del título es muy bueno, siendo un gustazo observarlo. Las figuras históricas están muy bien recreadas, a pesar de que el nivel de los modelados no sea tan alto como se podía esperar. Y es que, a nivel gráfico, encontramos un problema en los modelos de los personajes. Estos no están tan pulidos como deberían, con un nivel de calidad algo inferior al del resto del juego, y he visto animaciones muy pobres en momentos puntuales, como en los cara a cara. Más allá de eso, los edificios y calles están muy bien recreados y presentados, destacando la forma en la que se presentan las calles mojadas o la iluminación, por ejemplo.

En cuanto al sonido, lo cierto es que no tengo ninguna queja. El doblaje del título (en inglés) tiene una calidad muy alta y representa muy bien el origen de cada uno de los personajes, desde los italoamericanos hasta los irlandeses, sin olvidar a los mexicanos. Los efectos de sonido también están muy bien, en ningún momento me han resultado raros o me han sacado del juego. Y en cuanto a la banda sonora, es de este apartado lo mejor. Con una gran selección de temas de jazz, blues y demás géneros clave durante la época de los 20s, encontramos un nivel alto en la selección presentada que nos traslada de lleno a la Chicago del título.

 

Conclusión: Uno de los nuestros

Empire of Sin se trata de una muy buena propuesta ambientada en uno de los momentos más turbios y controversiales del siglo pasado, la década de los años 20s. El título nos ofrece una sólida jugabilidad cargada de aspectos de RPG y estrategia, aunque falla a la hora de presentar elementos propios de títulos de gestión. Creo que gustará a todos los amantes del rol occidental clásico, de los juegos de rol de mesa y del género gángster y criminal. Aunque podría ser más profundo narrativamente, creo que es un acierto a nivel inmersión y construcción de personajes, y estoy seguro de que os encariñaréis con alguno de los personajes que os acompañarán en vuestras aventuras y desventuras. El título está en español y con una traducción muy buena, por lo que nadie debería encontrar en el idioma un problema. En general, un gran título y un más que buen primer juego de un estudio que estoy seguro nos ofrecerá más grandes títulos en el futuro.

8.5
Recomendado
">
Sinopsis
Empire of Sin es un nuevo juego de estrategia de Romero Games y Paradox Interactive que te adentra en el corazón del delictivo y despiadado submundo del Chicago de la ley seca de los años 20. Métete en la piel de uno de los catorce jefes de la mafia, basados en personajes reales y ficticios, como Al Capone, Stephanie St. Clair o Goldie Garneau; reúne a una banda de secuaces, construye y dirige tu imperio criminal, y defiende tu territorio de las bandas enemigas.
Pros
La interacción con los personajes es genial, y el nivel de inmersión acaba siendo alto
A nivel rol y estrategia el juego cumple con creces
Muy buena banda sonora, fiel a la época
Contras
Falta de profundidad narrativa
A nivel gestión, el título podría dar más de si
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X