[Análisis] Life is Strange 2 – “Roads“

0 Flares 0 Flares ×

Life is Strange, el título de Dontnod Entertainment, fue sin duda una grata sorpresa en el mundo de los videojuegos cuando se lanzó hace unos años. Se presentaba ante nosotros un juego en formato episódico, que contaba las vivencias de su protagonista, Max Caulfield, junto a su mejor amiga, Chloe Price, mientras entrambas intentan dilucidar la verdad tras la desaparición de Rachel Amber.

Creo que no soy el único al que este juego terminó tocándole la fibra sensible en muchos sentidos. Max y su interacción con un ecosistema vivo, Arcadia Bay, y toda la población de esta. La premisa era clara, toda decisión tomada conlleva una consecuencia, se hacía mucho hincapié en el famoso efecto mariposa, en cómo nuestra osadía a la hora de tomar un camino u otro, podían terminar desencadenando en algo trágico. Esto es algo que más de un título promete, pero que realmente, no todos llegan a cumplir. Son muchos los juegos que prometen al jugador que éste tomará las riendas completamente de la historia, y que pase lo que pase, será él o ella, única y exclusivamente, quien llevará al detonante de uno u otro final según sus decisiones.

Me encantaría seguir divagando sobre el tema, y posiblemente lo haga más adelante, pero por ahora, quiero comenzar a hablaros de lo que supuestamente os quiero hablar, Life is Strange 2. ¿Comenzamos?

 

Historia

Esta ocasión tomamos el rol de un joven estudiante de instituto, Sean Díaz, oriundo de México, al igual que su padre y su hermano menor. Sean está en la habitual fase de rebeldía de esa edad, y por supuesto, está interesado en las chicas, las fiestas, el tonteo con las drogas y el alcohol, y ese tipo de cosas.

El caso es que cuando Sean se prepara para salir de su casa y asistir a una fiesta, el vecino abusón de turno está metiéndose con su pequeño hermano Daniel, y este acude en su ayuda, desencadenando una serie de rápidos acontecimientos que desencadenan en la muerte de su padre a manos de un policía, y que nos muestra que el joven Daniel parece tener algún tipo de a priori, inexplicable poder. Ante la situación, con la baja del agente, del vecino y la destrucción de parte del barrio y los refuerzos policiales en camino (debido al poder de Daniel), Sean decide de forma inteligente tomar a su hermano y su mochila y huir del lugar.

Es ahora cuando nuestros fugitivos emprenden su periplo para evitar la más que posible condena judicial por todo lo acontecido. Con poco dinero y sin apenas objetos básicos de supervivencia, Sean deberá mirar por su hermano Daniel, y hacer lo que considere oportuno para ello.

La narrativa de Life is Strange 2 toca temas muy interesantes y veraces de la sociedad estadounidense, y esto, creo que al menos a mi juicio, le da un valor añadido. El racismo es un tópico muy recurrente en el juego desde el minuto uno. ¿Es correcto que un policía dispare a un hombre desarmado que únicamente estaba hablando con él? ¿Habría actuado igual el policía si el señor Díaz hubiese sido un americano de pura cepa, y no un latino? Ya hemos visto muchos problemas en las noticias, desencadenando incluso manifestaciones por temas similares, policías estadounidenses que disparan antes de preguntar, más pronunciado aún en el caso de gente de color.

Ahora, el tema del racismo a los hispanos es todavía más pronunciado con todo el tema de la llegada de Donald Trump a la presidencia y su polémica decisión de construir un muro en la frontera con México, que, además, haría pagar al gobierno mexicano. Alguno podría pensar que siendo esto tan reciente, podría no estar presente en el juego, pero sí, un señor blanco y americano, hace alusión al muro y cómo es necesario construirlo por gente como Sean y su hermano Daniel (recordemos, dos niños de 16 y 9 años respectivamente). No sin antes tachar a Sean de ladrón (cuando puedes o no tomar la previa decisión de robar, pero eso es lo de menos, aunque lo compres legalmente te tachará de ladrón basándose… ¿en la raza?). A este orgulloso y patriota estadounidense poco le importa que sean dos jóvenes perdidos que acaban de perder a su padre, poco le importa preguntar por lo sucedido antes de juzgarlos de ladrones, para terminar, golpeando a Sean y secuestrándolo a esperas de que la policía llegue y se lo lleve. Al final, todo en este señor se reduce únicamente a su racismo manifiesto.

Otra cosa que me ha resultado de lo más agradable es que el juego no es ajeno a la realidad, busca ser creíble. Es posible que, si os dedicáis a mirar con detalle y a interactuar con todo, veáis como hay alusiones a películas o juegos bien conocidos (El Señor de los Anillos, Minecraft, una referencia a los chasqueadores de The Last of Us), así como a memes que probablemente os sonarán.

Este primer capítulo titulado “Road” (camino) de forma acertada, no únicamente por nuestras caminatas por carreteras o senderos por zonas de acampada, que también; tiene mucho que ver con Sean y Daniel, el sendero que ambos deben recorrer juntos ahora que se enfrentan en solitario y casi con lo puesto a la pérdida de su padre, ese pilar básico en su vida. Sean tendrá que decidir que clase de ejemplo quiere ser para su hermano, a la par que intenta evitar confesarle a su pequeño hermano que su padre, ha muerto. No estás solo, por lo que, si decides o no robar para sobrevivir, no es algo que te afecte únicamente a ti, tu hermano está contigo con lo que eso conlleva, siguiéndote, y como todo ser humano, sabe que hay cosas que están bien y otras que están mal (socialmente hablando), y aprenderá de tus acciones además de comentarlas.

 

Aunque aún es pronto para saber a ciencia cierta por donde tirará la historia, me espero cualquier cosa, puesto que un par de malas decisiones en el primer juego, podían terminar por desencadenar incluso la muerte de algún personaje. Es por esto por lo que realmente aprecio este tipo de títulos, ya que indistintamente de la decisión que tomes, parece que, de alguna forma, siempre estás tomando la decisión incorrecta, aunque supongo que, en realidad, no hay decisiones correcta e incorrecta, al final, solamente queda lo que hemos elegido nosotros, y eso será lo que desencadene finalmente en lo que tenga que pasar.

 

Jugabilidad

En cuanto a las mecánicas, es bastante similar a lo disfrutado en Life is Strange. Hablaremos constante con la gente y deberemos tomar decisiones, que por supuesto, podrán ayudarnos a ser más afines a esa persona, o menos, dependiendo de nuestras decisiones.

Asimismo, se puede interactuar con un montón de cosas que hay por los escenarios, y es altamente recomendable hacerlo si deseáis empaparos de la historia al completo, ya que la información y los comentarios de los personajes nunca están de más.

Hay algunas decisiones que tienen más repercusión que otras en la historia. En ocasiones, puede que os encontréis con una frase de opción resaltada en color azul que implica a Daniel, y es probable que influyan de alguna forma en el futuro del muchacho. Igualmente, hay momentos donde la escena se para y toca tomar una decisión importante (igual que en el primer Life is Strange), es en estas donde hay que tener un especial cuidado al decidir, ya que serán las que más influyan a la hora de cómo se desarrolle la historia. Por supuesto, al terminar el capítulo saldrán en pantalla desplegadas las decisiones que hemos ido tomando, con los porcentajes de la comunidad que lo ha jugado y ha tomado una u otra decisión.

Debemos tener en cuenta más cosas más, por ejemplo, el hecho de disponer de una mochila con dinero y algunos objetos. Si paramos en una tienda durante nuestro periplo, podemos comprar comida (algo necesario para que los hermanos sobrevivan), pero nuestro dinero es finito y no es igual de caro el pan solo, que unas chocolatinas o una tienda de campaña, por lo que hay valorar cada situación. Asimismo, llenar una botella con agua del grifo en lugar de comprar bebida, puede ayudarnos a ahorrar algo, y obviamente, la posibilidad de robarlo, aunque… ¿es eso lo que queremos que nuestro hermanito aprenda de nosotros?

A modo de añadido, sabed que a Sean le encanta dibujar para evadirse un poco de la realidad, y habrá momentos en los que pueda sentarse y ponerse manos a la obra. Además, llevamos un diario que se irá actualizando en base a los sucesos que se den durante nuestra aventura, con información y algunos dibujos.

 

Gráficos y sonido

Aunque visualmente Life is Strange 2 es similar a su antecesor en muchos aspectos, en esta ocasión han pasado del Unreal Engine 3 al 4, actualizando entre otras cosas el sistema de animación, las físicas y los sombreadores. Es bueno ver cómo conserva esa personalidad que le sentaba (al menos en mi humilde opinión) tan bien a las desventuras de Max y Chloe, con una estética a caballo entre lo real y lo cartoon.

 

En el apartado sonoro, el compositor Jonathan Morali, que ya puso su talento al servicio del Life is Strange original, vuelve a repetir. ¿Y esto qué quiere decir? ¿Es bueno? Es genial, uno de los apartados que más amé del primer juego fue su apartado sonoro, esa fantástica selección musical que bien me sirvió para crearme una fantástica playlist en su día.

Respecto al doblaje, al menos en el caso de Sean y Daniel que son los personajes con los que pasaremos más tiempo, y, por ende, más escucharemos hablar, me parece que está muy bien llevado. Ambos hacen un buen papel y las voces casan bien con los personajes, no chirrían, cuando es necesario poner sentimiento tanto en los momentos alegres como tristes, saben hacerlo.

 

Conclusión

Me es extraño dar una «conclusión final» sobre un capítulo de un juego episódico, puesto que realmente la historia acaba de comenzar y desconozco cómo se desarrollará y terminará. Este primer capítulo es excelente en muchos sentidos y cruzo los dedos para que el título de Dontnod mantenga un buen nivel hasta el final, puesto que hay potencial de sobra para ello: una buena narrativa, unos personajes con los que empatizar, gráficos hermosos y coloridos y una banda sonora que vuelve a brillar.

De nuevo, no se si mantenga el nivel o no, no obstante, lo que puedo decir tras disfrutar de «Roads», es que este, el viaje de los hermanos Díaz, de Sean y Daniel, es algo que quiero vivir en primera persona. A buen seguro que no será fácil, pero quiero ayudarles a conseguir su objetivo. Tristemente y en base a los antecedentes, se que en algún momento tendré que tomar una decisión difícil, un punto de inflexión, pero quiero ser yo el que esté ahí para tomarlo junto a ellos y ser consecuente de mis acciones, a fin de cuentas… ¿no es eso lo que nos quiere demostrar una y otra vez Life is Strange? ¿A ser consecuentes de nuestros propios actos? ¿A qué toda acción lleva asociada una repercusión?

 

Análisis - Life is Strange 2 - "Roads"

Distribuidora: Square Enix

Sinopsis: Un trágico incidente obliga a los hermanos Sean y Daniel Diaz a huir de su casa en Seattle. Por temor a la policía, Sean y Daniel ponen rumbo a México, y durante el viaje intentarán mantener en secreto un misterioso poder sobrenatural.

  • 8/10
    Historia - 8/10
  • 6.5/10
    Jugabilidad - 6.5/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 9/10
    Sonido - 9/10
8.0/10

Kalas

Veterano en esto de escribir sobre videojuegos, pero un día me cansé y decidí fundar mi propia web. No soy amante de las marcas, sino de los buenos juegos, aunque Nintendo ha estado muy presente en mi infancia. Sobrevivo en mi lucha por convertirme en un especialista en Asia Oriental.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X