[Análisis] My City

[Análisis] My City

Tiempo de juego
30 minutos
Número de jugadores
2-4
Edad
10+
Diseñador
Reiner Knizia
Editorial
Devir
Género
Juego Legacy de colocación de losetas
Lanzamiento
12/03/2021
Reiner Knizia es un matemático dedicado a hacer juegos de mesa desde 1990 que sacó a la venta Desperados y Gold Digger. Desde entonces ha sido uno de los diseñadores más prolíferos que se conocen hasta la fecha, con más de 600 juegos de mesa con su firma, para todos los gustos y jugadores.

Con My City, Knizia nos propone un juego tipo legacy, es decir, un juego de mesa donde las reglas y los componentes pueden ir cambiando mientras avanzamos en una campaña, este tipo de juegos suele obligar también a los jugadores a escribir en los componentes, ponerles pegatinas e incluso romperlos si así lo requiriese, por lo que muchos amantes de los juegos de mesa suelen jugarlos sin hacer caso a esto tipo de reglas y usando todas las que no dañen el propio juego. Para jugar a un juego de mesa legacy se suele recomendar que toda la campaña la hagas con los mismos jugadores para que sea del todo disfrutable.

El juego nos llega a nuestro país de la mano de Devir, que se apoya en la traducción inglesa de la editorial Kosmos.

 

Componentes

Concentrándonos en los componentes, la caja de My City es en tonos azules hecha de un cartón de bastante buena calidad. Dentro encontramos un inserto simple con un hueco en el centro donde encontramos los sobre de campaña, las cartas, etc. También contaremos con varios troqueles con fichas para 4 jugadores y los tableros individuales de cada jugador.

Tableros

  • 4 tableros individuales, cada uno con un escudo.

Cartas

  • 24 cartas de edificio.

Fichas

  • 96 piezas de cartón, para 4 sets de piezas con 8 edificios de cada uno de los tres colores.
  • 4 fichas de contador.

Sobres

  • 8 sobres de campaña con nuevos componentes y reglas.

Los cuatro tableros vienen en cartón grueso con un escudo de un color y un animal asignado a cada uno de ellos. Además, los tableros tienen dos lados, uno de ellos es el que usaremos para jugar la campaña, viene con una serie de puntos en blanco en la zona de arriba, y una zona izquierda también vacía, que nos irá haciendo falta cuando vayamos avanzando. Todos los jugadores comienzan la campaña con el mismo tablero, pero eso puede ir cambiando. Por el otro lado encontramos el tablero permanente, creado para jugar siempre que queramos una partida sin depender de la campaña, un añadido muy interesante ya que otros juegos legacy se acaban con la campaña, pero este no.

Las piezas de edificios son también de cartón grueso, vienen en varios troqueles fácilmente desmontables y no sufren nada al hacerlo. Nos encontramos con cuatro packs de 24 piezas, uno para cada jugador, y cada pieza tiene detrás un escudo como el de los tableros, para que sepamos que pieza es de que jugador.

En la imagen de arriba podéis ver también las cuatro fichas de contador. Son de madera y no tienen ningún adorno, puesto que solo sirve para contar los puntos en el tablero de cada jugador.

Las cartas que nos encontramos de inicio son 24, una por cada edificio del juego, aunque podrían aparecer más en los sobres de campaña. Por eso aconsejo, si eres de los que le gusta tener las cartas enfundadas, que compres un paquete exclusivamente para este juego, y lo dejes reservado para él hasta que termines las campañas, por lo que pueda pasar. Las cartas son de 57,5 x 89, y puedes encontrar fundas fácilmente y de varias marcas porque son un tamaño estándar en los juegos de mesa.

Por último, os enseño los 8 sobres de campaña que podemos encontrarnos en el juego. Cada uno de ellos está separado en capítulos de tres partidas cada uno. Esto nos deja con 24 partidas para completar la campaña, y en las cuales abriremos un sobre cada tres. En los sobres viene indicado a que partidas corresponden, por lo que no hay pérdida. También vemos que cada capítulo tiene un nombre, avanzando desde la era preindustrial en adelante.

 

Sinopsis

Si eres de los que piensa que una ciudad no se construye en una sola partida, te encantará My City, pues en este juego de mesa podrás desarrollar tu urbe a lo largo de 24 partidas. El primer juego con sistema Legacy del reputado autor Reiner Knizia ofrece una campaña ligera y sencilla en la que mediante la mecánica de colocación de losetas intentaremos ser el jugador con la ciudad más próspera al final del juego. Una genial elección para iniciarse en los juegos Legacy.

¡Una ciudad como ninguna!

Ese es el lema de My City, y el concepto en el que se mueve la temática del juego, en que cada jugador acabe con su ciudad totalmente distinta a la del resto, y esto podrá conseguirse poco a poco gracias a las campañas del juego y los sobres que iremos abriendo.

No voy a ahondar mucho en los componentes de los sobres, puesto que eso seria fastidiar la experiencia legacy a otros jugadores, solo voy a hablar del primer sobre, el cual nos explican en las propias instrucciones del juego, para que veáis como funciona el empezar un capítulo.

Lo primero que tenemos que hacer en nuestra partida es ponerle nombre a nuestra ciudad, hay que escribirlo en el tablero junto a nuestro escudo. Los puntos que vemos al lado del nombre de la ciudad son los puntos de progreso, y los iremos consiguiendo ganando a nuestros rivales construyendo, cada vez, la mejor ciudad. Una vez visto esto, tenemos que notar que en mitad del tablero hay un río, a menos que las reglas digan lo contrario, la primera pieza que coloquemos en nuestra ciudad debe estar siempre pegada al río. Podremos construir a la derecha o a la izquierda de la orilla del río, pero nunca traspasarlo con una pieza. Las piezas posteriores deberán tocar siempre otra de nuestras piezas. Y vosotros pensareis, ¿y cómo paso al otro lado del río? Bueno pues colocando una pieza tocando a otra que esté al otro lado, mientras no lo traspases con una misma pieza, es un movimiento permitido. Cuando hablamos de tocar, no vale que solo se toquen en una esquina, sino que tendrán que compartir alguno de sus lados entre si. Por supuesto, las piezas no pueden solaparse.

Para colocar las piezas no podremos seguir el orden que queramos, sino que dependemos de las cartas. Las 24 cartas se barajarán y se pondrán en el centro de la mesa, después las iremos sacando una a una y el edificio que aparezca en la carta revelada es el que tendremos que colocar en nuestra ciudad. Aunque parezca que todos vais a ir a la par, esto va a cambiar pronto.

En el tablero tenemos también zonas especiales. Para empezar tenemos una zona de montaña a la izquierda donde no se puede construir, y lo mismo nos pasa a la derecha con una zona de bosque. Solo podremos construir en las zonas verde claro, por lo menos de momento. En estas zonas nos encontramos con árboles y piedras. Los árboles son buenos, si no los tapamos nos dará 1 punto por cada árbol visible al final de la partida, si en la loseta se ven dos árboles, nos dará 2 puntos. Sin embargo, las rocas son todo lo contrario, nos restarán 1 punto por cada roca visible al final de la partida, por lo que conviene taparlas, igualmente si en la loseta se ven dos rocas perderemos 2 puntos. Otra cosa que nos quitará puntos es dejar zonas verde claro sin construir, 1 punto por cada loseta visible al final de la partida.

Durante la partida pueden salir edificios que no nos vengan bien, sobre todo cuando ya esté bastante avanzada, pero no os preocupéis puesto que siempre podemos pasar. Para pasar tendremos que perder 1 punto de victoria, empezamos con 10 así que tenemos permitido pasar hasta 10 veces ya que es obligatorio gastar punto para pasar. En el caso de que pasemos, daremos la vuelta a ese edificio y nos olvidaremos de él el resto de la partida. Otra opción es la de plantarse, que nos sacará totalmente del juego. Podemos plantarnos porque ya no nos salga a cuenta seguir jugando, ya sea por poco espacio o que las piezas que queden no nos interesen. Cuando todos los jugadores se planten o se terminen las cartas terminará la partida, y habremos hecho la primera de las 24 que componen la campaña.

Después de terminar, se contarán los puntos en base a la hoja de puntuación que esté activa en ese momento. Si por un casual llegáis a 50 puntos, ganaréis un punto de progreso directo.

Hablando de los sobres, nadie sabe seguro lo que hay dentro de cada uno, pero hay una serie de elementos que comparten todos ellos. El primero es una hoja resumen de puntuación, donde veremos por qué se ganarán puntos en la partida que vamos a jugar. Al principio solo ganaremos puntos por árboles y perderemos por rocas y zonas verdes claro sin construir, pero se irán añadiendo reglas de puntuación con el tiempo. Otra cosa que comparten todos los sobres son unas instrucciones para los nuevos componentes, nuevas reglas y ambientación para el capítulo entero, es decir, para las tres próximas partidas.

A parte de eso, podremos encontrar desde cartas, pegatinas, edificios, etc. No aconsejo abrir los sobres antes de tiempo puesto que le quitaría la gracia a la campaña, tened paciencia e id descubriendo poco a poco todo lo que os ofrece My City.

Cuando terminemos la partida, cada jugador recibirá recompensas en base a su puesto. El primer jugador tendrá una recompensa, el segundo otra y el resto tendrá otra, contando como el resto a los jugadores 3 y 4. Si la campaña la hacéis con dos jugadores, el ganador de ambos se llevará la recompensa del primer puesto, y el segundo se llevará la de el resto, dejando inservible la recompensa del segundo puesto.

Por supuesto os hablo también del juego permanente, el lado del tablero que no está diseñado para la campaña. Todos los jugadores tendrán el mismo tablero y se usarán parte de las reglas de la campaña, pero solo necesitaréis el primer sobre para el juego permanente, el resto no son necesarios. De hecho, si habéis terminado la campaña y queréis jugar una partida de las permanentes, acordaos de retirar cualquier elemento extra que no se use en esta modalidad de juego.

 

Conclusión

My City es un juego legacy familiar perfecto para los que quieren iniciarse en este mundo que son los legacy, puesto que es un gran punto de partida para niños y mayores. Las partidas son cortas y amenas, por lo que habréis terminado los capítulos cuando os queráis dar cuenta.

Aunque puedes jugarlos como quieras, yo aconsejo que juguéis los capítulos completos a ser posible, es decir, de 3 en 3 partidas, puesto que tendréis las reglas mucho más frescas y se hará bastante más ameno en general. También aconsejo, como he comentado al inicio de este análisis, que siempre juguéis la campaña en la misma compañía, puesto que si no, los jugadores nuevos tendrán que adaptarse a una ciudad ya construida, o empezar de 0 desde el capítulo que se encuentren los otros, teniendo una clara desventaja.

En general, este es un título muy divertido, pero recuerda, algunas decisiones son importantes y permanentes en tu ciudad, piensa muy bien antes de actuar. Por su rendimiento y su diversión, hemos decidido darle a My City un Meeple de Plata.

escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X