[Análisis] ‘Rust: Console Edition’ (Xbox One)

[Análisis] Rust: Console Edition

Fecha de Lanzamiento
21/05/2021
Distribuidora
Double Eleven
Plataformas
PlayStation 4 y Xbox One
Versión Analizada
Xbox One
A partir del año 2009 se dio en la industria del videojuego una auténtica revolución gracias a la aparición de lo que, en aquel momento, parecía un videojuego extremadamente sencillo y simple. Hablamos, como no, de Minecraft, esa pequeña joyita que nació como un experimento y que acabó convirtiéndose en el juego más vendido de la historia, codeándose con pesos pesados de la talla de Super Mario Bros. o Grand Theft Auto V. Este título logró lo imposible, consiguiendo un impacto sin igual en redes sociales durante el propio auge de estas y de las plataformas de streaming, ya que fue en portales como Youtube donde el título consiguió llegar a una mayor cantidad de público. Minecraft fue un antes y un después que inspiró a un sinfín de desarrolladores para realizar sus propios títulos de supervivencia tomando como principal clave la forma en la que el jugador interactúa con el mundo que le rodea. Ya os hablaba hace poco de Subnautica (con motivo de Below Zero, cuya crítica podéis leer pulsando aquí), uno de los mayores exponentes a día de hoy del género de la supervivencia, y hoy me toca hablaros de otro de los nombres clave del género: Rust.

Apareciendo por primera vez en el año 2013 en PC como un título aún en fase beta, Rust consiguió poco a poco hacerse un hueco en este enorme género, contando con el paso de los años con una enorme base de fans imparable y en constante crecimiento. Estando ahora en uno de sus momentos de mayor apogeo gracias al reciente experimento conocido como Egoland (un servidor en el que algunos de los creadores de contenido online más importantes de habla hispana jugaron durante un largo periodo de tiempo), la buena gente de Facepunch Studios y de Double Eleven han decidido lanzar las versiones para las consolas de actual generación (es decir, Xbox One y PS4) de este título con el objetivo de ofrecer una experiencia similar a la de PC y así alcanzar a una mayor cantidad de jugadores. Dicho esto… ¿Qué tal está esta versión en comparación con la original? ¿Merece la pena hacerse con ella, o es mejor jugar directamente a la de PC? ¿Y qué tal está el juego en sí? Las respuestas a estas preguntas y a otras tantas las podréis ver en el análisis completo, que podéis leer a continuación.

 

A pedradas con todo lo que se mueva (y lo que no)

Empecemos por lo más básico: ¿En qué consiste Rust? Como buen juego de mundo abierto y supervivencia, en Rust nos pondremos en la piel de nuestro personaje, que despierta en una isla en la que deberá sobrevivir. Para ello, al inicio hará uso de su roca (que actúa como una herramienta indispensable para obtener recursos tales como madera, minerales o piedra) y de una antorcha, clave para poder avanzar en la oscuridad y para mantener poco a poco la temperatura corporal adecuada para no morir de una hipotermia. Los inicios son muy duros en este juego, pero poco a poco iremos descubriendo nuevos materiales y nuevos objetos crafteables que nos permitirán construir una buena fortaleza en la que asentarnos y asegurarnos de que no seremos cazados por otro jugador o por algún NPC. Nos encontramos ante un juego realmente duro y exigente, que pedirá a los jugadores más novatos conocer todas sus mecánicas para poder sobrevivir más de una noche, y a los jugadores expertos  el dominar con total maestría esas mismas mecánicas para poder alzarse con una buena posición en cualquier servidor. Hay muchos elementos a tener en cuenta cuando se juega a Rust: Tenemos que controlar medidores de hambre, de temperatura corporal, de sed… También hay que tener cuidado con los otros jugadores, siendo en la mayoría de los casos hostiles, por lo que el sigilo juega un papel casi más importante que el combate. Y es que a diferencia de otros títulos del género, en Rust pueden pasar horas y horas hasta que podamos contar con la protección y las armas necesarias para poder sobrevivir a un ataque enemigo. Con todo esto en mente, considero que quizá no es el título más recomendable del género para un jugador novato dentro del mismo. Es una experiencia ardua, dura y que castiga a todo aquel que evita conocer sus mecánicas. ¿Quieres jugar a un título de supervivencia siendo novato en el género? Quizá este no sea tu juego, ya que ni siquiera contamos con tutoriales o con líneas de diálogo que nos ayuden a conocer qué hay que hacer, y hay experiencias que, sin dejar de ser duras, pueden ser más amigables con el jugador. ¿Eres un jugador experimentado en el género? Quizá aquí encuentres una experiencia realmente divertida que sacie tus necesidades, recompensando la astucia y las capacidades de cada jugador, pues Rust no deja de ser uno de los juegos de supervivencia más puros y directos que se han visto en el género. Y ya sea en PC como en Xbox One o PS4, la supervivencia sigue siendo la misma.

Como ya os he mencionado, contaremos con un buen número de materiales para recolectar, y la lista de objetos que podemos craftear es bastante amplia. Accediendo a través de un menú bastante claro, podremos observar la lista de objetos que podremos ir construyendo conforme avancemos en el juego y los materiales que necesitamos para que podamos conseguirlos. Esto me parece un acierto, ya que suele ser un error bastante común en los juegos del género no colocar las recetas de crafteo dentro del propio título, siendo lo común el tener que buscarlas en páginas externas. Por otro lado, también os hablaba antes de los medidores de salud, sed, hambre y temperatura. Estos nos apareceran en el HUD, que me ha parecido uno de los mejores aspectos del juego: En ningún momento se nos apabulla con información ni se sobrecarga la pantalla, pues lo poquito que necesitamos (que son los medidores antes citados) los encontramos en la esquina inferior derecha de la pantalla. Tenemos, así, una vista bastante clara y limpia del escenario. Volviendo a estos medidores, será clave conocer como mantenerlos estables para no morir: Construyendo hogueras, consiguiendo comida, contando con ropa para mantener la temperatura… Todo influye, y me han resultado mecánicas muy curiosas y divertidas. 

Hasta este punto os he hablado un poco del título en sí, sin hacer hincapié en como funcionan las versiones de Xbox One y PS4. ¿Queréis saber que cambios ha habido, y como están estas versiones? Pues veámoslo en el siguiente apartado.

 

Sobreviviendo a la actual generación

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de estas conversiones es que nos encontramos ante un título que originalmente solo fue planeado y pensado para PC. Por ello, elementos como los menús o el control han podido sufrir a la hora de adaptarse a un esquema en el que no hacemos uso del ratón y el teclado, sino de un mando. Así pues, ¿Qué tal se han visto reflejados estos cambios? Para empezar, considero que las interfaces podrían haberse adaptado de una mejor manera, ya que tanto en los menús como en la construcción el control es algo confuso y tosco. Es complicado conseguir una adaptación perfecta, y hasta gigantes del género como Minecraft sufren en este aspecto, pero hay que ser sinceros: Se podría haber hecho mejor. Eso sí, en cuanto al control del personaje en exploración lo cierto es que no tengo queja alguna, se controla bien y todo es bastante cómodo, aunque se podría haber mejorado bastante el combate, que se siente algo tosco y lento. Encontramos problemas en cuanto a las opciones de juego se refiere: A diferencia de la versión de PC, en estas nuevas versiones no contamos con la posibilidad de crear nuestros propios servidores privados, limitando las opciones de juego tan solo a los servidores oficiales. Eso sí, podemos elegir jugar en servidores compartidos o en servidores exclusivos de la versión que estamos jugando, cosa que me ha parecido curiosa y bastante positiva. Entiendo que el tema de los servidores privados es algo más complicado a la hora de realizarlos en consolas, pero siento que podría haberse pulido algo más el título para presentar esta opción desde la salida del juego. Otro problema que tengo con este título lo encuentro en la posibilidad de jugar al título, pues no solo habrá que pagar por el juego sino que también será necesario contar con una suscripción a Xbox Live Gold o PS Plus para poder simplemente jugar, algo que encuentro profundamente decepcionante.

Otro elemento que me ha dejado algo frío lo encontré en la opción de poder mandar a otros jugadores mensajes prefijados, pues el problema está en que no podemos comunicarnos con el resto de jugadores a través del micrófono, aunque sí que es cierto que podemos enviar una serie de mensajes que cubrirán una gran parte de nuestras necesidades. Las opciones de comunicación están ahí y no funcionan mal del todo, pero las cosas como son: Habría estado bien un mayor abanico de posibilidades. En general el juego no está mal adaptado a las posibilidades de las consolas, y no deja de ser el mismo juego que en PC, exceptuando que hay un par de opciones que faltan, como los servidores privados, y algunos elementos que no terminan de estar bien adaptados, como las interfaces o ciertos elementos de control. En este sentido, considero que la opción ganadora es la de PC, aunque no dejamos de encontrar una opción más que competente para todo aquel que no cuente con un PC.

Aunque hay un punto muy importante a tener en cuenta… ¿Qué tal ha sido adaptado a nivel técnico? Pues bien, esto (y alguna cosita más) la vamos a ver en el siguiente apartado.

 

Supervivencia en baja resolución

Como muchos ya sabréis, el Rust original no es que se caracterice por contar con un apartado gráfico innovador o que se caracterice por ser puntero, presentando algo mucho más pobre y que recuerda a la anterior generación de consolas. Texturas pobres, dientes de sierra, popping constante y problemas con el sombreado son algunos de los muchos problemas que presentaba el título original… Y que se han mantenido en esta conversión. Haciendo gala del mítico motor Unity nos encontramos ante un título algo desfasado y “feo”, que nos presenta unos modelos y unas texturas muy poco notables que, al unirlos al esquema de color elegido en el título (todo muy gris), nos propone un apartado visual realmente pobre. No esperaba que se mejorara lo de PC, la verdad, pero sí que es cierto que nos encontramos con una versión un poco más pobre que su predecesora en cuanto al apartado gráfico se refiere. No todo es negativo, claro, y parece ser que la buena gente de Double Eleven se está encargando de actualizar constantemente el título para poder mejorar el producto, por lo que de cara al futuro es más que posible que muchas de estas cosas mejoren. También me gustaría destacar la iluminación, que sin ser puntera destaca bastante para bien y goza de un protagonismo casi absoluto. Por lo demás qué os puedo decir… Encontramos un apartado técnico algo pobre, fiel a la versión de PC pero muy atrasado en cuanto a lo que podemos encontrar a día de hoy en el género.

A nivel musical poco hay que decir, aunque sí que es cierto que me ha sorprendido un poco (para bien). El silencio juega un papel esencial, y hay una dirección de sonido más que decente. ¿Lo mejor? Las melodías que sonarán en ciertos momentos, que ambientan a la perfección.

 

Conclusión: Interesante pero pobre

Rust: Console Edition se trata de una conversión decente pero algo inferior a la versión original. En líneas generales el juego es el mismo, aunque sí que es cierto que encontramos una notable falta de elementos (duele mucho no poder crear partidas privadas) y una aún más destacable aparición de errores y problemas técnicos (ese popping y esas animaciones…), lo que hace que la versión de PC acabe resultando la superior. ¿Es, por tanto, poco recomendable esta versión? No tiene por qué, realmente. Como os he dicho, el juego es el mismo pero con ciertos errores y problemas, pero esto no hace que sea un mal título. Rust sigue siendo una experiencia muy divertida (especialmente con amigos) y exigente, que aunque me cuesta recomendar a todo el mundo por su elevado nivel de exigencia con respecto al jugador, sí que gustará y mucho a los jugadores más cercanos al género de la supervivencia, y si no tenéis acceso a la versión de PC, no es una mala forma de disfrutar del título. 

6.6
Aceptable
">
Sinopsis
Un juego sin reglas en el que nadie te dirá lo que tienes que hacer. Vence a la sed y al hambre, resiste a las inclemencias del tiempo y crea las herramientas necesarias para sobrevivir. Prepárate para un desafiante combate jugador contra jugador, asaltos y saqueos, o forja alianzas con otros jugadores para superar los obstáculos que compartís. Explora, lucha y sobrevive.
Pros
Juego de supervivencia profundo y divertido como pocos
Es una conversión muy fiel con respecto a la versión de PC
Contras
Hay bastantes problemas técnicos
Ciertos elementos no están muy bien trasladados con respecto a la versión original
escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X