[Análisis] Terminator: Dark Fate – Defiance

Fecha de Lanzamiento
21/02/2024
Distribuidora
Slitherine
Plataformas
PC
Versión Analizada
Steam
Que buena película es Terminator 2: El Día del Juicio, y cuántas veces se ha intentado recrear su éxito en Hollywood. James Cameron consiguió hacer lo que parecía imposible, presentando una secuela absolutamente superior en todo que retorcía el arquetipo del antihéroe y que ponía en los focos al legendario Arnold Schwarzenegger al mismo tiempo que revolucionaba la industria gracias a sus increíbles efectos especiales. A fin de cuentas, nadie había conseguido presentar una escena tan impactante como la de la transformación del T-1000 para atravesar una puerta (brillante Robert Patrick) o la de la persecución a través de las calles y canales de Los Ángeles. Difícilmente habrá una película de acción tan redonda como esta, y no será porque no se ha intentado dentro de la misma franquicia. La serie Terminator es el ejemplo perfecto de la importancia que tiene contar con un buen director… Y de cómo las productoras pueden pervertir hasta límites insospechados sus IPs con tal de ganar más y más dinero. La salida de James Cameron no impidió que se realizaran nuevas películas, y a la vista está que cada una de estas acabó siendo peor que la anterior. Terminator 3 era una entrega de acción continuista que planteaba ideas interesantes pero no terminaba de cuajar, mientras que Terminator: Salvation era una película de corte bélico a la que le fallaba tanto la dirección de actores como el guion. Peor salió parada Terminator: Genesis, película en donde no hay nada salvable, y lo mismo se puede decir de la última entrega de la franquicia, Terminator: Dark Fate.

A pesar de que esta última cinta se estrenó en el ya lejano 2019, aún a día de hoy seguimos encontrando proyectos que hacen uso de su nombre con fines comerciales. Por lo general, los juegos inspirados en películas no suelen ser muy memorables, principalmente porque los tiempos de desarrollo son minúsculos. Sin embargo, existen grandes juegos basados en películas que gozaron de una gran calidad precisamente por no acompañar a la película de turno, como es el caso de Goldeneye. El título del que hoy vengo a hablaros resulta interesante precisamente porque, si bien hace uso del nombre de la película antes citada, ni la adapta ni toma prestados ningún elemento resaltable. Terminator: Dark Fate – Defiance es un nuevo juego de estrategia en tiempo real y acción desarrollado por el estudio británico Slitherine (a quienes quizá conozcáis por su trabajo en Warhammer 40,000: Battlesector) que llega en exclusiva a PC y que busca presentar la experiencia definitiva de supervivencia y resistencia contra las hordas robóticas de Skynet. ¿Queréis saber qué tal está el juego, y si eleva el nivel de las últimas películas de la franquicia? ¡Pues dentro análisis!

 

Sobreviviendo tras el Día del Juicio

Skynet ha dominado el planeta haciendo uso tanto de las bombas atómicas como de las terribles máquinas. La IA malvada avanza imparable con el terrible objetivo de acabar con la humanidad, y la población restante se esconde entre los escombros de lo que una vez llamaron civilización. Pocos son los que se lanzan a la lucha contra las máquinas, y entre estos encontramos a Stevens, un policía de Atlanta que comienza a liderar a los miembros restantes tanto de la policía como del ejército. Tras una lucha exitosa por la liberación de civiles, Stevens pronto se convierte en el líder de un grupo conocido como los Fundadores. Así, la historia de Terminator: Dark Fate – Defiance transcurre 10 años después de la fundación de este grupo, y lleva a los jugadores a liderar y hacer frente tanto a las máquinas como a otros grupos que no ven la supervivencia como su principal interés. Si bien el comienzo del juego destaca por su frenetismo y por sumergirnos de forma adecuada en el universo de la franquicia, la historia pronto se desinfla hasta quedar en un segundo plano a favor de dar un mayor protagonismo a la jugabilidad. No existen grandes giros ni plantea nada que no hayamos visto antes en la serie, lo que es una verdadera pena dado al potencial que planteaba el juego.

El universo Terminator está bien representado en el título gracias a la presencia de los diversos modelos de Terminator, la aparición de ciertos grupos ya vistos en algunas de las películas y al uso calcado de la estética de las películas (especialmente de las secuencias del futuro de T2 y de Terminator: Salvation, de la que bebe especialmente). En este sentido, lo que no termino de entender es por qué el juego lleva el nombre Dark Fate, teniendo en cuenta que salvo un par de detalles minúsculos no hay nada que lo conecte especialmente con la película. En general, no es la experiencia más inmersiva de la franquicia ni explota el fanservice tanto como otros juegos, pero ofrece un acercamiento fiel a las películas que los fans disfrutarán. Además, el juego llega a nuestro territorio haciendo gala de una buena traducción al español, por lo que la barrera del idioma no debería suponer un problema para nadie.

 

Infantería anti-máquinas

Al tratarse de un juego de estrategia en tiempo real, en cada partida contaremos con una perspectiva cenital de sus amplios escenarios a través de la cual podremos estar visualizando y desplazando a nuestras tropas. Como podréis imaginar, estaremos constantemente en desventaja numérica frente a los cientos y cientos de máquinas que llegarán dispuestos a acabar con la resistencia humana, por lo que tendremos que hacer uso de cualquier posición estratégica que se nos presente. Un enfrentamiento a plena vista en mitad de una avenida puede significar el fin de nuestros aliados, siendo lo ideal ocultarlos dentro de edificios o detrás de cualquier otro tipo de defensa natural. El posicionamiento de las tropas es, por tanto, uno de los aspectos clave del juego, y el juego potencia esto al ofrecer un diseño de niveles eficaz y coherente. Sus amplios mapas están repletos de callejones, obstáculos y defensas, todo ello pensado para dar alas al jugador a la hora de hacer frente al enemigo. Si bien es cierto que no contamos con mucha variedad en cuanto a tipos de tropas o en cuanto a habilidades (la mayor parte del tiempo dependeremos del disparo automático), es innegable que el sistema de juego supone un genial punto medio entre dificultad y sencillez. Es decir, es fácil de aprender y difícil de dominar, pues Terminator: Dark Fate – Defiance es, ante todo, un juego exigente. Nuestros aliados irán cayendo como moscas, y las provisiones escasearán desde el primer minuto. Un paso en falso puede suponer el fin de la resistencia, y lo cierto es que, en ciertos compases de la historia, la dificultad está realmente desmedida. Junto al modo campaña encontramos varios modos de juego diseñados para disfrutar en compañía de otros jugadores, que es donde el título realmente brilla con luz propia debido a lo interesantes y divertidos que estos acaban resultando. No os negaré que tanto en las Escaramuzas como en las partidas multijugador es donde he pasado la mayor parte del tiempo, pues es donde más se puede experimentar con las posibilidades que el juego ofrece y en donde podemos encontrar una mayor libertad de acción.

Visualmente, Terminator: Dark Fate – Defiance es un título que no destaca especialmente, si bien tampoco se puede decir que sea un desastre. La dirección artística del juego consigue, como os comentaba anteriormente, recrear de forma fiel la estética de la franquicia, presentando además una más que decente variedad de mapas y escenarios. Así, no siempre estaremos recorriendo callejones y zonas azuladas y grises, sino que también tendremos que resistir a los ataques enemigos en zonas desérticas anaranjadas o en praderas salpicadas por tonos verdosos. Los diseños de los enemigos son tanto muy fieles a lo visto en las películas, contando además con nuevos diseños que encajan a la perfección dentro de esta. Sin embargo, las animaciones se sienten algo obsoletas, especialmente en cuanto al movimiento y los disparos se refiere. Los efectos de los combates (explosiones, tiroteos) tampoco son realmente sorprendentes, siendo un ejemplo perfecto del bajo presupuesto del título. A esto hay que sumarle unos tiempos de carga algo excesivos y una serie de bugs que, sin arruinar la experiencia, sí que llegan a molestar. Mejor parado sale el diseño de sonido, que mantiene el alto nivel de la franquicia a pesar de estar compuesto por completo de temas originales.

 

Conclusión: Sobreviviendo al futuro

Terminator: Dark Fate – Defiance no es, ni de lejos, el mejor juego basado en la franquicia creada por James Cameron, pero no por eso se trata de un mal juego. El título de Slitherine Games es una propuesta de estrategia en tiempo real clásica y sencilla, que no termina de revolucionar el género… Pero es que tampoco lo pretende. Su altísima dificultad evidencia que se trata de una obra pensada principalmente para jugadores veteranos, si bien los fans de la franquicia de películas podrán disfrutar de lo lindo adentrándose en el periodo más oscuro de la misma.

7.2
Recomendado
">
Sinopsis
Terminator: Dark Fate - Defiance es un viaje adrenalínico en el que tu pericia estratégica decide el destino de la humanidad frente a las máquinas. Aunque las máquinas se hayan adueñado de todo, a veces quien representa la peor de las amenazas no son ellas, sino otros supervivientes humanos.
Pros
Gran diseño de mapas y genial uso del sistema de coberturas
Sus partidas multijugador son lo más divertido y memorable del título
Contras
La historia pierde fuelle enseguida
Sus animaciones dejan mucho que desear, y lo mismo con sus tiempos de carga