[Análisis] The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel IV

[Análisis] The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel IV

Fecha de Lanzamiento
27/10/2020
Distribuidora
NIS America
Plataformas
PlayStation 4
Versión Analizada
PlayStation 4
Ya hace un año que Trails of Cold Steel III salió al mercado occidental, permitiéndonos conocer la continuación de las aventuras de Rean Schwarzer y el resto de la Clase VII. Tras los sucesos ocurridos en el juego, el imperio de Erebonia se encuentra al filo de la navaja, impulsado a la guerra por el canciller Osborne. El Gran Crepúsculo se ha desatado y los protagonistas se han separado unos de otros. Será en mitad de este enrarecido ambiente cuando de comienzo Trails of Cold Steel IV, un juego que romperá los esquemas a los que nos tiene acostumbrados la saga.

Así pues, será nuestro cometido como miembros de la Clase VII el desentrañar la oscura telaraña de conspiraciones que enreda el imperio, salvando de paso incontables vidas. Además, nuestro querido instructor está en peligro, y eso no podemos permitirlo.

La saga Trails siempre ha sido sinónimo de una buena historia bélica con tintes fantásticos y un trasfondo totalmente apabullante. Esta vez no será diferente, pues los fans volverán a encontrar una trama épica llena de suspense, amistad y acción. Viejos y nuevos conocidos se unirán a un viaje por el basto imperio de Erebonia, un viaje digno de ser vivido. Ahora, es el momento de que os cuente que ha significado para mí ese viaje. Bienvenidos al análisis de Trails of Cold Steel IV.

 

Héroes de acero

Antes de nada quiero decir que, obviamente, Trails of Cold Steel IV es la cuarta entrega de una saga con un enfoque principal en su historia, así que para poneros en situación necesito hablar, aunque sea de pasada, de eventos que sucedieron en juegos anteriores. Este análisis no contendrá ningún tipo de spoiler de esta cuarta entrega, pero puede que si no habéis jugado a las anteriores entregas, pueda chafaros alguna sorpresa de estas mismas.

Tras esta breve aclaración voy a hablaros un poco de su historia, sin duda, uno de los puntos fuertes de la saga. Vamos a ello.

Trails of Cold Steel III acababa con un momento de «cliffhanger» absoluto, con un Rean desatado y destrozado por la muerte de un compañero. Nuestros esfuerzos para frenar la guerra parecían desembocar en un rotundo fracaso, y una ominosa amenaza era desatada sobre el imperio. En mitad de todo este caos, nuestro querido protagonista era reducido por el canciller Osborne, que poco después desaparecería llevándose a Rean con él a bordo de un oscuro Divine Knight.

Trails of Cold Steel IV comenzará justo tras los acontecimientos finales de la anterior entrega. En un principio, manejaremos a Juna, Kurt y Altina, los miembros de la nueva Clase VII. Nuestros héroes se han reagrupado tras la batalla anterior y buscan de manera desesperada reencontrar a sus amigos perdidos y a Rean, que continúa en manos del enemigo. Además, debido a la maldición desencadenada por el Gran Crepúsculo, la tensión en el imperio no deja de crecer y la guerra más grande en siglos parece a punto de desatarse. Las piezas de un monumental puzle que decidirá el destino del mundo están sobre el tablero, y solo nosotros podremos unirlas para resolver esta funesta situación.

En nuestro viaje visitaremos mágicos bosques, enormes llanuras y concurridas ciudades. El imperio de Erebonia es basto, y la franquicia nos ha acostumbrado a un nivel de detalle y trasfondo brutal incluso entre los RPG del mismo corte. Todo esto se mantendrá en Trails of Cold Steel IV. El worldbuilding de la saga está detallado al extremo, y como siempre, podremos hablar con cientos de personajes con sus propias preocupaciones e historias. Esto, en parte, vuelve a ser uno de los mayores puntos fuertes del juego… y a la vez uno de los que más puede pesarle a la audiencia más casual de videojuegos.

 

Continuista y diferente

En el ámbito jugable, Trails of Cold Steel IV me ha dado una gran sorpresa, y es que, probablemente estemos ante el juego más «diferente» de la saga. La franquicia Trails siempre se ha caracterizado por seguir un guion jugable muy definido: roleo y mazmorreo puro y duro con combates por turnos y misiones diversas mezclado en días y semanas diferenciadas con fragmentos de «Slice of Life» en una academia militar. Este guion era su seña jugable más característica. Y Trails of Cold Steel IV lo ha roto por completo.

El juego esgrime una jugabilidad mucho más «clásica», más cercana a cualquier JRPG guiado por su historia. La acción actuará como hilo conductor del juego en todo momento, y dado el momento de tensión de la historia se dejará de lado el planteamiento de Slice of Life que la saga había seguido hasta este momento. No obstante, si sois fanáticos de la serie no tenéis nada de que preocuparos. A pesar de que estos momentos de pausa ya no existen como tal, aún podremos relacionarnos con nuestros compañeros en diversos eventos. Esto nos dará opción a mejorar nuestros lazos con nuestros camaradas, conociéndolos mejor y profundizando en nuestra relación con ellos. Quizás lo echemos algo de menos, pero narrativamente este cambio era totalmente necesario. Al fin y al cabo, la guerra se acerca.

En el apartado de exploración y combate el juego volverá a mostrar su lado más conservador, mostrando a su vez un par de novedades bastante interesantes. Podremos realizar hechizos conocidos como «Artes» o desatar nuestras habilidades personales con los «Crafts». El combate seguirá siendo por turnos, calcando el planteamiento clásico de la saga. Sin embargo, se han implementado características y habilidades nuevas, como por ejemplo, la invocación de nuestros Panzer Soldats como movimiento destructivo en las batallas normales. También se han retocado algunos aspectos de la mejora de personajes y habilidades, aunque el concepto general sigue siendo el mismo.

En cuanto a la duración de la campaña, me ha sorprendido comprobar que Trails of Cold Steel IV me ha durado mucho menos que cualquier otro de la saga. Que esta afirmación no os engañe, seguimos ante decenas y decenas de horas de contenido, pero al menos, en mi experiencia, su densidad se ha reducido en buena parte. Esto, aunque pueda parecer algo malo, me ha supuesto todo lo contrario. El juego me ha parecido más directo, más visceral y completo, dando menos la sensación de relleno que sus anteriores entregas. La tensión de la guerra ha hecho temblar a la saga Trails of Cold Steel.

 

El punto débil de la máquina de guerra

Por último, queda hablar del apartado artístico, un apartado con altibajos dentro de la saga. Y es que, aunque el diseño artístico y de personajes siempre ha sido sobresaliente, los modelados, fondos y detalle de los gráficos nunca han llegado a estar a la altura. Una vez más, estamos ante esta misma casuística. Se ha puesto empeño en realizar un nuevo modelado del grupo principal, pero todos los demás personajes, ya sean principales, secundarios o mobs, son calcos de los que pudimos ver en Trails of Cold Steel III. Volvemos a estar ante algunos modelos que fácilmente pueden pasar por un juego de PS2 y eso, aunque tenga su encanto, sigue siendo una espinita a quitar.

La banda sonora, por su parte, sigue a un nivel más que notable, con algunas composiciones que seguro que calarán en vuestro cerebro. Encontraremos sobre todo composiciones instrumentales que acompañarán de fondo nuestro viaje, aderezadas con tonadas corales que pondrán la guinda en los combates más importantes de la historia. Como colofón, las voces en japonés son excelentes, mientras que el doblaje inglés sigue manteniendo un nivel bastante alto. El doblaje sigue actuando a un nivel superficial, y solo contarán con voces las escenas más importantes de la trama. Los efectos sonoros, tanto en combate como fuera de él, también mantienen un nivel más que aceptable.

 

Conclusión

Trails of Cold Steel IV continúa la intensa historia y el momento de cliffhanger en el que nos dejó la anterior entrega de la saga. Los fans de la franquicia están de enhorabuena, pues estamos ante uno de los momentos más épicos y tensos de la franquicia Cold Steel con algunos de los arcos de personaje más bonitos y emotivos de esta historia. El juego ha sabido darle una vuelta al planteamiento jugable de la franquicia para adaptarse al momento de tensión en la historia, manteniendo aún así la esencia propia de la saga.

El apartado artístico es el único que continúa inmutable, y aunque entiendo que tiene su encanto personal, no puedo evitar pensar en lo bonito que sería ver un Trails con gráficos de última generación. La banda sonora, como es habitual, vuelve a cumplir de manera excelente, dando un acompañamiento crucial a los mejores momentos de la saga.

Una excelente continuación que pone punto y aparte a una historia apasionante.

8.5
Recomendado
">
Sinópsis
Tras el trepidante final de The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III, Erebonia está al borde de la guerra. Las conspiraciones por el poder del estado han alcanzado su punto más álgido y una oscura maldición, conocida como el Gran Crepúsculo, ha sido liberada. Los miembros de la Clase VII, dispersos tras la última batalla, buscan a su instructor perdido, intentando por todos los medios impedir un desastre a escala mundial. Así dará inicio The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel IV, una épica aventura
Pros
Una trama trascendental, épica y muy interesante
El ritmo de juego se ajusta muy bien a las consecuencias de sus predecesores
Muchísimo trasfondo y contenido
Contras
El apartado gráfico sigue anclado dos generaciones atrás
Poco trabajo en el diseño artístico de los personajes secundarios y generales