[Análisis] Trouserheart

0 Flares 0 Flares ×

Trouserheart nos pone en la piel de un Rey. Un conquistador y guerrero poderoso que ha visto cientos de batallas y se ha batido en duelo con cientos de enemigos. Un Rey que no ha podido evitar que le roben su bien más preciado y el motivo de su orgullo…. sus pantalones.

Y así, con ese giro tan inesperado comienza nuestra travesía y este análisis.

Recuperando los pantalones….. A BASE DE ESPADAZOS

El juego y sus mecánicas son la cosa más sencilla el mundo. Partimos de nuestro castillo a hacer una batida y debemos superar varias salas dentro de una gran mazmorra, en nuestro camino encontraremos múltiples enemigos, trampas, recompensas y un jefe final. Dicho así no parece ser la gran cosa, pero lo cierto es que es algo muy divertido y nos permite desconectar. Avanzar en línea recta a través de salas sin tener que comernos la cabeza con puzles o misiones secundarias nos permite concentrarnos en lo importante, repartir espadazos a todo bicho que se cruce en nuestro camino.  Eso sí, morir significa volver a iniciar dicha mazmorra desde cero.

 

¿Tiene algo de malo morir? Bueno, más allá de perder nuestro progreso, nos encontraremos con que las estancias y distribución de enemigos se generarán de forma aleatoria. Así que si nos vemos acorralados tan sólo tenemos que morir y volver a intentarlo. Llegados al jefe final veremos como es que la dificultad va escalando. Llegando al punto de necesitar aplicar ciertas condiciones para vencerlo ¿Un ejemplo? El primer jefe se limita a atacarnos de frente, mientras el quinto se equipa con una armadura que le hace inmune a los golpes frontales e invoca aliados o bombas.

Para añadir un poco de profundidad, Trouserheart cuenta con un sencillo sistema de mejora y progresión de armas. Puede parecer poca cosa, pero no conviene ignorarlo. Desde este sistema podremos mejorar nuestro ataque, nuestra defensa, nuestra vida y las recompensas que recibiremos. El coste de todas estas mejoras va aumentando según vamos progresando, así que es importante pensar un poco en que atributo mejorar.

 

Por cierto, el juego pese a darnos un escudo no cuenta con un sistema de ‘parry’. Gracias a carecer de esto, todos los ataques que debamos esquivar tendremos que hacerlo a la vieja usanza: Esquivando y recordando el patrón de movimiento y ataque de los jefes finales.

Además del modo básico (el cual hemos descrito arriba) también encontraremos el modo difícil, donde el único cambio destacable es que los enemigos necesitan de más golpes para morir y los golpes nos causarán mucho más daño. La muerte permanente es algo opcional, podemos activarla al inicio de nuestra aventura y hará la experiencia mucho, mucho más desafiante. Da igual si morimos en el último castillo justo antes del enemigo final. Morir nos hará perder todo nuestro progreso y nos obligará a comenzar desde cero.

 

Sencillo, muy sencillo

Dejando de lado la sencilla jugabilidad de Trouserheart y pasando a terrenos más técnicos, es el turno de hablar sobre los gráficos del juego. Los gráficos son sencillos y fluidos como era de esperarse y logra que la consola no sufra en ningún momento o tengamos que lidiar con molestas caídas de frames en mitad de las batallas. El diseño de los enemigos y mazmorras es igual de sencillo y en muchos casos sólo veremos a los mismos enemigos con otro color y otros poderes.

Normalmente esto es un punto negativo, pero si tenemos en cuenta que el juego busca ser sencillo y disfrutable, es algo que si bien no se puede alabar, tampoco se puede criticar con dureza.

La música del juego cumple. No pasará a la historia, pero los temas de los enemigos finales generan cierta sensación de inmersión y dentro de lo que cabe son disfrutables. Desgraciadamente, ya sea por la filosofía de entregar un juego sencillo  y disfrutable o por limitaciones de presupuesto, este apartado tampoco intenta ser sobresaliente o tener su momento de gloria.

 

Conclusiones

Trouserheart es un juego sencillo y sin grandes pretensiones. Su apartado gráfico y sonoro no buscan destacar, sólo buscan ser disfrutables y no ven más allá. ¿Es esto malo? Normalmente sí, pero si tenemos en cuenta los orígenes del juego (como producto para móviles) y que sólo busca mantener ocupado y entretenido al jugador (cosa que cumple con creces) se podría dejar pasar.

La dificultad accesible del juego (siempre que no se active el modo muerte permanente) y su precio de 6.99 euros en la Nintendo eShop lo convierten en una buena opción si tienes niños pequeños y quieres mantenerlos entretenidos. Casi en la misma órbita, si eres una persona de gustos sencillos y no quieres comerte la cabeza con complicadas historias y sólo quieres machacar enemigos, es una muy buena opción.

Como punto negativo encontramos la poca durabilidad del juego, un promedio de 3 o 4 horas según como de diestros seamos. Una vez terminados todos los niveles podremos rejugarlos para intentar obtener todas las características al máximo, pero fuera de eso no hay mucho más por hacer. Tras el final sólo se nos ofrecerá reiniciar nuestra partida y comenzar desde cero. Así, sin más, a partir de ese punto se convierte en un ciclo de repetición infinita sin ningún incentivo más allá de desafiarnos a nosotros mismos e intentar superarnos.

 

Análisis - Trouserheart

Distribuidora: Kyy Games

Sinopsis: ¡Desenfunda tu espada y viaja a través de un mundo lleno de monstruos, trampas y tesoros! Derrota a hordas de monstruos, aniquila a jefes, hazte con todo tipo de riquezas y mejora tu arma y tu escudo. ¡Sigue a tus pantalones hasta el fin del mundo y reclama lo que te pertenece por derecho! Trouserheart es un juego muy divertido y fácil de controlar, en el que darás espadazos a diestro y siniestro en un mundo colorido y repleto de humor. Hay dos niveles de dificultad e incluso un modo de muerte permanente, ¡solo para los aventureros más osados!

  • 6/10
    Historia - 6/10
  • 5/10
    Jugabilidad - 5/10
  • 6/10
    Gráficos - 6/10
  • 5/10
    Sonido - 5/10
5.5/10

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
X