[Análisis] Village Green

[Análisis] Village Green

Tiempo de juego
30 minutos
Edad
12+
Editorial
Delirium Games
Lanzamiento
28/10/21
Número de jugadores
1-5
Diseñador
Peer Sylvester
Género
Juego de cartas
La editorial de juegos de mesa Delirium Games apuesta por el autor Peer Sylvester, conocido también por el juego The King is Dead, y nos trae su nuevo juego Village Green, cuya premisa es que somos decoradores de jardines y tenemos que intentar crear el mejor jardín posible para ganar a nuestros contrincantes, pero no todo será coser y cantar, porque se te han encargado una serie de normas que debe tener. ¿Listo para jugar con las flores y convertirte en el mejor?

 

Componentes

Village Green es un juego de tamaño pequeño que nos llega en una caja recia y muy colorida y que no se compone de demasiados componentes, ya que solo cuenta con cartas de diferentes tipos en su interior, a parte del libreto de instrucciones.

  • 60 cartas de jardín
  • 30 cartas de galardón
  • 5 cartas de aldea
  • 1 carta de jugador inicial

Todas las cartas son de tamaño 56 x 87 por lo que podremos usar fundas de tamaño USA de la marca que más nos guste si es que queremos enfundarlas y tienen buena calidad. La caja viene con un inserto de cartón dividido en dos para que dividamos las cartas en dos columnas a la hora de guardarlas.

 

Sinopsis

Village Green se engalana para recibir el concurso anual de jardines naturales. Como miembro creativo del evento, se te encargará la gestión de uno de sus parques donde tendrás que cuidar la armonía entre las flores de temporada, las copas de sus árboles, las aguas de los estanques y unas casetas relucientes para contemplar tu obra desde ellos. Coloca cartas de jardín en tu rejilla haciéndolas coincidir con los objetivos de final de partida colocadas en columnas y filas. Pero cuidado con no romper el criterio de color o tipo de flor, ya que si no coinciden no podrás jugar aquella que necesitas para llevarte la victoria. Completa tu jardín con nueve cartas y hazte con el galardón del año.

Crea tu jardín con reglas simples

Jugar a Village Green es bastante sencillo en cuanto a reglas, pero se nos complicará el crear el jardín por culpa de las pequeñas normas que tenemos que cumplir para que nuestro jardín sea admisible para el concurso.

Lo primero que recibe cada jugador es una carta de aldea y tres cartas de galardón que colocará frente a si, teniendo en cuenta que nuestro jardín será una cuadrícula de 4×4, donde la aldea se pone en la esquina superior izquierda y a su lado las cuatros cartas que nos han dado al inicio. También recibirá tres cartas de jardín que hay que mantener en la mano.

Para terminar la preparación tendremos que poner tres cartas de cada tipo al lado de sus respectivos mazos en la mesa, al alcance de todos los jugadores.

Con esto estaríamos listos para jugar, y en el juego tendremos dos fases cada ronda que son muy sencillas: primero robamos carta, de jardín o de galardón, y después colocamos carta. En caso de haber cogido una carta de galardón, la tendremos que poner en la columna izquierda de nuestro jardín, justo debajo de nuestra carta de aldea, podremos colocar hasta tres, teniendo un total de 6 en nuestro jardín juntando las que nos dieron al inicio, pero ojo, también podremos tapar alguna que no nos guste o no nos cuadre con otra, por lo que es importante saber que es lo que más nos conviene.

Las cartas de galardón son como objetivos que te puntuarán si en esa fila o columna donde está la carta se cumple lo que se pide. Por ejemplo, puede darte puntos por flores de un tipo o color, o por poner ciertos árboles o incluso por una combinación de símbolos. Es importante ajustar tu jardín a estas cartas porque son las que te darán puntos al final de la partida.

Si robamos carta de jardín, podremos decidir si colocar esa carta u otra de nuestra mano en el jardín, también podemos decidir no colocar ninguna carta pero tendremos que descartar una de nuestras cartas y ponerla debajo del mazo de cartas de jardín. La colocación también tiene sus reglas: la primera carta que coloquemos no tiene que seguir ninguna norma, pero hay que tener en cuenta que, a partir de la siguiente, tendrá que coincidir en color (rojo, amarillo o azul) o en tipo de flor (rosa, petunia o lirio) con la anterior carta. Esto hace que nuestra colocación sea un poco tortuosa y tendremos que planificar bien que es lo que queremos colocar y como. Las cartas de jardín siempre tienen que estar adyacentes ortogonalmente a una de las cartas anteriores.

Además de esto, algunas cartas de jardín son especiales y, a parte del símbolo de flor, tienen otros añadidos. Existen tres tipos de árboles que podemos ver representados en las cartas: robles, abedules y sauces. También hay cartas que contienen un templete, que cuando las coloquemos, nos obligará a coger inmediatamente una carta de galardón y colocarla en nuestro jardín. Existen cartas con un símbolo de agua, que son de estanque y nos proporcionarán dos puntos seguros al final de la partida si las colocamos y, por último, las cartas de césped, que no tienen ningún tipo de flor, puede usarse para rellenar un hueco de forma temporal, ya que pueden construirse cartas de jardín encima de él, pero también pueden dejarse tal cual porque hay cartas de galardón que dan puntos por césped.

La partida puede terminar de diferentes maneras: la primera es que cualquier jugador haya puesto sus nueve cartas de jardín en la mesa, la segunda es que el mazo de cartas de jardín se agote y la tercera que sea el mazo de cartas de galardón el que se acabe.

Es importante destacar que la carta de aldea es especial, y que podremos voltearla durante la partida para hacer un par de acciones especiales: la primera es coger las tres cartas de jardín o galardón en la mesa, ponerlas debajo de sus respectivos mazos y sacar tres nuevas, la otra acción es robar y colocar una carta en el jardín tapando otra, siempre que la nueva carta coincida con las normas ya explicadas al colocarla. Si no usamos nuestra acción especial, la carta de aldea nos dará dos puntos al final de la partida.

El juego cuenta con un modo solitario en el que solo cambian un par de reglas: si robas cartas de jardín siempre tendrás que colocar al menos una carta de jardín en tu cuadrícula y las cartas de galardón no pueden taparse, a no ser que la robes por efecto de un templete.

 

Conclusión

Village Green es un juego sencillo de reglas pero difícil de cuadrar debido a sus normas de colocación, que es bastante rápido, con una duración de unos 30 minutos por partida y que encantará a todos los amantes de los juegos de mesa de estilo puzle.

A pesar de ser simple, es aconsejable que, cuando haya jugadores novatos en la partida y también jugadores más experimentados, los más conocedores de las reglas estén pendientes a la colocación de las cartas, ya que es fácil olvidar algunas de las pequeñas reglas que componen el juego.

escort mersin escort adana escort ankara escort bodrum escort
X