[Análisis] What Happened

Fecha de Lanzamiento
30/07/2020
DISTRIBUIDORA
Sourena Game Studio
PLATAFORMAS
PC
VERSIÓN ANALIZADA
Steam
Hellblade: Senua’s Sacrifice hizo un trabajo espléndido a la hora de dar a conocer títulos centrados en las enfermedades mentales de las personas gracias a su enorme popularidad que le sirvió para granjearse unos cuantos premios bien merecidos por su labor, puesto que si bien era consciente de la intención de plasmar algo complicado de tratar pero muy necesario de conocerse, no olvidaba sus raíces como producto de entretenimiento, como videojuego, ya que era entretenido en lo jugable, no conformándose con la simple banalización de ser un mero escaparate para exponer esos problemas. No son muchos los juegos que se atreven a navegar por estas aguas complicadas de la salud mental, es por eso que What Happened, la obra del estudio independiente Genius Slackers, llamó mi atención con cierta facilidad.

 

Las drogas nunca son buenas consejeras

Aunque What Happened ha sido catalogado como una especie de survival horror, no podría estar más lejos de serlo. El título nos ofrece un viaje por la maltrecha psique de Stiles mediante una especie de simulador en primera persona que trata temas como la depresión, la psicosis y el consumo de drogas ligado a esta. Recurrir al LSD, es un mecanismo defensivo que este estudiante de secundaria utiliza para hacer frente a lo que experimenta en el mundo que lo rodea, a su pasado, al bullying, a todo; puesto que al final hay una retroalimentación constante en el momento que decides abandonar a aquellos que te quieren y te apoyan para sustituirlos por unas pastillas. En fin, la cosa es que todo el tiempo estamos acompañados por los pensamientos internos de Stiles, que por supuesto, no hacen más que intentar hundirle más y más en la miseria llenándole de negatividad, insultos y todo lo que sirva para degradar al muchacho.

En principio, todo suena muy interesante, y lo es, pero el problema radica en su ejecución. Dado que Stiles está puesto hasta las trancas de LSD durante el transcurso del juego, gran parte de este ha sido reproducido para imitar los efectos de la droga. Esto quiere decir que algunas partes de la pantalla se desvanecen, los entornos cambian sin parar, etc. Ocasionalmente, los colores también comienzan a girar. Esto puede sonar como un truco divertido, pero en realidad es una pesadilla. La naturaleza alucinógena del juego lo hace casi imposible de jugar. La cámara cambia constantemente, se balancea y a veces incluso gira. Algunos, hasta pueden que necesiten un descanso cada cierto tiempo si quieren evitarse un dolor de cabeza.

No hubiera sido tan malo si este estilo visual solo estuviera presente en secciones cortas del juego, pero tristemente, abarca la mayor parte. Este es otro caso de una gran idea que simplemente no se traduce bien al medio. Intentar buscar pistas para acertijos o encontrar objetos que necesitarás para progresar es lo suficientemente difícil sin que el juego te haga sentir todo esto. Al final, la experiencia no es solamente incómoda, sino que puede terminar por volverse tortuosa.

Nada bueno que aportar

En cuanto a la jugabilidad walking simulator basada en rompecabezas, tampoco hay mucho que destacar. La mayoría de los acertijos implican buscar hasta encontrar un artículo o interactuar con bombillas. En realidad, no hay enemigos para luchar, aunque hay algunas «secuencias de persecución» en las que te ves obligado a correr sin poder hacer nada. El primer acertijo, por ejemplo, implica girar la cabeza del personaje una y otra vez hasta que se forman unos graffiti en las paredes del baño y, al final, puedes levantar al personaje de la taza. Pues bien, al principio pensaba que el juego no funcionaba, no podía levantar al personaje, moverlo, ni hacer interacción alguna. Al rato, me percaté de esto. El resto del juego es un poco más de lo mismo.

Por otro lado, me costó mucho sentir simpatía por Stiles, más allá de sus problemas obvios. No ayuda que la historia parezca no lineal. De hecho, pude entender lo que sucedía en la vida del joven hasta cierto punto, pero no pude entender exactamente en qué orden estaba sucediendo algo. Si bien el tema es serio, el juego simplemente no hace un trabajo lo suficientemente bueno para conseguir que empatices con sus personajes. Todos son estereotipos vacíos típicos de cualquier serie dramática de instituto norteamericano.

La actuación de voz tampoco contribuye a favor de un buen resultado final. Al principio pensé que Stiles simplemente estaba esgrimiendo sus líneas carente de cualquier tipo de emoción debido a las drogas. No obstante, la voz aburrida y plana se mantiene incluso en momentos de tensión. De hecho, la mayoría del elenco de voces denotan un completo desinterés durante todo el juego.

Algo que tampoco me ha llegado a gustar es que What Happened no tenga un menú convencional. Cuando comienzas el juego, te ves obligado a mover a tu personaje a través de puertas que representan las opciones para una nueva partida y continuar, incluso las opciones y salir. El menú de opciones es escueto y no permite la reasignación de controles. Y si quieres cambiar la configuración a mitad del juego, debes salir al menú principal y ver cómo Stiles se despierta en la sala de menús, para después ir hacia la puerta de menú de opciones y abrirla.

 

Conclusión

Se agradece que desde Genius Slackers hayan intentado adentrarse en un tema como este, pero tristemente, la idea está terriblemente ejecutada en todos sus aspectos. La intención es buena, no lo dudo, pero representar este tipo de batallas que se libran en la psique humana no siempre es fácil. En su búsqueda por la profundidad y el detallismo, se olvidan de muchas cosas igual de importantes por el camino.

3
Insuficiente
">
Sinopsis
What Happened te pone en la piel de Stiles, un estudiante de instituto que sufre de ansiedad y depresión. Debes guiarle a través de los oscuros y retorcidos pasillos de su propio subconsciente. Su destino dependerá única y exclusivamente de tu empatía con su complicado estado mental.
Pros
La idea es buena, aunque está ejecutada de forma nefasta
Contras
Su "menú" es terrible
Jugablemente es aburrido hasta decir basta
Los viajes con LSD hacen que avanzar sea complicado e incluso molesto
Las actuaciones de voz