Fecha de Lanzamiento
05/04/2024
Distribuidora
Perp Games
Plataformas
PlayStation 5, Xbox Series y PC
Versión Analizada
PlayStation 5
A día de hoy, existen roguelike de todo tipo: los hay de ciencia ficción, de fantasía, de estrategia… Vaya, por haber los hay hasta de ritmo. No cabe duda alguna de que este es uno de los géneros que más ha cuajado dentro de la industria en la actualidad, ya sea por no requerir de grandes presupuestos o por la enorme adicción que generan, buscando siempre enganchar al jugador para que intente una «run» más antes de dejar la partida. A fin de cuentas, pocos pueden resistirse a recorrer laberintos generados de forma procedural repletos de nuevos enemigos, objetos y mejoras, haciendo así que cada partida sea completamente distinta a la anterior. Mi amor por el género nació como el de la mayoría, pasando tardes enteras enganchado al maravilloso The Binding of Isaac: Rebirth mientras buscaba la manera de desbloquear a todos sus personajes y conseguir todos los finales secretos. Su fórmula, repetida pero pocas veces superada, se ha visto en títulos tan notables y variados como Cult of the Lamb, Risk of Rain o el inmejorable Hades. Viendo todos estos ejemplos, se podría decir que el roguelike es el género estrella dentro del desarrollo de videojuegos independientes, pues no son muchas las grandes empresas que se han dedicado a lanzar títulos triple A dentro del género, quedando el roguelike reducido a modos de juego secundarios dentro de obras más «ambiciosas».

Pero no es malo que el roguelike se expanda más por el ámbito indie, pues esto ha permitido que, como os comentaba antes, existan juegos del género de toda índole. La falta de presupuesto invita a experimentar y a probar ideas que, en otras circunstancias, difícilmente serían aprobadas por un comité de producción. Hoy vengo a hablaros precisamente de un título que difícilmente habría sido aprobado por un gran estudio, siendo un gran ejemplo de la maravillosa inventiva presente en los estudios más pequeños. Whithering Rooms es, atención, un título roguelike de rol y survival horror en 2D en el que tendremos que explorar una mansión en constante cambio mientras huimos de toda clase de seres salidos de nuestras peores pesadillas. Desarrollado por el estudio Moonless Formless y distribuido por Perp Games, Whithering Rooms ya se encuentra disponible en PS5, Xbox Series X/S y PC. ¿Queréis saber qué tal ha salido esta atípica propuesta, y si merece o no la pena darle una oportunidad? ¡Pues dentro análisis!

 

Una pesadilla tan real que asusta

En una zona perdida de la Inglaterra victoriana, la joven Nightingale adolece una misteriosa enfermedad mental. Ante tan terrible situación, sus padres optan por la única opción viable para su pronta recuperación: ingresarla en Mostyn House, una hermosa mansión que actúa como una suerte de residencia. Lo que podría ser una etapa de recuperación pronto se desvela como una situación extrema de supervivencia, pues cada noche las pesadillas toman forma en la mansión, alterándose además la composición y las estancias de esta. Nightingale tendrá que armarse de valor y utilizar todas las armas y hechizos a su disposición para huir de las criaturas infernales y descubrir qué es lo que se esconde detrás de tan macabro lugar. Whithering Rooms se presenta así como una epopeya de terror heredera directa de la literatura de Poe, Lovecraft y demás autores clásicos, así como de videojuegos tan icónicos como Resident Evil, Clock Tower o incluso Dark Souls (lo siento, es la comparación más cliché, pero en este caso está más que justificada). Todo esto es fácilmente perceptible en el tratamiento de sus personajes secundarios, en la forma de narrar la historia a través de notas, documentos y demás textos secundarios, así como en la importancia que se le otorga a la ambientación, siendo la «mansión» posiblemente el personaje más importante de todo el juego.

Si bien los amantes del terror disfrutarán de lo lindo con este amasijo de referencias e influencias, quizá aquellos que no disfruten tanto del género no terminen de adentrarse en la historia del juego, pues esta puede llegar a resultar un tanto compleja y confusa. Esto se debe principalmente a que la historia no se narra de forma ordenada, si no que juega constantemente con el misterio y deja en el aire muchísimas ideas que solo se exploran, como os comentaba antes, a través de textos opcionales. Esto no tendría por qué ser malo si no fuera porque estos textos son, a su vez, bastante enigmáticos, impidiendo comprender bien qué es lo que el juego quiere contar. Así, podría definir Whithering Rooms como un juego más centrado en la inmersión y la atmósfera que en la historia, ofreciendo una experiencia cercana a las pesadillas que aterra y sumerge a cualquiera a costa de ofrecer una historia un tanto pobre y confusa en la que pocos son los personajes que consiguen destacar. Además, hay que añadir otro punto negativo exclusivo de nuestra región: el juego llega a nuestro territorio sin una traducción al español, por lo que quizá los menos versados en el inglés puedan sentirse aún más perdidos y confundidos.

 

Aprendiendo magia onírica para hacer frente al mal

En Whithering Rooms tendremos que completar diversas runs o pesadillas explorando las habitaciones en constante cambio dentro de la mansión, enfrentándonos así a diversos puzles y desafíos. A la hora de ponernos en la piel de la buena de Nightingale nos encontramos con un esquema de control un tanto tosco, lo que resulta comprensible teniendo en cuenta que a quien movemos no es más que una chica aturdida. Sin embargo, que esto no os confunda: Nightingale pronto sale de su confusión, siendo capaz de hacer frente a cualquier peligro que se le ponga por delante haciendo uso tanto de armas cuerpo a cuerpo, armas de fuego y hechizos, un tipo de artimaña que solo es posible dentro del mundo de los sueños y las pesadillas. Al igual que la movilidad, el sistema de combate también resulta algo tosco debido a la lentitud a la hora de realizar ataques y esquives, lo que nos llevará a recibir más de un golpe a pesar de haber intentado predecir los patrones de los enemigos. Lo interesante es que, como buen RPG, lanzarse a golpear sin pensar no siempre es la mejor opción, dependiendo así de los hechizos, las habilidades pasivas y las trampas para poder derrotar a cualquier monstruo. A esto hay que sumarle el componente de survival horror: Nightingale podrá huir de los combates usando los diferentes elementos del escenario como zonas seguras, escondiéndose así detrás de cortinas o debajo de camas. Esto permitirá que el medidor de locura no crezca, una suerte de segunda barra de vida que condicionará la estancia de Nightingale en la mansión. El juego cuenta con una gran cantidad de armas, localizaciones y objetos, lo que hace que cada run sea única y, la verdad, realmente divertida. Esa mezcla de rol, roguelike y terror encaja a la perfección, haciendo del juego una experiencia inmersiva y única que merece la pena probar.

En lo referente a la dirección artística el juego también consigue destacar, pues en todo momento se presentan escenarios, personajes y elementos que parecen estar directamente sacados de una versión retorcida y oscura de la época victoriana. No solo he disfrutado mucho del diseño de entornos, si no que también me ha parecido excelente el tratamiento de los personajes secundarios y de los enemigos, un amasijo de criaturas dignas de las mejores cintas de terror que encajan perfectamente dentro del contexto del juego. Quizá lo único que puede llegar a ser mejorable son las animaciones de la protagonista y de los enemigos, que al estar en 2D resultan un tanto acartonadas y rígidas, especialmente al atacar y al esquivar. Por lo demás, creo que el juego aprovecha realmente bien el bajo presupuesto, ocultando las limitaciones gráficas mediante un genial diseño artístico. En lo técnico el juego funciona bien, presentando un rendimiento fluido y una notable falta de bugs, y en lo sonoro cumple con su cometido, presentando un conjunto de efectos de sonido tétricos y muy acertados.

 

Conclusión: Un experimento a la altura de las expectativas

Withering Rooms es una obra que parecía imposible ver y que merece mucho la pena probar. Su curiosísima mezcla de géneros resulta magnífica, siendo perfectamente válido como RPG, como survival horror y como roguelike. No se si es por su jugabilidad, su diseño artístico o su increíble ambientación, pero el juego me ha atrapado desde el primer minuto. Eso sí, aún hay cosillas por resolver y mejorar, como su indiferente historia, sus rígidas animaciones o su tosco sistema de combate. Independientemente de esto, creo que cualquiera interesado en el terror debería darle una oportunidad. Asimismo, si sois amantes del formato físico, recordad que Meridiem Games lanzará el juego para PlayStation 5 el 10 de mayo.

8
Recomendado
">
Sinopsis
Te damos la bienvenida a Mostyn House, una mansión victoriana que ha perdido su hermosura de antaño para ahora mutar cada noche y llenarse de muertos vivientes descomunales, fantasmas invisibles, brujas arteras y locos con hachas. Métete en la piel de la joven Nightingale en este desafiante RPG en 2.5D que se inspira en los subgéneros roguelike, soulslike y clásicos de horror y supervivencia.
Pros
Ambientación realmente cuidada, haciendo del juego una experiencia surrealista e inmersiva
La mezcla de géneros funciona mucho mejor de lo que cualquiera esperaría
La variedad de objetos, armas y escenarios que presenta el título es enorme
El diseño artístico del título es sensacional, recreando una versión retorcida de la época victoriana realmente tétrica
Contras
Su historia resulta confusa y algo fallida
Animaciones rígidas y sistema de combate y movilidad algo toscos